Exposición de fotografía científica Fotciencia9. en Ene.Museo, Ponferrada

22 02 2012

Ene.MUSEO, el Museo Nacional de la Energía, en Ponferrada, inaugura el próximo viernes 24 la EXPOSICIÓN DE FOTOGRAFÍA CIENTÍFICA FOTOCIENCIA9, novena edición de este certamen nacional organizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y que estará abierto hasta el 12 de marzo.  

gnerandoenrgia_ene2.jpg

Generando energía, de Silvia Andrade. Premio extraordinario “Año Internacional de la Energía sostenible para todos”

En su edición de hoy, ABC publica “Ene.Museo acoge las 50 mejores fotografías científicas de Fotciencia9”, artículo en el que informa de esta exposición y de la que dice que “tiene como principal objetivo acercar la ciencia y la tecnología a los ciudadanos mediante la visión artística y estética de las imágenes científicas aportadas por los participantes del concurso”.  

Las seis fotografías premiadas en el certamen (en gran formato y, en mi opinión, a cual más sorprendente) protagonizarán una exposición urbana en Ponferrada, en colaboración con el Ayuntamiento de la ciudad.

Una magnífica ocasión para acercarnos a Ponferrada y, con el pretexto de visitar la exposición, conocer este magnífico museo.

Para más información.-

Las seis fotografías premiadas

Museo Nacional de la Energía, en Ponferrada. Una visita muy recomendable.



Sensaciones de un fin de semana en Bilbao. Antonio López y Brancussi, La Alhóndiga y el ferrocarril, la Ría…

11 12 2011

vidrierabando1.jpg 

Vidriera que recibe a los viajeros cuando llegan a la estación intermodal Abando-Indalecio Prieto, en Bilbao.

El pasado fin de semana viajé a Bilbao para visitar dos exposiciones, ANTONIO LÓPEZ en el Museo de Bellas Artes (un magnífico museo), y BRANCUSSI-SERRA en el Guggenheim (ese contenedor de arte que puede provocar más atracción que su contenido). Dos excelentes exposiciones que parecen demostrar que el turismo cultural –la cultura de calidad- se muestra resistente a la crisis. Bilbao estaba a rebosar de turistas. Ambas exposiciones supusieron un auténtico disfrute para la vista y para el espíritu. Pero no terminó aquí. Había quedado para cenar con Iñaki Uriarte y con Esther, quienes a modo de aperitivo me llevaron a conocer algunos edificios emblemáticos del ensanche de la ciudad que me fascinaron, haciendo así muy certera la opinión de Javier del Vigo, quien en “Arte y urbanismo del casco viejo de Bilbao” afirma que los arquitectos del Ensanche de Bilbao buscaban ”fascinar al espectador”.

El domingo por la mañana Iñaki, investigador y divulgador del patrimonio industrial, además de apasionado defensor, hizo de cicerone en un recorrido por ambas orillas de la Ría de Bilbao (tomar un chacolí en una mañana soleada al pie del Puente Colgante de Portugalete puede suponer un auténtico placer). Fue un fin de semana redondo. En las líneas que siguen trataré de recordar y dar a conocer algunos edificios que me “fascinaron especialmente”.

En el contexto del proceso industrializador español, en la segunda mitad del s. XIX –tardío respecto a Europa- y localizado en la periferia (Cataluña, Valencia, Asturias y País Vasco), destaca Bilbao como uno de los escasos centros financieros del país (el Banco de Bilbao se fundó en 1857) que permitieron un proceso de acumulación de capital que se reinvirtió en la banca o en la industria, sobre todo en Cataluña y País Vasco. Supuso el inicio del papel de Bilbao como centro económico de Euskadi: en 1857 llegará el ferrocarril; a la ya mencionada fundación del Banco de Bilbao se unirá la de la Bolsa; el hierro abundante y de calidad, el carbón inglés barato y una destacada burguesía capitalista propiciarán el desarrollo de la industria siderúrgica vizcaína concentrada  en Bilbao y su comarca (los primeros altos hornos se inauguran en 1848; a partir de 1859 se irán extendiendo los hornos de coque, fruto de inversiones de grupos capitalistas vascos -como “Ibarra y Cía”- que convertirán a esta provincia en la segunda región productora, después de Asturias) que culmina con la creación de Altos Hornos de Vizcaya en 1902.

Nos situamos en el marco de las ciudades protagonistas de la revolución urbana derivada de la Revolución Industrial, del éxodo rural, del aumento demográfico de las décadas finiseculares del XIX, que propiciarán los Ensanches urbanos.  Debido al flujo de inmigrantes, la población vizcaína experimentó un crecimiento demográfico extraordinario, pasando de 11.000 habitantes en 1880 a 80.000 en 1900.

Los ensanches españoles se fechan, sobre todo, a partir de 1859, año en el que el Gobierno Central aprueba el Proyecto de Reforma y Ensanche de Barcelona de Ildefonso Cerdá, que serviría de modelo a todos los demás, y en 1860 se aprueba el proyecto de ensanche de Madrid de Carlos María de Castro. Los Ensanches de Bilbao y San Sebastián son los otros dos ensanches que marcan el momento culminante del urbanismo español del s. XIX.

La ESTACIÓN DE BILBAO-SANTANDER, más conocida cono ESTACIÓN DE LA CONCORDIA y construida entre 1890 y 1894, es un edificio singular en el que se aplicó una solución modernista y funcional para una estación de ferrocarril de vía estrecha, destacando como elemento articulador de su fachada un monumental arco de medio punto –de piedra, hierro y cristal- y unas intensas coloraciones en verde y amarillo con una cierta simetría compositiva.

concordia_fachad.jpgFachadas principal y trasera de la Estación.

concordia_trasera.jpgDe su planta baja, vestíbulo central de la estación, me llamaron la atención los pilares de hierro y la decoración de sus bases. También me interesó su emplazamiento al pie de la ría.

El Bilbao que hoy conocemos es fruto, en buena medida, de las actuaciones realizadas a través de los dos Ensanches desarrollados entre 1875 y 1900, uno, y entre 1900 y 1930, el otro. La ciudad se modernizó con la construcción de paseos y alamedas y emergerán edificios emblemáticos -Biblioteca Municipal, Ayuntamiento, Hospital Basurto, Diputación, Banco de Bilbao, Teatro Arriaga, Estación Bilbao-Santander, la Alhóndiga,  Mercadillo de San Mamés, edificio de la Sociedad Bilbaina, Escuelas del Maestro Múgica, entre otros- y los edificios de viviendas de la burguesía, clase social triunfante que monopolizará los poderes político y económico en los Estados Liberales de Europa que surgieron de las Revoluciones burguesas de 1848 . También es el Bilbao del movimiento obrero y del nacionalismo vasco de Sabino Arana.

LA ALHÓNDIGA se construyó para almacén de vino, función que cumplió hasta los años 70 del siglo pasado. Diseñada por RICARDO BASTIDA y edificada entre 1905 y 1909, supuso la afirmación de una nueva idea de edificio en cuanto a su implantación, al ubicarse sobre el nuevo trazado de ciudad que nacía en esa época, ocupando la totalidad de una de las manzanas del Ensanche de la Villa; y en cuanto a su construcción, dado el empleo de técnicas novedosas desde el punto de vista estructural, siendo uno de los primeros ejemplos de arquitectura pública en hormigón armado.

alhondiga1.jpg

LA ALHÓNDIGA sufrió un incendio en 1919 y fue restaurada posteriormente. Clausurada por largo tiempo, en los años 80 se barajó su adaptación como centro cultural con la participación de Jorge Oteiza, pero el proyecto se frustró. Finalmente, ha sido reformada como centro cívico polivalente, de ocio y cultura, según diseño de PHILIPPE STARCK e inaugurada en mayo de 2010.

Me sorprendió de este edificio su gran tamaño con sus cuatro magníficas fachadas, pero en mi opinión la modificación ejecutada en el espacio exterior en la zona de la fachada no fue acertada y la intervención ejecutada en su interior tiene algunos desaciertos. Pienso que STARCK buscó fascinar al espectador, tratando de igualar, y quizás superar a BASTIDA. La originalidad de las 43 columnas que soportan el atrio principal, el llamado “Atrio de las Culturas”, las convierten en un importante foco de atracción para visitantes.

