Después del latín, el árabe

14 05 2013

El árabe es, después del latín, la lengua que más léxico ha aportado al castellano. En torno a ocho siglos de presencia árabe y musulmana en la península Ibérica es lógico que haya dejado una profunda huella en nuestro país, presencia que podemos prolongar hasta principios del s. XVII, con la expulsión de los últimos moriscos que mantenían viva su lengua en estos territorios.

La influencia afectó a varios campos de la sociedad española, desde la vida social y económica al campo artístico y también cultural y lingúïstico. Es esta última herencia, la lingüística, la que va a protagonizar las líneas que siguen.

letrasarabes.jpg

De “La presencia árabe en la lengua española”, conferencia de Hedi Oueslati, Inspector de Educación en Sousse (Túnez), impartida en el Instituto Cervantes de esta ciudad en abril de 1997.

En la conferencia aquí reseñada el profesor Hedi Oueslati afirma que “el árabe dejó sus huellas en la lengua española con una cifra aproximada a más de 4.000 palabras de origen árabe, una cifra que demuestra la importancia de esta influencia, que yo, personalmente, la llamo aquí presencia, porque no es una influencia pasajera sino una presencia total y completa que no se puede borrar facilmente”. En su trabajo enumera más de 800 palabras, algunas muy conocidas y usadas diariamente. Si pinchas en “La presencia árabe en la lengua española” encontrarás expresiones y palabras curiosas, interjecciones, adverbios (ojalá, hola…,  fulano, mengano…, rehén, añicos…, alarde, albricias… alagar...), adjetivos (mezquino…, baladí…, zafio…, gandul…, cazurro…, charrán…, mamarracho…, carmesí...); palabras relacionadas con la Literatura (algarabía…, jarcha…, almanaque…), la Historia, el Arte, la Música…

De gran interés es el reportaje “El deseado esplendor de Al Ándalus” (El País, 10/08/2007) que se inicia con estas palabras: La llegada de los árabes a la península Ibérica en el lejano 711 permitió el establecimiento de una civilización que ha dejado una intensa huella no sólo a través de monumentos como la mezquita de Córdoba o la Alhambra, sino también en los hábitos sociales y en el cultivo de la tierra”. Y en un pasaje del reportaje se lee que Henry Kamen en su libro Los desheredados afirma: “Los árabes trajeron el olivo, el limón, la naranja, la lima, la granada, la higuera y la palmera“… Los árabes sazonaban sus platos con “canela, pimienta, sésamo, macis, anís, clavo, jengibre, menta y cilantro, especies desconocidas en el resto de la Europa cristiana”.

Y qué decir de nuestra toponimia. Una leve mirada a cualquier mapa de España nos muestra una topografía salpicada de topónimos árabes.

1031.jpg

En 929 Abd-al-Rahmán III (912-961) se hace religiosamente independiente de Bagdad y se proclama Califa de los creyentes de Al Andalus, instaurando el Califato de Córdoba que será la etapa más brillante de Al Andalus. La última etapa del Califato estará monopolizada por el ministro del califa Hishan II (tercer califa omeya), Al-Mansur (977-1002), quien ejerece una auténtica dictadura nilitar y realiza más de 50 razias (Barcelona en 985, Santiago de Compostela en 997…). El Califato desaparecerá en 1031 y Al Andalus se divide en Reinos de Taifas: éste es el momento que se corresponde con el Al Andalus que vemos en el mapa anterior.

Es con este Al Andalus con el que identificamos, del que heredamos, entre otros, los topónimos que siguen: Mequinenza, Calatayud…, en Aragón; Ágreda, Medinaceli, Guadalajara, Guadarrama, Jarama, Alcalá, Madrid, Torrelodones, Torrejón..., en Castilla; hacia Extremadura: Calatrava, Talavera de la Reina, Trujillo, Badajoz...; ya en Andalucía: Córdoba, Écija, Carmona, Sevilla, Fuengirola, Antequera, Arcos de la Frontera, Jerez, Tarifa, Algeciras, Granada, Albaicín, Almuñecar, Alpujarras... Y en Levante: Benicasin, Murcia, Úbeda, Alicante, Alcoy, Albacete, Almería…  Y cómo olvidar los ríos: Guadiana, Guadalquivir, Guadalorce, Guadalete, Guadaira…

Y cierro el post con el breve, pero intenso relato que sigue: *

“El elemento árabe es, después del latino, el más importante del vocabulario español. Un hecho de esta naturaleza demuestra con creces hasta qué punto lo árabe es esencial en nuestra cultura. Esos marroquíes que tan altas tarifas pagan por cruzar la aduana de Algeciras, y atraviesan aldeas o alquerías de La Mancha entre jaras, retamas, espliego y mejorana antes de llegar a arrabales donde encontrar una alcoba con tabiques revestidos, tal vez, de azulejos, donde comer albóndigas, alcachofas, aceitunas, alubias, y desde allí marchar a trabajar a una tahona, o un almacen, o a vender alfombras por las aceras o a emplearse como albañíles, con los papeles en regla otorgados por un alguacil, con el permiso del alcalde, y que con fulano o mengano armarán buen alborozo cuando en una azotea se cuenten alguna hazaña celebrándola con arrope, alfeñique o albaricoques en almibar, quizás entre el perfume de alhelíes, azahares o azucenas, y aun con tiempo para jugar al ajedrez o tocar el laúd antes de que el cielo azul o añil se acicale de estrellas como Aldebarán, Algol, Vega…, pues bien, esos árabes vuelven donde señorearon sus mayores, aunque algunos mézquinos los tachen de gandules“.

* Estas líneas reproducen el contenido de un pequeño recorte de prensa que conservo desde hace mucho tiempo, del que no puedo precisar la fecha (podría ser de hace unos treinta años) ni siquiera el diario al que pertenece, pero al que acudía siempre que les hablaba a mis alumnos de Al Andalus y de la herencia (en este caso, la lingüística) que nos legó la presencia de los árabes-musulmanes en la península.

Hace meses que tenía proyectado este post y hasta estuve a punto de suspenderlo, aunque al final me pareció que merecía la pena terminarlo y publicarlo. Es el  último post de este blog, cuyos principales destinatarios han sido mis alumnos.



Hoy, 14 de abril de 2013

14 04 2013

14_abril2013.jpgNo elaboraré un post ad hoc para este 14 de abril de 2013, sino que aprovecharé los artículos sobre la II República que escribí para 2009, 2011 y 2012. Como nuevos contenidos haré una referencia al sufragio universal, contemplado en la Constitución de 1931 por primera vez en nuestra Historia, y, como no puede ser menos, haré un apunte sobre el decisivo papel de CLARA CAMPOAMOR en aquel histórico acontecer. También remitiré a la “Sanjurjada” y al Guernica de PABLO PICASSO.

Hoy, 14 de abril

Escuela y República. A propósiyo del 80 Aniversario

Las “Misiones Pedagógicas” una hermosa realidad de la Segunda República

80 años de la “sanjurjada”

Hoy hace 75 años 5.771 abombas provocaron que toda Gernika ardiera en llamas

  • El 1 de octubre de 1931, CLARA CAMPOAMOR, diputada del Partido Radical, tuvo una intervención en el Parlamento español, en el contexto de la elaboración y aprobación del artículo 36. Su defensa del voto femenino fue decisiva. Era la primera vez que un texto constitucional español cotemplaba el derecho al voto a “los ciudadanos de uno y otro sexo“.

Traigo aquí unas palabras de CLARA CAMPOAMOR, extraidas de su intervención parlamentaria.

“… Yo no creo que la mujer sea un peligro para la República, porque yo he visto a la mujer reaccionar frente a la Dictadura y con la República (…)

      Resolved lo que queráis, pero afrontando la responsabilidad de dar entrada a esa mitad del género humano en la política para que la política sea cosa de dos, porque sólo hay una cosa que haga un sexo sólo: alumbrar. Lo demás, lo hacemos todos en común, y no podéis aquí vosotros venir a legislar, a votar impuestos, a decir deberes, a legislar sobre la raza humana, sobre la mujer y sobre el hijo, aislados, fuera de nositras”.

