COCINA Y TV ¿AGUA Y ACEITE o SAL y PIMIENTA?

26 04 2015

Hace un par de días pudimos leer la siguiente entrevista a Begoña Rodrigo, jefa de cocina del Restaurante La Salita (Valencia) y ganadora del Concurso Top Chef en su primera edición. Además, con el asunto del “León come gamba” de Master Chef se demuestra que las cosas no suelen ser blancas o negras y mucho menos en televisión, este fenómeno mediático cocinado en redes sociales, radio, tv y prensa escrita es la última muestra de lo peculiar de ese maridaje: Cocina y Tv.

Aquí os incluimos el enlace a la entrevista de Begoña:
http://elpais.com/elpais/2015/04/24/estilo/1429902385_943918.html

En el mismo se muestran algunos pros y contras de los concursos de cocina en tv, así como la influencia de los mismos en el “Boom” mediático que llevamos observando varios años; además de dichos concursos también son una verdadera multitud los programas dedicados a la cocina (algunos de ellos ya veteranos en uno o otro canal y que podemos repasar en el enlace final de esta entrada).

Asi mismo, el programa Master Chef, otro producto similar pero orientado a concursantes amateurs es un buen ejemplo de las dimensiones a las que estamos haciendo referencia:

http://elpais.com/elpais/2014/04/07/eps/1396868651_363493.html

Pues bien, trataremos aquí de elaborar un análisis inicial, absolutamente personal y por ello, criticable, opinable y maleable. Se trata de esquematizar los pros y contras de este panorama. Estos son los que se nos ocurren a nosotros.

Puntos positivos:

-1- Dar visibilidad y prestigio a una profesión “menor” hasta hace poco tiempo.

-2- Abrir nuevas expectativas laborales a, sobre todo, jóvenes, sin una vocación muy definida.

-3-   Promocionar los estudios de formación profesional de la rama de Hostelería y Turismo y otros tipos de formación.

-4- Abrir un debate sobre alimentación, cocina, ingredientes y ver la gastronomía como un componente de la cultura de pueblos, regiones y paises.

Puntos negativos:

-1- Dar una imagen distorsionada del trabajo profesional en la cocina.

-2- Crear falsas expectativas a futuros profesionales del sector.

-3-  Establecer una imagen equivocada de cara a la opinión pública, es decir, dar a creer que sus restaurantes y otros son dinero fácil.

-4- Convertir o que se conviertan los cocineros y cocineras en nuevos miembros del star system televisivo y que descuiden sus restaurantes o se lanzen a aventuras poco rentables “cegados” por la fama.

A partir de estas premisas, cada uno puede ampliarlas, cambiarlas. matizarlas o mostrarse totalmente en desacuerdo.

Nosotros tenemos clara nuestra postura, si ponemos en una balanza los pros y las contras, éstas últimas pesan más.

En el blog Actualidad gastronómica publicó Marta Hualde, hace un par de años, un entretenido post recopilando “casi” todos los programas de cocina, gastronomía y similares que nos han aderezado la vida desde los años 50. Un repaso digno de disfrutar.

http://actualidadgastronomica.es/los-programas-de-cocina-mas-celebres-de-la-television-espanola/



Colaboración del IES Valle de Aller con el Proyecto NAOS, del Principado de Asturias

23 04 2015

El IES Valle de Aller se encuentra inmerso, junto a otras Escuelas de Hostelería del PPAA en el Proyecto NAOS, para la difusión de una alimentación saludable y las buenas prácticas alimenticias……………os mantendremos informados…………



CONFORT ACÚSTICO: Factor de calidad

13 04 2015

Hemos leido multitud de artículos y estudios sobre calidad en hostelería, tenían en cuenta la oferta gastronómica, relación calidad precio, decoración de las salas, profesionalidad y un largo etcétera. Muy al final de ese etcétera suele aparecer un factor que nos parece, si no decisivo, si al menos tan importante como otros que se tienen en cuenta mucho más.

Está claro que somos un país ruidoso (es una de las cosas que más llama la atención a determinados visitantes extranjeros) y en la hostelería llevamos esa característica a su máxima expresión.  Pongamos varios ejemplos a modo de ilustración:

Bar o Cafetería: Televisión encendida (que nadie mira  y permanecerá así ya sea con publicidad, informativos o una película), hemos llegado a estar en locales con dos encendidas a la vez; añadimos el molinillo funcionando, una tragaperras con su musiquita, dos o tres clientes, no hacen falta más, hablando en un tono mitinero como si fuesen políticos de campaña electoral…

Restaurante al mediodía, servicio de comidas: La misma televisión que se oye en el comedor, incluso una que lo “decora”, batalla infernal en cocina que llega en directo sin amplificadores, que no hacen falta, en la cocina, un baño con banda sonora de cisterna y secamanos…

Existen ruidos y sonidos evitables con buena voluntad, otros con alguna inversión de mayor o menor cuantía y otros inevitables pero, como menciona el artículo, estaría bien que los críticos gastronómicos lo incluyesen en sus valoraciones siempre y no solo cuando la molestia es evidente, lo mismo que se valora el pan, el café o el servicio.

Posdata: Aunque asturianos, obviamos la referencia acústica a las sidrerías (verdadera seña de identidad diferenciadora de nuestra hostelería) donde a los factores mencionados se suma el carácter “expansivo” de todas nuestras acciones, profesionales o personales.

¿Moraleja?, la página Diario de Gastronomía incluye un artículo que puede ser un buen punto de partida para concienciarnos sobre este factor de calidad tantas veces minusvalorado.

http://diariodegastronomia.com/claves-para-lograr-un-restaurante-acusticamente-confortable/