Ladrones de tumbas

16 08 2007

Se multiplican por todas partes las noticias dando fe que tal día como hoy, hace exactamente 30 años, fallecía Elvis Presley. Sin embargo hay quien todavía asegura que sigue vivo y que la noticia de su muerte se debe a un montaje mediático.

Directores de orqueta como Leonard Bernstein (que también fue compositor) reconocían la influencia del llamado “Rey del Rock” (ha sido “la mayor fuerza cultural del siglo XX” llegó a decir). Mentras tanto, otros sectores se lamentan de que no hubiera sido negro, lo cual, no deja de parecernos una consideración absurda. ¿Y por qué no pelirrojo? ¿y por qué no un habitante de los Cárpatos?

Bela Lugosi con Frances Dade en Dracula (1931) de Tod Browning

Quien sí había nacido en Transilvania fue el actor Bela Lugosi (alias Conde Drácula) que curiosamente también se murió un 16 de agosto (aunque de 1956 y no de 1977 como Elvis). Se abona de esta forma el terreno para los aficionados a establecer similitudes basadas en las causalidades. He aquí una muestra (de tantas) que en esta ocasión habla de la “extraña relación” del número 21 con las vidas de Presley y Lugosi.

Max Schreck en Nosferatu de F.W. Murnau (1922)

Lo que sin duda es común a ambos personajes es la decadencia que experimentaron en el último tramo de sus vidas. Al actor, que tiene el mérito de haber forjado para la posteridad la imagen elegante y distinguida de Drácula (nótese la diferencia con el Nosferatu de Murnau) le dio por comenzar a dormir dentro de un ataúd y viajar en un coche funerario mientras progresivamente iba teniendo menos éxito en la pantalla.

El cantante, por su parte, comenzó a engordar y restringió las actuaciones a introducirse en otra particular caja fúnebre como es la del mundo de la drogas. Su muerte intentó disfrazarse como “natural” dado que comenzaba a convertirse en una leyenda. Sin embargo, justamente por eso, su tumba sufrió un intento de profanación.

Sigamos con más comparaciones pero ciñéndonos al dominio estrictamente musical. En clase ya hemos tocado el Love me Tender de Elvis (y algún tema más que no ha aparecido en el blog). La canción napolitana O sole mio, compuesta por G. Capurro y E. di Capua en 1898, es una de las más versioneadas por cientos de artistas en todo el mundo. Escuchemos primero como la interpreta Presley (eso sí, cambiando el italiano por el inglés hasta en el título).

Necesita actualizar Flash Player

Ya con el primer concierto de Los Tres Tenores en las Termas de Caracalla (1990), se acudió a la conocida melodía para lucimiento simultáneo de Plácido Domingo, José Carreras y Luciano Pavarotti. Ya es de sobra conocida la controversia generada por este tipo de macro espectáculos que incomodan, sobre todo, a los puristas de la música “culta”. Esta vertiente crítica tiene un argumento más para la disconformidad si se fija en el pequeño “error” que comete Pavarotti (cuando el contador de tiempo del vídeo marca 1′ 37”) porque debería haberse callado para dejar paso a Domingo, pero continua cantando hasta que se da cuenta, acepta el fallo y sonríe. Los más grandes también se equivocan.

LOS TRES TENORES - O SOLE MIO


Artículos relacionados en Musical Blogies:


Acciones

Informaciones

3 Comentarios a “Ladrones de tumbas”

7 09 2007
marcela (18:37:36) :

Estás en un error, le montan una broma Carreras y Domingo a Pavarotti, él sólo tiene que cantar, y los otros dos cantan, por eso se sonríe en dos oportunidades el gran Luciano.
Este video no tiene desperdicio es MAGISTRAL!!!!
QUE GRANDEZA, QUE OBRA.
Un saludo,
marcela y gracias por el vídeo.

8 09 2007
Ignacio (23:20:16) :

Gracias por participar, Marcela.

Te explicaré por qué creo estar en lo cierto. El fragmento de vídeo (encontrado en YouTube) se corresponde con el bis que Los Tres Tenores hicieron en el concierto de las Termas de Caracalla (1990). Inmediatamente antes lo habían interpretado haciendo menos “gorgoritos”. En esa ocasión Pavarotti dejó de cantar en el momento adecuado.

El problema radica en que no es una canción pensada para cantar en trío y, por tanto, decidieron repartir la letra (la primera mitad) de la siguiente manera:

Pavarotti
:
Che bella cosa na jurnata ’e sole,
N’aria serena doppo na tempesta

Domingo:
Pe’ ll’aria fresca pare già na festa…
Carreras:
Che bella cosa na jurnata ’e sole.

Pavarotti:
Ma n’atu sole
Cchiù bello, oje ne’.
’o sole mio
Sta ’nfronte a te
’o sole
’o sole mio
Sta ’nfronte a te
Sta ’nfronte a te


Carreras & Domingo
:
Ma n’atu sole
Cchiù bello, oje ne’.
’o sole mio
Sta ’nfronte a te

Pavarotti:
’o sole
’o sole mio


Pavarotti, Domingo & Carreras
:
Sta ’nfronte a te
Sta ’nfronte a te

Esa es la forma en que la cantaron antes del bis en Caracalla (grabación editada por DECCA) y como lo acostumbraron a hacer en sus conciertos bajo el nombre de Los Tres Tenores. Así ocurrió, por ejemplo, en París (1998), tal como se puede ver en este vídeo.

Sin embargo, la broma a la que seguramente te refieres, tuvo lugar en el concierto de Estados Unidos (1994). Se puede ver en este otro vídeo.

En esa ocasión, Domingo y Carreras parecen tramar algo y, tras su intervención, Pavarotti se queda mirándolos con una cara que es todo un poema. Sin embargo, el asunto tiene toda la pinta de estar preparadísimo. No hay que olvidar que, además de cantantes, son actores (de ópera, pero actores al fin al cabo).

Pavarotti, en el bis de Caracalla, invade la parte de Domingo (a quien sí le corresponde cantar) y por eso se calla súbitamente, mira al director (Zubin Mehta), a sus compañeros y hace gestos como si se hubiera saltado un semáforo en rojo. Pero hay tan buen ambiente sobre el escenario que la inercia del gran Pavarotti (no pocas veces habrá interpretado O sole mio él solo) queda aceptada de muy buenas maneras. No era la parte “fuerte” del repertorio y el concierto constituía, prácticamente, un fin de fiesta.

Espero haber podido aportar algo de luz a la cuestión y no dudes en seguir realizando aportaciones en el futuro.

Un saludo.

4 02 2009
loli (14:37:03) :

“El Nosferatu de Murnau” es mi película preferida. Además me sigue poniendo los pelos de punta y eso que la he visionado hasta la saciedad. Es única.

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image