mutatis mutandis

Un nuevo blog en Educastur

Artículos de Abril, 2011

Historia de un pueblo

Publicado por juanalrln03 el 25 Abril 2011

Por Andrés del Río

Don Esteban del Río paseaba tranquilamente con su bastón de caoba por las calles de la pequeña villa. Le gustaba salir a caminar por las tardes, cuando la gente comenzaba a salir de sus casas después de la siesta. Él no dormía, pues a pesar de ser jubilado, le gustaba más leer bajo el sol de la sierra cordobesa argentina.

Pero hoy había salido antes, ya que el libro que estaba leyendo le ponía muy nervioso, y eso, para un corazón de 80 años, no es muy bueno. Pasando cerca de la iglesia, encontró algo nuevo, sorprendente.,

¿Vieron que en las ciudades, con todo el ajetreo y la rutina, unas obras pueden pasar desapercibidas? En un pueblo, no. Ahí se constituye un blanco de habladurías, y ese blanco puede ir desde cosas tan distintas como una boda a la remodelación de una casa parroquial, como era el caso que presenciaba Esteban. Esto no es ni mejor, ni peor: es la diferencia entre pueblo y ciudad, así debe ser y así será.

Pero no estamos en un pueblo cualquiera: Estamos en la sierra cordobesa, en Argentina, donde los días van a cámara lenta. Y Esteban, a pesar de ser emigrante español, ya vivía como un cordobés más, sin prisa, con alegría y tiempo para charlar con cualquiera. Así que se dirigió al capataz de la obra.

-¿Y, don? ¿Cómo va la obra? ¿Avanzando, nomás?

-Uhhh… estamos mal pero vamos bien, abuelo. Como en un año lo terminamos-respondió el ocioso capataz.

-¿Cómo, un año? ¡Levanto yo esta casa en 3 meses, solo y con 80 años, hijo.

-Y, abuelo, no digo que usté no tenga fuerza. Pero es un problema de política, ¿vio? Está atascada.

-¡Cómo! No sabía que ahora usaban la política para reparar casas!

-No, no es eso, don- rió el capataz-Mire, allá está el curita que vino recién hace 3 días, hable con él, que ya le explica.

-Y, bueno. ¡Siga trabajando nomás, buen mozo!

-Sí… trabajando…-murmuró el capataz.

Esteban se acercó al curita. Era éste un hombre joven, bajito y con un aire entre despistado y sorprendido, que se reflejaba en una cara muy morena, de hombre de campo que está acostumbrado a la única compañía del campo y del ganado. No era así, sin embargo, en el caso del cura, pues su deber es tratar a las personas.

-¿Qué le anda pasando, buen hombre?-preguntó Esteban.

El sacerdote lo miró, con cara de desconcierto.

-Y… Yo, la verdad, entiendo poco de esto. Resulta que llego hace 3 días a este pueblito, y voy a ver las iglesias. La de acá, la vi, y está muy bien. Quise celebrar la misa de bienvenida el mismo día, en esa iglesia, así que fui a presentarme y avisar al convento de 4 calles más allá. Cuando llego, y les aviso de la misa… ¡Se pusieron como fieras! ¡Me echaron del convento! No lo entiendo.

-Y, usted sabe, señor, se trata de la costumbre…-empezó a explicar Esteban.

-¡No me diga!- exclamó el sacerdote-¡Con esas monjas por acá, ya entiendo cómo falleció mi antecesor, don Fernando!

-Me refiero a que la gente acostumbra a ir a Misa a la capilla de las hermanas. Si usted organiza una Misa en la iglesia central, no se pasará la colecta por el convento de las monjas, y se quedarán sin dinero.

-Mirá vos, las monjitas…

-Poderoso caballero es don Dinero, que dicen en mi tierra, don! ¿Y hay algún problema más? Porque veo las obras muy paradas.

-Y, sí. En eso hay un lío medio raro también. Resulta que la casa parroquial estaba medio derrumbada. Entonces le pedí ayuda al intendente, éste habló con el obispo, y decidieron pagar a medias la casa. Pero hubo elecciones, ¿vio?

-No, no vi. Yo de la política me olvido como del paraguas en un día soleado.

