Desastres nacionales

13 05 2007

Ayer noche se celebró la nueva edición del Festival de Eurovisión. Un certamen que se encuentra de capa caída pero en el que rara vez España desempeña un buen papel.

Esta año no iba a ser menos. Un vigésimo puesto que, irónicamente, tiene parangón con los resultados del informe PISA (Programme For International Student Assessment) para alumnos de 15 años.

Según este sistema de evaluación internacional, los mejores resultados académicos corresponden a Finlandia (país que organizaba el Festival este año por haber ganado el anterior) donde la cultura musical es altísima y la docencia constituye una profesión de prestigio.

Paralelamente, España, un lugar donde ni la apreciación de la música roza la excelencia ni los profesores están bien considerados, queda en los últimos lugares de la OCDE tanto en el informe PISA como en las votaciones de Eurovisión. ¿Casualidad?

Eso sí, siempre se puede justificar la situación a la española: bien protestando por lo injusto de los métodos, bien negando la evidencia, o bien regodeándonos en lo buenos que somos y lo mal que nos saben apreciar.

Es decir, el mismo tipo de excusas con que Felipe II parece que pretendió explicar la derrota de la Armada Invencible: “yo no envié mis naves a luchar contra los elementos”.

Regresemos al concurso, cuyos datos objetivos son más fáciles de analizar.

El asunto comenzó a celebrarse en 1956, pero España no participó ni en la siguiente edición, ni en la siguiente (ya empezamos mal). Habría que esperar hasta 1961.

En 1962, Victor Balaguer y su Llámame no consiguen ni un solo punto (parece que nadie llamó, al menos para votar)

Visto lo visto, se decidió presentar Algo prodigioso con una voz de renombre: José Guardiola. Las cosas cambiaron, pero no tanto como aventuraba el título de la canción: 2 puntos en total.

Ni el hecho de nombrar a los cantantes a la inglesa consigue cambiar las cosas. Nelly, Tim & Tony no son agraciados con más de un punto en 1964.

También 0 puntos para Conchista Bautista en 1965. La canción se titulaba Que bueno que bueno, pero el resultado fue malo más que malo.

Cuando Braulio cantaba Sobran las palabras en 1976, paralelamente también faltaron los apoyos. Tuvo que contentarse con permancer en la casilla 16 del marcador.

España vuelve a ser la última en 1983 cuando nadie manejaba la barca de Remedios Amaya. Sensación de “dèjá vu” que a la deriva nos lleva.

La hija del tenor canario Alfredo Kraus (Patricia) no consiguió subir más del puesto 19 en 1987, pero peor fue 1994 cuando la final arrojó la posición 18 para Alejandro Abad o la número 23 para Lydia en 1999.

Finalmente, la últimas ediciones son muy regulares para España: el número 21 del escalafón, tanto para la Brujería de Son de Sol como para el Bloody Mary de Las Ketchup que no desentona mucho con el 20 de D’Nash en el presente 2007.

Es cierto que no siempre quedamos tan mal. Incluso en 1968 ganó Massiel con el La la la prolongandose el éxito con Salomé al año siguiente. Pero tan sólo se trata de las excepciones que confirman la regla.

Incluso cuando el resultado no es desastroso, ocurre algo que lo estropea. Vean sino lo que ocurrió con el sonido en la actuación de Azucar Moreno (1990) obligándolas a salir de escena (estas cosas pasan por abusar del sonido pregrabado).

Así y todo, consiguieron una quinta posición. Atención a los comentarios del locutor: Long guitar introduction /…/ Here we go!


EUROVISIÓN 1990 - ESPAÑA (FALLO DE SINCRONIZACIÓN)

 


  • Imagen de cabecera: Derrota de la armada invencible, pintura de Philippe-Jacques de Loutherbourg (1796)
  • Imagen 2: Lordi, grupo finés ganador de la edición 2006 de Eurovisión. Su estética gótica aportó aire fresco con un rock-metal algo descafeinado pero inteligentemente construido.
  • Imagen 3: Montaje fotográfico de Las Ketchup (2006)

Acciones

Informaciones

2 Comentarios a “Desastres nacionales”

22 09 2007
Kialaya (13:11:05) :

Me ha gustado mucho tu post sobre este tema. Lo he encontrado buscando información sobre Eurovisión precisamente para escribir un post en mi propio blog acerca de lo bajo que está cayendo el nivel de este Festival. Aunque llevas razón en que estamos enviando a intérpretes con pocas posibilidades de ganar, seamos sinceros, es muy sospechoso a veces el hecho de que países “amigos” se voten mutuamente a canciones horrorosas quedando algunas veces países con canciones buenas (ya no digo nosotros) muy por debajo de donde deberían.

Te invito a pasarte por mi post; a ver qué te parece.

22 09 2007
Ignacio (13:51:59) :

Gracias por tu comentario, Kialaya. Tu blog Kaleidoskopia está lleno de curiosidades interesantes. Daremos más de una visita por sus páginas.

Un saludo.

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image