In Memoriam

13 01 2008

Se ha muerto Ángel González. El poeta nacido en Oviedo (1925) se ha ido pero no nos ha dejado solos. El mundo de la música se había acercado a su obra en varias ocasiones. Pedro Guerra, Joaquín Sabina o Joaquín Pixán constituyen algunas muestras de ello. Pasemos a recordarlas.

Pedro Guerra puso música a algunos poemas del escritor y ambos grabaron un cuidado disco en 2003 donde se alternaban melodías cantadas por el tinerfeño y textos recitados por el ovetense. A continuación, tenemos un ejemplo bastante significativo de ello:

Necesita actualizar Flash Player

Joaquín Sabina solía hacer apariciones “inesperadas” durante la Semana Negra de Gijón cuando Ángel González tenía la palabra. Durante el desarrollo de esos encuentros podía ocurrir cualquier cosa. Es el caso de un improvisado tango cantado mano a mano entre los dos. La letra versa sobre el propio festival de novela negra y cine del mismo género que constituye todo un acontecimiento lúdico-cultural fundado por Paco Ignacio Taibo II.

Joaquín Pixán, el tenor asturiano, grabó en 2004 un CD con textos de Ángel González y música de diferentes compositores como Enrique Truán, Ramón Prada, Jorge Muñiz, Juan Durán, José Luis Marco y Milena Perisic. Se tituló Voz que soledad sonando y se concretó en 18 temas acompañados al piano por Alejandro Zabala y al acordeón por Salvador Parada. El propio poeta hablaba de cómo este trabajo servía para demostrar “la altura y la belleza que pueden alcanzar las palabras cuando una buena canción las devuelve a su sitio, que es el aire.”

Voz que soledad sonando
por todo el ámbito asola,
de tan triste, de tan sola,
todo lo que va tocando.

Así es mi voz cuando digo
—de tan solo, de tan triste—
mi lamento, que persiste
bajo el cielo y sobre el trigo.

—¿Qué es eso que va volando?
—Sólo soledad sonando.

Finalizamos esta breve reseña mencionando Me basta así, una de las creaciones más conocidas del escritor. Comienza con un verso que dice: “Si yo fuese Dios”. Pues bien, parafraseando estas mismas palabras, si nosotros fuéramos Dios intentaríamos, por todos los medios, evitar que se murieran personas de la talla humana de Ángel González.

Necesita actualizar Flash Player


Imagen de cabecera: De paseo por las letras. Realizada por un fotógrafo sevillano que también se llama Ángel González.

 


Acciones

Informaciones

4 Comentarios a “In Memoriam”

15 01 2008
MONTSE (14:02:49) :

Gracias por este homenaje a Angel González, extraordinario poeta y ser humano entrañable. ¡Qué emoción escuchar de su propia voz “Me basta así!

16 01 2008
Ignacio (01:06:43) :

El sonido muchas veces tiene la capacidad de evocar de una manera mucho más intensa que una imagen ¿verdad?

Por otra parte, cuando perdemos algo valioso es cuando más apreciamos lo que antes teníamos. En este sentido, es una alegría poder contar a día de hoy con comentarios como el tuyo.

25 01 2008
Antares (20:58:10) :

Yo sólo puedo decir que de corazón, lloré cuando me enteré de su muerte.

Para que luego vayan diciendo que era un cualquiera y un estafador. Pero qué mala es la ignorancia, madre…

Descanse en paz.

Un saludo.

26 01 2008
Ignacio (17:26:36) :

Antares: honda y sentida reseña has hecho en tu espacio. Gracias por compartirla. Particularmente, pienso que no hay lugar para la maldad en una persona descansando sobre un epitafio que reza Este amor ya sin mi te amará siempre o que se despide con la siguiente carta abierta para su mujer (leída por el escritor Luis García Montero durante el sepelio):

Querida Susi:

Alguna vez tenía que ser, esto no hay quien lo evite. Sólo por una razón me entristece la muerte, porque ya no voy a volver a verte. Eres la persona que más quiero en este mundo, también la más honesta, la más íntegra, la más buena, la mejor.

Gracias por toda la felicidad que me diste, recuerda tú los momentos de felicidad que vivimos juntos y que esos recuerdos te sirvan de ayuda en estos momentos tristes. No te dejes dominar por la tristeza, trata de ser feliz y de que sobreviva en ti ese maravilloso espíritu de alegría que tuviste siempre.

No pierdas nunca esa maravillosa sonrisa que iluminaba el mundo. Hazlo por el amor que sentí, que siento todavía, cuando escribo ahora, por ti. Con ese inmenso amor pienso y pensaré siempre en ti.

Un beso muy largo, interminable.

Ángel.

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image