  • El Artículo 36 de la Constitución de 1931 se expresaba así: “Los ciudadnos de uno y otro sexo, mayores de ventitres años, tendrán los mismos derechos  electorales conforme determinen las leyes”.



En defensa de la Educación Artística

29 10 2012

Un grupo de unos veinte profesor@s han elaborado el video colaborativo + artísticas en defensa de la Educación Artística. Este nombre es muy elocuente y ya nos dice bastante.

masartisticas.pngCon gran ilusión e imaginación y muy especialmente con un profundo convencimiento del papel que las enseñanzas artísticas tienen en la formación integral de nuestr@s adolescentes, est@s profesor@s, integrantes del grupo +artísticas, ante el recorte que para las enseñanzas artísticas supone la reforma de la Ley de Educación, decidieron unirse y plasmar sus reivindicaciones  en un video que han difundido a través de las redes sociales, especialmente de Twiter. Un profesor hizo la letra y le puso música, y cada uno de los demás profesor@s se encargó de poner la imagen a cada una de las frases. El resultado es un video que refleja imaginación y creatividad, cualidades que trascienden la formación artística y son importantes para el conocimiento y el desarollo personal y profesional del individuo, al día de hoy, y para el futuro.

No termina aquí la actuación de +artísticas. El escrito “Que la educación artística esté presente en todo el sistema educativo”, dirigido al Ministro Wert, ha conseguido reunir ya más de 42.000 firmas.

El grupo tiene también su blog:  http://masartistica.blogspot.com.es/



50 años del Congreso de Munich, el “Contubernio de la traición”

10 06 2012

 Contubernio de Munich fue el término peyorativo con el que los periódicos franquistas llamaron al IV Congreso del Movimiento Federal Europeo, celebrado en Munich en junio de 1962, en plena oleada de huelgas mineras en Asturias y tras un primer y fallido intento español de ingresar en la Comunidad Económica Europea.

contubernio_abc.jpg

Imagen que ilustra el post “50 años del IV Congreso del Movimiento Europeo. Contubernio de Múnich” del blog “LA AVENTURA DE LA HISTORIA”

Acudieron 118 políticos españoles de todas las tendencias opositoras al régimen franquista, tanto del interior (80) como del exilio (38), encabezados, respectivamente, por José María Gil Robles y Salvador de Madariaga. Representaban al conjunto de la oposición democrática al franquismo:  monárquicos liberales, democristianos, socialistas, socialdemócratas y nacionalistas vascos y catalanes. No acudió el Partido Comunista de España (no fue invitado por ser partidario del estalinismo), aunque parece ser que sí hubo representantes del partido en el hotel en que se celebraba la reunión, pero se limitaron a permanecer en el pasillo como observadores.

La desaparición del régimen franquista y el paso a una España democrática constituía el objetivo común de los delegados españoles. En base a tales ideas, una comisión de diez miembros representativos de los 118 delegados elaboró la siguiente resolución que fue aprobada por unanimidad:

                “El Congreso del Movimiento Europeo, reunido en Múnich los días 7 y 8 de junio de 1962, estima que la integración, ya en forma de adhesión, ya de asociación de todo país a Europa, exige de cada uno de ellos instituciones democráticas, lo que significa en el caso de España, de acuerdo con la Convención Europea de los Derechos del Hombre y la Carta Social Europea, lo siguiente:

  1. La instauración de instituciones auténticamente representativas y democráticas que garanticen que el gobierno se basa en el consentimiento de los gobernados.
  2. La efectiva garantía de todos los derechos de la persona humana, en especial los de libertad personal y de expresión, con supresión de la censura gubernativa.
  3. El reconocimiento de la personalidad de las distintas comunidades naturales.
  4. El ejercicio de las libertades sindicales sobre bases democráticas y de la defensa por los trabajadores de sus derechos fundamentales, entre otros medios por el de la huelga
  5. La posibilidad de organización de corrientes de opinión y de partidos políticos con el reconocimiento de los derechos de la oposición”.

Resolución del Congreso del Movimiento Europeo.

Múnich, 8 de junio de 1962.

Fue la primera vez que ideologías enfrentadas en la Guerra Civil llegaron a un acuerdo. Es de destacar que no se dice nada respecto al modelo de régimen, monárquico o republicano, en lo que no estaban de acuerdo los delegados del interior (monárquicos) y del exilio (republicanos). Al terminar la reunión, Salvador de Madariaga dijo: “Hoy ha terminado la guerra civil”.

La reunión de los opositores españoles produjo la represión política más sonada de la oposición de centro y derecha durante todo el franquismo. La respuesta de Franco a los acuerdos de Munich fue inmediata: se culpó a la intervención extranjera en los asuntos de España, se suspendió el Fuero de los españoles y la prensa desencadenó una terrible campaña contra los asistentes al “Contubernio de Munich“.

Según llegaban a Madrid, los delegados que habían acudido a Munich desde el interior tuvieron que elegir entre el confinamiento en Canarias o el exilio. Todos los que asistieron al Congreso estuvieron presentes en la Transición desde 1975.

Para conmemorar esta efemérides la Casa de América ha organizado la exposición Münich 1962. El contubernio de la concordia”. A través de cuarenta fotografías, instantáneas familiares de sus protagonistas, documentos de la diplomacia franquista e informaciones periodísticas, la muestra cuenta en instantes aquella reunión que se organizó en 1962 en el marco del IV Congreso del Movimiento Europeo tratando de explicar aquel episodio como antecedente de la Transición.

Estos días el Congreso de Munich ha ocupado espacios en los medios de comunicación de nuestro país.

  • En mi opinión, tiene particular interés el artículo “El contubernio de Munich” de La Vanguardia.com, especialmente porque sus primeras líneas son de una dramática actualidad: “La primavera española de 1962 fue particularmente conflictiva. El 7 de abril, el pozo Nicolasa de Mieres se declaró en huelga. En días sucesivos, el resto de minas asturianas se fueron sumando al paro. La huelga duró casi dos meses, participaron cerca de ciento cincuenta mil mineros y finalizó con la subida de los salarios –también del precio de la tonelada de carbón, que beneficiaba a los empresarios-. A lo largo de la primera quincena del mes de mayo, la huelga se fue extendiendo a otros sectores industriales y a diferentes provincias. El régimen decretó el estado de excepción para Asturias, Vizcaya y Guipúzcoa el 4 de mayo. Y ocho días después, el 12, la totalidad de la prensa nacional publicó una nota de Cifra de inserción obligatoria en la que se minimizaba el conflicto minero y se ensalzaban las virtudes de Asturias…”.



La actualidad del discurso de Charles Chaplin en El Gran Dictador.

1 05 2012

“EL GRAN DICTADOR”, sátira del fascismo (particularmente de Hitler y su Nacionalsocialismo), es una película escrita, dirigida y protagonizada  por el genial actor estadounidense Charles Chaplin. Se estrenó en Nueva York el 15 de octubre de 1940 y en Londres el 16 de diciembre de 1940. El largometraje recibió cinco nominaciones en la 13ª edición de los Premios Óscar, aunque no ganó ninguno.

La película le valió a Chaplin ser víctima de la Caza de brujas, que padeció EEUU entre 1950 Y 1956, y ser expulsado de su país el 18 de septiembre de 1952. Se instaló en Suiza, en donde vivió hasta su muerte.

La secuencia más representativa del film es el discurso, a través del cual Chaplin expone las ideas que pretendió transmitir con EL GRAN DICTADOR”. Muchos de sus pasajes pueden conectarse con el mundo actual.  Y muy concretamente con este 1 de Mayo de 2012.

El argumento de la película lo puedes encontrar en Wikipedia.

