No puede ser

17 07 2007

Los más prestigiosos tenores tienen bien considerada a la protagonista de un título clave dentro de la producción musical cantada en español. Permitirnos el lujo de relegarlo al olvido es algo que no puede ser. Para evitarlo, vamos a poner en práctica aquello del “busque, compare y si encuentra algo mejor…”

Concebida musicalmente por el autor vasco Pablo Sorozábal, La tabernera del puerto (1936) constituye un buen ejemplo que desmitifica alguno de los tópicos que suelen rodear a la zarzuela. Por ejemplo, no puede ser que obras como esta sean clasificadas como “género chico” ni que podamos pensar que los argumentos abordan exclusivamente temas castizos centralizados en torno a Madrid y sus costumbres.

No puede ser, además, es el número culminante de esta composición. Veamos algunas interpretaciones para poder apreciar sus diferentes matices. A este respecto, si alguien echa en falta algún nombre en concreto, hay que tener en cuenta que personajes como Pavarotti (por poner un ejemplo) no se encuentran asociados a esta pieza de repertorio. Por tanto, no están todos los que son, pero sí son todos los que están.

Comenzamos con Plácido Domingo, en la grabación efectuada en las termas de Caracalla (1990):

Continuamos con José Carreras (otro de “los tres tenores”) en una actuación televisiva con un piano inusualmente ataviado para la ocasión:

El cantante, pero también ingeniero, Alfredo Kraus, defendido a capa y espada por muchos, ofrecía esta versión en Montjuïc (1987):

Un alumno aventajado del anterior fue el avilesino Aurelio Gabaldón que, por cierto, también estudió una ingeniería (se pone de manifiesto una vez más que no hay una línea divisoria entre las mal llamadas Ciencias y Letras). Escuchémosle tal como actuó en 2007:

Los italianos, expertos en ópera por tradición, también se atreven, valga la redundancia, con esta romanza del romance marinero. He aquí el caso de Marcello Merlini (2006):

Y cerramos el ciclo regresando a Plácido Domingo pero no como solista, sino en calidad de director, dando las oportunas indicaciones a Rolando Villazón:

Dado que hay partidarios de subtitular todo el teatro lírico y no sólo las óperas (que pueden encontrarse escritas en cualquier idioma) transcribimos el texto en su totalidad aunque pensamos que, al menos en este caso concreto, la dicción de los intérpretes se entiende perfectamente.

No puede ser
Esa mujer es buena
No puede ser
Una mujer malvada
En su mirar
Como una luz singular
He visto que esa mujer
No es una desventurada
No puede ser
Una vulgar sirena
Que envenenó
Las horas de mi vida
No puede ser
Porque la vi rezar
Porque la vi querer
Porque la vi llorar
Los ojos que lloran
No saben mentir
Las malas mujeres
No miran así
Temblando en sus ojos
Dos lágrimas vi
Y a mí me ilusiona
Que tiemblen por mí
Viva luz de mi ilusión
Sé piadosa con mi amor
Porque no sé fingir
Porque no sé callar
Porque no sé vivir


Artículo relacionado en Musical Blogies:


Acciones

Informaciones

2 Comentarios a “No puede ser”

8 03 2010
eduardo (23:32:03) :

bravo. buena comparación.

9 03 2010
Ignacio (21:11:28) :

Gracias, Eduardo. La verdad es que No puede ser, de hecho, es un fragmento tan poderoso que hasta funciona perfectamente fuera de la obra a la que pertenece.

Un saludo.

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image