Y en el comienzo fue el cine (I): cine mudo

La música siempre ha acompañado al cine desde su creación en 1895. En la época del cine mudo todas las salas disponían de una agrupación instrumental para acompañar musicalmente las películas. Estas formaciones podían abarcar  desde un único instrumento (como piano o violín) hasta una orquesta completa. El número de instrumentistas y su calidad dependían de la importancia de la sala. Las melodías que se interpretaban, de origen culto o popular, solían resultar conocidas para el público y se elegían entre aquellas que más se adecuasen al carácter de la película. Unos efectos de sonido producidos por medio de máquinas especiales ponían el toque final a estas primitivas “bandas sonoras”. En un principio, la música que acompañaba en directo la proyección de las películas era un recurso para ahogar el sonido del proyector.

 

 

La primera película sonora fue El cantor de jazz, de 1927.

 

 

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image