Murió NEIL ARMSTRONG

26 08 2012

El 20 de julio de 1969 las televisiones de todo el mundo ofrecían unas imágenes sorprendentes: tres hombres pisaban la luna. El primero en hacerlo fue el astronauta NEIL ARMSTRONG, comandante de la misión Apolo 11, quien  describió el histórico momento con estas palabras:”Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad“. En ese momento su corazón latía a 150 pulsaciones por minuto.

neilarmstrong.jpgLa imagen de NEIL ARMSTRONG pisando la superficie lunar dio la vuelta al mundo millones de veces.

Quien se acabaría convirtiendo en un auténtico icono de la humanidad murió ayer a los 82 años de edad en Ohio (EEUU), tras una operación cardiaca. La noticia inundó los medios de comunicación, los términos de la información son semejantes.

Muere Neil Armstrong, primer hombre que pisó la Luna” pudimos leer en La Nueva España.

El País titulaba: “Muere Neil Armstrong, el hombre que dió un gran salto para la humanidad”.

Junto con la noticia, este diario ofrece una ilustrativa fotogalería de diez imágenes con el sugerente título “Neil Armstrong, un héroe del espacio”. A ella pertenece la que sigue.

conaldrinycollins1.jpg

Neil Armstrong, seguido de Aldrin y Collins, a punto de subir a la camioneta que les acercaría al cohete Saturno V, el 16 de julio de 1969.

Muy bueno el reportaje que publicó El Mundo en julio de 2009:

40 AÑOS EN LA LUNA. 20/JULIO/1969

Y para terminar, éstas son las imágenes que los telespectadores vimos el 20 de julio de 1969:



Con GREGORIO PECES BARBA en el recuerdo

24 08 2012

valdedios-6.JPG

Martín Caicoya, Manuel Antonio Villa Cellino, Jorge Gibert, Gregorio Peces Barba y Marilde García/foto: Isaac Rubio (El Comercio). Fuente: Memoria de Actividades del año 2005 del Círculo Cultural de Valdediós.   

El 24 de agosto de 2005, el entonces Rector de la Universidad Carlos III y Alto Comisionado de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, GREGORIO PECES BARBA, ímpartió en Valdediós la conferencia “La Constitución y su reforma“. La presentación del conferenciante corrió a cargo de Manuel Antonio Villa Cellino, en aquel momento Rector de la Universidad Antonio de Nebrija. Fue una interesante e instructiva intervención que contribuyó a enriquecer el Programa de actividades del Círculo Cultural de Valdediós.

Personalmente, me produjo una gran satisfacción la presencia de PECES BARBA en Valdediós porque suponía establecer un vínculo entre la historia y el presente: la historia representada por la Iglesia de San Salvador, el “Convenntín”,  testimonio del reino asturiano (porque si muchas de las comunidades de la España actual no son sino herencia de los núcleos políticoa de nuestro pasado medieval, el reimo asturiano fue el primero de esos núcleos) y por el Monasterio Cisterciense de Santa María, fundado en 1200 por Alfonso IX, último monarca privativo leonés, quien en su primer año de reinado, 1188, convocó en León una Curia regia extraordinaria, a la que acudieron por primera vez, además del Clero y la Nobleza, los ciudadanos elegidos por cada ciudad. Se trataba de la intervención más temprana del “tercer estado” o “estado llano” en una Curia regia, que acabaría convirtiéndose en la nueva institución de las “Cortes”, las primeras Cortes de España y de Europa, punto de partida de los actuales parlamentos democráticos.

El presente lo protagonizaban GREGORIO PECES BARBA y la Constitución de 1978.