-Pues ganó un tipo medio rojo, Fontanarrosa. Y, como se lleva mal con el obispo, las obras están paradas.

-¡FONTANARROSA! ¡Ese tipo es más rojo que los diablos! Todavía no llegó el día en que el humilde ciudadano de a pie se deje dominar por las mentiras rojas! ¡Usted espere tranquilo, don, yo arreglaré las obras y alguna mente por arreglar!- dicho esto, procedió a irse don Esteban al bar que frecuentaba Fontanarrosa.

-Tuvo algún problema con Fontanarrosa?- preguntó el cura al sacristán, que conocía ya a don Esteban.

-Y, no, lo que pasa es que el pobre hombre vino huyendo de los rojos, desde España.

-Ah. Por la Guerra Civil…

-No, por su señora madre. Lo ponía rojo con todo el trabajo que le mandaba. Tan “coloráu” como los tomates.

Caminaba Esteban rápidamente (todo lo rápido que le permitían sus 80 años) hacia el Bar Ato, en el que solía estar jugando al Estanciero (Monopoly argentino). Tenían ellos 2 una relación extraña, pues se conocían de jóvenes y, aunque la mayor parte de las veces se llevaban bien, en cuestión política se llevaban a matar. Suerte que ya no podían volar las manos, teniendo Esteban 80 años, y el incombustible Fontanarrosa, que se negaba a jubilarse, 75.

-Bueno, Fontanarrosa, no parás quieto, se ve, ¿eh?- saludó Esteban.

-Y vio, al final la política justa siempre triunfa, ¿no?

-Decime qué tiene de justo dejar sin casa a un pobre sacerdote joven.

-Ah, eso. ¿No tienen los curas ya una casa, que dicen que es la casa de Dios, y la suya también? ¿No les basta con una, a los tipos?

-Dejate de joder, cómo se nota que vos sí que vivís bien, a pesar de ser comunista- dijo en un tono más agresivo don Esteban.

-Pará, loco, pará. ¿Sabés en qué estoy invirtiendo la plata que no gasto en esa casa? En otra casa, más útil, la casa del saber, la escuela. También necesita remodelación.

-¡Pero si vos no pisabas la escuela de joven!- se encolerizó Esteban.

-Uhh, lo dice el que dejó 3 materias en secundaria, mirá vos…

-Mirá, vamos a resolver el tema de modo pacífico- Esteban calmó el tono, en parte por los demás clientes, en parte porque se sabía más viejo, y (en caso de pelea) peor parado.

-Tenés razón- concordó Fontanarrosa, mirando el Estanciero.

Esteban se relajó, al ver que Fontanarrosa acudía, finalmente, a la inauguración de la casa parroquial, con el Belén de Navidad.

-No entiendo cómo puedo estar haciendo esto- murmuró Fontanarrosa- no debí resolver el conflicto vía Estanciero.

-Sabía que los comunistas no eran buenos en las finanzas- rió Esteban.

-Claaro, ustedes los burgueses, en cambio, sí saben enriquecerse con hoteles y compañías, a costa de la población.

-No empecemos otra vez, viejo, y mirá el Belén. ¡Éste es Fontanarrosa!- exclamó Esteban, señalando el buey.

-¡Y éste, don Esteban!- dijo Fontanarrosa, señalando a la mula.

-¡Bah! Entre animales, siempre nos entendemos.

Publicado en GENERAL | Un Comentario »

¿Monarquía vs República?

Publicado por javierrrln03 el 17 Abril 2011

Por Javier Rubio (2CTHA)

republica-filo.jpg

Hubo un hombre llamado Galileo Galilei dedicado al estudio, a horas encerrado viendo astros sacando las conclusiones de su observación, que descubrió que la Tierra no estaba e el centro del universo y por tanto era el Sol en torno al cual los planetas y en entre ellos la Tierra giraban. Aquel descubrimiento se enfrentó a la verdad institucionalizada: el Vaticano, la Iglesia, las creenciaas populares del momento… y la insistencia en el mantenimiento de lo que el habia descubierto era cierto le costo ir a juicio. Y frente al acusado, cómo podia el pensar que Aristóteles se habia equivocado o que las sagtradas escrituras eran falsas. Finalmente, condenado a muerte, en la rebeldia última dice en el italiano natal “E pur si muove” - Y sin embargo se mueve. Porque los cáculos matemáticos, las observaciones, el ejercicio de la razón y lo que veia noche tras noche le demostraba que era la Tierra la que se movia.