Ésta es una magnífica película para ser utilizada como Actividad complementaria en la materia HISTORIA de 4º de ESO y en HISTORIA CONTEMPORÁNEA de 1º de Bachillerato. Siguen dos estupendas guías:



Exposición de fotografía científica Fotciencia9. en Ene.Museo, Ponferrada

22 02 2012

Ene.MUSEO, el Museo Nacional de la Energía, en Ponferrada, inaugura el próximo viernes 24 la EXPOSICIÓN DE FOTOGRAFÍA CIENTÍFICA FOTOCIENCIA9, novena edición de este certamen nacional organizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y que estará abierto hasta el 12 de marzo.  

gnerandoenrgia_ene2.jpg

Generando energía, de Silvia Andrade. Premio extraordinario “Año Internacional de la Energía sostenible para todos”

En su edición de hoy, ABC publica “Ene.Museo acoge las 50 mejores fotografías científicas de Fotciencia9”, artículo en el que informa de esta exposición y de la que dice que “tiene como principal objetivo acercar la ciencia y la tecnología a los ciudadanos mediante la visión artística y estética de las imágenes científicas aportadas por los participantes del concurso”.  

Las seis fotografías premiadas en el certamen (en gran formato y, en mi opinión, a cual más sorprendente) protagonizarán una exposición urbana en Ponferrada, en colaboración con el Ayuntamiento de la ciudad.

Una magnífica ocasión para acercarnos a Ponferrada y, con el pretexto de visitar la exposición, conocer este magnífico museo.

Para más información.-

Las seis fotografías premiadas

Museo Nacional de la Energía, en Ponferrada. Una visita muy recomendable.



Museo Nacional de la Energía, en Ponferrada. Una visita muy recomendable

1 09 2011

Desde este verano Ponferrada cuenta con un atractivo cultural y turístico muy interesante, el MUSEO “CIUDAD DE LA ENERGÍA”,  proyecto que empezó a ser realidad en el mes de julio con la apertura al público de Ene.térmica, primera de las tres fases que se corresponden con los tres espacios que componen el Museo.

Hace unos días realicé la que se va convirtiendo en una excursión ritual al Bierzo y tuve la oportunidad de conocer este museo que encontré sumamente interesante. La visita se inicia con una exposición que informa sobre la historia y los aspectos antropológicos de la minería del Bierzo y todo el Noroeste peninsular, como un exponente destacado de lo que fue el desarrollo industrial del Bierzo en el siglo XX. Comprende una serie de elementos relativos a la economía, energía, ferrocarril, sociedad, costumbres e idiosincrasia del espíritu berciano ligado a la explotación del carbón, y se complementa con una serie de videos que recogen el testimonio directo de quienes fueron sus protagonistas.

Ene.térmica está instalada en la antigua central térmica de la empresa Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP), debidamente restaurada, en la que se puede visitar: el Muelle de Carbones con sus tolvas simulando su funcionamiento, la Nave de Calderas, en la que puedes transitar entre ellas e incluso ver su interior, y la Nave de Turbinas, luminoso espacio que transmite una cierta belleza. Sorprende la buena rehabilitación de estos espacios (incluida la maquinaria) y el respeto a su aspecto original que te permiten introducirte en unas instalaciones de los años veinte y treinta del siglo pasado, transitar por ellas y conocer su funcionamiento.

Su página web ofrece abundante información sobre su contenido, actividades y un ilustrativo repertorio de imágenes.

En 2012 se abrirá al público Ene.central, el espacio correspondiente a la segunda fase del MUSEO “CIUDAD DE LA ENERGÍA”. Si la protagonista de Ene.térmica es la energía conseguida a partir del carbón, en Ene.central, próxima a la anterior, se mostrarán los diferentes tipos de energía, su papel en la generación de vida en la Tierra y el uso y sus consecuencias por parte de los seres humanos. En este caso la exposición se ubicará en la antigua central térmica de Compostilla I

cntralcompostilla1.jpgConpostilla I fue la primera planta de producción de Endesa, estuvo operativa desde 1949 hasta el año 1974 y ha sido determinante en la vida, el paisaje y el desarrollo de la zona. En la década de los 60 se creó Compostilla II, puesta en marcha en 1972 y la segunda en importancia de España, por detrás de la central térmica de As Pontes, en Puentes de García Rodríguez (La Coruña).

La tercera y última fase de este magnífico proyecto será Ene.bosque.

Si queremos sacarle más jugo a esta visita al Bierzo, en la misma Ponferrada podemos visitar el Museo del Ferrocarril  o su famoso Castillo del Temple. Y recrearnos con la visita a la iglesia mozárabe de Santo Tomás de las Ollas, en el pueblo del mismo nombre, a 1,4 kms de Ponferrada, conocido además por su excelente pulpo.  Un buen broche para esta jornada berciana sería acercarnos a Molinaseca, a 6 kms de la capital de esta comarca, ejemplo de pueblo-calle del Camino de Santiago.

Para saber más de la comarca leonesa del Bierzo: Sensaciones de una visita al Bierzo: piedra y madera, agua y vegetación, historia y arte



Bustiello, Valle de Turón y Sovilla. El presente de un espacio minero histórico

22 07 2011

Bustiello, Valle de Turón y Sovilla. El presente de un espacio minero histórico es una actividad extraescolar programada para la asignatura Historia Contemporánea de 1º de Bachillerato (también podría ser complementaria de Historia-CCSS de 4º de la ESO).

OBJETIVOS.- Con esta actividad se pretende QUE EL ALUMNO

  • Identifique y valore el paisaje minero del Valle del río Turón, elegido por el Comité Internacional para la Conservación del Patrimonio Industrial (TICCIH) entre los 100 elementos más representativos del patrimonio industrial español.
  • Se interese por el significado del Pozo Santa Bárbara,  incluido dentro del Plan Nacional de Patrimonio Industrial del Ministerio de Cultura de España y declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por el Gobierno del Principado de Asturias.
  • Conozca y asimile el contenido del Aula de Interpretación del Pozo Espinos.
  • Comprenda, a través de la visita al Poblado Minero de Bustiello (Aller), el significado del concepto paternalismo industrial.  
  • Sea capaz de apreciar el pasado industrial, ligado a la explotación de la minería del carbón, del espacio a visitar, así como de leer en el paisaje las modificaciones experimentadas por este espacio en los últimos 150 años.
  • Aprecie en la visita a la Factoría de Rioglass Astur (polígono industrial de Sovilla, Mieres) un ejemplo de la transformación que este espacio histórico está experimentando.
  • Tome conciencia de la importancia de nuestro patrimonio industrial.

Los ESCENARIOS de nuestra excursión fueron: el Valle de Turón, que se corresponde con el ámbito de operación de las empresas Hulleras de Turón y Minas de Figaredo, y el Coto de Aller, en donde la política empresarial de la empresa Sociedad Hullera Española, constituye un claro ejemplo de paternalismo industrial, cuyo máximo exponente sería el poblado minero de Bustiello

Cierra la actividad la visita a Ríoglass, en Sovilla, Mieres.

EL VALLE DE TURÓN.-

Hulleras de Turón nace en Bilbao en 1890 como consecuencia de la evolución en los procedimientos de fabricación del acero. En efecto, las nuevas tecnologías permitían liberar la producción de acero de su tradicional dependencia respecto a las menas de hierro no fosfóricas sobre las que se había cimentado el sistema industrial vasco que exportaba ese hierro tan abundante en Somorrostro e importaba hulla inglesa gracias a las plusvalías de la exportación de hierro. Si al declive de las menas vascas se une la depreciación de la peseta frente a la libra inglesa, la necesidad de importar hulla asturiana fue inminente. Hulleras del Turón, compraría varios cotos mineros que se comunicaban por medio de un ferrocarril que convergía en LA CUADRIELLA, donde se levantaban los lavaderos de carbón y las principales instalaciones carboquímicas asociadas (coque, derivados, aglomerados…) y desde donde se expedían hacia Reicastro, ya en pleno valle del Caudal para empalmar con la línea Villabona- Avilés,- San Juan de Nieva. A partir de 1904, la construcción del ferrocarril Vasco Asturiano permitiría dar salida al carbón de la compañía por San Esteban de Pravia…

Así, el valle del río Turón quedaba hegemónicamente dominado por una empresa de capital vasco, Hulleras del Turón, que explotaba minas, lavaba su producción y la transportaba por un largo ferrocarril, el Vasco Asturiano, también del grupo industrial, hasta un puerto, el de San Esteban de Pravia, que en realidad funcionaba como un muelle propio al ser la única gran empresa que allí actuaba en el negocio carbonero.

