Muere SANTIAGO CARRILLO, figura clave de la Transición

18 09 2012

imagenes.jpg

Imágenes a través de Graciela Martín

El histórico dirigente del Partido Comunista, figura clave de la oposición al franquismo, la Transición y la democracia ha fallecido en Madrid a los 97 años de edad. La noticia irrumpió en la red en torno a las 6 de la tarde.

“Muere Santiago Carrillo”, artículo de Joaquín Prieto en El País.

“Muere Santiago Carrillo a los 97 años de edad”, en Eldiario.es

Y un artículo del propio SANTIAGO CARRILLO, el último, publicado en El País el 20 de febrero. “¿Volvemos a los tiempos del miedo?”. De este artículo, escrito para manifestar su opinión respecto a la sentencia condenatoria del juez Garzón por parte del Tribunal Supremo, destaco el siguiente párrafo: “En las circunstancias que atrevesamos, la condena del juez Garzón es también un síntoma de que la salud de nuestra democracia está tocada. Hay otros datos que acentúan la inquietud. En este país está creciendo el miedo y los españoles tenemos una larga experiencia de lo que puede ser el miedo como paralizante del espíritu cívico. Con más de cinco millones de parados, el Gobierno lanza una nueva reforma laboral que sólo va a aumentar las rentas del capital para satisfacción de los bancos y a debilitar el poder sindical. Se engaña deliberadamente a los ciudadanos cuando se dice que a la larga eso creará empleo. Cualquier persona sensata sabe que una mayor rebaja de los sueldos reduce la demanda y eso provoca más paro. Pero se trata de crear la idea de que esto es una fatalidad contra la que a los ciudadanos no les queda más remedio que resignarse, lo que genera más miedo entre los que se sienten débiles”.  

Durante el franquismo SANTIAGO CARRILLO cruzó varias veces la frontera camuflándose tras identidades falsas, Alfredo Solares y Jacques Giscard fueron las más utilizadas. Con motivo de la noticia de la muerte del histórico dirigente comunista, Eldiario.es publicó el interesante artículo “Fallece el ingeniero Alfredo Solares Martínez”, en el que nos informa de esas falsas identidades y lo ilustra reproduciendo el carnet, falso, a nombre de Alfredo Solares Martínez, cuyo anverso traemos aquí.

dni-falso-carrillo1_.jpg

Quizás la imagen más conocida y reconocida de SANTIAGO CARRILLO sea la ofrecida por la cámara de tve con motivo de la intentona del 23F.

23febrero.jpg

Javier Cercas en su libro “Anatomía de un instante” (Un revolucionario frente al golpe, pg. 176) lo describe así: “… Aquí, en el ala izquierda, todos los escaños azules del gobierno están vacíos; también lo están todos los escaños rojos de los diputados; o todos salvo uno: en el extremo superior de la imagen, en el primer escaño de la séptima fila, justo al lado de la tribuna en cuyo suelo se amontonan los reporteros parlamentarios, un diputado permanece sentado y fumando. El diputado tiene setente y seis años, el gesto y la mirada rocosos tras las gafas de montura metálica, la frente tan amplia que es casi una calvicie; viste traje oscuro, corbata oscura, camisa blanca. Es Santiago Carrillo, secretario general del partido comunista: como Suárez, como Gutiérrez Mellado, Carrillo ha desobedecido la orden de tirarse al suelo y ha permanecido sentado mientras las balas acribillaban el hemiciclo y sus compañeros buscaban refugio bajo los escaños. Ha desobedecido la orden y ahora, transcurridos dos minutos tras el tiroteo, va a desobedecerles de nuevo: después de que un guardia civil pase junto a él sin dirigirle la palabra, sin mirarle siquiera, un secuestrador invisible para nosotros le ordena que imite a sus compañeros y se tire al suelo; Carrillo amaga con obedecer, pero no obedece; se remueve un poco en su asiento, parece que va a tumbarse o a arrodillarse, pero al final se coloca de lado, el brazo que sostiene el cigarrillo apoyado en el posabrazos del escaño, en una postura tan extraña como forada, que le permite fingir ante el secuestrador que ha obedecido su orden sin haberla obedecido en realidad”.