Cierro este apartado aludiendo a la palabra <alhóndiga>, vocablo de suave fonética derivado del árabe hispánico <al fúndaq>, que designaba en las ciudades de Al Andalus establecimientos públicos que en el piso inferior tenían los establos para las bestias de carga, en los pisos superiores habitaciones para los mercaderes y en donde se almacenaban y vendían  sus mercancías. Parece (el diccionario Corominas lo da como probable) que de aquí deriva <fonda>.

Aludiré finalmente a la ESTACIÓN ABANDO-BILBAO. Las Leyes de Banca y de Ferrocarriles aprobadas por el gobierno del Bienio Progresista en 1855 y 1866 permitieron el desarrollo de importantes empresas ferroviarias y de entidades financieras (en ocasiones una misma empresa actuaba en ambos campos) que dieron un importante impulso a la construcción del ferrocarril en nuestro país, permitiendo que los puntos estratégicos de la geografía peninsular fueran quedando conectados, paulatinamente, con Madrid. En 1856 el Crédito Mobiliario Español, filial de su homónima francesa propiedad de los Hermanos Pereire, obtuvo la concesión de la construcción del ferrocarril Madrid-Irún (que quedará concluido ocho años después y para cuya explotación se creará la filial Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España) y en 1857 se concluiría el ramal que conectaba Bilbao a esta arteria.

En 1862 se construyó la ESTACIÓN DE ABANDO en la que para acceder a las vías, situadas en un plano superior al nivel de la calle, se construyeron rampas para permitir el paso de carruajes. Dado su avanzado estado de deterioro en 1940, se demolió y en 1948 se construyó un nuevo edificio de estilo clasicista. En la década de los 80 sufre una reestructuración, siendo nuevamente remodelada en 1999. El resulatado de todo ello es la actual Estación Intermodal (a partir de 2006 se llamará ABANDO-INDALECIO PRIETO), con espacios comerciales, de ocio y de restauración, de la que personalmente destaco la imponente y hermosa marquesina que cubre las vías en su desembocadura en Abando. Y la vidriera.

marquesinabando2.jpg

En la imagen superior, lateral izquierdo (tomando como referente el punto de salida) de la impresionante marquesina abovedada de la ESTACIÓN ABANDO-INDALECIO PRIETO.
En la imagen inferior se puede observar el extremo de la marquesina en su encuentro con la vidriera, compuesta por 301 paneles que suman 251 metros cuadrados/Bilbao en Construcción.

vestibuloabando1.jpg

En ESTACIÓN INTERMODAL ABANDO-INDALECIO PRIETO la empresa adif nos ofrece un dossier-informe de la Estación, ilustrado con un plano e imágenes del exterior e interior, que puedes enriquecer con esta estupenda secuencia de imágenes del blog Bilbao en Construcción!.



Museo Nacional de la Energía, en Ponferrada. Una visita muy recomendable

1 09 2011

Desde este verano Ponferrada cuenta con un atractivo cultural y turístico muy interesante, el MUSEO “CIUDAD DE LA ENERGÍA”,  proyecto que empezó a ser realidad en el mes de julio con la apertura al público de Ene.térmica, primera de las tres fases que se corresponden con los tres espacios que componen el Museo.

Hace unos días realicé la que se va convirtiendo en una excursión ritual al Bierzo y tuve la oportunidad de conocer este museo que encontré sumamente interesante. La visita se inicia con una exposición que informa sobre la historia y los aspectos antropológicos de la minería del Bierzo y todo el Noroeste peninsular, como un exponente destacado de lo que fue el desarrollo industrial del Bierzo en el siglo XX. Comprende una serie de elementos relativos a la economía, energía, ferrocarril, sociedad, costumbres e idiosincrasia del espíritu berciano ligado a la explotación del carbón, y se complementa con una serie de videos que recogen el testimonio directo de quienes fueron sus protagonistas.

Ene.térmica está instalada en la antigua central térmica de la empresa Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP), debidamente restaurada, en la que se puede visitar: el Muelle de Carbones con sus tolvas simulando su funcionamiento, la Nave de Calderas, en la que puedes transitar entre ellas e incluso ver su interior, y la Nave de Turbinas, luminoso espacio que transmite una cierta belleza. Sorprende la buena rehabilitación de estos espacios (incluida la maquinaria) y el respeto a su aspecto original que te permiten introducirte en unas instalaciones de los años veinte y treinta del siglo pasado, transitar por ellas y conocer su funcionamiento.

Su página web ofrece abundante información sobre su contenido, actividades y un ilustrativo repertorio de imágenes.

En 2012 se abrirá al público Ene.central, el espacio correspondiente a la segunda fase del MUSEO “CIUDAD DE LA ENERGÍA”. Si la protagonista de Ene.térmica es la energía conseguida a partir del carbón, en Ene.central, próxima a la anterior, se mostrarán los diferentes tipos de energía, su papel en la generación de vida en la Tierra y el uso y sus consecuencias por parte de los seres humanos. En este caso la exposición se ubicará en la antigua central térmica de Compostilla I

cntralcompostilla1.jpgConpostilla I fue la primera planta de producción de Endesa, estuvo operativa desde 1949 hasta el año 1974 y ha sido determinante en la vida, el paisaje y el desarrollo de la zona. En la década de los 60 se creó Compostilla II, puesta en marcha en 1972 y la segunda en importancia de España, por detrás de la central térmica de As Pontes, en Puentes de García Rodríguez (La Coruña).

La tercera y última fase de este magnífico proyecto será Ene.bosque.

Si queremos sacarle más jugo a esta visita al Bierzo, en la misma Ponferrada podemos visitar el Museo del Ferrocarril  o su famoso Castillo del Temple. Y recrearnos con la visita a la iglesia mozárabe de Santo Tomás de las Ollas, en el pueblo del mismo nombre, a 1,4 kms de Ponferrada, conocido además por su excelente pulpo.  Un buen broche para esta jornada berciana sería acercarnos a Molinaseca, a 6 kms de la capital de esta comarca, ejemplo de pueblo-calle del Camino de Santiago.

Para saber más de la comarca leonesa del Bierzo: Sensaciones de una visita al Bierzo: piedra y madera, agua y vegetación, historia y arte



Kenia, diversa y sorprendente

13 01 2011

“Desde enero tengo pendiente escribir el artículo <Kenia, diversa y sorprendente>, cuyo objetivo es trasladar al blog la enriquecedora experiencia que para mí supuso conocer Kenia, país al que viajé en las últimas Navidades. Como broche del relato tenía previsto hablar de la visita que, en nuestro penúltimo día en Lamu (etapa final del viaje), realizamos a la Casa de Acogida de Anidan, proyecto iniciado en 2002 por el español Rafael Selas Colorado y que actualmente es una hermosa y magnífica realidad. Hoy, puesta a cumplir mi propósito de enero, cambio el plan previsto, doy prioridad a esta visita e incluso, dado que tiene entidad suficiente, la convierto en protagonista exclusiva de este post. Espero que sea un atractivo anticipo de <Kenia, diversa y sorprendente>. Con estas palabras iniciaba mi post Imágenes 7. La Casa de Acogida de ANIDAM en Lamu, Kenia“, escrito en mayo último. Ha pasado un año de aquel inolvidable viaje, cuyo recuerdo se avivó en estas Navidades, e inicio estas líneas con la intención de rematar mi compromiso inicial.

Mi propósito es dejar constancia de aquellas cosas que más me llamaron la atención y que incluso me impresionaron, de aquí que defina a Kenia con estas dos palabras, para mí cargadas de significado: diversa y sorprendente. Por simple organización mental dividiré esta pseudocrónica en cuatro partes, coincidentes con las etapas en que planificaron nuestro viaje Topo Pañeda y Milton, organizador y guía del mismo, respectivamente. Topo, asturiano-madrileño de origen, pero casi me aventuro a decir que tan keniata (prefiero esta palabra a keniano, que en realidad es el auténtico gentilicio) como cualquier nativo después de más de veinte años viviendo en aquel hermoso país africano, y Milton, keniata masai, un guía de lujo, profundo conocedor de su país y de sus gentes, todos le saludaban y a todos conocía.

En Nairobi estuvimos el primero y último día, los trece días restantes los repartimos entre el interior (un día en el Lago Nakuru y cuatro en territorio masai) y la costa (cuatro días en Malindi y cuatro en Lamu).