Bien, pues nos encontramos en la España de 2011, la Europa de 2011 y el mundo en un momento en que las sociedades han evolucionado de una u otra manera; o seguir en la resignación y continuar sometidos o plantar cara.

Actualmente España continua siendo una monarquía, una institución no democrática y legitima, a la cual sufragamos todos los españoles y que según los Presupuestos Generales se le destinan unos siete millones de euros anualmente para su mantenimiento. Esta institución, en la que a al cabeza se encuentra el rey Juan Carlos y su prima y mujer Sofia de Grecia, “sera símbolo de su unidad y permanencia(de España), arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones y asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales”.

Filósofos como Platón se oponen a la república. Platón compara la republica con un barco, en el cual si todos los marineros pretendieran guiar la nave cada uno según sus anhelos y deseos aquello sería un caos y por tanto un sistema ineficaz.

Por otro lado Aristóteles defendía la república democrática. Alegaba que “el pueblo es el usuario del Estado, y quien utiliza el Estado se halla en mejores condiciones para juzgar sobre él incluso que quien lo dirige. El invitado juga mejor los majares que el cocinero”.

Opinad sobre cuál sería vuestra forma ideal de gobierno.

Publicado en GENERAL | Un Comentario »

TRANQUILITY BAY

Publicado por andreafrln03 el 7 Abril 2011

 

Por Andrea Fernández (1CTA)

Tranquility Bay se encuentra en la costa jamaicana y es un centro en el que, aunque pueda parecer lujoso, internan a numerosos adolecentes (entre 11 y 18 años) en contra de su voluntad por sufrir problemas de conducta.

En el centro hombres y mujeres permanecen separados y no se pueden mirar. Estos se distribuyen en familias con determinados nombre, por ejemplo reto, y nos guiados por alguien del personal del centro al que se le llama padre o madre. Cada familia lleva una rutina durante el día. Día tras día es lo mismo, no hay variaciones, ni fecha de salida ya que la última manera de salir es superando todos los niveles que van del 1 al 6. A medida que se van pasando se van obteniendo privilegios.

Como esta sumisión no se suele obtener por las buenas también existe un modo de castigo. La postura observando (cincuenta minutos boca abajo en el suelo y diez de descanso entre cada periodo de tiempo hasta la noche, volviendo a comenzar al día siguiente).

Los que allí se encuentran no pueden hablar con sus padres hasta pasado un tiempo y no pueden verlos hasta pasado  un año. Se organizan reuniones en familia donde cada uno debe contar sus intimidades y los demás ‘se me meten con ellos’. De esta manera se despierta en cada uno la desconfianza, el todos contra ti. También se organizan unas reuniones donde todo es secreto y hay un día feliz en el que se pone música, los guardias sonríen…

Los padres que deciden ingresar a sus hijos en el centro tienen alto poder adquisitivo y son divorciados o tienen negocios. Aunque en muchos sitios de Europa este sitio estaría cerrado, es completamente legal bajo la jurisdicción jamaicana.

Tranquility Bay es, en resumen, un centro de reformación de la conducta: un reformatorio. Pero de un modo distinto al que estamos acostumbrados a oírlo pues, en este caso, son los propios padres los que acceden es más, buscan, internar a sus hijos en este lugar.

Los trastornos en la conducta que sufren estos adolescentes son debidos, desde una postura conductista, a su entorno social. El ejemplo más claro sería el del núcleo familiar inestable con los padres que se separan ya bien porque existe conflicto o porque ambos están demasiado centrados en su trabajo. Esto y más cosas, que se deberían ir analizando caso por caso, son lo que llevan a los chicos y chicas a tener una actitud antisocial que en algunos casos no es lo suficientemente alarmante como para que intervenga la policía. Así pues los padres, se puede decir, que no soportan más a sus hijos y deciden buscar un centro en el que prometen máxima eficacia (¿el fin justifica los medios?).

