Rentabilidad de la cultura

25 07 2007

Siempre nos ha parecido que la cultura presenta una rentabilidad a largo plazo (nunca a corto ni medio) en el sentido de que una sociedad bien formada (educada) se vigila a sí misma y no tiene necesidad de delinquir. Sin embargo, a veces podemos llegar a pensar que cada vez es más difícil de conseguir esta utopía.

Al menos, en esta dirección van las palabras de la gijonesa María Antonia Rodríguez, flauta solista de la Orquesta de Radio Televisión Española, aparecidas hoy en el diario La Nueva España. Por su interés y brevedad, las transcribimos a continuación.

 


La música sigue siendo marginal y elitista porque la cultura no es rentable.

Diana Díaz

María Antonia Rodríguez (Gijón, 1965) es una de las maestras veteranas del curso internacional de música de Avilés. Por quinto año consecutivo se encarga de la especialidad de flauta travesera. Rodríguez defiende, por encima de su instrumento, la propia música. Como flauta solista de la Orquesta Sinfónica de Radio Televisión Española dice vivir un milagro en cada concierto, pero sus clases en el Conservatorio Profesional de Madrid no la apasionan menos. César Narciso, Alain Marion y Antonio Arias han sido algunos de sus mentores en los conservatorios de Oviedo, Madrid y París durante su formación. Ahora, la nueva cantera de instrumentistas necesita que la mimen, según la flautista.


-¿Cómo le va a la formación musical en España?
-Hay talento y poco apoyo institucional. Los presupuestos para conservatorios profesionales son de risa. Normal, teniendo en cuenta el desconocimiento hacia la música por parte de los gobernantes. La cultura no es especialmente rentable, pero es cultura. Por eso la música es marginal y elitista.


-¿Y cómo podría volverse rentable la música?
-A través de la educación. La música se está restringiendo en los colegios de un modo vergonzoso. La formación mínima musical es primordial para la sociedad de mañana. La música es cosa de los sentimientos. La labor del maestro, a la que se imponen cada vez más trabas, es introducir al niño en lo que va a escuchar, en lo que le va a acompañar toda la vida: la música.


-Parece que la música es de las aficiones preferidas, pero, como profesión, de las más infravaloradas.
-La música mueve masas, así que cuando al adolescente lo absorben los medios de comunicación empieza a soñar con ser una estrella del rock. Otros sueñan con ser Sophie Mutter. Los que nos dedicamos a la música clásica no somos especiales. Hacemos lo que todo el mundo. Cuesta salir adelante, como en otras profesiones. Cada vez hay más competencia. Tienes que demostrar que eres el mejor. Pero además de ser un brillante instrumentista tienes que ser brillante persona, respetar al compañero y actuar limpiamente. Esa parte suele pasarse por alto en la educación.


-¿Por qué recomendaría a los padres matricular a sus hijos en flauta?
-Es un error empujar al niño a un instrumento concreto. Él mismo debería tener la opción de elegir. Al margen de que la música llegue a ser su oficio, es lo más saludable para su desarrollo corporal y mental. Aporta el ritmo y el corazón a la vida y descubre la generosidad al compartir el sonido. La cara «B» es que un tiempo del que dedica a la consola tiene que dedicarlo a practicar el instrumento.


 

Como la entrevista no requiere ningún comentario adicional, para todo aquel que le haya interesado, le remitimos a otra publicada en Filomusica (septiembre, 2004) de donde procede la imagen de cabecera.

Cerramos el post con tres audiciones que demuestran la versatilidad de la flauta al adaptarse a géneros y estilos completamente diferentes. Así, dentro de la música “clásica”, entre los cientos de composiciones que poríamos destacar, elegimos un veloz fragmento de una obra de Antonio Vivaldi:


Necesita actualizar Flash Player

En el ámbito de influencia del jazz, la flauta no ha desempeñado un papel preponderante en comparación con otros instrumentos como la trompeta, el clarinete, el contrabajo, el piano o la percusión. Sin embargo, es obligado citar los casos de Chick Webb (el pionero, allá por los años 30’s), Herbie Mann, Ron Burgundy, Rahsaan Roland Kirk ó Eric Dolphy donde sí marca la pauta a seguir:

Necesita actualizar Flash Player

Y en la esfera del rock, no queda más remedio que citar al grupo que convirtió a la flauta travesera en una de sus señas de identidad: Jehtro Tull y su solista principal Ian Anderson. Escuchemos este ejemplo que constituye un estándar de su repertorio ajustado a un “extraño ” compás de 5 partes.

tull.jpg

Necesita actualizar Flash Player

 


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image