Desde hace unos años, Kenia ha puesto en marcha un programa de medidas destinadas a paliar el impacto nedioambiental del turismo en los parques naturales en un intento  de controlar el tráfico de vehículos y de frenar el impacto de las instalaciones hoteleras (lodges) en el interior de los parques. Esto último ha llevado a la creación de hoteles ecológicos que utilizan energía renovable, con electricidad proporcionada por generadores (por su condición de país ecuatorial, en Kenia amanece a las 6:00 y se hace de noche a las 18:00, 12 horas de luz natural durante las cuales se corta el suministro de luz) y que reciclan o reutilizan la mayor parte de los desechos; para su construcción utilizan materiales naturales, lo que unido a la tipología de sus construcciones, semejando cabañas, consigue una integración total en el entorno.

sulisuli.JPG

Che Shale, lodge en la playa de Malindi (fundado en 1978 por un francés y regido hoy por su hijo) en el cual nos alojamos. Las habitaciones son cabañas con nombre de peces (en la imagen, mi cabaña-habitación, de nombre SULI SULI; detrás otra cabaña de dos compartimentos, uno por cada piso), construídas con materiales tales como madera, hojas de palma trenzadas en cestería (para las paredes y suelo) y  cocos vacíos (los vemos en la parte derecha de la imagen). 

Sabido es que uno de los mayores atractivos de Kenia (quizás el mayor) son sus reservas y parques naturales. Nuestra primera visita fue al Parque Natural Lago Nakuru y nos alojamos en Flamingo Camp (un hotel ecológico que nos encantó), en las inmediaciones del parque. Fue emocionante: rinocerontes, antílopes, búfalos, las horribles hienas, las graciosas gacelas de Thompson, impalas, cebras, jirafas, leopardos, babuinos (pudimos ver a dos en “plena faena”: aprovechando un descuido de sus ocupantes, saltaron al interior de un Land Rover para “robarles” una bolsa con comida y salir corriendo, y todo con una celeridad asombrosa) y numerosas especies de aves migratorias. Entre la fauna del Lago Nakuru destacan sus aves acuáticas, muy especialmente los flamencos rosa, su mayor atracción, que se alimentan de las algas que crecen abundantes en sus cálidas aguas.

lnakuru.jpg

Con Oso, Chusi, Pui, Kike, Marisa y Miguel Ángel a orillas del Lago Nakuru, en el que se aprecian, de lado a lado de la foto y a lo largo del lago, multitud de flamencos que en la parte derecha semejan una línea contínua/CHUSI.
Se calcula que en esta gran reserva de agua puede haber más de dos millones de estas hermosas aves de color rosáceo, cuya tonalidad cambia segun su posición con respecto a la luz, según la hora del día, que en ocasiones parece que se confunden con el agua y que ofrecen un espectáculo hermosísimo.

Nakuru es así mismo el nombre de la que por su extensión es la cuarta ciudad de Kenia, situada también en el Gran Valle del Rift, a cuatro kilómetros del Lago Nakuru y a la que nos dirigimos después de haber bordeado éste. La ciudad, en la que existe un extenso barrio residencial de magníficas villas, así como templos católicos, adventistas y mezquitas, está atravesada por la carretera que conduce a Narock, capital masai, a lo largo de la cual se suceden pequeños (mínimos) y diversos establecimientos (comercios de todo tipo, cafés, peluquerías, talleres, agencias…), una especie de continuum que nos acompañaría durante gran parte del trayecto (cuarenta kilómetros sin asfaltar).

huertasriftvalley.jpg

Pasada Nakuru me llamó la atención las tierras cultivadas y casas dispersas que, formando un vistoso mosaico, se sucedían a lo largo de la parte izquierda de la carretera, con el  Rift Valley a modo de telón de fondo/CHUSI. 
Otra sorpresa fue encontrar en una zona alta de la carretera una gran extensión de monocultivo de trigo, tierras que pertenecían al Mau Forest y que (al parecer por obra de influyentes políticos) fueron deforestadas y destinadas a la explotación cerealística.

Fue un recorrido “pasado por agua”, el final de la temporada de lluvias se había retrasado y una persistente e intensa lluvia nos acompañó en la mayor parte del trayecto, a lo largo del cual nos cruzamos con muchos keniatas caminando por las orillas de la carretera o en bicicletas increiblemente cargadas, empapados de agua, pero con gran naturalidad. Me llamó la atención la tranquilidad con la que caminaban, ajenos a la copiosa agua que les caía encima.

En el trayecto hacia Narock, y en la misma ciudad, todos conocían a Milton que conducía nuestro Land Rover y que hizo múltiples paradas, todos le saludaban y el saludo (siempre el mismo) implicaba preguntarle por su familia. En torno a las seis de la tarde -está al caer la noche- llegamos a Siana Mara, nos alojamos en Losho Camp, el lodge propiedad de Milton (el terreno se lo alquiló a los masai del lugar, sus propietarios, con cuyos jefes -los mayores, personas muy respetadas dentro de las familias y clanes- Milton guarda una respetuosa relación). loshocamp.JPG 

Losho Camp, situado en un lugar aislado en plena sabana, cumple al máximo su condición de lodge ecológico. Un generador suministra electricidad a partir de las seis de la tarde y la iluminación consiste en lámparas de gas en el suelo (en la imagen en un primer plano) situadas a lo largo de los lugares de paso del campamento y ante las cabañas-habitación (al fondo, entre los árboles, se pueden ver tres ).  Además de éstas, el campamento cuenta con una estancia que hace de comedor y de sala de estar y que se prolomga en una amplia y agradable terraza.
Aquí trabajan diez masais: Thomas, Dirango, Isaac, Goitico y otros cuatro (siento no recordar sus nombres) atendían el campamento y lo vigilaban, por las noches se situaban en lugares estratégicos (entre los árboles, frente a nuestras cabañas) junto a una pequeña hoguera que indicaba su presencia y te hacía sentir segura, y también el hecho de que en cuanto salías de tu habitación y te desplazabas  por el campamento un masai caminaba a tu lado, silencioso y con su lanza en la mano, para protegerte. Era una situación muy especial. Los masais vestían sus mantas de colores -tres, debidamente colocadas sobre sus cuerpos y en las que domina el color rojo- e iban descalzos. Timo es el cocinero (estupendo cocinero que nos sorprendía siempre con riquísimos desayunos, comidas  y cenas) y Samir el excelente, serio y elegante camarero (ambos, sólo ellos, vestían a la usanza occidental). 

 mercadillo2.jpg

Próxima a Losho Camp había una aldea masai que visitamos y en donde las mujeres (las masais llevan la cabeza rapada) organizaron un mercadillo para nosotros. Los masai viven de la ganadería, los hombres cuidan sus rebaños de ganado vacuno, mientras las mujeres se ocupan en proveer de leña al poblado y en labores de artesanía, especialmente, además de textiles y tallas de madera, collares, pendientes y pulseras de hermoso diseño y gran colorido, que los propios masais, muy preocupados por su aspecto y conscientes de su belleza y elegancia natural, utilizan para adornarse. 

mujeres_lena2.jpg

Niñas de la aldea transportando leña/CHUSI

pueblo_nosotros2.jpg

Sus viviendas son chozas construidas con ladrillos hechos de excrementos de animales, paja y barro, de base cuadrada y techos planos, y sin otra ventilación que la puerta de entrada, las tradicionales (a la izquierda de la fotografía, detrás de Topo, y en la imagen inferior), y circulares y con cubierta cónica (las vemos al fondo) las más modernas. En las aldeas existen empalizadas para guardar el ganado, como la que se ve a la derecha de la imagen/CHUSI

casamasai.JPG

Fueron cuatro días inolvidables, incluida la incomparable Noche Vieja (las campanadas “sonaron” para nosotros a las 10 de la noche, la siguiente era jornada de safari y había que madrugar). Salimos dos mañanas a caminar por la sabana y, como no, un día - el 1 de enero, Año Nuevo- nos fuimos de safari por el Parque Natural Masai Mara, quizás el más importante de Kenia, situado en pleno territorio masai, en la parte keniana de las llanuras del Serengeti, que en masai quiere decir “llanura sin fin”, escenario de la Gran migración anual de mamíferos, la más grande del mundo, provocada por la búsqueda de agua y pastos frescos tras la estación de las lluvias. En este desplazamiento de más de dos millones de herbívoros, destacan los ñus, que se desplazan hacia el norte en julio y agosto y vuelven al sur hacia octubre, atravesando el río Mara, que alimenta y da nombre al Parque Natural Masai Mara, y en  cuyas fanganosas orillas y chocolatadas aguas se “camuflan” y conviven multitud de cocodrilos e hipopótamos. Su visión no me gustó nada, incluso me causó un cierto rechazo. Comimos en las orillas del río.  

