HISTORIAS DEL CHAMPAGNE: LILY BOLLINGER

2 10 2018

Iniciamos una serie de artículos dedicados al champagne y una de las mejores formas de hacerlo es dedicando el primero a una de esas mujeres que forman parte de la historia del espumoso más famoso del mundo: A Élisabeth Law Lauriston-Boubers, más conocida como LILY BOLLINGER

El 10 de noviembre de 1923, Jacques Bollinger, el nieto de Joseph Jacob, conocido como Jacques Bollinger, cofundador de la casa un siglo antes, se casó con Elisabeth Law de Lauriston-Boubers, descendiente de John Law de Lauriston, el aventurero escocés, banquero y economista, que cofundó la Compañía de Las Indias Orientales. Ella tenía 24 años y él 29.

Cuando se casó con Jacques, Elisabeth empezó a trabajar en la bodega y la viña. En 1941, cuando su esposo murió, con 42 años, tomó las riendas de la firma. Conocida como “Mrs Jacques” por los habitantes de Aÿ y “Tía Lily” por la familia, Elisabeth Lauriston Bollinger fue considerada por todos como una de las grandes damas de Champagne. Dirigió la casa durante la guerra y la ocupación alemana con firmeza:

“Madame Bollinger era una mujer de temperamento” advierte Marie‑Helène Bizot  “una mujer implacable. Cuando nuestra casa, esta misma en la que estamos ahora, estaba tomada por los alemanes, ella les llevaba tiesos como un palo. Les obligó a seguir a rajatabla sus órdenes, reservándoles a ellos la mitad, solo la mitad de la vivienda. Imagínese…”.

 

 

 Luego, desde la década de 1950, representó los vinos de Bollinger en todo el mundo con su ya famosa elegancia y determinación. Suyo es el mérito de que la Reina Isabel renovara en 1955 su Título de “Royal Warrant” Proveedor de la Reina que había unido a la monarquía inglesa en 1884 con el primer Título otorgado por la Reina Victoria. Durante treinta años, guió la casa que había heredado entre la tradición y la modernidad, con inteligencia y sutileza. Fue ella quien tomó la decisión de lanzar Bollinger R.D. en 1967, seguido por Vieilles Vignes Françaises en 1969.

 

 

 Madame Bollinger se retiró en 1971, y murió el 22 de febrero de 1977.

Es ya parte de la historia del champagne, inolvidable su respuesta en una entrevista del Dayly Mirror en 1961 cuando le preguntaron que momentos eran adecuados para tomar champagne, su champagne, por supuesto. 

 

 BEBO CHAMPAGNE CUANDO ESTOY FELIZ Y CUANDO ESTOY TRISTE. ALGUNAS VECES LO BEBO CUANDO ESTOY SOLA, PERO CUANDO ESTOY ACOMPAÑADA LO CONSIDERO OBLIGATORIO. COMO CON ÉL SI NO TENGO HAMBRE Y LO BEBO CUANDO SÍ LA TENGO. EN CUALQUIER OTRO CASO NO LO BEBO, A MENOS QUE TENGA SED.

 

 ” A modo de epílogo curioso: Aunque ya retirada, vio como la Casa Bollinger se asociaba a la imagen de James Bond, en 1973 al aparecer en la película Vive y deja morir, una hábil estrategia de marketing que se repitió en otras 13 películas del Agente Secreto al servicio de su Majestad.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  237  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image