Había asumido la presidencia de la asociación en marzo y se había puesto especial interés en el Programa de la palabra de este verano 2005: entre julio y septiembre pasarían también por nuestro foro JORDI PUJOL I SOLEY, exPresidente de la Generalitat de Cataluña, NICOLÁS CASTELLANOS, Obispo emérito de Palencia y Presidente de la Fundación “Hombres Nuevos” en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), I. GRACIA NORIEGA, escritor, y Monseñor SANTIAGO PANIZO ORALLO, Decano del Tribunal de La Rota en la Nunciatura de España, compartiendo mesa con FRANCISCO BASTIDA, Catedrático de Derecho Constitucional. Todos reflexionaron sobre temas trascendentales que eran, y siguen siendo, actualidad: la sociedad responsable, el papel de los pobres en esta excluyente civilización, la objeción de conciencia, nuesra Carta Magna…

padresconstitucion1.jpg

Los autores del anteproyecto de Constitución en 1978: Gabriel Cisneros, José Pedro Pérez Llorca, Miguel Herrero de Miñón, Miguel Roca, Manuel Fraga Iribarne, Gregorio Peces Barba y Jordi Solé Tura.

Para la mayoría de los españoles, quizás el papel más conocido y reconocido de GREGORIO PECES BARBA sea su condición de “Padre de la Constitución”, pero su historial es muy rico, si bien no es mi intención hacer aquí un balance eshaustivo del mismo, sólo recordaré que, tras ser Presidente del Congreso de los Diputados en la legislatura 1982-1986, decidió no volver a presentarse como candidato a diputado y regresar a la vida académica (era Catedrático de Filosofía del Derecho). A partir de entonces se ocupó del que se acabaría convirtiendo en su más preciado proyecto: la creación de la Universidad Carlos III. Su objetivo era crear una universidad pública de calidad en los municipios del sur de Madrid, en la que, dentro de un proyecto regeneracionista de hondas raíces krausistas, teniendo como ejemplo la Institución Libre de Enseñanza, pudieran formarse las mejores cabezas del país, independientemente de su procedencia social. En junio de 1989 fue elegido como primer rector, reelegido en sucesivas ocasiones, ocupó el cargo hasta abril de 2007.

La Universidad Carlos III, cuyo eslogan fue “la pública diferencia“,  es hoy una magnífica realidad de la que se enorgullecía su progenitor, es un referente académico en España y aparece en los rankings internacionales. En la cena posterior a su intervención en Valdediós, se habló de su prestigio; PECES BARBA comentó con cierta ironía: “algunos me dicen que parece una universidad privada”.

Humanismo, ilustración, regeneracionismo, liberalismo… son los ejes sobre los cuales Peces Barba erigió la Universidad… Como profesor y académico por convicción, hacía vida en el campus y trataba de estar al corriente de todo lo que en él sucedía” (Javier Redondo, “El creador de un referente académico en el sur de Madrid”. El Mundo, 25/07/2012)

En mi opinión, José María Lasalle expresó muy acertadamente su significado: “Fruto de su larga dedicación académica es la plasmación de la Universidad Carlos III de Madrid, como una universidad pública de calidad donde la excelencia en la docencia y la investigación han supuesto un auténtico revulsivo para la vida universitaria de nuestro país. Quizás su mayor legado, y el más querido para él, sea éste. De hecho, quien desee palpar los anhelos intelectuales de Gregorio Peces Barba debe asomarse a los campus universitarios de Getafe y Colmenarejo, donde el siempre anhelado equilibrio entre la política y la academia, que acompañó toda su vida, cobró por fin una forma definitiva al plasmar un espacio público en el que la pulsión del Sapere aude! kantiano que marcó su apetito de saber logró expresarse como un proyecto racional y ponderado de servicio público, que miles de universitarios han hecho suyo” (“Un ilustrado del s. XX”. El País, 25/07/2012).