En el Parque, en donde habitan 450 especies animales, además de cocodrilos e hipopótamos, vimos también leonas (no vimos ningún león), búfalos, leopardos, elefantes, rinocerontes, cebras, hienas manchadas, hipopótamos, jirafas, ñus…,  entre otras especies.

guepardos.jpg

Pero, sobre todo fuimos testigos de un espectáculo muy especial, digno de uno de esos magníficos reportajes televisivos. Dos guepardos (madre e hijo) estaban acostados bajo una acacia, nos acercamos a ellos en nuestros land rover cuando vimos caminar dos impalas sobre una loma próxima; los guepardos también los vieron; en un primer momento parecieron permanecer ajenos a la visión, pero estaban expectantes, especialmente el guepardo-madre que en guepardmadre.jpgun momento se levantó, caminó suavemente, con su cuerpo y sus patas elegantemente tensos,  en dirección a la loma, cuando de repente inició su carrera (el guepardo está considerado el mamífero más veloz, en su persecución puede alcanzar los 70 km/h en menos de tres segundos) y saltó sobre uno de los impalas, lo mordió en el cuello y lo arrastró debajo de la acacia que estaba junto a nuestro land rover. Mientras la madre paralizaba su presa hincándole sus colmillos en la yugular, su hijo la devoraba por su parte posterior (inevitable recordar que en la tarde anterior, en el campamento, los masais para matar una cabra para su cena le cortaron la yugular y bebieron la sangre directamente del chorro que brotaba del corte) . Pero, en mi opinión, no fue esto lo más extraordinario, sino que desde el mismo momento en que aparecieron los impalas, los buitres empezaron a hacer acto de presencia, primero dos, tres.., que se colocaron sobre piedras, y enseguida toda una nube de buitres (contamos hasta 70) gupardos-impala.jpgsobrevolaba el lugar en espera de darse el festín. Fue impresionante. 
Y sí, los guepardos son animales muy hermosos (sus imágenes son también de CHUSI).
Otra visión que guardo en mi retina es, tal como vemos en reportajes televisivos, la silueta de un masai, lanza al hombro, recortada en el horizonte, caminando a través de la sabana.

Los masais valoran mucho y defienden su libertad, son valientes y solitarios. Su fama guerrera y su belleza hicieron que esploradores europeos los definieran, tal como afirma Javier Reverte en <El sueño de África>, con estas palabras: “Un masai es un apolo con la cara de un diablo” . Conocer Masai Mara y conocer la cultura Masai es motivo suficiente para justifican con creces un viaje a Kenia.   

Como curiosidad, un mínimo vocabulario swahili: jambo (hola), karibu (bienvenido), kwaheri (adios), asante (gracias), pole (disculpe), hakuna matata (no se preocupe)…   

Es sin duda Masai Mara el lugar que uno más relaciona con la famosa película de Sidney Pollack “Memorias de África” que sitúa la acción en el África colonial de 1913 y que está basada en la novela del mismo nombre de la danesa Isak Dinesen. “Yo tenía una granja en África, a los pies de las colinas de Ngong… (son las palabras con las que se inicia la película  y las que inician la novela) … El Ecuador atravesaba aquellas tierras a un centenar de millas al norte, y la granja se asentaba a una altura de unos seis mil pies. Durante el día te sentías a una gran altitud, cerca del sol, las primeras horas de la mañana y las tardes eran límpidas y sosegadas y las noches frías…”.

Y qué mejor que la banda sonora y la presentación del film de Pollack para cerrar este capítulo de mi relato.

Nuestra siguiente etapa nos situaría en una Kenia radicalmente distinta, la Kenia de la costa del Índico. Un avión (auténtico autobús aéreo muy utilizado en Kenia para los traslados por el interior del país) nos llevó al pequeño aeropuerto de Malindi, ciudad que tiene su origen en el  s. XIV, en un asentamiento swahili, que fue visitada por mercaderes chinos, árabes y portugueses. Vasco de Gama hizo escala en 1498 en Malindi, que a partir de 1499 se convertiría en un enclave comercial portugués, parada obligada en los viajes hacia y desde la India.  

pilarmalindi.jpgMonolito de coral erigido en 1498 cuando Vasco de Gama se reunió con las autoridades de Malindi para firmar un acuerdo comercial y contratar un guía para el viaje a la India/WIKIPEDIA.

Malindi es el nombre de la capital del distrito del mismo nombre, cinco kms al sur está la que fue la primer área marina de Kenia designada Reserva Ecológica para luego convertirse en Parque Nacional. Sus seis kilómetros de costa cuenta con magníficos arrecifes, lagunas con jardines de corales, playas y grandes espacios de algas marinas. Sus playas constituyen un auténtico paraíso. Lo es el lugar en el que está Che Shale, el complejo hotelero -lodge- ecológico en el que nos alojamos,  integrado por una serie de construcciones hechas con materiales naturales entre palmeras, mangos y arena blanca, logrando una perfecta integración en el paisaje, tal como ya comenté al inicio de estas líneas. Es una zona eminentemente turística, en la que es mayoritaria la presencia italiana.

Fueron cuatro días de relax absoluto, de playa, sol, baños en las aguas del Índico, comidas en una muy agradable estancia situada sobre la playa. Exquisitas las frutas, muy especialmente el mango, y los deliciosos zumos de mango y limón.

Tras el proceso descolonizador de África que en líneas generales podemos situar entre mediados de los cincuenta y mediados de los sesenta del siglo pasado, una vez conseguida su independencia y con los nuevos gobiernos establecidos en los jóvenes países (Kenia, Protectorado alemán en 1885 y colonia británica desde 1890, en 1964 Jomo Kenyatta pasó a ser el Primer Presidente de la República Independiente de Kenia), a partir de la década de los 70 las costas africanas del Océano Índico sirven de reclamo a turistas, especialmente a los europeos, que no sólo las eligen como destino de sus vacaciones, sino que también construyen aquí magníficas residencias. Es el caso del archipiélago de Lamu, situado en la costa norte de Kenia, próximo a la frontera somalí, etapa final de nuestra estancia en Kenia y protagonista del post Imágenes 7. La Casa de Acogida de ANIDAM en Lamu, Kenia“.  

hospitalburros.JPG

En Lamu, debido a su condición de isla y a la estrechez de sus calles, no hay coches, el medio de transporte son pequeños y menudos burros que, como no puede ser de otra manera, son mimados y cuidados por sus habitantes. Aquí, situado en el centro de la calle que discurre paralela al mar, vemos el “hospital de burros”, el lugar en el que estos valiosos animales son atendidos y curados de sus dolencias y roturas.    

La estancia en Lamu constituyó un magnífico broche a nuestro conocimiento de este país que, aunque parcial (y aquí quedan muchas cosas por contar), me da sobrados motivos para calificar a Kenia de “diversa y sorprendente”.



Imágenes 7. La Casa de Acogida de ANIDAN en Lamu, Kenia.

18 05 2010
ninoslamu3.jpg Imagen que abre la página web de Anida

Desde enero tengo pendiente escribir el artículo “Kenia, diversa y sorprendente“, cuyo objetivo es trasladar al blog la enriquecedora experiencia que para mí supuso conocer Kenia, país al que viajé en las últimas Navidades. Como broche del relato tenía previsto hablar de la visita que, en nuestro penúltimo día en Lamu (etapa final del viaje), realizamos a la Casa de Acogida de Anidan, proyecto iniciado en 2002 por el español Rafael Selas Colorado y que actualmente es una hermosa y magnífica realidad. Hoy, puesta a cumplir mi propósito de enero, cambio el plan previsto, doy prioridad a esta visita e incluso, dado que tiene entidad suficiente, la convierto en protagonista exclusiva de este post. Espero que sea un atractivo anticipo de “Kenia, diversa y sorprendente”. 

Fiel al principio que motivó mi espacio Imágenes, y dado que son unos estupendos y muy ilustrativos videos, os sugiero que veáis los siguientes:

El primero, fechado en octubre de 2008 y que se inicia con un  “Bienvenidos a Kenia, bienvenidos a Lamu, patrimonio de la Humanidad…”, que yo hago extensivos a todo los lectores de este Imágenes 7, nos informa de esta ONG, de cómo desde sus humildes inicios, labor personal de Rafael Selas, se convirtió en un admirable proyecto.