¿Por qué esta actitud? Se han hecho muchas interpretaciones. Para Javier Cercas “el de Carrillo es un gesto que contiene muchos gestos. Es un gesto de coraje, un gesto de gracia, un gesto de rebeldía, un gesto soberano de libertad. También es, como el de Suárez o el de Gutiérrez Mellado un gesto por así decirlo, póstumo, el gesto de un hombre que sabe que va a morir; igual que muchos diputados, en cuanto ve al teniente coronel Tejero Carrillo comprende que su entrada en el hemiciclo es el inicio de un golpe de estado, y en cuanto empiezan los disparos comprende que si sobrevive al tiroteo los terroristas lo pasarían por las armas… Como el de Suárez, el gesto de Carrillo es también un gesto histriónico: Carrillo es un político puro, igual que Suárez, y por tanto un actor consumado que elige morir de pie con un gesto elegante, fotogénico… él era el secretario general del partido comunista y el secretario general del partido comunista no podía tirarse. Como el de Gutiérrez Mellado, el gesto de Carrillo era un gesto militat, porque Carrillo había ingresado un siglo atrás en el partido comunista como quien ingresa en una orden militar y toda su biografía lo había preparado para un momento así…

El último gesto que yo reconozco en el gesto de Carrillo no es un gesto real… entonces contendría un gesto de complicidad o emulación, y su historia sería la siguiente: Carrillo está sentado en el primer escaño de la séptima fila del ala izquierda del hemiciclo; justo enfrente y debajo de él, en el primer escaño de la primera fila del ala derecha, se sienta Adolfo Suárez. Cuando empiezan los disparos, el primer impulso de Carrillo es el que dicta el sentido común…, pero justo antes de hacerlo advierte que frente a él, debajo de él, Adolfo Suárez sigue sentado en su escaño de presidente, solo… Y entonces, deliberadamente, reflexivamente… decide no tirarse.”

Y también tengo mi recuerdo personal de SANTIAGO CARRILLO, porque este veterano político también estuvo en Valdediós, el 11 de julio de 2006 impartió la conferencia “La 2ª fase de la transición democrática”.

grupo.jpg

Eusebio Ruiz, Juan Benito Argüelles, Lola Fernández Julio, Carmen Álvarez Ordieres, Carmen Menéndez, Santiago Carrillo y Marilde García/foto: José María Mori Montero. Fuente: Memoria de actividades del año 2006 del Círculo Cultural de Valdediós.

Fuimos a buscarle al aeropuerto Gerardo Fernández Bustillo, Vicepresidente del Círculo y yo. El avión llegó a las 9 de la mañana, le acompañaba su esposa Carmen Menéndez. Ya en Ranón se acercaron varias personas a saludarle, pero fue sobre todo en Gijón en donde quedó patente el aprecio que los gijoneses dispensaban al que luego sería designado Hijo Predilecto de la ciudad en reconocimiento a su trayectoria política. Fueron muchas las personas que le paraban por la calle y CARRILLO respondía encantado. Una llamada telefónica nos informó de que se produciría una manifestación contra su persona en Valdediós. Él no se extrañó, unos meses antes, en octubre de 2005, el llamado por algunos “el comunista de la reconciliación” había sido insultado por reducidos grupos de extrema derecha en la ceremonia de su investidura como Doctor Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Madrid; y otro tanto había ocurrido el 23 de febrero de 2006 durante un acto sobre el 25 aniversario de la intentona del 23F en la Facultad de Ciencias de la Información de la Complutense de Madrid. La Delegación del Gobierno en Asturias y la Consejería de Presidencia del Principado nos tranquilizaron asegurando que todo estaría controlado. Llegamos a Valdediós en torno a las 7 de la tarde y allí sólo nos encontramos a un nutrido grupo de personas que acudían a escuchar al carismático político.

Tras la visita al monumento que el escultor Rubio Camín hizo en homenaje a las víctimas de la fosa común de Valdediós, entramos en el salón de actos del monasterio. CARRILLO evidenció su proverbial lucidez y claridad de ideas, fue una magnífica disertación para la que no contó con ningun tipo de soporte escrito, ni una breve nota. La cena en Gijón fue seguida de una prolongada sobremesa. Nos retiramos en torno a la 1 de la madrugada.  91 excelentes años. Y, como es fácil que el lector de estas líneas esté imaginándose, el inseparable compañero de SANTIAGO CARRILLO en las 16 horas transcurridas desde su llegada a Asturias fue su pitillo.

Fue un día que siempre guardaré en mi memoria.

A falta del texto de su conferencia, traigo aquí el artículo ¿Una segunda fase de la transición democrática? de SANTIAGO CARRILLO, publicado por el diario El País el 30 de noviembre de 2004.

ACTUALIZACIÓN.-

Creo que este breve recordatorio personal de Santiago Carrillo quedaría incompleto si no mencionara aquí el homenaje que el histórico político recibió ayer en Gijón, su ciudad natal . Para ello sugiero la lectura y visionado de los siguientes reportajes:

gaitero_fondo.jpg


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image