Shine (el resplandor de un genio)

16 02 2007

shine5.jpg

Incrompesiblemente, esta película se encuentra descatalogada en España, si bien es cierto que llegó a ser editada en DVD en los primeros tiempos de andadura del soporte (cuando cada ejemplar aun estaba carísimo). Constituye un caso curioso porque no se trata de una biografía sobre un personaje famoso. Al contrario, el pianista australiano David Helfgott se hizo célebre a partir del estreno comercial de la cinta (1996).

Su figura resultaba atractiva para la gran pantalla porque entraba dentro del esquema de genios desequilibrados. En esta caso, una enfermedad nerviosa da al traste con la carrera como concertista del músico apuntando como posible causa a la figura paterna, excesivamente exigente (rasgo que, en cierta medida podría compartir Mozart y, en otro sentido, Beethoven).

La historia se articula en torno a las dificultades de interpretación del Concierto para piano nº 3 de Rachmaninov (que se puede escuchar en los momentos de mayor intensidad) pero también aparecen piezas como El vuelo del moscardón de Rimsky-Korsakov (precisamente en el arreglo para piano de Rachmaninov) y otras obras claves de la Historia de la Música. Por ejemplo, de Vivaldi suena el Gloria y la cantata Nulla in mundo pax sincera“; de Liszt puede oirse La Campanella y la Rapsodia húngara nº 2 (sí, esa que tanto acompaña a las escenas cómicas de los dibujos animados).

Tras esta reaparición, Helfgott ha seguido interpretando el dificilísimo tercer concierto de Rachmaninov y, dada la repercusión mediática adquirida con esta película, llegó a publicarse en CD su interpretación en 1997.

Seleccionamos dos de las mejores secuencias. En primer lugar, el momento en que no puede soportar la presión del concierto ante la mirada atenta del profesor en la sala y su enemistado padre en la sombra (un auténtico videoclip de música “clásica” y una lección de cine):

RACHMANINOFF: CONCIERTO PARA PIANO Nº3

La segunda muestra se centra en la puesta en evidencia del gracioso del restaurante que pretendía burlarse del pianista (muy acertada la elección de la pieza musical para ilustrar la escena):

RIMSKY-KORSAKOV: EL VUELO DEL MOSCARDÓN

Para más información, recomendamos este artículo de Ángel Riego Cue.


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image