Anidan y su Casa de Acogida de niños en Lamu, Kenia. 

En marzo de 2007 una reportera del programa Mi cámara y yo, dentro de la serie Madrileños en el mundo, realizó un reportaje que tuvo como protagonista a Rafael Selas, quien, además de hablarnos de su proyecto, realiza un recorrido por la ciudad de Lamu, su puerto, sus estrechas calles, su mercado y sus tiendas, en donde, entre otras prendas, se venden kangas -vistosos pareos estampados de rico colorido con los que las mujeres de Lamu envuelven sus cuerpos sobreponiéndolos a sus vestidos, en muchos casos con un estilo envidiable, o también como manteles que cubren las mesas de sus casas- y kikoys -pareos también de brillantes colores, en este caso lisos o de rayas, con flecos en sus extremos y que los hombres enrollan a su cintura sobre un pantalón corto o bañador-. Unos y otros son compras preferidas de los turistas. Este video sirve de complemento al anterior.

Reportaje a Rafael en Lamu. Tele Madrid.

Antes de continuar procede que nos situemos. Lamu, archipiélago de la costa norte de Kenia, casi en el límite con Somalia, es, según la Unesco, el asentamiento swahili más antiguo de África oriental, formado por cuatro pequeñas islas, la mayor  se llama Lamu, nombre que también designa a la ciudad más importante del archipiélago. El acceso a las islas se hace en avión, auténtico “autobús aéreo” (en la isla de Manda hay un pequeño, pero muy frecuentado aeropuerto), o en barco (”matatu” se llama este transporte colectivo).

ninos-edificio2.jpg

Ante la entrada del edificio principal de la Casa de Acogida. Kike a la izquierda, María a la derecha y detrás de ella Miguel Ángel/CHUSI FNDZ.

La Casa de Acogida, situada en un extremo de la isla de Lamu,  y a la que llegamos en barco, la componen un conjunto de edificios (dormitorio de chicos, otro de chicas, edificio administrativo que alberga también el comedor y la cocina, un Hospital Pediátrico construido en colaboración con la fundación Pablo Horstman y en el que cada niño tiene su ficha médica) en medio de un amplio espacio que se llenó de niños que salieron a nuestro encuentro y nos saludaban (unos tímidamente, otros más decididos, algunos nos cogían de la mano, todos con semblantes alegres): “jambo, jambo”, saludo swahili que equivale a nuestro hola, o más bien a un ¿algún problema?. Con ellos venía María (una joven madrileña que se dedicaba a la producción de cine y televisión, que un día llegó a la Casa, de visita, le enganchó el proyecto, los niños, y decidió dedicarse de lleno a ellos; ya son 18 meses de labor intensa y, según sus palabras, incomparable). Rafael no estaba porque esa misma noche su mujer había tenido un niño. Recorrimos las dependencias de la Casa y recibimos la entusiasta explicación de María sobre la realidad actual del proyecto: 240 niños, de los que 103 viven en el horfanato y 60 en la guardería; 135 cursando la enseñanza primaria y 34 la secundaria, unos en la misma Casa y otros internos en colegios de Kenia (la educación de todos los chicos es uno de los objetivos fundamentales de Anidan), 8 estudiando Formación Profesional, uno Empresariales en la Universidad de Kampala y otro con los estudios de Turismo ya terminados.

Anidam cuenta con una ambulancia, un barquito que recorre las islas de los alrededores con un equipo quirúrgico. Para finales de enero estaba prevista la llegada de un equipo de ocho médicos procedentes de Madrid, de La Paz y del Ramón y Cajal, para realizar una campaña de pequeñas cirugías. Desde hacía tres meses la Casa contaba con un médico de Kenia (al parecer en el país hay pocos médicos y están muy bien pagados). María nos dijo que desde que se abrió el hospital la natalidad había descendido del 11% al 3%.

Todo el personal de la Casa de Acogida (médicos, enfermeras, personal de limpieza, de seguridad, de cocina, profesores), en total 80 empleados, cobra por su trabajo y lo realiza con entusiasmo. Los logros les animan y hacen que se sientan partícipes del éxito. A los niños se les veía contentos y felices, además aquél era un día especial porque tenían programada una excursión… Todo fue muy emocionante.  

casaacogida.JPG

En el exterior de la Casa de Acogida con un grupo de niños

84840005.JPG

Canto y Baile para despedirnos

Una vez que terminamos la visita, volvimos al “dhow” -pequeño barco con vela latina- que nos había llevado a la Casa para dirigirnos al otro extremo de la isla de Lamu, a Shela, pequeña aldea con reminiscencias medievales, que el turismo (un sector de la jet set europea se construyó o está construyendo allí magníficas residencias) está modificando más de la cuenta y a la que sólo se puede llegar andando, por la playa, cuando la marea está baja.

84840004.JPG

En el trayecto nos adelantaron los niños de Anidam que iban en un barco (el que vemos con bandera española). Íbamos en la misma dirección, ellos a la isla de Manda (en donde les esparaba un amigo de María, italiano, en cuyo catamarán comieron y pasaron el día) y nosotros a Shela, a visitar la aldea (a la que vemos, entre mangos y palmeras, al fondo de la imagen) y a pasar parte del día en la playa.

velasdhow2.JPGEn Lamu el medio de transporte habitual es el barco. Las excursiones por el mar que une y media entre sus islas constituye un atractivo especial de la visita a este archipiélago; puedes pasar el día en el ”dhow”, en el que ver cómo la tripulación despliega y cambia de dirección de su vela a lo largo de la jornada, según sople el viento, o la recoge si se precisa navegar a motor, constituye todo un espectáculo para los ocasionales navegantes. Y qué decir del placer de comer en medio del mar. Uno de los días, se acercaron dos pescadores a nuestro  ”dhow” para vendernos un enorme y sabroso pez rojo recién pescado. Fue sorprendente la pericia con la que nuestros tripulantes (eran tres) lo limpiaron y lo asaron en una parrilla en un abrir y cerrar de ojos. Una auténtica delicia, un atractivo más que añadir ese día a la travesía.

Interrumpo aquí mis impresiones sobre Lamu, en donde todo resultó sumamente agradable. Da la impresión de que la gente allí es feliz; al menos lo son los niños de la Casa de Acogida.

No dejes de visitar la página de Anidan. Merece la pena.  

Actualización: El post Kenia, diversa y sorprendente al que se hace referencia al inicio de estas líneas se publicó con fecha 13/01/2011.



Reconociendo nuestra Historia: El Escorial y Valle de los Caídos, Madrid, Almagro y Almadén

28 02 2010

Reconociendo nuestra Historia: El Escorial y Valle de los Caídos, Madrid, Almagro y Almadén es un Proyecto de actividad extraescolar dirigido a alumnos de Historia de España de 2º de Bachillerato. Programado como alternativa a “Un viaje a la Historia de España. Madrid y La Granja de San Ildefonso”, añade información que puede resultar interesante, permite hacer de las dos actividades una o  simplemente facilita información para programar itinerarios históricos.

Se parte del proyecto “Un viaje a la Historia de España…”, pero se introducen las siguientes novedades:

- Se ha suprimido la visita al Real Sitio de La Granja de San Ildefonso, lo que nos lleva a visitar el Palacio Real de Madrid, en donde prestamos especial atención al Salón del Trono y a los frescos de su bóveda -Alegoría de la Monarquía española- obra del pintor veneciano Tiépolo.

- También suprimimos el arte de Velázquez porque en esta ocasión nuestro marco cronológico no incluye el siglo XVII.

- Introducimos dos nuevos centros de interés: Almagro y el Parque Minero de Almadén.

En base a lo anterior, procede hacer las siguientes consideraciones:

- Para los centros de interés coincidentes no se aporta información, sino que se remite a “Un viaje a la Historia de España. Madrid y La Granja de San Ildefonso”.

- Se amplia la información sobre la historia de la ciudad de Madrid y la relativa al Palacio Real (se conserva la numeración de los centros de interés de Madrid).

