… Y mudanza

21 05 2013

Mi blog se seguirá llamando “El blog de Marilde GarcÍa”. La nueva dirección es:

         http://elblogdemarilde.blogspot.com.es/



Fin de una etapa…

21 05 2013

Hoy martes 21 de mayo de 2013 se cierra para mí el ciclo vital que echó a andar en septiembre de 1970. Recien licenciada, inicié mi vida profesional en el Colgio Niño Jesús  de Bembibre (Bierzo, León) al tiempo que entraba en vigor la Ley General de Educación de 1970, llamada Ley Villar Palasí por el ministro que la impulsó. Esta ley que estableció la enseñanza obligatoria hasta los 14 años, implantó un nuevo sistema educativo: la Educación General Básica o EGB,  a partir de la cual había dos opciones: el Bachillerato Unificado Polivalente o BUP, de tres años de duración, y la recién creada Formación Profesional, la FP. Quienes querían acceder a estudios universitarios, tras el BUP debían cursar el Curso de Orientación Universitaria o COU .

En el mencionado colegio, que era sólo femenino y que hoy se llama “Virgen de la Peña“, impartí clases de Geografía a 2º curso e Historia y Lengua a 3º y 4º cursos de Bachiller Elemental (el nuevo sistema educativo aún no se había implantado). No entraré en detalles, sólo diré que recuerdo perfectamente mi primera clase, fue de Historia a 4º curso y el tema fue El Renacimiento. Dedicarme a la Enseñanza no había obedecido a un impulso vocacional, había sido una elección, sin más, pero mi debut me resultó claramente satisfactorio, comprobé que me gustaba enseñar y que me resultaba agradable el trato con las alumnas; al cabo de unos días ya pude concluir que no había equivocado mi profesión .

curso1970_71.JPG

Esta fotografía corresponde al primero de los dos cursos (1970-1971 y 1971-1972) que estuve en el Colegio del Niño Jesús. Fue tomada el día de la fiesta del colegio y en ella aparecen las alumnas de 4º curso y tres profesoras (yo soy la primera de la segunda fila, empezando por la derecha).

El 23 de marzo se conmemoró el “50 Aniversario de las Religiosas en Bembibre”. Las monjas que fundaron  el colegio fueron las Damas Negras, orden francesa que cuando las conocí me sorprendieron por su aperturismo, máxime teniendo en cuenta las circunstancias políticas del momento. Fui invitada a los actos conmemorativos. Fue como cerrar el círculo. Esta oportunidad de encontrarme con un importante número de las que fueron mis primeras alumnas, justo cuando estaba a punto de jubilarme, fue una  coincidencia que me emocionó. Constatar el buen recuerdo que tienen de aquella “profesora de Historia” constituye una de las razones que dan pié y justifican mi afirmación de que la Enseñanza me proporcionó muchas satisfacciones.

La fotografía que sigue pertenece a la fiesta del 23 marzo. Me acompañan antiguas alumnas del curso 1970-1971.

2013_04_09_blog.jpg

En el día de hoy, 21 de mayo de 2013, paso a incorporame formalmente al colectivo de profesores jubilados. Es sabido que la palabra “jubilación” viene del verbo latino “jubilare” que significa “dar gritos de alegría”, y alegría es el sentimiento que produce en la mayoría de los casos. A mí me ocasiona sentimientos encontrados; soy una apasionada de la enseñanza, disfruté mucho mi profesión y nunca pensé en prejubilarme, por eso llegué a la edad legal, pero el hecho de verme obligada a estar de baja estos últimos meses dista mucho de cómo yo imaginaba mi despedida como docente (puedo decir que fui alejándome de la Enseñanza poco a poco), y esto me produce una cierta tristeza, y al mismo tiempo un cierto relajo, una cierta despreocupación. Ahora mi principal objetivo es solucionar mis problemas de movilidad.