Bastaría lo anterior para justificar ampliamente el encabezamiento de este post, pero mi intención al dedicarle este espacio al profesor PECES BARBA es destacar lo que para mí significó. Vivió intensamente la realidad, el día a día de nuestro país; todo avatar, toda polémica política o social, toda situación difícil, motivaban su reflexión que frecuentemente, y afortunadamente para quienes le teníamos como referente intelectual y cívico, plasmaba en artículos de prensa. Yo los leía con sumo interés y algunos sirvieron para enriquecer mi archivo personal. Y a partir de ahora para alimentar el recuerdo.

Algunas opiniones cobran mayor relevancia en la España actual. Todas pertenecen a artículos del protagonista de estas líneas. Valgan como ejemplo las que siguen:

La laicidad propia de una sociedad secularizada, y la idea de dignidad humana como punto de partida y como objetivo al mismo tiempo, enmarcan la meta de la enseñanza pública, que se establece en el artículo 27.2 de la Constitución: “La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales”. Para nuestro país, éste es el ideario de la enseñanza pública, y también de toda la enseñanza privada y religiosa que reconoce la Constitución, aunque esta última puede tener además carácter propio o ideario particular, que coincide con los fines y los objetivos de sus fundadores. De hecho, es una realidad constatable que ante los dos idearios concurrentes la enseñanza privada opta por desarrollar el propio y dejar en segundo lugar el general, que es sin embargo obligatorio para todos. Un ejemplo frecuente sirve para ilustrar el tema: me refiero a la separación de sexos impuesta en muchos colegios católicos, especialmente vinculados al Opus Dei o a otras organizaciones similares. En esos casos se rompe el principio de no discriminación, y se frustra con ello un objetivo central de nuestra sociedad democrática, la educación en igualdad. Lo mismo podemos decir de mensajes vinculados a posiciones de la Iglesia católica con relación a los anticonceptivos, los homosexuales, el divorcio o el aborto, que se debe divulgar desde los centros de esa confesión y que en algunos casos contradicen principios constitucionales, como la no discriminación o la libertad ideológica o de conciencia” (”La enseñanza pública tiene un ideario. El País, 29/09/2003).

“La posición de la Iglesia institucional española, sobre todo de algunos cardenales y obispos, no tiene precedente comparado con la postura y el comportamiento de las demás iglesias cristianas, incluidas las católicas en el resto de Europa. Quieren seguir teniendo el monopolio de las luces y de la verdad, no sólo en el campo religioso, sino también en el científico, en el educativo, en el cultural y en el político. Esas pretensiones acabaron en Occidente con el Siglo de las Luces… Naturalmente, estas posturas de la jerarquía, con la aparición de la democracia, del Estado liberal y de los derechos fundamentales, quedan en Occidente un poco en el vacío. No sé si algún eclesiástico añorará la situación de otras religiones monoteístas, donde los jefes religiosos están por encima y controlan a los políticos elegidos por sufragio universal. Si fuese así, aunque no lo confesasen, deberíamos concluir que están infectados de una grave enfermedad de imposición de la ética privada sobre la ética pública.

Quizá, el último ejemplo de ese delirio es la oposición a la asignatura Educación para la ciudadanía por parte de esos sectores católicos, que ha culminado con la afirmación incomprensible del cardenal Rouco de que puede ser contraria a la Constitución, que puede ser inconstitucional” (“Las luces y las sombras”. El País, 22/08/2006).

“La objeción de conciencia es una opción individual y de la misma forma que no se puede dificultar ni impedir por las autoridades, tampoco se puede aconsejar ni impulsar. Es un comportamiento contra legem que solo se ampara por autoridades que hagan dejación de sus funciones y propongan empujar a decisiones que solo pueden tener un origen en la conciencia individual” (”Obediencia al derecho. Los malos ejemplos“. El País, 28/08/2010).

GREGORIO PECES BARBA permanecerá para siempre en mi recuerdo.