En este centro (cabe mencionar que no es el único) se centran en conducir a los internos de manera que la conclusión final que saquen sea que el centro les ha salvado de la muerte o la pobreza (la cual consideran prácticamente igual de mala). Para conseguirlo se basan en varias cosas:

En primer lugar estarían los niveles que se podrían identificar con el laberinto que sigue una rata hasta llegar a su premio pues, en cada nivel, existen premios. Desde el uno en el que no puedes hablar hasta el seis en el que puede que te den una chocolatina.

Después también están los castigos. Habría dos tipos: la postura observante que ya he mencionado antes y en la que los jóvenes podían pasar incluso meses y, el volver al nivel uno con el más mínimo brote de rebeldía o mala educación que surja.

Como otra cosas que también influye mucho es la sociedad son distribuidos en familia. Una familia en la que no pueden confiar y que, en reuniones, les hunden más en la miseria para que así desconfíen de todo y capten la idea que la única manera de continuar, de salir de allí y, en definitiva, de vivir el resto de sus vidas, es la completa sumisión.

Otro aspecto que también moldea nuestra conducta sería el entorno, ya no tanto personal y humano como el material. Pues el camastro de madera que se menciona y el no poder rebelarse contra ello les indita, incluso más, a la completa sumisión.

Pero además de cosas negativas y castigos están las pequeñas gratificaciones, las que se obtienen en cada nivel y también la fiesta que se realiza al año en la que los guardias sonríen, suena música… pero su conducta está también influida pues se divierten aunque en realidad están tristes.

También cabe mencionar la rutina. Todo cada día es igual: comen a la misma hora, pasean a la misma hora y del mismo modo en el mismo lugar, los guardias son los mismos con los mismos rostros inexpresivos…

Lo de las cintas a la hora de comer me parece algo más como percepción subliminal.

Aunque se puede apreciar mi punto de vista con lo que anteriormente he escrito voy a condensarlo para que sea casi palpable.

El problema que han tenido esos adolescentes ha sido la falta de educación con anterioridad. El problema estuvo en su entorno antes y no me parece bien todo ese sufrimiento para cambiar algo que ellos no han creado, algo que ellos no han podido controlar y, por lo tanto, algo por lo que no tienen la culpa y esto es su conducta.

El centro es muy eficaz pero no nos podemos olvidar de los medios empleados. Es una autoridad excesiva que lleva a un fin en el que, sí, serán educados, pero estarán completamente indefensos ante una sociedad que no va a tratarlos como harán sus padres en casa cuando vuelvan sino que se aprovechará de tanta educación y sumisión.

Además las condiciones no son muy humanas. Si tanto cobran en el centro deberían dar una comida que se pudiese considerar decente y una cama en condiciones. Además los castigos físicos, como es la postura observante, no deberían estar permitidos. Tiene que haber alguna otra forma de cambiar la conducta de estos chicos y chicas que de una manera tan bruta y tan sádica.

Pues sus padres lo que buscan es comodidad y eficacia, a un precio que ellos consideran, al parecer, razonable y de paso, el tiempo que este ingresado el crío o cría, se libran de él.

Este centro me recordó a la sexta temporada de House si no me equivoco. En médico se encontraba ingresado en un psiquiátrico donde se obtenían privilegios y finalmente la salida a base de ascender niveles y se organizaban reuniones en determinados grupos para contar los problemas. Además cuando el Doctor House hacía algo mal lo encerraban un tiempo en una habitación blanca y acolchada. De todas formas, las condiciones del centro de la serie de televisión a las condiciones que muestra el artículo me parecen bastante distintas.

Por tanto, si tanto problema tienen con sus hijos que lo intenten de una manera menos radical o, si no la encuentran, que dejen que se ocupen las autoridad y que para sí piensen que deberían haber tomado antes cartas en el asunto pues esos chicos y chicas no volverán a tener una vida normal ni, seguramente, vayan a mostrar más una sonrisa de felicidad.

Publicado en PSICOLOGÍA | No existen comentarios »