La mítica “CASABLANCA” cumple 70 años.

7 12 2012

casablanca1.jpgCuando, en plena Guerra Mundial (el proyecto se puso en marcha el 8 de diciembre de 1941, al día siguiente del ataque de la Armada Imperial Japonesa a la base naval estadounidense de Pearl Harbor) el director estadounidense Michael Curtiz inició su rodaje, estaba lejos de pensar que iba a dar forma a todo un mito. CASABLANCA no sólo consiguió tres Oscars en 1944 (mejor película, mejor guión y mejor montaje), sino que acabaría siendo considerada una de los tres mejores films de la historia del cine.

Antes de continuar resulta obligado enmarcar la ciudad de Casablanca en su contexto histórico. Francia, invadida por el ejército alemán el 10 de mayo de 1940, fue vencida en menos de un mes. El 22 de junio firmó un armisticio con la Alemania nazi (a la que acababa de unise la Italia fascista de Mussolini), lo que ocasionó la ocupación directa alemana de París y de dos tercios de Francia y el establecimiento de un gobierno colaboracionista con sede en el sudeste de Francia, un régimen político autoritario bajo la tutela del mariscal Philippe Pétain y conocido como la Francia de Vichy, que se extendía al total de las colonias francesas y que permaneció hasta agosto de 1944.

En cuanto a Marruecos, se convirtió en Protectorado francés por el Tratado de Fez (30 de marzo de 1912), en el cual el sultán Abdelhafid de Marruecos cedió la soberanía de su país a Francia. La administración francesa se extendió sobre gran parte de Marruecos, en tanto que la franja norte pasó a ser Protectorado español.images2.jpg

Casablanca, perteneciente en aquellas fechas a la Francia de Vichy, fue un puerto estratégico durante la segunda Guerra Mundial que durante esa época era lo que nos muestra la película, un centro de corrupción y chantaje por donde pasaban toda clase de personas, sobre todo refugiados de guerra que buscaban un visado para ir a Lisboa y luego a Estados Unidos, circunstancia ésta que inspira la trama de CASABLANCA”. Es el caso de Victor Lazslo (Paul Henreid), lider de la resistencia checa, y su mujer Ilsa (Ingrid Bergman), para quienes la única forma de salir de allí y no caer prisioneros de los alemanes son unos pases especiales que están en poder de Rick (Humphrey Bogart), antiguo amante de Ilsa  y propietario del Rick´s café, lugar frecuentado por espías, nazis, representantes del gobierno de Vichy y europeos forzados por la guera a un exilio del que no conseguían salir.

Es en este contexto en el que se enmarca la que quizás es la escena más vibrante de la película: estamos en el Rick´s y Lazslo, para interrumpir a unos clientes alemanes del café que habían empezado a entonar el himno alemán, ordena a la banda “Toquen La Marsellesa…”. Es una escena emocionante en la que el himno francés se convierte en un canto a la libertad.

La que en un princpio iba ser una película propagandística enmarcada en la campaña ideológica de Hollywood contra el nazismo, acabó siendo, como ya dije al inicio de estas líneas, una de los tres mejores films de la historia del cine. Puede parecer excesiva esta calificación, pero de lo que no hay duda es de que es la historia de amor más famosa del cine y una de las películas que más escenas inmortales ha dejado en el imaginario colectivo de varias generaciones. Bogart con la gabardina y el cigarro empapados o en la barra de su bar con un whisky y vestido con esmoquin blanco; Ingrid Bergman con pamela y con la mirada desbordada por las lágrimas.

rick.jpg

Y qué decir de esas frases que se identifican con situaciones concretas de la película, pero que podríamos decir que se han convertido en lugares comunes: “Siempre nos quedará París“, “Creo que éste es el inicio de una bonita amistad” o el “Tócala otra vez Sam“, que no fue tal, sino sólo “Tócala, Sam” y que nos evoca la escena en la que Ilsa  se lo pide a Sam, el pianista, refiriéndose a una canción que solía interpretar en París en donde ella conoció a Rick  y al propio Sam. La canción “As Time Goes Bay” (Mientras el tiempo pasa”) es otro de los referentes inolvidables de esta historia de amor:

You must remember this,
A kiss is just a kiss,
A sigh is just a sigh,
The fundamental things apply
As time goes by.
And when two lovers woo,
They still say “I love you”.
On that you can rely,
No matter what future bríngs
As time goes by.