La estancia de Edward Hopper en Madrid finaliza el 16 de septiembre

21 08 2012

La muestra “Hopper, que se expone en el  Museo Thyssen desde el 12 de junio se clausurará el 16 de septiembre. Esta retrospectiva integrada por 73 obras (40 óleos, 30 acuarelas y 12 grabados), muchas de ellas procedentes de museos de EEUU, muestra la selección más amplia y ambiciosa de la obra del americano EDWARD HOPPER realizada hasta el momento en Europa.  Coproducida con los Museos Nacionales de Francia, la muestra nos ofrece el retrato exhaustivo de un artista, exponente de un desolador realismo y esencial para el arte del siglo XX.

Autorretrato“. 1925-1930. Hay pocos autorretratos de Hopper (1882-1967), la mayor parte son de sus tiempo de estudiante, cuando se utilizaba a sí mismo como modelo/Whitney Museum of American Art. Nueva York. Legado de Josephine N. Hopper.

 hopper1.jpg

“Entre marrones y azules, Hopper mira de manera distante y esboza una sonrisa congelada. Sus biógrafos le describen como un hombre alto, desgarbado, parco en expresión y de principios irreconducibles. Las fotografías de la época le muestran siempre son un cigarrillo en la mano, vestido con trajes anchos y luciendo sombrero” escriben Ángeles García y Manuel Morales en su sugerente artículo “El pintor que congeló el vacío de la vida urbana” en el que hacen un recorrido por la vida y obra de Hopper.

“Es el pintor de la arquitectura, de la melancolía, del erotismo de lo desconocido, de la complejidad de las relaciones interpersonales, del Nueva York de la Gran Depresión. Autor de una obra indisolublemente ligada al cine, a la fotografía y a la literatura del siglo XX, Edward Hopper (Nyack, 1882-Nueva York, 1967) es el gran ilustrador de la vida cotidiana en Estados Unidos. El Manhattan de entreguerras, los bungalós de Cape Cod, la soledad compartida en la habitación de un hotel, las mujeres de mirada perdida son algunos de los temas más conocidos de un artista que alcanzó el reconocimiento pleno solo al final de su vida”.

El País editó un especial que recorre esta histórica muestra valiéndose de tres artículos, una significativa selección de obras expuestas (a la que pertenecen las obras aquí reproducidas) con el correspondiente comentario y un video de la exposición.

casapsicosis1.jpg

“Casa junto a la vía del tren” (1925), el inquietante caserón que Alfred Hitchcock recreó para alojar la locura de Norman Bates en Psicosis. Este cuadro fue el origen de la colección de arte contemporáneo del MoMA. Museo de Arte Moderno, Nueva York.

matrimonio1.jpg

“Habitación en Nueva York” (1932). La pintura congela un momento en el que la pareja lee ignorando la presencia del otro. Un silencio muy cinematográfico/ Museo Sheldon de Arte. Universidad de Nebraska-Lincoln.

mujer_cama1.jpg

“Habitación de hotel” (1931). Es una de las joyas de la colección permanente del museo Thyssen y uno de los cuadros más famosos del pintor/Museo Thyssen-Bornemisza.
  • En la siguente página encontrarás un breve resumen de la vida y obra de Edward Hopper

Y muy interesante es el siguiente artículo publicado el sábado en ElUniversal.con en el que su autora Alida Piñón se sirve de esta exposición para establecer el paralelismo entre la crisis estadounidense que inspiró parte de la obra de Hopper y la actual:  “El Museo Thyssen de Madrid presenta una muestra con la obra de este pintor estadounidense que capturó el espíritu de una época de crisis como la que hoy encara sobre todo España”:

Creo que también merece la pena leer las siguientes reflexiones sobre la exposición:

Y si quieres hacer una visita virtual a la exposición:



80 años de la “sanjurjada”

10 08 2012

Hoy hace 80 años, el 10 de agosto de 1932, el general Sanjurjo protagonizó un fallido golpe de estado, la primera sublevación militar contra la II República, poco más de un año después de su proclamación. Nos lo recuerda el historidor JULIÁN CASANOVA en su artículo “Por amor a España”, publicado hoy en el diario El País:

