mutatis mutandis

Un nuevo blog en Educastur

¿Por qué es tan difícil automotivarse?

Publicado por oscarlsv el 6 Junio 2011


Por Juan Rayón y Carlos Serrano Campo

Este curso empiezo a estudiar desde el primer día. Este año me pongo cachas. Este curso aprendo ingles. Hoy me ligo a esa chica/chico. El mes que viene empiezo una dieta.

Todas estas frases típicas tienen una característica común: son auto promesas habituales que nos realizamos continuamente y que finalmente no llevamos a cabo. ¿Por qué?,(como diría el señor José Mourinho). La respuesta es sencilla, clara, y se encuentra unas líneas mas arriba: automotivarse resulta altamente complejo.

Ahora bien, por qué resulta tan complejo ya no es tan sencillo ni aparente. Puesto que todos hemos sufrido en nuestras carnes las consecuencias de la falta de automotivación personal, o más bien la dificultad de alcanzar esta, procederemos a buscar las causas.

El primero de los parámetros a analizar en relación a la automotivación es la naturaleza de la causa de la empresa para la que nos resulta difícil motivarnos. Esta puede ser muy variable, pero debemos de tratar de escoger empresas que nos sean asequibles y realistas. No puedo pretender aprender inglés en dos semanas y media a menos que sea C3P-0, el celebérrimo robot poliglota de la guerra de las galaxias. Para analizar si lo que me dispongo a hacer es asequible para mi, primero debo conocer las propias limitaciones personales. Conocerse a uno mismo es fundamental en la automotivación, como en todas las ramas de la vida. Por ejemplo, si cada vez que toco un balón de futbol un futbolista de elite muere de pena, no debo pretender llegar a ser una gran estrella de este deporte pues no cosechare mas que fracaso tras fracaso. La conclusión de todo esto es clara. Buscar proyectos acorde a las capacidades de uno y ser conscientes de las propias limitaciones.
No es necesario ser bueno en todo, y además es ciertamente imposible ( ni siquiera Juan Rayón González, autor de este post, lo es).

Una vez analizado el tipo de proyecto en el que deseamos embarcarnos, el factor a analizar será la voluntad y la concienciación, aspectos fundamentales en la motivación y frecuentemente descuidados. Resulta harto importante el tener la voluntad de hacer algo para encontrar motivación para hacerlo. Si para nada me apetece estudiar y lo encuentro completamente innecesario, difícilmente podré encontrar motivación para centrarme en estudiar ese terrible examen de filosofía que comprende en total unas 3500 páginas. La clave esta en situar nuestro proyecto en el centro de nuestras prioridades, sea cual sea este. Si se trata, por ejemplo, del anteriormente citado estudio, debo concienciarme de la importancia de este y pensar que es fundamental en mis expectativas futuras, pues únicamente así conseguiré una completa y real motivación. Puede ser útil para esto realizar una lista de todas las ventajas que obtendré al realizar un determinado proyecto, teniendo esta siempre a mano mientras dure el proyecto, y empleándola cuando los ánimos decaigan para recordarme los motivos que me llevaron a emprender dicho proyecto.

La positividad y el aprender a disfrutar de la vida y de lo que se hace es también fundamental para la automotivación. Si aprendo a disfrutar de lo que estoy haciendo, sea cual sea el cometido en el que me halle inmerso en ese momento, otorgará a este un carácter mucho mas ameno y por lo tanto, me será más fácil realizarlo. No debo ver el ejercicio que realizo para poder verme los pies en la báscula como una tortura, si no como una manera sana de cultivar mi cuerpo y despejarme. El pensar en positivo, buscar el lado bueno de las cosas, nos ayudara enormemente a cumplir nuestros propósitos.

El miedo al fracaso es el siguiente apartado a estudiar, además de una de las mayores causas de la alta dificultad del automotivarse. ¡Cuántos proyectos soñados se abandonan antes de tiempo por el mero temor al fracaso o el rechazo de los demás! La falta de autoconfianza es sin duda un problema grave, pero muy común. Empezar a creer en nosotros mismos y aprender a valorarnos resultara imprescindible para la automotivación. Si creo que soy posible de hacer algo, posiblemente lo sea. Como una vez me dijo un amigo “ If you want, you can”. Nunca entendí lo que significaba, debido a mis nulos conocimientos lingüísticos, pero me pareció una bonita frase. De cualquier manera, si fracasamos ¿qué más da? Lo importante es haber demostrado la voluntad y capacidad de intentarlo. Al final, el final no es más que una parte pequeña de un largo proceso. Nada debe quedar sin hacerse por miedo a fracasar.
Como le dijo un jardinero a su compañero: ¡PODEMOS!.

Impaciencia y prisas. Dos grandes enemigos de la automotivación, pero también dos de los máximos exponentes de la sociedad actual. Vivimos en el mundo del aquí y ahora, y el tener que aguardar por unos resultados que, además, se plantean inciertos, supone una enorme carga para nosotros y hace que muchas veces desistamos de emprender un proyecto o de realizar algo. Debemos tomarnos las cosas con calma e ir poco a poco, no buscar resultados inmediatos si no tener una mira más amplia. Saber apreciar las pequeñas mejoras e insistir para conseguir las grandes, pero nunca desistir por no apreciar una mejora instantánea. No puedo pretender aprenderme un tratado de física termo-cuántica en una hora, y si no me lo aprendo maldecir a los dioses profirieron a viva voz que estudiar es una perdida de tiempo que no vale absolutamente para nada. No. Debo mantenerme tranquilo e ir poco a poco, aprendiéndome el citado libro paulatinamente. Y no desistir.

Analizados estos conceptos principales, descubrimos cuales son los errores comunes cometidos en materia de automotivación, y porque resulta tan difícil alcanzar un correcto
grado de esta. Tendemos a la negatividad, a escoger proyectos desmesurados e imposibles de realizar, a buscar resultados inmediatos… es el momento en el que subsanamos estos errores comunes cuando empezamos a auto motivarnos de verdad. El camino a recorrer no será fácil, pues es fácil y cómodo caer en estos errores, pero si se consigue la recompensa será cuantiosa. La importancia de la automotivación en inmensa, pues poneros a pensar la cantidad de veces que habéis desistido o abandona cualquier tipo de proyecto. Posiblemente si hubierais seguido estos pasos ahora mismo estaríais sentados en una inmensa montaña de felicidades y autorrealización. Os deseo mucha suerte en este proceso, y que sepáis que contáis con mi mas sincero apoyo.

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image