- Se introduce la relacionada con las minas de Almadén

El programa de desarrollo de la actividad consta de tres partes y es el que sigue:

1) Introducción: en el aula, en los días inmediatos al viaje, se presentará la actividad a los alumnos, utilizando como recurso la proyección y comentario de imágenes de los lugares, monumentos y obras de arte que se visitarán.A los alumnos se les entrega un dossier que contiene el programa del viaje, los objetivos del mismo, información básica (textos, imágenes, planos, páginas web) de los centros de interés de la actividad y el cuestionario. Este dossier forma parte del documento que se presenta en esta página.

2) La actividad propiamente dicha, especificando los centros de interés (visitas a realizar) y la periodización (la actividad está programada para cuatro días).

3) Realización de un trabajo-cuestionario que el alumno realizará a partir de la información recibida durante el viaje y de la aportada por el dossier.

Una aclaración pertinente: En este Proyecto se quiere poner especial énfasis en las instituciones más representativas de nuestro sistema democrático, de ahí que uno de los apartados del programa sea Madrid, capital de la España de la Constitución de 1978, que incluye la visita al Palacio del Congreso de los Diputados y la asistencia a un pleno del Senado. Se elige asistir a un plenario de la Cámara Alta por ser ésta más desconocida para los alumnos, que, en cambio, pueden ver con frecuencia imágenes de plenos de la Cámara Baja en televisión. Al mismo tiempo, en la elección de visita a una de las dos sedes parlamentarias parece más interesante visitar el Congreso de los Diputados, entrar en el salón de sesiones que fue escenario de los sucesos del 23 F, ver el  ejemplar manuscrito de la Constitución Española de 1978, conocer su patrimonio histórico, la propia historia del edificio… Ésta es mi elección, que, naturalmente, puede intercambiarse: asistencia a una sesión plenaria del Congreso de los Diputados y visita a la sede del Senado.

Para ver el documento completo, mueve con el cursor las flechas del visor

Esta película necesita Flash Player 7

Para verlo a mayor tamaño

Una advertencia:

Es válida la información complementaria de “Un viaje a la Historia de España…” (temporalización, concierto de visitas, sugerencias), pero conviene tener en cuenta que para la visita al Congreso de los Diputados ya no es suficiente hacer la reserva con una anticipación de dos o tres meses (al menos, eso ocurrió en el presente curso).

Y dos recomendaciones:

- La visita al Parque Minero de Almadén tiene una duración de tres horas largas (sólo en visitar la mina ya se emplea hora y media, tiempo que no puede reducirse). Previamente se puede realizar un recorrido por el casco histórico de Almadén, prestando una especial atención a los edificios históricos ligados a la explotación e historia de las minas (aquí se remite al Programa de la actividad). Si se quiere visitar alguno de estos referentes históricos es conveniente hacer una selección ajustada que dependerá de los objetivos propuestos.

 - Para dormir en Almadén el sitio ideal es el Hotel Plaza de Toros, dada su  singula ubicación: una plaza de toros construida en 1752, única en el mundo por su forma hexagonal y declarada Monumento Histórico Artístico. El hotel está muy bien, su precio es asequible y a los alumnos les gustó mucho.

Otras sugerencias.-

Para familiarizarse con alguno de los lugares que se visitan en Madrid y con sus circunstancias históricas, se sugieren las siguientes películas:

. Esquilache, de Josefina Molina, especialmente las escenas que se desarrollan en el Palacio Real y su entorno.

. Sangre de mayo, de José Luís Garci. Esta película, que narra los acontecimientos del Dos de mayo de 1808, se inicia con unas imágenes que tratan de recrear el Madrid de los meses anteriores a mayo de 1808, al tiempo que un relator (creo que el propio director del film) nos va dando datos y desribiendo la composición de la sociedad madrileña del momento, los oficios, las diversiones, la opinión que tienen de sus gobernantes… secuencias todas que, en mi opinión resultan  muy ilustrativas e interesantes, además de recrear “Los fusilamientos de La Moncloa del tres de mayo”.

. Los fantasmas de Goya, de Milos Forman

ACTUALIZACIÓN:

En su Revista de Verano de ayer (27/08/2010) El País nos ofrece un artículo -”Mad Max” de La Mancha- que habla de las minas de Almadén. Lo traigo aquí fundamentalmente por el interés de una de las dos imágenes que lo ilustran: el baritel de las minas de Almadén, del que nos dice que es el único de Europa que se encuentra bajo tierra. El baritel, elemento importante de la visita a la mina, movido por tracción animal, servía para introducir y extraer de la mina hombres y materiales.



Sensaciones de una visita al Bierzo: piedra y madera, agua y vegetación, historia y arte.

2 09 2009

Tras el circuito de seis días por el patrimonio industrial de Valonia y la estancia de quince en Estrasburgo, la visita al Bierzo puso el broche -estupendo broche-a mis viajes de este verano 2009. No había vuelto a Bembibre desde la Semana Santa de 2006 y le debía a Mavira esta visita.

Bembibre tiene para mí una especial significación porque fue en esta localidad del alto Bierzo en donde inicié mi andadura profesional, al tiempo que lo hacía la Ley Villar Palasí, la llamada “Ley del Libro Blanco”. Mavira también es para mí una persona especial, fue la primera alumna que yo evalué (aplicando los criterios de evaluación de la nueva ley, en mi opinión muy válidos -actitud, aptitud y valoración global- y en realidad coincidentes con los de la LOGSE) y nos une desde entonces una sólida amistad. Hoy es la farmacéutica Doña Elvira (lo que aun no deja de sonarme raro); berciana conocedora y admiradora de su tierra, fue una magnífica cicerone, ella y su hermano Nacho (colega, Catedrático de Historia también).

Visitar Peñalba de Santiago, desde 2008 Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Conjunto Etnológico, sería motivo suficiente para acercarnos al Bierzo. Es verdad que los 24 kms que lo separan de Ponferrada no son fáciles -carretera estrecha y con muchas curvas, firme que pide a gritos una reparación-, pero esto queda sobradamente compensado por la belleza del paisaje, esa sucesión de pliegues orográficos de los Montes Aquilianos surcados por el río Oza que nos acompaña hasta Peñalba (de “peña alba”, el grandioso peñasco blanco -conocido como Pico de la Cruz, 1.666 m.- a cuyos pies se halla), en donde nace, paisaje cubierto de un frondoso bosque de nogales, castaños, chopos y sauces, que te sorprende por las varias tonalidades de verde. Desde el momento que entras en Peñalba te engancha la belleza de su caserío, ejemplo de arquitectura popular en cuya construcción se utlizaron materiales de la zona: piedra para sus muros; madera para puertas, ventanas y para las solanas o corredores de la segunda planta que sobresalen sobre la planta baja; y pizarra,  para los tejados que terminan a modo de alero que resguarda las solanas y también para algunas de las escaleras exteriores que nos llevan a la planta superior.

111.jpg

Con Nacho, bajando por la calle que lleva a la parte alta de Peñalba y en la que se aprecia claramente la labor de recuperación del caserío de este enclave. A la izquierda vemos una sucesión de casas, con sus solanas de madera, y al fondo los montes Aquilianos.

Las casas de Peñalba de Santiago se escalonan siguiendo la fuerte pendiente de la ladera de la montaña y se agrupan en torno a la iglesia de Santiago de Peñalba, preciosa joya mozárabe, Monumento Histórico-Artístico Nacional desde junio de 1931 y Bien de Interés Cultural (BIC), único resto del monasterio fundado por San Genadio, al que se retiró cuando renunció al obispado de Astorga, y construida en 937 por su sucesor el abad Salomón para guardar los restos de San Genadio. El monasterio subsistió hasta el s. XIII y la iglesia le sobrevivió debido a su condición de iglesia parroquial del lugar.

41.jpg

Santiago de Peñalba tiene planta de cruz latina, siendo un rasgo peculiar la existencia de dos ábsides contrapuestos, el de la cabecera tiene planta de herradura muy pronunciada y el que está al  pie de la cruz es semicircular peraltado, aunque ambos en el exterior son rectos. Un gran arco de herradura sobre columnas con capiteles corintios divide la nave en dos tramos con diferente altura que se reflejan al exterior, contribuyendo así a crear el sorprendente juego de volúmenes que nos ofrece la visión del edificio desde su exterior: el cimborrio o crucero en el centro, la nave, los ábsides y las dos capillas del crucero.

12-copia.jpgCon Mavira, ante la hermosa portada meridional: dos arcos geminados de herradura, enmarcados por un alfiz (elementos de evidente factura mozárabe), se apoyan en tres columnas de mármol con capiteles con hojas de acanto.