Y si traje aquí el recuerdo de mis primeras alumnas, parece imprescindible que al menos recuerde también a algunos de los últimos (porque a todos imposible).  Lamento no disponer de fotografías de alumn@s del IES Marqués de Casariego, de Tapia de Casariego, en donde estuve entre 1972 y 1979 y a donde vuelvo algunos veranos. Y tampoco las tengo de mis años en los IES Menéndez Pidal de Avilés (1979-1984) y Alfonso II de Oviedo (1984-1985).

3_naranco2005.jpg

Equipo (4º curso ESO, grupo B, IES Monte Naranco) participante en el programa “El País de los Estudiantes” en su edición de 2005.

La LOGSE introdujo las actividades extraescolares en los curricula de los diversos Departamentos y para darles un peso y una importancia propios creó el Departamento de Actividades Extraescolares. Personalmente estoy totalmente a favor de su realización y de hecho fueron numerosas las actividades que programé y ejecuté a lo largo de mis muchos años de docencia. Siempre fueron una experiencia muy positiva. Una actividad que convertí en imprescindible (ya desde mis años en el Monte Naranco) para los alumnos de Historia de España de 2º de Bachillerato fue la actividad “Un viaje a la Historia de España: Madrid, El Escorial y La Granja de San Ildefonso”.

dcbre2008_marid.jpg

Alumnos de 2º de Bachillerato del IES La Ería ante la entrada del Palacio Real de Madrid.  Diciembre de 2008.

5_musel_fbro2009.JPG

Otra actividad casi obligada era la visita al Puerto El Musel. Recorrimos en autobús las instalaciones del Puerto acompañados por las amenas explicaciones de Armando Rodríguez (en la fotografía con anorak amarillo). En 2009 vivimos una experiencia que no volvió a repetirse: salimos en barco al exterior y así pudimos ver la magnífica panorámica de El Musel desde el mar. Fue una visita “redonda”.

mayo2011.JPG

En esta ocasión son los alumnos de Historia Contemporánea de 1º de Bachillerato y la actividad “Bustiello, Valle de Turón y Sovilla. El presente de un espacio minero histórico” . Mayo de 20011.
E inevitable dedicar un espacio al recuerdo de mis últimos tutorandos. 2º D de Bachillerat0, curso 2009-2010.

7_abril2010.JPG

Todos los alumnos aquí reflejados no son más que la punta del iceberg. A ellos y a los muchísimos que faltan les dedico un cariñoso recuerdo. No son conscientes de ello, pero fueron una parte muy importante de mi vida.

Y quiero terminar con las palabras con las que inicié este blog allá en septiembre de 2008:

“… Soy profesora de Historia de Educación Secundaria, profesión que me ha dado muchas satisfacciones y que, a pesar de mi muy larga trayectoria en ella, continúo viviendo con intensidad.

Lo anterior no supone que el oficio de enseñar sea un “camino de rosas”, más bien está cargado de dificultades, como lo está toda tarea que tiene como destinatario al elemento humano, y en nuestro caso se trata nada más y nada menos que de formar adolescentes, de contribuir a asentar las bases de su futuro en una etapa fundamental de sus vidas. La responsabilidad del profesor es muy grande, pero la empresa merece la pena”.

Mi nueva dirección será:

http://elblogdemarilde.blogspot.com.es/



Después del latín, el árabe

14 05 2013

El árabe es, después del latín, la lengua que más léxico ha aportado al castellano. En torno a ocho siglos de presencia árabe y musulmana en la península Ibérica es lógico que haya dejado una profunda huella en nuestro país, presencia que podemos prolongar hasta principios del s. XVII, con la expulsión de los últimos moriscos que mantenían viva su lengua en estos territorios.