pozostabarbara.jpgInstalaciones del Pozo Santa Bárbara en La Rabaldana, Turón/NACHO ARIAS. Esta imagen ilustra el artículo del diario La Voz de Asturias El expediente BIC permitirá la reforma del pozo Santa Bárbara” 

POZO RABALDANA O SANTA BÁRBARA

En 1914, probablemente no en pleno funcionamiento hasta la década de 1920, abrió el POZO DE SANTA BÁRBARA, en LA RABALDANA, con el cual se iniciaba en el Caudal la apertura de pozos verticales de extracción al mismo tiempo que en el valle del Nalón, donde en aquellos años se abrían el Entrego, Sorriego, Fondón, Sotón, San Luis o Mosquitera, por citar algunos. Sin embargo, las explotaciones del Nalón estaban mejor situadas en el negocio carbonero por varias cuestiones, entre las que destaca la pujanza que habían ido adquiriendo desde mediados del siglo XIX gracias, por ejemplo, al Ferrocarril de Langreo (1852) y a la existencia de una gran siderúrgica de cabecera (Duro y Compañía, fundada por Pedro Duro en 1858) que se beneficiaba de todo ello en mayor medida que la del Caudal. Así, las minas del Nalón pudieron imbricarse en mejor medida en la fase expansiva de la I Guerra Mundial, acometiendo las fuertes inversiones que se requerían y que en el Caudal no eran posibles, debido a la mayor fragmentación de la propiedad minera. De esta manera se observa cómo ambas cuencas se inscriben en dos fases expansivas de la hulla muy diferentes: la I Guerra Mundial, en el Nalón, y la Autarquía, en el Caudal, que será cuando se generalicen los pozos verticales de extracción en la zona de Mieres.           

Fuente.- Faustino Suárez Antuña, Vicepresidente de INCUNA

sendaverde_turon.JPG

Los excursionistas en la Senda Verde del Valle de Turón, camino del Pozo Espinos/ROBERTO ÁLVAREZ ESPINEDO

POZO ESPINOS

El Valle de Turón posee más de 300 piezas de arqueología industrial catalogadas entre castilletes, instalaciones mineras, puentes, túneles… y todas ellas están hilvanadas hoy día por la Senda Verde, antigua trinchera del ferrocarril minero que unía Urbiés con Figaredo a lo largo de 17 kms. Así pues, desde su comienzo hasta adentrarnos en el Espacio Protegido de las Cuencas Mineras nos encontramos con varios de estos vestigios. Entre ellos destaca el POZO ESPINOS, pintoresco ejemplo de castillete minero (pionero en su género dentro de Asturias), perteneciente a la compañía Hulleras del Turón, fundada en 1890 como sucursal y proveedora de Carbones de Altos Hornos de Vizcaya, con sede oficial en Bilbao, quienes se habían visto obligados a abastecerse de carbón asturiano como consecuencia de la política proteccionista implantada en España a finales del s. XIX y las dificultades de importar hulla de Inglaterra debido a la caída de las exportaciones de hierro. 

Dentro del conjunto de POZO ESPINOS destaca el puente de hierro y la lampistería, que hoy acoge el Aula de Interpretación, en donde se explica la actividad minera de este pozo en el contexto de la industrialización del concejo de Mieres. Abierto por Hulleras del Turón a fines de la década de 1920, se cerraría después de la integración en HUNOSA. 

pozoespinos.JPG

Grupo de alumnos ante el Pozo Espinos, del que destaca su peculiar castillete. A la derecha (en amarillo) está la lampistería/ROBERTO ÁLVAREZ ESPINEDO 

BUSTIELLO Y LA SOCIEDAD HULLERA ESPAÑOLA

En la clasificación de espacios mineros, la Sociedad Hullera Española (SHE) se encuadra dentro del modelo de espacio minero periférico o de borde, aquel que se encuentra localizado en el límite de la Cuenca Hullera Central, en valles estrechos, y que se caracteriza porque las empresas monopolizan el poder local y, por tanto, la organización territorial. Para ello, junto con un cuidado espacio de producción, las empresas pudieron desarrollar una amplia política social de tipo paternalista a través de la cual ejercían una estrecha vigilancia del obrero más allá del ámbito laboral: vivienda, abastecimiento, educación, sanidad, ocio y cultura. De este modo, el poblado de empresa se convierte en un adecuado instrumento donde continuar el control del personal obrero que, de esta forma, puede hacerse extensivo a toda la familia. En el caso de la Hullera Española no existían otros poderes ni otras empresas que pudieran hacerle competencia, ni en el ámbito de la producción ni, por supuesto, que mitigaran el estricto control del obrero y su prole o que pusieran en práctica otros programas alternativos. El resultado fue uno de los proyectos más definidos de lo que se ha dado en llamar como Paternalismo Industrial, y que perseguía la docilidad del obrero a través del otorgamiento de prebendas sociales, como las viviendas.

La organización territorial de la Hullera Española responde a un esquema bien definido que se distribuye a lo largo del Bajo Aller: a)  el espacio de producción, en la parte más alta de la porción de valle ocupada por la Hullera y que pivota en los pozos San Antonio, San Jorge y Santiago b) el POBLADO DE BUSTIELLO, en el tramo medio del Bajo Aller, y donde se desarrollará la más intensa política social de empresa de la compañía c) el área de gestión y expedición de los carbones, en Ujo, ya en el valle del río Caudal, y donde aparecerán interesantes construcciones administrativas, pero también equipamientos sociales.

Si bien los pozos mineros de la Sociedad tienen un alto interés, especialmente el San Jorge, donde está plenamente documentada la intervención del arquitecto Bustelo, la verdadera joya de este pequeño universo de la Hullera Española es el célebre POBLADO DE BUSTIELLO. Éste fue construido entre 1890 y 1925 y sus influencias constructivas son variadas: elementos modernistas, modelos constructivos europeos (como las casas pareadas belgas y los ladrillos macizos rojos vistos, la teja plana industrial…), pero sin abandonar la tradición autóctona con elementos propios asturianos (aparejo visto de mampostería ordinaria, mortero de cal, ladrillos rojos sólo en ángulos, maderas de roble y castaño, vidrieras, galerías y miradores…). La tipología dominante en las viviendas, casa pareada exenta rodeada de huerto, es una variedad única en la región, muy similar a poblados franceses de Alsacia y con influencias marcadas de las tendencias imperantes en Cataluña a finales del siglo XIX. No hay que olvidar que de esta región procedía el capital y los directivos de la empresa, marcada por las figuras del primer y segundo marqués de Comillas, ejemplos de empresarios del catolicismo neoconservador. En cualquier caso, resulta revelador el hecho de que mientras en 1911 la Real Compañía Asturiana de Minas en Arnao era capaz de albergar a la mitad de sus trabajadores, en la década de 1920 la Sociedad Hullera Española, ya con BUSTIELLO consolidado, sólo estaba en disposición de alojar al 10% de su plantilla.

bustiello.jpg

En la margen izquierda del río, limitado también por la vía del ferrocarril minero, se trazó el perímetro del poblado, que se levantaría en distintas fases a partir de un trazado en cuadrícula y de una jerarquización espacial en función de la ocupación profesional de su morador.
Las obras se comenzaron en 1890 por la Iglesia y continuaron en diferentes fases en 1894, 1898, 1902, ampliándose durante todas ellas nuevos pabellones, áreas de viviendas, colegios de niños, hospitalillo, hasta completarse entre 1914 y 1917 con otras escuelas, economato, farmacia, etc.
En 1967, el poblado minero pasó a formar parte del patrimonio de la empresa estatal HUNOSA y las viviendas obreras que estaban en arriendo fueron vendidas a sus inquilinos en 1970. En la última década del siglo XX, el Ayuntamiento de Mieres y la Fundación de Comarcas Mineras (FUCOMI) han intervenido en el poblado.

En Bustiello se distinguen tres niveles: 1) en el primer nivel, elevado sobre los otros dos (a la izquierda de la imagen), se encuentran equipamientos: la escuela de niños (1906), la iglesia (1890-1894) y el casino ; 2) en el segundo nivel, el intermedio, los chalets de ingenieros y la casa del médico; 3) en el tercer nivel, el inferior, las casas de los obreros,dispuestas como casas pareadas (1894).   

