El sonido del silencio

15 02 2009

Hoy no vamos a hablar de la famosa canción de Simon & Garfunkel titulada de la misma manera que este artículo sino de una invención del compositor americano John Cage que todavía hoy sigue despertando muchas controversias porque en ella, aparentemente, no se escucha nada.

4′ 33”  se llama la pieza en cuestión. Fue estrenada por el pianista David Tudor y consiste en 4 minutos y 33 segundos en los que el intérprete realiza los gestos habituales en un concierto pero sin producir nota musical alguna. Hay quien piensa que el verdadero concierto lo realizan los espectadores con sus comentarios, suspicacias y posibles protestas. Otros, por el contrario, opinan que se trata de una simple y llana  tomadura de pelo. El caso es que la polémica aún está servida y se refiere a un título clave en la creación del siglo XX.

Nosotros hacemos nuestra particular versión del asunto, no exenta de humor. Como podrá comprobarse, el agotamiento del pianista es aliviado por un ayudante mientras que, entre otras cosas, un espontaneo decide grabar el acontecimiento con su propia cámara y un crítico contumaz se indigna por la poca fidelidad con la que se sigue la partitura. Hay más sorpresas (como la reacción de los asistentes) que no desvelaremos. Si el vídeo posee una mayor duración que esos cuatro minutos y medio es porque muestra los preparativos previos. Ojo al altavoz dispuesto especialmente para amplificar el sonido.

Foto de cabecera: Momento de la ejecución pública de la obra “Music Walk” de John Cage, a cargo del propio autor acompañado de David Tudor, Yoko Ono y Mayuzumi Toshiro en el Sogetu Art Center de Tokyo  (1962).


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image