La influencia afectó a varios campos de la sociedad española, desde la vida social y económica al campo artístico y también cultural y lingúïstico. Es esta última herencia, la lingüística, la que va a protagonizar las líneas que siguen.

letrasarabes.jpg

De “La presencia árabe en la lengua española”, conferencia de Hedi Oueslati, Inspector de Educación en Sousse (Túnez), impartida en el Instituto Cervantes de esta ciudad en abril de 1997.

En la conferencia aquí reseñada el profesor Hedi Oueslati afirma que “el árabe dejó sus huellas en la lengua española con una cifra aproximada a más de 4.000 palabras de origen árabe, una cifra que demuestra la importancia de esta influencia, que yo, personalmente, la llamo aquí presencia, porque no es una influencia pasajera sino una presencia total y completa que no se puede borrar facilmente”. En su trabajo enumera más de 800 palabras, algunas muy conocidas y usadas diariamente. Si pinchas en “La presencia árabe en la lengua española” encontrarás expresiones y palabras curiosas, interjecciones, adverbios (ojalá, hola…,  fulano, mengano…, rehén, añicos…, alarde, albricias… alagar...), adjetivos (mezquino…, baladí…, zafio…, gandul…, cazurro…, charrán…, mamarracho…, carmesí...); palabras relacionadas con la Literatura (algarabía…, jarcha…, almanaque…), la Historia, el Arte, la Música…

De gran interés es el reportaje “El deseado esplendor de Al Ándalus” (El País, 10/08/2007) que se inicia con estas palabras: La llegada de los árabes a la península Ibérica en el lejano 711 permitió el establecimiento de una civilización que ha dejado una intensa huella no sólo a través de monumentos como la mezquita de Córdoba o la Alhambra, sino también en los hábitos sociales y en el cultivo de la tierra”. Y en un pasaje del reportaje se lee que Henry Kamen en su libro Los desheredados afirma: “Los árabes trajeron el olivo, el limón, la naranja, la lima, la granada, la higuera y la palmera“… Los árabes sazonaban sus platos con “canela, pimienta, sésamo, macis, anís, clavo, jengibre, menta y cilantro, especies desconocidas en el resto de la Europa cristiana”.

Y qué decir de nuestra toponimia. Una leve mirada a cualquier mapa de España nos muestra una topografía salpicada de topónimos árabes.

1031.jpg

En 929 Abd-al-Rahmán III (912-961) se hace religiosamente independiente de Bagdad y se proclama Califa de los creyentes de Al Andalus, instaurando el Califato de Córdoba que será la etapa más brillante de Al Andalus. La última etapa del Califato estará monopolizada por el ministro del califa Hishan II (tercer califa omeya), Al-Mansur (977-1002), quien ejerece una auténtica dictadura nilitar y realiza más de 50 razias (Barcelona en 985, Santiago de Compostela en 997…). El Califato desaparecerá en 1031 y Al Andalus se divide en Reinos de Taifas: éste es el momento que se corresponde con el Al Andalus que vemos en el mapa anterior.

Es con este Al Andalus con el que identificamos, del que heredamos, entre otros, los topónimos que siguen: Mequinenza, Calatayud…, en Aragón; Ágreda, Medinaceli, Guadalajara, Guadarrama, Jarama, Alcalá, Madrid, Torrelodones, Torrejón..., en Castilla; hacia Extremadura: Calatrava, Talavera de la Reina, Trujillo, Badajoz...; ya en Andalucía: Córdoba, Écija, Carmona, Sevilla, Fuengirola, Antequera, Arcos de la Frontera, Jerez, Tarifa, Algeciras, Granada, Albaicín, Almuñecar, Alpujarras... Y en Levante: Benicasin, Murcia, Úbeda, Alicante, Alcoy, Albacete, Almería…  Y cómo olvidar los ríos: Guadiana, Guadalquivir, Guadalorce, Guadalete, Guadaira…