En la otra vertiente del río (estaría a la derecha de la imagen), el resto de equipamientos: el sanatorio (1902), la farmacia (1924) y la escuela de niñas. 

antestatua.JPG

En la parte alta del poblado, frente a la Iglesia, se encuentra el “Monumento al Marqués de Comillas”, conjunto escultórico, realizado por el escultor Alfredo Mariñas, erigido en 1925, por suscripción de los empleados de la empresa, a la muerte de CLAUDIO LÓPEZ BRU, segundo MARQUÉS DE COMILLAS, creador y propietario de la Sociedad Hullera Española y constructor de Bustiello. La escultura representa la ofrenda floral de un obrero a la figura del patrono. Realizado en piedra y bronce, la verja que rodea el conjunto la forman picos y palas, instrumentos de trabajo utilizados por los mineros.

RÍOGLASS ASTUR

Cierra la actividad la visita a RÍOGLAS SOLAR, a la factoría que esta empresa tiene en el polígono industrial de Sovilla (Mieres); habiendo iniciado su funcionamiento en abril de 2009, fabrica vidrio curvado y otros componentes destinados al sector del automóvil y es la primera empresa española dedicada a la fabricación de espejos cilindro-parabólicos para plantas termosolares.

rioglass-2.jpg

RÍOGLASS es quizás el elemento que mejor evidencia la transformación de este espacio minero histórico, que sirve de conexión entre el pasado y el presente, al tiempo que nos lleva a mirar al futuro. Sus instalaciones ofrecen una atractiva imagen, que se dispone en torno a una inave moderna y espectacular, construida a base de piezas de cristal de intenso colorido, y complementadas con dos edificios rehabilitados: la conocida como NAVE DE SOVILLA y el LAVADERO  se integran con una funcionalidad propia en el conjunto de edificaciones de RÍOGLASS.

navesomilla.jpgEn 1915 la Sociedad Hullera Española (SHE) levantaría una central termoeléctrica para la producción de electricidad mediante carbones propios y para la transformación del fluido recibido de la cercana central que Electra de Riesgo había levantado en las inmediaciones, dando lugar a la NAVE DE SOVILLA. En 1930 esta central de la SHE se ampliaría para atender el crecimiento del lavadero, si bien pronto dejó de cumplir estas funciones eléctricas para pasar a desempeñar otras como taller de reparaciones, almacén de maderas, de locomotoras… Destaca su revestimiento cerámico y multicolor que le da un cierto aire modernista, recordando a edificios representativos de la época en Barcelona, ciudad de nacimiento del segundo Marqués de Comillas. Tras un largo periodo de abandono la nave se rehabilitó para formar parte de las instalaciones de RIOGLASS ASTUR.  lavadrosovilla1.jpg
LAVADERO DE CARBÓN: en su origen, construida en 1891 para la ya mencionada  Sociedad Hullera Española del segundo Marqués de Comillas, era una instalación de clasificado por tamaños; posteriormente  fue lavadero de carbón de HUNOSA y actualmente sirve de almacén para RIOGLASS. Éste y el edificio anterior constituyen uno de los escasos ejemplos de reutilización funcional del patrimonio Industrial asturiano.

En la página web de RÍOGLASS SOLAR encontramos información de la empresa, de sus factorías en Pola de Lena (Ríoglass Solar), en Sovilla (Ríoglass Solar 2, la que protagoniza estas líneas) y Ríoglass Solar Inc, la planta que se acaba de construir en Estados Unidos. En la misma página se ofrece una interesante información sobre los productos que se elaboran en esta industria, sobre el cómo y el porqué de la Energía Termosolar y el video corporativo que nos proporciona los datos numéricos de la empresa (extensión física, número de empleados…), las fases del proceso productivo, los productos resultantes y los correspondientes controles, así como la capacidad de producción. Toda esta información se ilustra con imágenes, siendo especialmente útil el video que recrea el proceso de producción.

  • En este caso también la prensa local constituyó una oportuna e interesante fuente de información. Seis días antes de realizar la actividad, el diario La Voz de Asturias publicó Ríoglass se acerca al sol.


Inauguración de la ampliación: penúltimo capítulo del Puerto El Musel.

11 01 2011

Tras cinco años de obras  (la colocación de la  primera piedra tuvo lugar en abril de 2005), hoy se inauguró la ampliación del Puerto El Musel, cuyo objetivo es poner a Gijón, y también al Principado de Asturias, en primera línea de las comunicaciones y la mercadotecnia marítima. En el artículo “El nuevo Musel levanta el telón”, de La Voz de Asturias, podemos leer:  “Ahora, con la estructura terminada, El Musel cuenta con un dique de 3,7 kilómetros y 1,2 kilómetros de muelles que permiten el atraque de buques de gran eslora. Además, el puerto gana 5.200 hectáreas de superficie de flotación, 476 hectáreas de superficie terrestre y calados de hasta 27 metros. Ahora, las administraciones deberán darle un sentido con la construcción de la regasificadora, las terminales de graneles sólidos y líquidos y una nueva terminal de contenedores”.

En mi post “El Musel, una visita obligada”, concebido como soporte gráfico y teórico para “Visita al Puerto El Musel”, actividad extraescolar interdisciplinar programada para alumnos/as de Geografía de España e Historia de España de 2º de Bachillerato, afirmo que “conocer el puerto El Musel y su historia supone conocer parte del presente y de la historia  de Asturias”. Estas líneas que hoy escribo añaden un capítulo más (el “penúltimo”) a la historia del que es el primero de los puertos españoles en tráfico de graneles sólidos y está dentro de los ocho primeros en volumen total de mercancías del sistema portuario español.

En la página web de la Autoridad Portuaria del Puerto de Gijón podemos ver excelentes imágenes en Ampliación del Puerto de Gijón, así como el  Archivo fotográfico de la evolución de las obras de dicha ampliación entre 2005 y 2010



El Musel, una visita obligada

4 04 2010

Soporte gráfico y teórico para “Visita al Puerto El Musel”, actividad extraescolar interdisciplinar programada para alumnos/as de Geografía de España e Historia de España de 2º de Bachillerato. 

El Puerto de Gijón, puerto comercial de interés general, es actualmente un puerto industrial, el primero de los puertos españoles en tráfico de graneles sólidos y dentro de los ocho primeros en volumen total de mercancías del sistema portuario español. El área principal del puerto, el llamado puerto exterior o Musel, está ubicado en el noroeste de la ciudad, a unos 6 Kms. y al pie de la Campa Torres. 

Conocer el puerto El Musel y su historia supone conocer parte del presente y de la historia  de Asturias.

musel_ampliacion.jpg
El puerto El Musel. Ampliación, septiembre de 2009

Para situarnos en el contexto de la construcción del puerto El Musel, partiremos del desarrollo industrial de Asturias en los siglos XIX y principios del XX, en el que cabe distinguir dos etapas:

1.- 1830-1890: el triunfo del Liberalismo en España facilitará la formación de empresas capitalistas, que, en Asturias, dada la escasa capacidad económica de nuestra burguesía, serán fruto de inversiones extranjeras (inglesas, francesas, belgas) y de capitalistas de otras regiones españolas, orientadas sobre todo al sector minero y siderúrgico, como la “Real Compañía Asturiana de Minas” (1833), de capital belga, la británica “Asturiana Mining Company” (Mieres, 1844) o la “Duro y Cía”, siderurgia de capital español que inicia su actividad en La Felguera en 1859. Los primeros altos hornos se instalan en 1848 en Trubia -Fábrica de Armas- y Mieres -”Asturiana Mining”-.

Problemas derivados de los excesivos costes de explotación del carbón asturiano y su mediocre calidad, así como los deficientes transportes: hasta 1842 no se terminó la Carretera Carbonera entre Langreo y Gijón y el Ferrocarril de Langreo, el primero de Asturias, inaugurado en 1856. A pesar de estos problemas, que llevaron al fracaso a varias empresas, Asturias se convierte en 1860-80 en la principal productora de hierro de España, hasta ser desplazada por la siderurgia vasca. Las comunicaciones también experimentaron mejoras, inaugurándose en 1876 la línea férrea Pola de Lena-Gijón y la conexión con la Meseta en 1884.