“El 10 de agosto de 1932, el general José Sanjurjo se sublevó en Sevilla contra la República. Declaró el Estado de guerra y en la clásica tradición del pronunciamiento militar publicó un manifiesto, redactado por el periodista Juan Pujol, director de Informacionesy agente del millonario Juan March, en el que se anunciaba la disolución de las Cortes y la toma del poder por una Junta provisional. Lo hacía “por amor a España”, para “salvarla de la ruina, de la iniquidad y de la desmembración” son las palabras con las que el historiador inicia su recordatorio.

La intentona fracasó y, como nos recuerda el profesor Casanova,Condenado a muerte por un consejo de guerra, “como responsable en concepto de autor de un delito consumado de rebelión militar”, la pena fue conmutada por cadena perpetua…”

Y finaliza así: Sanjurjo estuvo preso en el penal cántabro de El Dueso, hasta que, amnistiado por el Gobierno de Alejandro Lerroux en abril de 1934, estableció su residencia en Portugal. Desde allí encabezó otro golpe contra la República en julio de 1936, de fatales consecuencias porque causó una guerra civil, aunque no pudo ver su desenlace. Murió el 20 de julio, cuando la avioneta que debía trasladarlo a España, pilotada por Ansaldo, se estrelló nada más despegar del aeródromo de Cascais. Había encabezado dos rebeliones militares en cuatro años. “Por amor a España”.

sanjurjada.jpg
Sanjurjo durante el golpe /Celtibético

Pero quizás sea obligado hacer una breve exposición de las circunstancias que rodearon a la “sanjurjada”.

Proclamada la República el 14 de abril de 1931, pasados nueve días, el 23, el Ministerio de la Guerra, a cuyo frente estaba Manuel Azaña, publica una norma por la que modifica el juramento de fidelidad de los militares, quienes (en su mayoría de afiliación monárquica) deberán jurar fidelidad al nuevo régimen republicano, los que se negaran a ello podían optar al retiro voluntario, pasando a situación de segunda reserva con el mismo sueldo que cobraban en la escala activa.

El 28 de junio se celebran elecciones a Cortes Constituyentes, la nueva Constitución será aprobada el 9 de diciembre de 1931 y reflejará las ideas de la nueva mayoría parlamentaria. Se inicia entonces un nuevo período, el conocido como Bienio Reformista que se extiende entre  enero  de 1932 y noviembre de 1933, con Niceto Alcalá Zamora como Presidente de la República y Manuel Azaña como Presidente de un Gobierno que, integrado mayoritariamente por republicanos de izquierda y socialistas, impulsó un programa de ampliación y profundización de las reformas iniciadas durante el período constituyente.

La reforma militar impulsada por Azaña pretendía modernizar las fuerzas armadas, hacerlas operativas para defender las fronteras españolas y que dejaran de intervenir en la política nacional. Objetivo fundamental era crear un ejército profesional y democrático, para lo cual se creía necesario reducir los efectivos militares y acabar con la macrocefalia (en 1917 había un oficial por cada tres soldados), se pretendía suprimir el grado de capitán general y crear el cuerpo de suboficiales para ensanchar la base social de la oficialidad y republicanizar el ejército. Se quería reducir el número de divisiones y el de duración del servicio militar.

En marzo de 1932 el Ministro de Guerra recibe autorización para pasar a la reserva a todo general que no hubiera recibido ningún nombramiento en el plazo de seis meses. Con esta medida se adecuaba el número de generales en activo al ejército reducido y, al mismo tiempo, se podía forzar al retiro a los generales hostiles a la República. Es en este contexto que el 10 de agosto de 1932 tiene lugar el fallido levantamiento militar del General Sanjurjo, que fue destituido como jefe de la Guardia Civil.

Con la reforma militar la República se había creado un enemigo cuya fuerza iba a demostrarse en julio de 1936.