Recuerda todo esto,
Un beso es sólo un beso,
Un suspiro es sólo un suspiro,
Las cosas fundamentales se juntan
Mientras el tiempo pasa.
Y cuando dos amantes se cortejan,
Todavía dicen “Te quiero”.
En eso puedes contar con que
No importa lo que trae el futuro

Mientras el tiempo pasa.

Su estreno figura en 1942, pero en noviembre sólo se realizó el preestreno de la película. El estreno oficial fue el 23 de enero de 1943, iniciándose a continuación su vida comercial. Es por ello que recibió los Oscars en 1944.

Para saber más (tiene fotogramas de la película)



La actualidad del discurso de Charles Chaplin en El Gran Dictador.

1 05 2012

“EL GRAN DICTADOR”, sátira del fascismo (particularmente de Hitler y su Nacionalsocialismo), es una película escrita, dirigida y protagonizada  por el genial actor estadounidense Charles Chaplin. Se estrenó en Nueva York el 15 de octubre de 1940 y en Londres el 16 de diciembre de 1940. El largometraje recibió cinco nominaciones en la 13ª edición de los Premios Óscar, aunque no ganó ninguno.

La película le valió a Chaplin ser víctima de la Caza de brujas, que padeció EEUU entre 1950 Y 1956, y ser expulsado de su país el 18 de septiembre de 1952. Se instaló en Suiza, en donde vivió hasta su muerte.

La secuencia más representativa del film es el discurso, a través del cual Chaplin expone las ideas que pretendió transmitir con EL GRAN DICTADOR”. Muchos de sus pasajes pueden conectarse con el mundo actual.  Y muy concretamente con este 1 de Mayo de 2012.

El argumento de la película lo puedes encontrar en Wikipedia.

Ésta es una magnífica película para ser utilizada como Actividad complementaria en la materia HISTORIA de 4º de ESO y en HISTORIA CONTEMPORÁNEA de 1º de Bachillerato. Siguen dos estupendas guías:



De dioses y hombres. Y una niña.

15 02 2011

Es una de las incomparables cualidades del cine: un día te permite trasladarte al Far West del siglo XIX y al siguiente situarte en un pueblo de los montes del Atlas argelino de hace 15 años y hasta introducirte en el día a día de una pequeña comunidad cisterciense. Así lo viví este fin de semana, con “Valor de Ley” y “De dioses y hombres”. Dos estupendas películas, ambas premiadas en distintos certámenes cinematográficos y también nominadas a los Oscar de este año, muy distintas en sus argumentos y distantes en el espacio y el tiempo de sus respectivas historias, pero que tienen en común al ser humano, sus sentimientos y convinciones.

En “Valor de ley”, fiel adaptación al cine de la breve novela del mismo nombre de Charles Portis, publicada en 1960 y ya llevada al cine en 1969 con John Wayne en el papel del cazarrecompensas Rooster Cogburn, los hermanos Coen nos sitúan en el hostil Oeste norteamericano y nos ofrecen su versión sobre el tema de la caza del hombre por el hombre, con la venganza como forma de justicia. Es decir, un tema muy socorrido en el género western, pero del que destaca en esta ocasión el papel de Mattie Ross, la tenaz niña protagonista de la historia, quien con inquebrantable fuerza de voluntad no parará hasta vengar a su padre y que pone el contrapunto a las duras escenas que proyecta la pantalla.

Me gustó. Creo que es una buena película y lo es muy especialmente por su excelente fotografía, tanto de interiores como de exteriores.

“De dioses y hombres” es una película francesa dirigida por Xavier Beauvois que a la buena interpretación, ambientación y también excelente fotografía, une el atractivo de contarnos una historia real, la de ocho monjes cistercienses en un convento en el Atlas argelino, siete de los cuales (uno logró esconderse) fueron secuestrados el 21 de marzo de 1996; días después las autoridades argelinas descubrieron los cadáveres, concretamente sus cabezas. En su momento se atribuyó el secuestro y posterior asesinato a fundamentalistas islámicos.

El 20 de noviembre de 2009 el gobierno francés desclasificó cierto número de documentos después de que el antiguo agregado de Defensa en Argel afirmara que los siete monjes habían sido víctimas de un error cometido por el ejército argelino.

La película trata de la excelente convivencia de los monjes con los musulmanes de la aldea (un monje ejerce de médico para ellos, los monjes tienen su puesto de tarros de miel y productos de la huerta del monasterio en el mercado local), de su relación -no crispada- con los muyaidhines y de la que tienen (un tanto tensa, se desconfía de que el médico de la comunidad monacal hubiera curado a un islamista herido) con el ejército argelino. La última secuencia, la de su secuestro, deja entrever una cierta ambigüedad sobre el dramático desenlace.

Lluís Bonet Mojica hizo el siguiente comentario en La Vanguardia:  El mérito de Xavier Beauvois reside en que  ”De dioses y hombres” evita cualquier arquetipo, así como la retórica, sea esta religiosa o laica. No es una película clerical, tampoco mística. Refleja hechos que acontecieron, pero soslaya toda tentación militante o didáctica. Es un cine que se asoma al exterior para contar historias interiores. Ocho monjes franceses trapenses de un monasterio situado en la zona argelina de Tibhirine fueron secuestrados en 1996 por radicales islamistas. Su monasterio se había convertido en un oasis de paz y servicio mutuo con la población, más allá de diferencias culturales y religiosas. Todo ello tuvo un abrupto final, en un caso reabierto más tarde y en el que se percibió una cierta indolencia por parte del gobierno francés. Ello explica el enorme éxito obtenido en Francia por este filme, premio del Jurado en el último Festival de Cannes”.

Distintos medios de comunicación, entre otros calificativos, dijeron de esta película que es soberbia, turbadora, obra maestra, sobrecogedora A mí me pareció sencillamente preciosa. 

Un atractivo añadido es su conexión con la comprometida actualidad del mundo árabe, muy especialmente con la del Magreb.

En la web “De dioses y hombres” encontrarás interesante información sobre el argumento, que incluye una cronología de los acontecimientos que ayudan a situar en su contexto histórico los hechos que alimentan la película y que van desde la victoria del Frente Islámico de Salvación (FIS) en la primera vuelta de las elecciones legislativas en Argelia el 26 de diciembre de 1991 y la declaración del estado de excepción en el país el 11 de enero de 1992, pasando por el secuestro por un grupo armado de siete monjes en el Tibhirine el 26 de marzo de 1996, hasta el 20 de noviembre de 2009, fecha a la que ya me referí en líneas anteriores.

En la red hay abundante información sobre este film y los hechos que narra.  La visión que aporta la web Espiritualidad Cisterciense en su artículo <La película: “De dioses y hombres” de Xavier Beauvois> es, en mi opinión, interesante e incluye las diferentes hipótesis que se barajan sobre la muerte de los monjes de la comunidad cisterciense de Tibhirine .



Invictus, un magnífico pretexto para traer a Mandela al primer plano de la actualidad

1 02 2010

invictus.jpg

Nelson Rolihlahla Mandela fue el primer Presidente de Sudáfrica elegido democráticamente por sufragio universal. Esta circunstancia, de por sí extraordinaria, es aun más notable si tenemos en cuenta que Mandela fue un importante activista contra el apartheid, lo que le llevó a ser considerado como un terrorista por este régimen y sus naciones aliadas y a estar encarcelado durante 27 años. En la cárcel –en donde fue el prisionero 466/64- se  involucró en el planeamiento de actividades de resistencia armada, se convirtió en un símbolo de la lucha contra el apartheid dentro y fuera del país, una figura legendaria que representaba la falta de libertad de todos los hombres negros sudafricanos (el gobierno de Sudáfrica rechazó todas las peticiones de que fuera puesto en libertad). Su reputación creció y llegó a ser conocido como el líder negro más importante en Sudáfrica.

El apartheid y sus actuaciones de segregación racial (que desde 1948 tomaron forma jurídica), estuvieron vigentes en África del sur durante buena parte del siglo XX. Los excesos de la política de apartheid motivaron la oposición de la comunidad internacional y promovió el aislamiento de Sudáfrica en el plano internacional, se le impusieron sanciones económicas, se retiraron inversiones de Sudáfrica y la economía y la estabilidad del país llegaron a verse seriamente afectadas (en 1985 el gobierno sudafricano se vio obligado a declarar el esrado de emergencia que se mantuvo durante cinco años).  

En febrero de 1989, el presidente Botha sufrió un ataque de apoplejía y fue reemplazado por Frederik de Klerk. Éste, en su primer discurso como presidente, en febrero de 1990, anunció que empezaría un proceso de eliminación de leyes discriminatorias y que levantaría la prohibición contra los partidos políticos proscritos, incluyendo el Congreso Nacional Africano (ANC, del inglés ‘’African National Congress’), el principal y más relevante partido de oposición negro, a cuya cabeza estaba Mandela y que había sido declarado ilegal 30 años antes. En el discurso de febrero De Klerk anunció también la liberación de Mandela

Entre 1990 y 1991 se desmanteló el sistema legal sobre el que se basaba el apartheid. En marzo de 1992, un referéndum (la última ocasión en la que sólo votaron los blancos) concedió facultades al gobierno para avanzar en negociaciones para una nueva Constitución con el ANC y otros grupos políticos. El resultado fue la elaboración de un borrador de Constitución y la celebración de nuevas elecciones entre el 27 y el 29 de abril de 1994.

Estas elecciones convirtieron a Mandela en el primer presidente negro de Sudáfrica; desde ese cargo puso en marcha una política de reconciliación nacional, manteniendo a De Klerk como vicepresidente. Su ideología era un socialismo africano: nacionalista, antirracista y antiimperialista. El esfuerzo por unir la nación, a blancos y negros, del recién elegido Presidente de la República Surafricana, su empeño personal por tender una mano a la minoría blanca que lo había encarcelado, cómo supo conducir a su país a una transición histórica, es lo que muestra ‘Invictus’, la nueva película de Clint Eastwood (parece ser que será la última de éste como director), la cual se centra en los primeros  meses de mandato de Nelson Mandela como presidente de Sudáfrica y en su brillante actuación frente a la copa del mundo de rugby .

Después de varios años de no poder participar en competencias deportivas, como sanción al régimen racista de Sudáfrica, la selección de Rugby de ese país - los Springboks- ganó el mundial de 1995 al vencer a los temibles All Blacks de Nueva Zelanda que eran los grandes candidatos.

invictus2.jpgLa imagen reproduce uno de los últimos fotogramas de la película cuando Morgan Freeman -Mandela- asiste al stadium en el que se va a celebrar la final de la copa del mundo de rugby entre el equipo de la República Sudafricana y los All Blacks de Nueva Zelanda. Va vestido con la camiseta de los Springboks y saluda al público, los sudafricanos (los negros y los blancos) le responden con una atronadora aclamación.   