Estas mejoras repercutirán en el sector siderúrgico: la antigua “Asturiana Mining”, que había pasado a manos francesas, fue adquirida por el banquero, también francés, Numa Guilhou, que la convierte en “Fábrica de Mieres”, ampliando su producción, y en Gijón surge ese mismo año la empresa “Minas y Fábricas de Moreda y Gijón”.

2.- 1890-1930: a partir de 1890 la coyuntura económica se vuelve más favorable para la industria asturiana, debido a diversas circunstancias:

 - El proteccionismo de los gobiernos de la Restauración (arancel de 1891) permite al carbón y los productos siderúrgicos asturianos su expansión en el mercado nacional.

 - El incremento de las inversiones, gracias a los capitales aportados por los emigrantes asturianos en América, especialmente tras la pérdida de Cuba en 1898; el mayor poder económico de la burguesia asturiana propicia una mayor inversión en la industria y minería locales. Aparecen también Bancos regionales, ligados a esa misma burguesía: Banco Herrero, Banco de Gijón.

 - La mejora continuada de los transportes, con el Ferrocarril Vasco-Asturiano (1905), que permite enlazar las cuencas hulleras de Turón y Caudal con el puerto de San Esteban de Pravia, y la inauguración en 1907 del puerto gijonés El Musel, con capacidad para buques de mayor tonelaje.

 - La tendencia a la concentración industrial se acentúa, con la constitución en 1900 de la “Duro Feguera” (fusión de “Duro y Cía” y la “Unión Hullera Metalúrgica”), que sería una de las más importantes empresas mineras y siderúrgicas de España. 

 - Aunque la minería y la siderurgia dominan el panorama industrial asturiano, hay que destacar también una cierta diversificación, con la expansión de los sectores alimenticio (conservas, azucareras), químico (explosivos, feertilizantes), construcción (cemento, vidrio), textil, etc. 

Gijón desempeñará un papel fundamental en este proceso de industrialización de nuestra región,  a su función de puerta marítima preferente de Asturias se unirá la de ser un importante foco de atracción de la industria. En la etapa de la industrialización, ciudad y puerto crecerán al unísono.

plano1870_1_coello.jpgEl Plano de Coello de 1870 refleja la limitada extensión de la ciudad preindustrial, enmarcada por una obra de fortificación en estrella levantada en 1836 con motivo de la primera guerra carlista.
En el plano se puede ver el puerto histórico: en él se aprecia, en el extremo de la dársena, la primera terminal de carga de carbón, y también el muelle de Santa Catalina, que se construyó entre 1859 y 1864.

En palabras del profesor Quirós Linares: “En 1825, aparte del carbón de Siero y Langreo, se embarcaba habichuela para Cádiz, Sevilla y Cataluña, y maíz, trigo, jamones, alfarería del país y piedras de moler, como otros productos destacados; se exportaba también mucha avellana para Londres (…). Las entradas se limitaban a cacao y azúcar que llegaba desde La Coruña y Santander; algun lino de Rusia (…). En 1846 entre los productos exportados se mencionan, además de los citados antes, harinas, castañas y manteca salada; entre los importados: aguardientes, canela, aceite, grasa, sardina, bacalao, hierro-aceros y papel.” (…)

“Hacia los años centrales del siglo el cabotaje lo hacían veleros gijoneses y alicantinos, sobre todo. Los mayores de aquellos eran tres goletas de 200 a 300 toneladas de carga que hacían tres o cuatro viajes anuales a Sevilla o al Mediterráneo, llevando carbón y vidrio, para regresar con aceite, vino y arroz; los veleros alicantinos, por su parte, ocho o diez, traían sal, retornando con carbón. Tres bergantines hacían cada uno un viaje anual a Cuba con un centenar de pasajeros y 600 ó 700 toneladas de productos del país (barricadas de sidra, manzanas y conservas) trayendo otras tantas toneladas de azúcar, además de pasaje. En torno a 1865 algunos vapores hacían ya escalas fijas en Gijón; así, los de la consignataria <Butler Hermanos>, de Cádiz, de 500 a 1.000 toneladas, la hacían en sus viajes de Bilbao a Barcelona para carbonear, dejando mercaderías y tomando carga de carbón, hierros, conservas, fruta, etc.” (recogido en el capítulo “Gijón Industrial del siglo XIX. El despegue del puerto“, pg. 14 de la publicación “GIJÓN, el puerto que hubo”. Programa de visitas al Puerto de Gijón. Autoridad Portuaria de Gijón).

Vemos que el tráfico de carbón ya era el más frecuente, y también cómo en la segunda mitad del siglo los vapores sustituían a los veleros. Así mismo, recordando lo expuesto líneas arriba, el impulso industrializador desarrollado a partir del segundo cuarto del siglo XIX, basado en la siderurgia y esencialmente en la explotación de la hulla en las cuencas centrales de la región, la construcción de la Carretera Carbonera y del Ferrocarril de Langreo, con la consecuente intensificación del tráfico portuario, conducirán a una necesaria ampliación del Puerto Local de Gijón, cuyas instalaciones resultaban claramente insuficientes: en 1864 se construye el muelle de Santa Catalina, entre 1871 y 1879 el muelle “Victoria” o “Muellín”, donde se instaló la aduana, y luego la rula, y entre 1879 y 1891 se construirán los muelles del Fomento y Fomentín.

En su página web, la Autoridad Portuaria de Gijón, en el capítulo que dedica a la Historia del Puerto Local, nos dice que el incremento de los tráficos y flotas carboneros supondría también el establecimiento de talleres de reparación y construcción naval, con la instalación en 1888 en la playa del Natahoyo del primer astillero industrial gijonés, el dique seco de la sociedad Cifuentes, Stoldtz y Cía. donde hoy se ubica Naval Gijón.”   

La publicación ya citada “GIJÓN, el puerto que hubo”, en un breve “El puerto industrializa la ciudad“, hace la siguiente referencia a la industrialización de Gijón a finales del siglo XIX: “La llegada del carbón y las nuevas comunicaciones dieron lugar a que, en la segunda mitad del siglo XIX, Gijón fuera elegida para establecer fábricas de muy diversa producción: tabacos, loza, fundiciones, porcelana, vidrios, derivados de la manzana… A finales de siglo se añadirían hilados, tejidos, harinas, cerveza, azúcar y, sobre todo, astilleros. A esta acumulación de industrias se añadieron establecimientos bancarios y servicios comerciales variados. La ciudad se transformó radicalmente, sufrió un importante incremento espacial… Se conformó así una sociedad típicamente industrial con una abundante población obrera y una burguesía ligada a los negocios locales.”  

Todo lo anterior conducirá a la incapacidad del puerto de absorber la necesidad de embarque de las empresas asturianas y se concluirá que urge “habilitar mayores instalaciones que permitiesen unos muelles y unas áreas de servicio acordes al intenso tráfico portuario existente. Las carencias dejaban así la puerta abierta a nuevas alternativas o soluciones”. (Historia del Puerto Local)

En torno a 1880, surge la polémica: ¿se amplia el puerto local? (de lo que son partidarios los pequeños propietarios del vapor -los “apagadoristas”-) ¿o se construye uno nuevo al amparo de la Campa Torres? (de lo que son partidarios los propietarios de grandes empresas -los “muselistas”-). Gana la segunda opción: el día 30 de octubre de 1891, una Real Orden aprueba el Proyecto del Puerto El Musel, realizado por el ingeniero Francisco Lafarga (en 1862 el ingeniero Salustio González-Regueral Campo, para dar cumplimiento al Reglamento de la Ley de Puertos de 1852, había presentado el primer anteproyecto para un puerto de refugio, proponiendo para su localización un lugar de la costa asturiana llamado El Musel). Se resolvía definitivamente la construcción del puerto El Musel, las obras darán comienzo el 13 de enero de 1894. En 1907 un vapor noruego marcará el inicio de su actividad como puerto comercial.

musel_1910-2.jpgEl Musel a principios del s. XX

El domingo 10 de febrero de 1907 llega al Musel el Dulbeattie, barco noruego que traía las bodegas vacías. El 23 del mismo mes el vapor ponía rumbo a la costa escocesa con una carga de 2.000 toneladas de hierro procedentes del yacimiento del Regueral, en Candás (habían llegado al puerto en un convoy que utilizó la vía estrecha del ferrocarril Veriña-Aboño-El Musel).

