El reloj

25 06 2007

Se puede hacer música de tal manera que nos de la sensación de estar escuchando un antiguo reloj con su característico “tic-tac”, el péndulo y la cuerda.

El arreglo para instrumental Orff pertenece a Fernado Agüeria y, como se puede observar, todo lo que suena pertenece a la familia de la percusión (tanto de afinación determinada como indeterminada).

Estamos ante un caso de música descriptiva que llega a constituir una especie de broma al pretender imitar la realidad con un grado excesivo de fidelidad.

Cabe destacar como al acercarse la cámara a cada intérprete, el micrófono capta con mayor presencia la sección que está ejecutando. Por otra parte, resulta evidente que hay un guiño a dos relojes muy característicos: el cuco y el Big Ben de Londres.

Esta pieza fue preparada el pasado año y para conseguir sincronizar el conjunto hizo falta emplear, aproximadamene, una hora. Es decir, 50 minutos de ensayo para conseguir 2 definitivos.

Lo dicho anteriormente implica un 96% de esfuerzo para obtener un 4% de resultado y proporciona, medianamente, una idea de la perseverancia que se necesita para hacer música. Nunca es algo que “salga sólo”.

Así y todo, sobrepasamos la proporción establecida por Picasso para conseguir un buen trabajo: 1% de inspiración y 99% de transpiración. Eso quiere decir, ni más ni menos, que todavía tenemos que esforzarnos en mayor medida.

 


EL RELOJ

CRÉDITOS:

  • Duración: 2′ 22”
  • Fecha: Junio 2006
  • Intérpretes: 3º de ESO (grupo de diversificación)
    • Metalófono bajo
    • Xilófono contralto
    • Xilófono soprano
    • Güiro
    • Carillón
    • Triángulo
    • Platillo

 


 


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image