Hace unos cuatro años se levantaron las capas de cal que cubrían su interior (hasta seis capas, testimonio de otras tantas épocas de epidemias en las que se encalaban las paredes del templo para tratar de evitar el contagio) dejando al descubierto pinturas con elementos celtas (símbolos lunares y astrales), grabados en estuco con figuras geométricas, humanas y de animales.

 También llamó nuestra atención la espadaña, exenta, en la que está el campanario al que se accede por una empinada escalera exterior, mirador privilegiado del Valle del Silencio (surcado por el río que le dio nombre, el Silencio, afluente del Oza), separado de Peñalba por una hermosa senda de unos dos kms.
8.jpg 2-copia.jpg

Retomando el camino de vuelta, próximo a Peñalba hay un desvío que nos lleva al pueblecito de Montes de Valdueza, ejemplo también de arquitectura popular, la misma que Peñalba, con la particularidad de que aquí está en su estado natural, por lo que su caserío de piedra, madera y pizarra (de lascas desiguales y sin labrar), si bien necesita una labor de recuperación, se integra perfectamente en el paisaje.

sanpedro.jpgDesde el pueblo vemos a sus pies el Monasterio de San Pedro de Montes que, fundado en el s. VII, abandonado con la llegada de los árabes y reconstruido por San Genadio en el año 895, en el XI pasó a ser ocupado por la orden Benedictina y tuvo su mayor explendor en los siglos XII y XIII; fue notablemente ampliado hasta el s. XVI, al s.XVIII pertenece la fachada de su iglesia, continuando su enriquecimiento hasta la Desamortización de Mendizábal que fue abandonado. Tal parece que el monasterio emerge de la frondosa vegetación que lo rodea y en gran parte lo inunda, confundiendo su magnitud, que se aprecia cuando entras en su interior, recorres sus ruinas, sus estancias, algunas recientemente excavadas. Es cuando aprecias la importancia que alcanzó (su dominio se extendía desde Zamora a Orense y llegó a tener 21 monjes).sanpdromonts2.jpg

Te llaman la atención, no sus anchos muros (frecuentes en este tipo de construcción), sino los contundentes arcos que coronan sus puertas y ventanas, en los que las dovelas habituales se sustituyen por enormes lajas dispuestas radialmente. Me pareció extraordinario.

Su grande y majestuosa iglesia tiene retablos barrocos que requieren urgente restauración.

sanpdromonts3.jpgDestaca el frente de la iglesia, con la torre-campanario románica adosada a la fachada barroca. Actualmente se está reparando su tejado. 

De Molinaseca hay que decir que es ejemplo de pueblo-calle del Camino de Santiago: los peregrinos cruzaban el río Meruelo por el hermoso puente románico, desde el que se accede a la Calle Real, también conocida por la Calle de los Peregrinos, ya que el Camino de Santiago transcurre por ella. Pese a su crecimiento en los últimos años, Molinaseca continúa preservando los edifficios de esta calle, los que hablan de su condición de lugar de paso del Camino, la jalonan casas blasonadas y torres, entre las que destacan la que habitó la reina Doña Urraca, la casa de los Balboa, el Hospital y el Crucero que marca el límite de la Calle Real. Tomar una cerveza en una tarde de enorme calor, en una terraza a orillas del río y con vistas al puente románico, fue un auténtico placer.

La última visita que hicimos en el Bierzo Bajo fue al Monasterio de Santa Maria de Carracedo (el otro gran monasterio de esta llamada Tebaida Berciana, junto con San Pedro de Montes). Sometido a un importante proceso de restauración que hace más patente su belleza, este magnífico conjunto monástico tuvo sus orígenes en el año 990 cuando el rey Bermudo II dona a los monjes que huían de las incursiones del caudillo Almanzor en tierras de León y Galicia unos terrenos que tenía en su villa de Carracedo, al paso del río Cúa. Fue primero monasterio benedictino bajo la advocación de San Salvador.

monasteriocarracedo.jpg

Tras vivir un siglo de penurias, en 1138 fue restaurado por la infanta Doña Sancha, hermana de Alfonso VII el Emperador, que lo cedió a monjes del monasterio de Santa Marina de Valverde, en Corullón. Doña Sancha vivió en él temporadas y lo convirtió en palacio real, del que hoy se conservan hermosas dependencias. Carracedo pasó a ser una importante abadía con autoridad jurisdicional sobre una decena de monasterios filiales en León, Galicia, Asturias y Zamora. En 1203 los monjes benedictinos cambiarán sus hábitos negros por los blancos citercienses, pasarán a depender de la abadía francesa de Citeaux y el monasterio se pondrá bajo la advocación de Santa María. Tras diversas vicisitudes y afectado por la Desamortización de Mendizábal, cayó en un abandono total, salvándose sólo su iglesia neoclásica y las alas del Capítulo (que se convirtieron en la vivienda del pároco), hasta que en 1988 la Diputación Provincial de León inició la restauración de las partes que quedaban en pie.

carracdomiradoreina_2.jpgDestacar que parte de sus muros están construidos con grandes cantos rodados.
Si tuviera que elegir el elemento más hermoso de este Monumento Nacional, sin dudarlo diría que el más sobresaliente por su belleza es el Mirador de la Reina, terraza mirador con esbelta triple arcada que comunicaba la “Cocina de la Reina” con la huerta exterior.

Las últimas excursiones fueron al Bierzo Alto; partiendo de Bembibre, seguimos el valle del río Boeza, en sentido contrario a su discurrir. Una serpenteante carretera jalonada por pequeños y hermosos núcleos de población nos lleva hasta Colinas del Campo de Martín Moro Toledano, o simplemente Colinas del Campo, como se le conoce popularmente, tratando así de abreviar tan largo nombre de población (no he logrado saber por qué se llama “de Martín Moro Toledano”, a qué o quién se debe este nombre, lo que sí parece es ser el pueblo con el nombre administrativo más largo de España). De nuevo la naturaleza es impresionante y llega a su culminación cuando aparece ante nuestros ojos Colinas, al fondo del valle -de origen glaciar- del Boeza, rodeado por las primeras elevaciones de la Sierra de Gistredo, entre las cumbres de Arcos de Agua, 2058 mts, y el Pico Catoute, el más alto de el Bierzo con 2.117 mts. La vegetación del entorno es espectacular (abedules, acebos, robles, tejos, avellanos) y posee una importante riqueza botánica (flores y plantas silvestres, como la grosella y el arándano) y fáunica (abundan los corzos y jabalíes). Si añadimos además el agua de las fuentes y arroyos que corren hacia el Boeza, y las praderas y tierras de cultivo propias de una ganadería y agricultura tradicionales, base de la economía de Colinas, nos encontramos con una naturaleza pujante y viva que nos sorprende y cautiva.

Colinas del Campo existía ya en época romana, pero es en la Edad Media cuando alcanza más importancia al ser uno de los ramales del Camino de Santiago que unía el Camino Francés con el del Norte. De Colinas sale una senda que desemboca en una gran llanura de más de dos kms de longitud, el Campo de Santiago, cubeta glaciar en la que nace el río Boeza, y en donde se halla la ermita de Santiago, construida, según la tradición, para conmemorar la victoria inflingida a los moros con la ayuda del apostol Santiago sobre su caballo blanco.

El pueblo de Colinas mantuvo durante siglos unos fueros o privilegios (estaban exentos del Servicio Real, el servicio de armas y otras contribuciones) concedidos en 1229 por el rey Alfonso IX de León, según la tradición oral (parece ser que con poca base real), por haber conseguido expulsar a los musulmanes del territorio.

colinas_puente.jpg Arco de entrada a Colinas del Campo

El atractivo del paisaje de este pequeño enclave rural berciano se ve complementado por el encanto e interés de sus casas, ejemplo de arquitectura popular que nos recuerda la ya vista en el Bierzo Bajo: casas de piedra, la mayor parte de dos plantas, con escaleras exteriores, solanas o corredores de madera y tejados de pizarra; son casas en general bien conservadas.

colinas_casa.jpg

La casa que vemos a la derecha de la imagen responde al modelo aquí descrito. Es interesante apreciar cómo conserva en buenas condiciones la solana de madera original, así como el tejado (este último con las lascas de la pizarra sin labrar y desiguales), en contraste con los tejados de las otras casas, de nueva factura, con las piezas regulares unidas por grapas/DANIEL SÁNCHEZ

Los habitantes de Colinas son los primeros en reconocer la belleza de su pueblo, están orgullosos de él, y lo cuidan, y se enseñan, sabedores además del beneficio que esto les puede reportar. Colinas del Campo de Martín Moro Toledano fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC), con la categoría de Conjunto Histórico. Todo lo anterior contribuye a que hoy día la actividad turística (hay cuatro casas rurales y varios restaurantes) sea un complemento importante de la economía tradicional (agricultura a tiempo parcial y ganadería con pastoreo).