A las exportaciones de mineral de hierro siguieron las de carbón una vez que la Compañía del Ferrocarril de Langreo asentó vías y montó grúas. El 14 de julio de 1907 el tercer Jovellanos, otro vapor, se hacía a la mar con dirección a Bilbao y un primer transporte de hulla. En octubre de ese año se cargaron 8.000 toneladas de carbón. 

Eran cargamentos modestos, pero muy importantes porque significaron el arranque de un comercio industrial del que es hoy el primer puerto español de graneles sólidos, además de suponer el inicio de los períodos más brillantes de la industria asturiana.

Conviene leer los siguientes artículos de La Nueva España:

A partir de 1910 el puerto será también escala de trasatlánticos. “El Musel trasatlántico”

6_plano1910_casielles1.jpg

El Plano de Casielles de 1910 muestra la expansión de Gijón a través del ensanche (éste sobre El Arenal, en terrenos afectados por la desamortización civil de Madoz) y de una amplia corona de parcelaciones en torno a la ciudad histórica, al propio ensanche y a las vías de acceso, en especial la Carretera Cartbonera. El puerto viejo aparece tal como llegó a la actualidad.

El crecimiento de la actividad económica ya aludida en líneas anteriores, la industrialización de la ciudad que alcanza su punto máximo en los años del cambio de siglo (en 1904 Gijón contaba con 148 instalaciones fabriles), motivarán un importante creciniento demográfico -de los 10.000 habitantes de 1857 se pasó a 27.000 en 1900 y a 31.000 en 1910- y del espacio construido, incapaz de ser absorbido por un recinto de 60 Ha encorsetado en una cerca militar. Al igual que en otras ciudades españolas, el Sexenio Revolucionario se abrió en Gijón con la  demolición de las fortificaciones, que tardaría veinte años en consumarse. Desaparecido el obstáculo, tuvo lugar una acelerada expansión del plano: entre 1869 y 1910 la ciudad ganó 328 Ha, 195 de las cuales lo fueron entre 1900 y 1910.

La ocupación de los arenales que flanqueaban el emplazamiento histórico arranca de los mediados de siglo, pues ya en 1853 la mayor parte del arenal oriental de San Lorenzo fue adjudicada en pública subasta al marqués de Casa Valdés, quien lo retuvo hasta que sobre este espacio se pudo ejecutar un plan de ensanche.  Será en 1867 cuando se formule un proyecto de ensanche sobre el arenal de San Lorenzo, con una extensión de 40 Ha y que lo consolida como suelo urbano, preservado del mar por un malecón, continuación del trazado en época jovellanista hasta el emplazamiento de La Escalerona, que llegaría al Piles, su límite oriental en 1914. Y también, en el arenal occidental de Pando, la ampliación del puerto viejo con la construcción de los muelles de Fomento en los años 80 del siglo XIX, dará lugar a la formación de una amplia faja de suelo urbano ganado al mar, con la apertura de una nueva calle con soportales, que unía la nueva estación del ferrocarril del noroeste con el centro urbano (elaborado a partir de R. Alvargonzález Rodríguez, “La ciudad de Gijón”, Geografía de Asturias, tomo III, pg. 288. Edit. La Nueva España).

planomusel_2.jpg 

Plano histórico de El Musel que muestra las dimensiones del puerto en 1907, con el dique Norte y el muelle de Ribera, cuyas obras finalizarían en 1930. Quince años después se piensa en ampliarlo y de nuevo se genera una gran polémica por la magnitud de la actuación planteada. Se rehace el proyecto una y otra vez y tienen lugar sucesivas ampliaciones hasta que en 1983, cuando terminan las obras del contradique exterior y el muelle de minerales, toma la forma que tenía antes de iniciar la actual ampliación. 

Las empresas minerometalúrgicas vieron su oportunidad y la aprovecharon: en 1903 se conectó con el Ferrocarril del Norte y con el Ferrocarril de Carreño, lo que permitió la exportación del carbón de la cuenca del Caudal y del hierro de Carreño, respectivamente. En 1907, el Ferrocarril de Langreo construye una vía férrea que lo une al nuevo puerto, además de instalaciones en el mismo de carga y descarga. El Musel era ya un moderno puerto comercial.

Muy interesante e ilustrativo es el trabajo de Carlos Roces Felgueroso El Puerto de “El Musel” y el Muelle, de Gijón, en relación con los ferrocarriles mineros 

Un hito importante en la historia de El Musel será cuando a finales de los cincuenta, finalizada la política autárquica del régimen franquista, con la consecuente apertura al exterior, el carbón fue sustituido por el petróleo como materia prima energética en la industria y en los transportes. En palabras de R. Alvargonzález: “Los primeros años sesenta marcan el punto de inflexión del cabotaje del carbón acusándose los efectos de su sustitución generalizada por el petróleo… El año 1974 con 280.000 tms. puede ser considerado como el punto final del cabotaje carbonero”. 

Años antes, en el contexto de la autosuficiencia económica y con una gran necesidad de acero para reconstruir el país, el apoyo del “Plan Marshall” había permitido que el Instituto Nacional de Industria (INI)  promoviera una gran empresa siderometalúrgica que se acabaría instalando en Avilés: la Empresa Nacional Siderúrgica S.A. (ENSIDESA) inició su funcionamiento en 1957 (el 28 de septiembre se inauguró su primer alto horno), el proyecto había determinado que la ría de Avilés sería el puerto siderúrgico, pero enseguida se evidenció que el calado de la ría (7 metros) no era suficiente para los grandes buques cargados de carbón siderúrgico y de mineral de hierro que necesitaban calados de 13 y 14 metros, lo que obligó a construir una línea ferroviaria que enlazara Avilés con El Musel (único puerto que disponía de esos calados) a través del parque de minerales de Aboño.

El Musel, de exportador de carbón, se convierte en importador de mineral de hierro y carbón para la siderurgia.

Como consecuencia del Plan de Estabilización de 1959, las tres factorías siderúrgicas históricas (Duro Felguera, Fábrica de Mieres y Fábrica de Moreda), con un proyecto técnico de la Krupp alemana y apoyos económicos del INI, de la Banca privada y las Cajas de Ahorro, deciden la construcción de una segunda planta siderúrgica integral en la llanura de Veriña, a 5 kms. del puerto: la Unión de Siderúrgicas Asturianas S.A. (UNINSA). Se construye entre 1967 y 1971, pero pronto se manifiesta inviable económicamente para el capital privado, lo que llevará a su absorción por ENSIDESA en 1973. 

El Musel, su proximidad, la posibilidad de efectuar un embarque cómodo y barato de minerales metálicos, energéticos e hidrocarburos, ha sido factor esencial en la creación de un gran complejo industrial portuario, en la segunda mitad del siglo XX, con fuertes relaciones de interdependencia entre sus componentes: 

 - la zona siderúrgica: UNINSA, con su moderna factoría de Veriña, primero reconvertida en ENSIDESA, posteriormente en ACERALIA y hoy es ARCELOR MITTAL.

 - el valle de Aboño (Carreño): la entrada en funcionamiento de UNINSA y el progresivo crecimiento del puerto El Musel propició la aparición en el espacio que mediaba entre las dos unidades, la ría de Aboño, de un área de enlace entre ambas, en donde fueron apareciendo un conjunto de instalaciones que desarrollan actividades relacionadas con el puerto, con UNINSA -hoy ARCELOR MITTAL- y relacionadas entre sí: planta cementera del grupo Tudela Veguín que comenzó a producir en 1953 (además de cementos artificiales, fabrica cementos de escoria a partir de las cenizas del horno alto); central térmica de Hidroeléctrica del Cantábrico, con dos unidades generadoras puestas en servicio en 1974 y 1985, que se alimenta de fuel-oil, gasoil, carbón nacional y de importación y gases siderúrgicos y que proporciona energía a Cementos Tudela Veguín y a ARCELOR MITTAL; y el parque de minerales.

