La inteligencia del buscador

12 09 2007

El buscador por excelencia de Internet tiene una importancia tal que si algo no aparece en sus motores de búsqueda, por arte de magia, pudiera parecer que “no existe”. Pero lo más llamativo de todo es que Google, a pesar de no ser humano, aprende.

De las dos palabras que aparecen en la denominación de este espacio educativo, Musical Blogies, la segunda de ellas es totalmente inventada. Al tratarse de un blog y estar centrado en el ámbito de los Institutos de Educación Secundaria (IES), se nos ocurrió la idea de juntar ambos conceptos en un único término, hasta entonces inexistente.

Por esa razón, al introducir “Musical Blogies” en la casilla de búsqueda, los resultados eran devueltos correctamente, pero, con la sugerencia siguiente: Quizás quiso decir “Musical Bloggies”. El nuevo vocablo creado, lógicamente, no figuraba en la enorme base de datos y lo más normal es que hubiéramos cometido un error en el momento de teclear. Sin embargo, desde hace unos días, Google reconoce que Blogies es parte del mundo cibernético y ya no propone la corrección.

Antes de que surgiera la saga de Matrix, la Ciencia Ficción de Arthur C. Clarke, ya había creado a H.A.L. 9000, un ordenador capaz de aprender y tomar decisiones por sí mismo, es decir, inteligente. Tal vez podríamos definir la inteligencia, precisamente, como la capacidad para aprender. En este sentido, no sólo Google la ha desarrollado. También tuvo su oportunidad otro buscador: el protagonista de uno de los cuentos del argentino Jorge Bucay:

Necesita actualizar Flash Player


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image