No era objetivo de este post hablar de la gastronomía del Bierzo, cuya excelencia es conocida y reconocida, pero dado que Colinas del Campo fue mi última visita y la hicimos al atardecer, en mis sentidos no sólo conservo la sensación de disfrute que me proporcionó su visión, su conocimiento, sino también el de la cena en La Cantina, amablemente atandidos por María, su dueña. No entraré en detalles (todos fueron productos de la zona), pero quiero cerrar este post con la última sensación: la degustación de un delicioso helado de arándanos recolectados en Colinas.

Le he prometido a Mavira volver en el otoño. La visión del Bierzo desde el mirador de Corullón en noviembre de 1970 es una de las imágenes más hermosas que conservo en mi retina.

Para más información:

Al no poder ofrecer más imágenes de Colinas y su entorno, os remito al siguiente blog en el que veréis unas imágenes espectaculares: Rutinas varias. Pequeñas rutas por la montaña.  



Impresiones de un viaje a León

4 07 2009

Ayer jueves hice un viaje de ida y vuelta a León (en el ALVIA, que es un tren estupendo, cómodo y rápido); inicié la jornada tomándome un café en una terraza frente a la catedral: primer disfrute del día. A las 2, cumplido el objetivo que me había llevado a la ciudad, aproveché el tiempo sobrante para acercarme al MUSAC. Aquí tuve un ligero desencanto: el museo estaba cerrado, preparando las nuevas exposiciones que se inaugurarán el día 11. Aproveché para comer en su cafetería, llena de comensales, fundamentalmente gente joven (la mayor parte cargados con sus enormes mochilas de viaje), lo que habla por sí sólo del éxito de este espacio expositivo, además de lugar de encuentros, de conciertos y de manifestaciones artísticas diversas .

Sustituí mi frustada visita al interior del museo por un paseo por esta zona de León, localizada en la entrada al Barrio de Eras de Renueva, que siempre me sorprende por  sus modernos edificios rodeados de grandes espacios abiertos, diáfanos, salpicados de zonas ajardinadas hermosamente simples a base de cesped y árboles, con su sencilla y ligera iluminaria, todo ello fruto de una acertada planificación que evidencia un afán por hacer ciudad moderna, que aúna inteligentemente las funciones cultural, residencial y administrativa, lejos de la especulación feroz tan presente en otros lugares.

Pero (no podía ser de otra manera) quiero dedicar unas líneas a los edificios que indudablemente son las “estrellas” de la zona, por su singularidad y por su carácter de atracción de visitantes; me refiero al Auditorio Ciudad de León y al Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León, el MUSAC, construidos en 2002 y 2005, respectivamente. Ambos son obra de los arquitectos Emilio Tuñón y Luis Moreno Mansilla, ganadores, junto con otros muchos galardones, del Premio de Arquitectura Española 2003 y, en 2007, del Premio de Arquitectura Contemporánea de la UE “Mies van der Rohe“,  en este caso fue un reconocimiento al MUSAC por su “calidad arquitectónica” y por el “uso” por el público.

musac1.jpg

El MUSAC me sorprende siempre: su estructura cóncava -en la que el blanco de hormigón con el que está hecho el interior contrasta con su fachada, auténtico mosaico multicolor constituido por grandes rectángulos de vidrio vivamente coloreados- me parece hermosa y sugerente.

auditorio2.jpg

El Auditorio, brillante muestra de cubismo arquitectónico, tiene también una estructura de hormigón blanco y sus fachadas están revestidas con grandes piezas de marmol travertino, en clara referencia al origen romano de la ciudad (su interior, de líneas muy sencillas, es al mismo tiempo señorial y acogedor).

sanmarcos.jpg

Situado frente al Auditorio, que está a la derecha de la entrada al Barrio de Eras de Renueva, está  la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León, magnífico y enorme edificio acristalado alineado con el próximo Hostal de San Marcos.

La arquitectura del siglo XXI, el León del futuro, nos pone así en conexión con el León histórico, representado aquí por el edificio plateresco y su hermosa fachada.

Siguiendo el paseo que se extiende a lo largo del río Bernesga (otro lujo de León) me dirijo a la estación de Renfe; aquí, mientras espero la llegada del ALVIA, tengo la oportunidad de recrearme con otra gratificante imagen, en este caso se trata de la marquesina que cubre los andenes de la estación,  hermoso ejemplar de hierro y cristal de 1870, declarado bien de Interés Cultural del Patrimonio Histórico Español.

renfeleon.jpg

renfeleon2.jpg

Lucía un sol radiante, la luz entraba libremente en los andenes. Esta imagen quedó también grabada en mi retina.

Qué distinta la llegada a la estación de Oviedo, oscura, casi lúgubre, aplastada por una losa, fruto de una operación urbanística llamada “Cinturón Verde“…



Un viaje a la Historia de España

8 01 2009

Un viaje a la Historia de España. Madrid y la Granja de San Ildefonso es un Proyecto de actividad extraescolar dirigido a alumnos de Historia de España de 2º de Bachillerato.

Aquí se ofrece el programa de desarrollo de la actividad que consta de tres partes:

1) Introducción: en el aula, en los días inmediatos al viaje, se presentará la actividad a los alumnos, utilizando como recurso la proyección y comentario de imágenes de los lugares, monumentos y obras de arte que se visitarán .

A los alumnos se les entrega un dossier que contiene el programa del viaje, los objetivos del mismo, información básica (textos, imágenes, planos, páginas web) de los centros de interés de la actividad y el cuestionario. Este dossier forma parte del documento que se presenta en esta página.

2) La actividad propiamente dicha, especificando los centros de interés (visitas a realizar) y la periodización (la actividad está programada para cuatro días).

3) Realización de un trabajo-cuestionario que el alumno realizará a partir de la información recibida durante el viaje y de la aportada por el dossier.

Para descargar el programa de la actividad, haz clic sobre el siguiente enlace: presentacion.pdf

Para ver el documento completo, mueve con el cursor las flechas del visor

Esta película necesita Flash Player 7

Para verlo a mayor tamaño

Si te interesa, puedes decargarlo (download) en formato PDF desde Scribd (siempre que estés dad@ de alta)

Información complementaria. Algunas cuestiones que conviene tener en cuenta:

Temporalización:

- Las fechas más oportunas para realizar la actividad son los días inmediatos a las vacaciones de Navidad (se puede coger un día no lectivo), con los exámenes de la 1ª evaluación ya realizados (así se viene realizando en el IES Monte Naranco desde el curso 2004-2005 y así se ha hecho en este curso 2008-2009 en el IES La Ería).

Concierto de visitas:

- La visita al Centro Reina Sofía es gratuita y puede incluir guía (en este caso es necesario solicitarlo al menos con un mes de antelación).
- Para asistir a un pleno del Congreso de los Diputados es necesario solicitarlo con dos o tres meses de antelación (para la fecha sugerida se debería solicitar al inicio de curso)

Sugerencias:

- Merece la pena, si se puede, subir a la base de la Cruz del Valle de los Caídos (el funicular de acceso cuesta 2,50 € que se sumarían a los 2.50 € de la visita al Valle; también se puede subir a pie -menos recomendado-); la panorámica de la sierra del Guadarrama es impresionante.
- El recorrido por el Madrid de los Borbones, especialmente por el Paseo del Prado y aledaños, procede hacerlo en autobús, lo que nos permitiría  también llegar hasta la Castellana y comentar la función de Centro de negocios que tiene actualmente.

Se pueden aprovechar los recorridos para dar unas nociones generales sobre el desarrollo urbano de Madrid.

Actualización: hoy (28/02/2010) he incorporado al blog el post “Reconociendo nuestra Historia: El Escorial y Valle de los Caidos, Madrid, Almagro y Almadén”, planteado como alternativa a “Un viaje a la Historia de España. Madrid y La Granja de San ildefonso”, que añade información que puede resultar interesante, que permite hacer de las dos actividades una o  simplemente facilita información para programar itinerarios históricos.