Mandela es un político intuitivo, sabía que el rugby era importante para el país, acabar con él no hubiera sido bueno, por eso convirtió a los sudafricanos en forofos de los Springboks, a todos los sudafricanos, especialmente a los negros, que hasta entonces no sólo rechazaban al equipo nacional y a su camiseta verde, sino que apoyaban a cualquier otra nación que fuera rival de Sudáfrica. El lema era “Un equipo, un país”. Utilizando el rugby como pretexto,Invictus”  narra la historia que hubo detrás de aquella gran final, nos cuenta cómo el liderazgo de Mandela jugó un rol fundamental en el triunfo de los Springboks, pero sobre todo, lo que Clint Eastwood trata de transmitirnos es la difícil tarea a la que se enfrentó Mandela para unir a un país marcado por el odio y el resentimiento que dejó el final del apartheid. La película otorga un papel fundamental a las reacciones humanas.  

Mandela fue presidente por un solo período, se negó a ser reelecto; consideró que ya había mostrado el camino a seguir. En Sudáfrica es conocido como Madiba,  un título honorario adoptado por ancianos de su tribu.

Entre otras distinciones, fue Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 1992 y Premio Nobel de la Paz  en 1993, compartiendo esta última con De Klerk. Son muchos los que opinan que Mandela y Gandhi han sido los dos mejores políticos del siglo XX.

Naturalmente, os recomiendo ver “INVICTUS”. En mi opinión es una muy buena película, con una temática atractiva y bien tratada, además de la buena interpretación de sus protagonistas. Morgan Freeman y Matt Damon, en los papeles de Mandela y capitán de los Springboks, respectivamente, hacen un estupendo papel.

11 de febrero de 2010, veinte aniversario de la liberación de Mandela



“Arráncame la vida”, excelente película basada en la novela de Ángeles Mastretta

3 08 2009

 El viernes volví de Estrasburgo y mi primera salida (tras proveer la nevera de lo imprescindible) fue para ir al cine: arrancamelavida.jpgArráncame la vida” me encantó. Basada en la novela homónima de la escritora mejicana Ángeles Mastretta, la acción se desarrolla en el Méjico (concretamente en Puebla) de los años 30-40 del siglo pasado. La protagonista principal, una mujer muy joven -una adolescente aun cuando se casa con un hombre casi 20 años mayor que ella, posesivo, al tiempo que seductor y generoso- lucha por afianzar su personalidad y su libertad en una sociedad cerrada y machista, de la que es digno representante su propio marido, político poderoso, corrupto y sin escrúpulos.

La ambientación, los personajes y su amplio repertorio musical son excelentes y se adaptan perfectamente a la apasionada historia de Mastretta, su primera novela, traducida a varios idiomas y por la que obtuvo el Premio Mazatlán de Literatura en 1985.

Catalina, su protagonista, responde al perfil de mujeres que Ángeles Mastretta nos ofrece en sus relatos, mujeres insurgentes, de vigorosa personalidad, que reflejan distintas realidades sociales de Méjico. Así son las protagonistas de  “Mujeres de ojos grandes”, obra publicada en 1990 y que en 2005 veía su octava edición, muestra evidente del éxito de este conjunto de más de treinta breves relatos que, como se lee en la contratapa de la edición de Seix Barral Biblioteca Breve, 2005, “Magistrales en su sencillez, estas pequeñas historias manifiestan la inteligencia expresiva de la autora y su sentido de complicidad para entregarnos noticia de la insurgencia femenina…”.  

mujeresdeojosgrandes.jpgFue a través de “Mujeres de ojos grandes” que yo conocí a Ángeles Mastretta y esto es algo que tengo que agradecer a Lali que me regaló el libro con una dedicatoria que me emocionó y cuya transcripción no me resisto a reproducir aquí: Para mi amiga Marilde que tiene los ojos grandes y la imprescindible parcela de “mala leche”. Lali es una buena amiga.

Volviendo a la película que motivó este post, es de destacar que al comprar la entrada te dan un libreto con los primeros cuatro capítulos de los veintiséis que tiene “Arráncame la vida”, una excelente labor de marketing que, unida al buen sabor que te deja la película, te incita a leer la novela completa.

Actualización: Siguiendo la información de Lucía y para facilitar el acceso al trailer, aquí os lo dejo