La mortalidad y la esperanza de vida en Europa. Las españolas son las más longevas.

6 04 2013

El artículo “La salud divide Europa en dos” publicado en El País el 13 de marzo conecta con el post que precede a éste, respecto al cual constituye un magnífico complemento porque aporta datos estadísticos directamente relacionados con “¿Vuelve Malthus?”, valorando muy especialmente la información que gráficamente nos ofrece de la esperanza de vida en quince países de Europa Occidental y los fallecimientos en 2008 y 2009, en este caso de todos los países europeos.

Los datos proceden del Informe Europeo de la Salud 2012 de la OMS, dado a conocer en Londres la víspera de la publicación del artículo de referencia.

europa_mortalidad.jpg

Inician el artículo las siguientes afirmaciones: “Las españolas son las mujeres más longevas de Europa. Su esperanza de vida al nacer es de 85 años, por encima de los 84,8 de las francesas o los 84,5 de las italianas (lo refleja así la gráfica de barras). Las europeas que menos viven son las moldavas (73,5) y las ciudadanas de Kyrgikistan (73 años)… El salto es aún mayor entre los hombres: los israelíes -los más longevos- tienen una esperanza de vida de 80,1 años frente a los 62,1 de los ruso…”.

Asturias es, de las autonomías de nuestro país, la que tiene una esperanza de vida más alta: 81 años para ambos sexos, 77,5 para los hombres y 85 para las mujeres.

El mapa refleja otro rasgo demográfico que diferencia a unos países europeos de otros, que, como dice el titular del artículo, divide a Europa en dos. Se trata de la mortalidad: los países del Este tien una mortalidad más elevada, entre 999 y 1296 fallecimientos por cada 100.000 habitantes en Rusia, Bielorusia, Ucrania y Moldavia, y entre 867 y 998 en Letonia, Lituania, Eslovaquia, Hungría, Rumanía, Serbia y Bulgaria, mientras que en algunos países de la Europa Occidental (entre ellos España) y los países nórdicos (Suecia, Noruega y Dinamarca) la mortalidad está entre 503 y 543 muertos por cada 100.000 habitantes. La causa está fundamentalmente en la incidencia de las enfermedades cardiovasculares o incluso en el acceso al agua potable.

Según datos de 1908, entre los 900 millones de europeos, mientras el 96% de la población urbana tiene agua corriente en casa, la tasa cae al 75% en las zonas rurales, situación ésta que afecta a la población más vulnerable: en el interior de la Unión Europea hay 80 millones que viven en relativa pobreza, muchos de ellos en casas con humedades, sin suficiente calefacción y sanitarios poco adecuados.

A pesar de ello -nos dice el artículo- en Europa se vive cada vez más. La expectativa de vida ha aumentado cinco años, de media, desde 1980. La prevención de las patologías del corazón —a las que ya ha superado el cáncer como causa de muerte prematura—, la reducción de mortalidad infantil y la mejora en el acceso a los servicios sanitarios han logrado aupar las cifras. Sobre todo las masculinas. ”Los hombres están dejando de fumar y están ganando años de vida”…  Pero una de las claves para mejorar los indicadores es apostar por las políticas de salud pública. Los factores medioambientales pueden ser responsables del 13% al 20% de la aparición de enfermedades en Europa, señala el informe. Como la contaminación ambiental—con Turquía, Bosnia o Rumanía con las peores cifras de partículas en suspensión (PM10), que proceden en gran parte de la combustión de los motores—, el acceso a agua potable y servicios sanitarios higiénicos, las condiciones del hogar, el entorno de trabajo o la exposición a condiciones meteorológicas extremas”.

Es importante destacar que el Informe de la OMS analiza datos de 2009 y 2010, un momento en el que la reducción de la inversión sanitaria llevada a cabo por países como Irlanda, Grecia o España no se había iniciado, lo que ocurrió a partir de 2010. Los recortes preocupan a la OMS…

Para saber nás:

No consumiremos como antes de la crisis