Y cierro el post con el breve, pero intenso relato que sigue: *

“El elemento árabe es, después del latino, el más importante del vocabulario español. Un hecho de esta naturaleza demuestra con creces hasta qué punto lo árabe es esencial en nuestra cultura. Esos marroquíes que tan altas tarifas pagan por cruzar la aduana de Algeciras, y atraviesan aldeas o alquerías de La Mancha entre jaras, retamas, espliego y mejorana antes de llegar a arrabales donde encontrar una alcoba con tabiques revestidos, tal vez, de azulejos, donde comer albóndigas, alcachofas, aceitunas, alubias, y desde allí marchar a trabajar a una tahona, o un almacen, o a vender alfombras por las aceras o a emplearse como albañíles, con los papeles en regla otorgados por un alguacil, con el permiso del alcalde, y que con fulano o mengano armarán buen alborozo cuando en una azotea se cuenten alguna hazaña celebrándola con arrope, alfeñique o albaricoques en almibar, quizás entre el perfume de alhelíes, azahares o azucenas, y aun con tiempo para jugar al ajedrez o tocar el laúd antes de que el cielo azul o añil se acicale de estrellas como Aldebarán, Algol, Vega…, pues bien, esos árabes vuelven donde señorearon sus mayores, aunque algunos mézquinos los tachen de gandules“.

* Estas líneas reproducen el contenido de un pequeño recorte de prensa que conservo desde hace mucho tiempo, del que no puedo precisar la fecha (podría ser de hace unos treinta años) ni siquiera el diario al que pertenece, pero al que acudía siempre que les hablaba a mis alumnos de Al Andalus y de la herencia (en este caso, la lingüística) que nos legó la presencia de los árabes-musulmanes en la península.

Hace meses que tenía proyectado este post y hasta estuve a punto de suspenderlo, aunque al final me pareció que merecía la pena terminarlo y publicarlo. Es el  último post de este blog, cuyos principales destinatarios han sido mis alumnos.



9 de mayo, Día de Europa

9 05 2013

En estos momentos en que la situación de Europa y el sentimiento de los europeos hacia la Unión Europea, fundamentalmente por su política económica, son lo que son, tiene un especial sentido recordar qué es lo que se conmemora hoy 9 DE MAYO, y cómo, y cuál es su contexto. Cumplo así un doble objetivo: recordar una efemérides y aludir a nuestra situación socioeconómica y política actual.

diaeuropa2013.jpg

Y, como podéis comprobar, los titulares de los dos artículos que traigo aquí son harto elocuentes.

¿Y por qué se celebra hoy el Día de Europa?: “El 9 de mayo de 1950, en un momento en el que la amenaza de una tercera guerra mundial se cernía sobre el continente europeo, nacía la Europa comunitaria. 

A las 6 de la tarde de aquel 9 de mayo, se convocó a la prensa en el Salón del Reloj del Ministerio de Asuntos Exteriores en el Quai d’Orsay, en París: se iba a hacer pública una “comunicación de la mayor importancia”. Las primeras líneas de la Declaración del 9 de mayo de 1950, redactada por JEAN MONNET y comentada y leída ante la prensa por ROBERT SCHUMAN, Ministro francés de Asuntos Exteriores, expresan claramente el ambicioso objetivo de la propuesta: “La paz mundial sólo puede salvaguardarse mediante esfuerzos creadores proporcionados a los peligros que la amenazan”. “Con la puesta en común de las producciones de base y la creación de una Alta Autoridad cuyas decisiones vinculen a Francia, Alemania y los países que se adhieran a ella, esta propuesta establecerá los cimientos concretos de una federación europea indispensable para el mantenimiento de la paz”. 

Se concretaba así la idea de poner en común la producción de acero y carbón de Francia y Alemania y de crear la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA). La lógica que inspiró tal decisión era política además de económica, ya que ambas materias primas eran fundamentales para la industria y la potencia de los dos países. El objetivo político subyacente era reforzar la solidaridad franco alemana, alejar el fantasma de la guerra y abrir la vía de la integración europea…”