Las interrelaciones se traducen en una integración física de Aboño, Veriña y Puerto a través de instrumentos de transporte, como cintas y tuberías, que evidencian el carácter unitario e interdependiente del espacio industrial que bordea y se interrelaciona con el puerto y que permiten definirlo como “complejo industrial portuario”, en el que hay que incluir también los astilleros vinculados al puerto y el Poligono Industrial de Tremañes.  

Cerramos este capítulo de la historia del puerto con una referencia a la grave crisis que afectó al sector de la siderurgia, la minería y los astilleros en los años 80 y su repercusión en el tejido industrial de Gijón y su población.

EL MUSEL, HOY.-

Los actuales tráficos del Puerto El Musel se clasifican en tres grandes grupos: 1) graneles sólidos: mineral de hierro, carbón siderúrgico y carbón térmico, cemento y otros minerales y productos como cereales; 2) graneles líquidos: butano y propano, fuel-oil, gasolina, gasóleo y asfaltos; 3) mercancía general, que se clasifica en contenerizada y no contenerizada: hierro, acero, chatarra, papel, frutas, maquinaria, aparatos y otros productos variados.  

La noticia que sigue, publicada por el diario La Nueva España el 26 de marzo último, guarda relación con la condición de puerto receptor de graneles sólidos del Musel: 

Y esta otra, fechada el 10 de marzo y del mismo diario, anuncia una nueva funcionalidad para el puerto gijonés:

 img_1718cintas.JPG

1. Cintas para transportar graneles sólidos -mineral de hierro y carbón- desde la instalación de la terminal EBHI, zona Muelle Norte

 15_img_0175tinglados.JPG

2. Tinglados 1 y 2 que explota ARCELOR MITTAL en el “I Espigón”. Este muelle está dedicado casi en exclusiva al tráfico de productos siderúrgicos que elabora ARCELOR MITTAL. Detrás los depósitos de BUTANO de la Campa Torres.

6_img_1702petrolero.JPG

3. El buque gasero “Dynamic Energy” -desde tierra y por el lado de babor- descargando en el muelle Alejendro Olano gases licuados de petróleo. Febrero de 2009. 
7_img_1732contenedores.JPG 
4. Terminal de contenedores en los muelles de La Osa. 

La excelente situación geográfica de El Musel, sus grandes calados, aguas abrigadas y amplio acceso marítimo permiten la entrada y permanencia en el puerto de todo tipo de barcos durante los 365 días del año. Hasta 2009 había mantenido un tráfico anual de 20 millones de toneladas (2009 vio disminuir tal tráfico debido a la menor entrada de carbón térmico), de los cuales 16 millones son descargados a través de la terminal de graneles sólidos EBHI. En 1999, la congestión de esta terminal y la escasa superficie disponible para el almacenamiento, además de otras limitaciones, como la escasez de calados, llevan a la Autoridad Portuaria a iniciar una serie de estudios para determinar la viabilidad de una posible ampliación del Musel. El resultado fue positivo. Las obras empezarían el 11 de febrero de 2005 y su finalización está prevista para finales del año en curso.

planoampliacion2.jpg

La página web de la Autoridad Portuaria de Gijón, dentro de la Historia del Puerto, dedica un capítulo a esta Ampliación del Puerto de Gijón.

Esta ampliación tuvo también detractores.-

En 2005 se creó la ZALIA -Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias S.A.- que agrupa a las Autoridades Portuarias de Gijón y Avilés, al Principado de Asturias y a los Ayuntamientos de Gijón y Avilés. El plan especial fue aprobado en 2007. Tendrá una superficie de 413 hectáreas y su conexión con la red de carreteras y ferroviaria nacional la convierten en un gran proyecto de plataforma industrial y logística. A finales de 2009 se iniciaron las obras de una primera etapa de 107 hectáreas.

 El siguiente artículo, publicado por La Red Mundial de Ciudades Portuarias (AIVP), projects.aivp.org, nos ofrece una interesante visión de su realidad actual, complementada con atractivas imágenes:

En noviembre de 2009, el puerto de Gijón ha sido galardonado con el premio que organiza la Organización Europea de Puertos Europeos (ESPO).-  

Segun un estudio de la Universidad de Oviedo, dado a conocer a finales de marzo, sobre el impacto del puerto El Musel en la economía asturiana entre los años 2000 y 2005, el puerto sostiene más de 21.000 empleos y el 11% de la riqueza generada en Asturias:

Creo que todo lo expuesto aquí justifica el encabezamiento -”El Musel, una visita obligada“- y el objetivo de este artículo. En el mismo orden de cosas, procede valorar muy positivamente, y recomiendo aprovecharlo,  el Programa de Visitas Escolares al Puerto de Gijón iniciado en 2005 por su Autoridad Portuaria que ha tenido una excelente acogida (cada año crece el número de centros participantes, de Asturias y León), así como la edición de 10 monografías didácticas sobre diversos aspectos del Puerto de Gijón.

La visita se inicia en la antigua central eléctrica del puerto, hoy recuperada y reconvertida en Central de Recepción de Visitantes, en donde la descripción de una muy ilustrativa maqueta del Puerto de Gijón y de su ampliación, que incluye también una parte importante y detallada del concejo, sirve de atractiva introducción al recorrido por el puerto, complementada con la explicación de fotografías, objetos, maquetas, dioramas… sobre la historia del puerto, que también se hallan en la Central de Recepción. El posterior recorrido en autobús por las instalaciones portuarias resulta de sumo interés, a lo que contribuyen de modo especial las explicaciones rigurosas y amenas de los guías Armando Rodríguez y Roque Galoerán, Técnicos de Relaciones Públicas, Comunicación e Imagen de El Musel. A los alumnos les gusta mucho.

Una imprescindible fuente de consulta es la página web de la Autoridad Portuaria de Gijón

OTROS CENTROS DE INTERÉS QUE PUEDEN COMPLEMENTAR ESTA ACTIVIDAD EXTRAESCOLAR SON:

 - Visita a la Campa Torres, desde donde se contempla una estupenda panorámica no sólo del Puerto de Gijón, sino también  de la ciudad de Gijón y parte del concejo, de su frente litoral, y muy especialmente porque desde la Campa se tiene una visión de conjunto del Complejo Industrial Portuario de El Musel, apreciando las unidades que lo integran y las cintas y tuberías que las interrelacionan.

  - Recorrido por la ciudad de Gijón para apreciar su evolución urbana, especialmente desde los años sesenta del siglo XIX

 - Recorido y explicación del frente de mar comprendido entre el Puerto Histórico y El Musel, prestando especial atención a su conversión de espacio industrial, en el que convivían los usos industrial, de transporte y residencial, en espacio residencial y de ocio (parques, playas de Poniente y del Arbeyal, Acuario, Museo del Ferrocarril, Balneario, Centro Oceanográfico…).

CUESTIONARIO.-

Para evitar un cuestionario que, de referirse a todo lo aquí expuesto, podría resultar demasiado extenso, las cuestiones que siguen se formulan ciñéndonos lo más posible al centro de interés objeto de esta actividad. 

  1. Sitúa la construcción del puerto El Musel en su contexto histórico: ¿qué circunstancias concurrieron para decidir su construcción?
  2. ¿Qué significa el año 1907 en la historia de este puerto?
  3. ¿Cuál era la función fundamental del Puerto Local? ¿la mantuvo El Musel o tuvo éste otra función? Razona la respuesta
  4. El complejo industrial portuario ¿desde cuándo su existencia? ¿cuáles son sus componentes? ¿qué elementos evidencian las relaciones entre sus componentes? ¿qué relaciones son éstas?
  5. Relaciona las fotografías 1, 2, 3 y 4 de “El Musel, hoy” con los sectores (por lo tanto, con los tráficos) del puerto.
  6. ¿Qué lugar ocupa hoy El Musel en el conjunto de los puertos españoles?

Actualización:

Nuevas actualizaciones: