mutatis mutandis

Un nuevo blog en Educastur

Artículos de Diciembre, 2013

El ser humano.

Publicado por oscarlsv el 21 Diciembre 2013

Por David Vidal.

A lo largo de la historia, los seres humanos hemos intentado explicar por qué el hombre actúa de una forma u otra ante determinadas situaciones, el lugar que éste ocupa respecto a los demás seres vivos, etc. En resumen, siempre hemos tratado de dar respuestas a todos los interrogantes que han acosado al ser humano. Sin embargo, incluso en la actualidad, no hemos sido capaces de dar una respuesta definitiva a todos estos enigmas, aún contando con testimonios y observaciones hechas por filósofos y autores tiempo atrás.

Desde mi punto de vista, para analizar correctamente como es el ser humano debemos centrarnos en un aspecto fundamental de éste, el alma. Para poder examinar el alma con precisión, debemos dividirla en dos partes: una parte racional, y otra que va más allá de la razón.

Sin embargo, antes de estudiar a fondo las partes del alma, primero debemos responder a una cuestión: “¿existe realmente el alma?”. Obviamente, la respuesta es afirmativa, se exponga el caso que se exponga, ya que todo ser libre (como por ejemplo el ser humano) no puede ser completamente material, puesto que si lo fuese, su comportamiento siempre se vería controlado por las leyes de la naturaleza, cosa que no sucede en el caso del ser humano.

Entorno a esta cuestión, es muy interesante el criterio que sigue Immanuel Kant, filósofo prusiano de la Ilustración, quién creía que la existencia del alma era una necesidad moral, puesto que si no existiera el alma, seríamos puramente materiales (es decir, no seríamos libres), lo que es imposible, ya que según Kant, es moralmente necesario que seamos libres.

Una vez aclarada esta cuestión, podemos proceder a estudiar al detalle las dos partes del alma comentadas anteriormente.

En primer lugar, observaremos la parte racional del alma; esta parte se ve regida en todo momento por el conocimiento y la sabiduría. Es la sección del alma que nos permite a los seres humanos hacer uso del pensamiento y la razón (“logos”), y de esta forma actuar dependiendo de la situación en la que nos hallemos.

Según Platón (filósofo de la Antigua Grecia), quien desarrolló una idea respecto a este tema, existen tres partes del alma: la apetitiva, la irascible y la inteligible. Ésta última, vendría a ser la parte racional, puesto que se basa en la sabiduría y el conocimiento, y es la sede de la razón.

En segundo lugar, encontramos la parte del alma que va más allá de la razón. Evidentemente, el ser humano es racional, pero no de una forma completa, ya que existen elementos que forman, constituyen y afectan al hombre, y van más allá del entendimiento y la razón humana. Entre estos elementos podríamos destacar a los sentimientos, las pasiones, los deseos, etc.

En definitiva, son estos elementos ajenos al logos humano, los que forman esta parte del alma del hombre. Estos elementos podrían ser precisamente las partes apetitiva e irascible del alma, según el modelo establecido por Platón.

Ahora que ya hemos visto a que corresponde cada una de las dos partes del alma podemos observar que surge una gran incógnita: “¿Qué parte del alma es más importante?”. La respuesta a esta pregunta es bastante sencilla; ambas partes son igual de importantes, ya que sin la parte racional, nos dejaríamos llevar ciegamente por nuestros deseos, lo que haría de nosotros algo puramente material, como les sucede al resto de los animales y seres vivos; sin embargo, nuestros sentimientos, nuestras pasiones, o nuestros deseos son lo que hacen que no nos comportemos como si fuéramos simples “autómatas” (es decir, como si fuéramos “máquinas”), es más, son esta clase de elementos los que hacen que cada ser humano sea un individuo completamente independiente del resto; son lo que hacen que cada uno de nosotros tenga unas ideas y unos criterios propios.

No obstante, en contraposición a todos estos fundamentos sobre el alma, la razón y los sentimientos del ser humano, podemos encontrarnos con ideas y teorías, como las evolucionistas, que defienden que el ser humano no tiene nada de especial, y que no es diferente del resto de los animales, es decir, que es un animal más.

Con respecto a estos criterios, principalmente defendidos por naturalistas como Darwin y Lamarck, solo cabe destacar que, aunque el proceso de la evolución del ser humano a partir de otros animales es irrefutable, es evidente que el ser humano no puede ser sólo un animal más, ya que ha conseguido imponerse al resto de los animales, seres vivos, e incluso a la misma naturaleza, tal y como se puede ver en la actualidad.

Obviamente, esto no lo puede conseguir un ser que posea un par de características especiales, esto sólo lo puede conseguir un ser que es superior a todo lo que le rodea.

Para finalizar (y en conclusión), se puede decir que el ser humano posee un elemento fundamental, que es el alma, que a su vez está dividida en dos partes; la parte racional, que nos permite hacer uso de la razón, y la parte que va más allá de la razón, que está constituida por los sentimientos, la emociones, etc., que nos permite desarrollar ideas y criterios propios.

La actuación conjunta de estas dos partes, es la que nos hace situarnos por encima del resto de los animales y seres vivos, es decir, es lo que hace que seamos seres superiores.

Publicado en:  http://elhogardelconocimiento.blogspot.com.es/

Publicado en FILOSOFÍA Y CIUDADANÍA | No existen comentarios »

Síndrome de Asperger

Publicado por oscarlsv el 19 Diciembre 2013

Por Aitor Fdez y Segio Suárez

El síndrome de Asperger o trastorno de Asperger es un conjunto de problemas mentales y conductuales que forma parte de los trastornos del espectro autista. La persona afectada muestra dificultades en la interacción social y en la comunicación de gravedad variable, así como actividades e intereses en áreas que suelen ser muy restringidas y en muchos casos estereotípicas.
Dicha enfermedad fue descubierta por Hans Asperger psicólogo y pediatra austriaco, Asperger solo quiso usar la palabra «psicopatía» en el sentido técnico simple de «personalidad patológica». Sin embargo, los trabajos de Hans Asperger respecto del trastorno no fueron muy conocidos y finalmente se extraviaron durante el incendio de su clínica, de modo que sus investigaciones permanecieron ignoradas por la comunidad psiquiátrica, hasta que Lorna Wing los retomara. El reconocimiento internacional del Asperger como entidad clínica ocurrió en la década de 1990 y fue incorporado por primera vez en el Manual Estadístico de Diagnóstico de Trastornos Mentales en su cuarta edición de 1994 es decir, cincuenta años después de que Asperger publicara por primera vez acerca del trastorno. El síndrome de Asperger es un diagnóstico relativamente nuevo en el campo del autismo. Según algunos autores, el propio Asperger, cuando era niño, podría haber presentado algunas de las características de la condición que lleva su nombre, tales como la lejanía y el talento en el lenguaje. La descripción que realizó Asperger en 1943 se basó en cuatro casos clínicos de niños de su clientela6 que tenían dificultades para integrarse socialmente. Estos niños carecían de habilidades de comunicación no verbal, no podían demostrar empatía con sus compañeros, y eran torpes físicamente. Asperger describió la “psicopatía autista” como fundamentalmente marcada por el aislamiento social.
Asperger defendió apasionadamente el valor de las personas autistas, escribiendo cosas como: «Estamos convencidos, por tanto, de que las personas autistas tienen su lugar en el organismo de la comunidad social. Cumplen bien su papel, quizás mejor que lo que cualquier otro podría hacerlo, y estamos hablando de personas que en su infancia tuvieron la mayores dificultades y causaron indecibles preocupaciones a sus cuidadores»
Los ratios de prevalencia oscilaban entre los 0,03 y los 4,84 casos por cada 1000 individuos.
Parece que los niños muestran una mayor predisposición que las niñas a padecer el síndrome; las estimaciones sobre esta ratio varían desde una proporción de 1,6:1 hasta una de 4:1, según los criterios de Gilbert y Gilbert.

Sintomatología:

  • Interacción social y afectividad:
  • Egocentrismo inusual, con muy poca preocupación por los demás y falta la conciencia del punto de vista de los otros.
  • Falta de empatía y poca sensibilidad hacia los demás.
  • No sabe demostrar cuándo le interesa una persona.
  • Relaciones sociales muy limitadas, en los niños o adolescentes torpe interacción con sus compañeros.
  • Ingenuidad.
  • Intereses restringidos y repetitivos:
  • Intereses e inquietudes muy acotados o circunscriptos que persigue obsesivamente pero en soledad, como por ejemplo, la recolección de datos o cifras obsesivamente sin ningún valor práctico o social.
  • El individuo con SA se convierte en un excéntrico cuya vida se caracteriza por una rutina rígida, sistemática y cuyo mundo se podría reducir, por ejemplo, a los horarios de los trenes o la colección de sellos.
  • Lenguaje y discurso:
  • Lenguaje formal, pomposo o pedante, con dificultades para captar un significado que no sea literal.
  • Problemas de comunicación con los demás, poca preocupación por la respuesta del otro,
  • Falta de comunicación no verbal, impasividad, evitar mirar a los ojos del interlocutor.
  • Hablar con una voz extraña, monótona o de volumen no usual.
  • Falta de conocimiento de los límites y de las normas sociales.
  • Actos ritualizados:
  • Rutinas y rituales muy poco usuales que no soportan el menor cambio pues esto genera inmediatamente una ansiedad insoportable.

Tratamiento:

El tratamiento se puede realizar de dos maneras, por terapias o por tratamiento farmacológico.
El tratamiento terapéutico, sus características habituales son:

  • Entrenamiento en habilidades sociales, para lograr establecer interacciones interpersonales más efectivas.100
  • Terapia cognitivo-conductual para mejorar el manejo del estrés relacionado con la ansiedad y las emociones incontroladas,101 como asimismo para combatir los intereses obsesivos y la aparición de las rutinas repetitivas.
  • Terapia farmacológica para el tratamiento de los trastornos que puedan coexistir con el SA, como por ejemplo, el trastorno depresivo mayor o el trastorno de ansiedad.102
  • Terapia ocupacional o terapia física para el tratamiento del déficit en la integración sensorial y en la coordinación motriz.
  • Intervenciones relacionadas con la comunicación social; una forma concreta de logopedia dirigida a la mejora de los aspectos pragmáticos presentes en la conversación habitual.103
  • Entrenamiento y apoyo familiar, especialmente para aquellas técnicas conductuales que se deberán desarrollar en el entorno doméstico

Los investigadores concluyen que el entrenamiento de los padres puede ser una intervención muy efectiva en el tratamiento de los niños con síndrome de Asperger y sus problemas conductuales. Y el tratamiento farmacológico se basa en:
Dado que No existe un fármaco que trate directamente los síntomas del SA La medicación puede resultar efectiva, en combinación con intervenciones ambientales y comportamentales, a la hora de tratar síntomas concomitantes con el SA, como el trastorno de ansiedad, el trastorno depresivo mayor, la falta de atención o la agresividad.17 Los anti psicóticos atípicos, como la risperidona o la olanzapina, han demostrado ser eficaces reduciendo la sintomatología asociada al SA;17 la risperidona puede reducir las conductas repetitivas o autolíticas, así como los accesos de agresividad e impulsividad, y puede suponer una mejora en los patrones de comportamiento y relaciones sociales. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), como la fluoxetina, lafluvoxamina y la sertralina se han mostrado eficaces para el tratamiento de los comportamientos e intereses repetitivos y restringidos.

Publicado en PSICOLOGÍA | No existen comentarios »

La dislexia

Publicado por oscarlsv el 18 Diciembre 2013

Por David Vidal y Alejandro González

1. ¿QUÉ ES LA DISLEXIA?

 Es una dificultad de aprendizaje en la que la capacidad de un niño para leer o escribir está por debajo de su nivel de inteligencia. Se tiende a usar este término de manera amplia ante cualquier problema de lectura. Hablando con propiedad, la dislexia es la dificultad para leer causada por un impedimento cerebral relacionado con la capacidad de visualización de las palabras. En lenguaje médico se llama ceguera congénita de las palabras; los maestros la suelen denominar impedimento para leer.

La gente con dislexia suele invertir las letras cuando trata de escribir una palabra aunque sepan deletrearla. También suelen escribir algunas letras al revés o invertidas. La lectura es difícil porque no pueden distinguir determinadas letras o las invierten mentalmente. Aunque a menudo se califica a los niños con dislexia como “incapacitados para aprender” la mayoría pueden aprender y sus problemas no están relacionados con la inteligencia. De hecho, muchos disléxicos son muy inteligentes y algunos alcanzan un éxito extraordinario.

2. CAUSAS:

 No hay ninguna seguridad sobre la causa de la dislexia. Se cree que el origen es una falta del sistema nervioso central en su habilidad para organizar símbolos gráficos.

3. SÍNTOMAS DE DISLEXIA:

Los niños y adultos con dislexia pueden presentar algunos de estos síntomas:

  • Dificultad para leer oraciones o palabras sencillas. Suelen presentarse problema frecuentes con palabras cortas como del o por
  • Invierten las palabras de manera total o parcial, por ejemplo casa por saca
  • Escriben la misma palabra de distintas maneras
  • Invierten las letras, por ejemplo p por b, o d por b
  • Tiene dificultadas para ver que una palabra está mal escrita
  • Cometen errores de ortografía raros, como merc por comer
  • Copian las palabras mal aunque están mirando cómo se escriben
  • Conocen una palabra pero usan otra, como gato por casa
  • Tienen dificultades para distinguir la izquierda de la derecha

4. DIAGNÓSTICO:

Si su hijo tiene dificultades para leer, el pediatra debe examinarle la vista, el oído y la capacidad motriz para detectar algún problema. Si no existe ningún trastorno en estas áreas, debe llevarlo a un especialista en lectura y/o a un psicólogo infantil. El doctor examinará al niño en busca del problema físico o emocional que origina sus dificultades para leer. El psicólogo o el especialista en lectura le hara pruebas de diagnóstico referidas a lectura, escritura y memorización. Estas pruebas permiten verificar el diagnóstico de dislexia.

5. TRATAMIENTOS:

La dislexia puede ser tratada, y los resultados que se obtienen suelen ser muy positivos. Para ello es fundamental conseguir un diagnóstico a tiempo y conocer con precisión el tipo de dislexia que sufre el paciente. En niños hasta los nueve años, el tratamiento asegura una recuperación total o casi total. Después de los 10 años resulta más complicado el aprendizaje de determinados parámetros y, por tanto, suelen requerirse terapias más largas.

El tratamiento de la dislexia debe ser completamente personalizado y adaptado a la edad y síntomas del paciente; cada niño sufrirá diferentes carencias y requerirá que se haga especial hincapié en distintos aspectos. La manera de superar la dislexia consiste básicamente en aprender a leer y escribir de nuevo, adaptando el ritmo de aprendizaje a las capacidades del niño.

Este es un trabajo muy duro para un niño de cualquier edad, y es muy fácil que pierdan el interés rápidamente o que se den por vencidos. Por ello, es primordial  en todos los casos crear interés, motivar, y llevar a cabo la terapia con actividades que no resulten tediosas.

Los pedagogos y profesionales tienden a enfocar el tratamiento de una forma u otra en función de la edad:

  • Niños en educación infantil: normalmente aún no están aprendiendo a escribir, de modo que se insiste en prevenir dificultades futuras con ejercicios que activen la conciencia fonológica (rimas, dividir palabras en sílabas, etc.).
  • Niños de seis a nueve años: a la tarea de aumentar la conciencia fonológica va a sumarse el trabajo lector. Se insistirá en un incremento de la lectura y lectura en voz alta, siempre tratando de proporcionar textos atractivos que despierten el interés del niño.
  • Niños mayores de 10 años: a esta edad es difícil corregir carencias en la conciencia fonológica. Lo mismo ocurrirá con la lecto-escritura, de modo que la terapia se centrará en tratar de encontrar técnicas y trucos que faciliten la comprensión de textos.

6. EJEMPLO 

Las manifestaciones más corrientes en el periodo de niños de edades comprendidas entre los 6 y los 9 años son:

  • Confusiones sobre todo en aquellas letras que tienen una similitud En su forma y en su sonido, por ejemplo : “d” por “b”; “p” por “q”; “b” por “g”; “u” por “n”; “g” por “p”; “d” por “p”.
  • Dificultad para aprender palabras nuevas.
  • Inversiones en el cambio de orden de las letras, por ejemplo “amam” por “mama”; “barzo” por “brazo”; “drala” por “ladra”.
  • Omisión o supresión de letras, por ejemplo “árbo” por “árbol”.
  • Sustitución de una palabra por otra que empieza por la misma sílaba o tiene sonido parecido, por ejemplo: “lagarto” por “letardo”.
  • Falta de ritmo en la lectura, saltos de línea o repetición de la misma.
  • En la escritura sus alteraciones principales son en letras sueltas.
  • En una fase más avanzada, cuando escribe comienza a hacerlo por la derecha y termina la palabra o frase por la izquierda, y sólo es legible si leemos la cuartilla con un espejo, con la consiguiente alteración en la colocación de las líneas.
  • Mezcla de letras minúsculas y mayúsculas.

Niños mayores de 9 años

  • En el lenguaje tienen dificultades para construir frases correctamente, y conjugar los tiempos de los verbos.
  • La comprensión y la expresión son bajas para su capacidad mental.
  • La lectura suele ser mecánica, lo que les hace tener poco gusto por la lectura, debido al esfuerzo del niño en centrarse en descifrar palabras, sin atender al significado de las mismas.
  • Presentan dificultades para manejar el diccionario.
  • En la escritura es frecuente el agarrotamiento y cansancio muscular. La caligrafía es irregular y poco elaborada.

7. UN CASO REAL:

Tengo un hijo de 7 años que le acaban de detectar dislexia me está costando mucho porque aparte de los problemas que tiene debido a la dislexia encima él mismo se hace daño porque llora y dice que es tonto y claro yo intento sacar todas mis fuerzas pero se me parte el alma cuando lo veo llorar diciendo que es tonto y se golpea en la cabeza diciendo porque no me sale. Yo hablo mucho con él y le digo que no es tonto que solo tenemos que ir trabajando poquito y poco y que tiene que intentarlo, pero él mismo se hace daño.

8. PERSONAJES FAMOSOS DIAGNOSTICADOS CON DISLEXIA: 

Es tan común que una gran lista de personajes famosos la han padecido en algún punto de sus vidas. Definitivamente no es un impedimento para obtener éxito.

  • Walt Disney – Director de cine de Estados Unidos.
  • John Lennon – Cantante y músico inglés
  • Ernest Hemingway – Escritor de Estados Unidos, autor de El viejo y el marAdiós a las armas y Por quién doblan las campanas.
  • Charles Dickens – Escritor inglés, autor de Grandes Esperanzas y Oliver Twist.
  • Hans Christian Andersen – Escritor danés, autor de célebres cuentos infantiles como La sirenita, El patito feo, Pulgarcita y otros.
  • Leonardo da Vinci – Inventor y artista italiano.
  • Thomas Alva Edison – Autor de numerosas invenciones, entre las que destacan el fonógrafo y la bombilla eléctrica.
  • George Washington – Como Comandante en Jefe del Ejército Continental durante la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos de América, lideró a sus tropas de una forma brillante a la victoria, y con eso, no sólo garantizó la creación de los Estados Unidos, sino que además se convirtió en el primer presidente de la nación.
  • Winston Churchill – Político y estadista inglés.
  • Henry Ford – Ingeniero de Estados Unidos.

 Relación de fuentes consultadas:

www.dmedicina.com/enfermedades/psiquiatricas/dislexia‎ www.webconsultas.com/dislexia/tratamiento-de-la-dislexia-755‎

www.saludalia.com › Pruebas diagnósticas

www.guiainfantil.com › Artículos  › Salud  › Lenguaje ‎

www.mamanatural.com.mx/…/top-personajes-famosos-diagnosticados-co…‎

Publicado en PSICOLOGÍA | No existen comentarios »

Trastorno pasivo-agresivo

Publicado por oscarlsv el 7 Diciembre 2013

Por Alejandro González y David Vidal

Causas:

Se desconoce la causa de este trastorno. Pueden existir factores ambientales y genéticos (o biológicos) que contribuyen al desarrollo del trastorno. A menudo, se considera que estos factores están involucrados con los trastornos de personalidad.El comportamiento pasivo-agresivo es con frecuencia expresado como demora, ineficiencia y malhumor. A menudo, los individuos con una personalidad pasiva-agresiva aceptan realizar tareas que en realidad no desean hacer y luego proceden a minar sutilmente la finalización de esas tareas. Ese comportamiento generalmente sirve para expresar una hostilidad oculta.

Síntomas:

El médico basa el diagnóstico de un trastorno de la personalidad en la expresión por el sujeto de tipos de comportamiento o pensamientos desadaptados. Estos comportamientos tienden a manifestarse porque la persona se resiste tenazmente a cambiarlos a pesar de sus consecuencias desadaptadas.

Los síntomas incluyen:

  • Comportamiento contradictorio e inconsistente. Una persona con trastorno de personalidad pasivo-agresiva puede parecer entusiasta para cumplir los requerimientos de los demás, pero los realiza de una manera que no es útil y a veces hasta perjudicial.
  • Evitar intencionalmente la responsabilidad. Algunos comportamientos que se pueden usar para evitar la responsabilidad incluyen:
  • Postergar - retrasar o posponer sin necesidad e intencionalmente
  • Ineficiencia deliberada - comportarse a propósito de manera incompetente
  • Olvidar las cosas
  • Sentimientos de resentimiento hacia otras personas
  • Torpeza
  • Argumentativos, molestos y hostiles, especialmente hacia figuras de autoridad
  • Ofenderse fácilmente
  • Resentimiento de sugerencias útiles por parte de los demás
  • Culpar a los demás
  • Impaciencia crónica
  • Ira u hostilidad no expresadas

Tratamiento:

No hay medicamento disponible para este trastorno. . Resulta útil y a menudo esencial la implicación de la familia de la persona afectada, puesto que la presión del grupo puede ser eficaz. Las terapias de grupo y familiares, vivir en grupo en residencias especializadas y la participación en clubes sociales terapéuticos o en grupos de autoayuda pueden ser útiles.

Estas personas a veces tienen ansiedad y depresión, que esperan aliviar con fármacos. Sin embargo, la ansiedad y la depresión que resultan de un trastorno de la personalidad son raramente aliviadas con fármacos de modo satisfactorio y tales síntomas pueden indicar que la persona está realizando algún autoexamen saludable. Más aún, la terapia farmacológica se complica frecuentemente por el mal uso de los fármacos o por los intentos de suicidio. Si la persona padece otro trastorno psiquiátrico, como depresión mayor, fobia o trastorno por pánico, la toma de medicamentos puede resultar adecuada, aunque posiblemente producirán sólo un alivio limitado.

La asesoría psicológica podría ayudar a que las personas se vuelvan conscientes del problema y reconozcan la necesidad de cambio.

Publicado en PSICOLOGÍA | No existen comentarios »

Trastorno por dependencia.

Publicado por oscarlsv el 5 Diciembre 2013

Por Lidia Abad, Carla Castañón y Belén Ortiz.

Los trastornos de personalidad por dependencia son una afección de salud mental en la cual las personas dependen demasiado de otras para satisfacer sus necesidades físicas y emocionales.

Causas:

Las principales causas de estos trastornos suelen ser casos de gente que han estado muy sobreprotegidos desde pequeños, creando en ellos la sensación de que no saben valérselas por sí mismos, con la lógica indefensión ocasionada. No es menos cierto que la persona con dependencia se aferra cómodamente a su rol y continúa perpetuando esta sobreprotección de los demás, enganchándose a ellos para así afrontar las exigencias de la vida. Además, es uno de los trastornos de la personalidad más frecuentes y es igualmente común en hombres y mujeres.

Síntomas:

La característica fundamental de este trastorno es la incapacidad general para tomar decisiones por sí mismo y la necesidad de que se ocupen de uno, incluso en las parcelas más cotidianas.

Las personas con este trastorno, sienten muchísimo miedo al rechazo y al abandono y pueden llegar a hacer cosas con las que no está a gusto, con tal de agradar y complacer a otra persona, para mantenerla a su lado. Tienen la autoestima muy baja y se consideran torpes, inútiles e indefensos. Las críticas las toman como prueba de su inutilidad y buscan la sobreprotección continua. Sus conductas son pasivas y de espera. Necesitan que alguien les guíe continuamente en cualquier tipo de decisión.

Tratamiento:

La psicoterapia se considera el tratamiento más efectivo. El objetivo es ayudar a que las personas con esta afección hagan elecciones más independientes en la vida. Los medicamentos pueden ayudar a tratar otras afecciones de salud mental, como la ansiedad o la depresión, que ocurren junto con este trastorno.

Un caso real.

Comentaremos un caso real, el caso de Marta, en el que se muestra claramente la presencia de un trastorno de la personalidad por dependencia.

Marta de 29 años está casada y vive en su barrio de toda la vida, a poca distancia de sus padres. Es ayudante de enfermería y a menudo se ha puesto a llorar en el trabajo (una clínica privada) cuando su jefa le ha dicho que no hacía bien su trabajo y que se había equivocado. Ha pensado más veces en el suicidio y su marido explica que a Marta nunca le ha gustado estar lejos de él o empezar algo sola. Sigue contando el marido: “Marta confía en mi para tomar todas las decisiones en casa y no sabe funcionar bien sola”. Siempre ha presentado una fuerte dependencia desde que era pequeña: tenía fobia a quedarse en el colegio tanto en infantil como en primaria. Durante la escuela primaria lloraba en clase hasta que su madre no iba a recogerla. Tuvo una buena amiga desde la escuela primaria hasta la universidad y eligió la facultad de enfermería igual que esta amiga, cursando con ella todas las etapas tanto escolares como laborales. Marta cuenta que va a ver a su madre todas las semanas porque la madre le ha dicho siempre que quiere verla y tenerla cerca por si acaso la necesita.

Publicado en PSICOLOGÍA | No existen comentarios »

Trastorno paranoide de la personalidad

Publicado por oscarlsv el 3 Diciembre 2013

Por Tamara Caseiro, Elena Del Cueto e Iván Glez Naves

¿Qué es?

La característica esencial de este trastorno es un patrón de desconfianza y suspicacia general hacia los otros, de forma que las intenciones de estos son interpretadas como maliciosas. Este patrón empieza al principio de la edad adulta y aparece en diversos contextos. Los individuos con trastorno paranoide de la personalidad piensan que los demás se van a aprovechar de ellos.Aparentan ser fríos, pero en realidad sólo es un intento de evitar que los demás conozcan sus puntos débiles y puedan aprovecharse de ello; son muy rencorosos, y nunca olvidan un insulto o una crítica.

Causas:

La causa se desconoce. El trastorno parece ser más común en familias con trastornos psicóticos (como la esquizofrenia y el trastorno delirante) lo cual sugiere que los genes pueden estar involucrados. Los factores ambientales también pueden jugar un papel.La afección parece ser más común en los hombres que en las mujeres.

Los síntomas:

Los más comunes abarcan:

  • Preocupación porque los demás tienen motivos ocultos
  • Expectativa de que serán explotados (usados) por otros
  • Incapacidad para trabajar junto con otros
  • Aislamiento social
  • Desapego
  • Hostilidad

Tratamiento:

El tratamiento es difícil debido a que las personas que padecen este trastorno a menudo sienten extrema desconfianza de los médicos. Si el tratamiento se acepta, los medicamentos y la psicoterapia con frecuencia pueden ser efectivos.

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000938.htm

Publicado en PSICOLOGÍA | No existen comentarios »

Trastorno Obsesivo-compulsivo

Publicado por oscarlsv el 1 Diciembre 2013

Por Laura González y Sharon Goyanes

Los trastornos de la personalidad son un conjunto de perturbaciones que se dan en las dimensiones emocionales, afectivas, motivacionales y de relación social de los individuos. Los trastornos de la personalidad se incluyen como trastornos mentales.

El trastorno Obsesivo- Compulsivo es un trastorno de ansiedad caracterizado por una serie de pensamientos intrusivos, repetidos y duraderos, que producen en la persona una situación de inquietud, temor, etc.

a) Síntomas:

Obsesiones:

  • Temor a contaminarse
  • Temor a causar daños a otros o a que le pase algo a los padres, familia…
  • Ideas agresivas o de contenido sexual
  • Escrupulosidad /religiosidad excesiva
  • Pensamientos prohibidos
  • Necesidad de simetría
  • Necesidad de decir o confesar

Compulsiones:

  • Lavarse
  • Repetir una acción hasta hacerla “bien”
  • Asegurarse de haber cerrado la puerta, de haber cerrado el agua…
  • Tocar
  • Contar objetos o hasta un determinado número
  • Ordenar
  • Acumular (no poder tirar nada)
  • Rezar

b) Tipos de trastorno obsesivo-compulsivo.

Se pueden diferenciar ocho tipos:

  1. Lavadores y limpiadores: son personas a las que carcomen obsesiones relacionadas con la contaminación a través de determinados objetos o situaciones.
  2. Verificadores: las que inspeccionan de manera excesiva con el propósito de evitar que ocurra una determinada catástrofe.
  3. Repetidores: son aquellos individuos que se empeñan en las ejecuciones de acciones repetitivas.
  4. Ordenadores: son personas que exigen que las cosas que les rodean estén dispuestas de acuerdo con determinadas pautas rígidas, incluyendo distribuciones simétricas.
  5. Acumuladores: coleccionan objetos insignificantes, de los que no pueden desprenderse.
  6. Ritualizadores mentales: acostumbran a apelar a pensamientos o imágenes repetitivas con el objeto de contrarrestar su ansiedad provocadora de ideas o imágenes, que constituyen las obsesiones.
  7. Atormentados y obsesivos puros: experimentan pensamientos negativos reiterados, que resultan incontrolables y bastante perturbadores.
  8. Sexuales: consiste en pensamientos sexuales recurrentes, que incluyen sobre todo un temor exagerado a ser homosexual.

c) Tratamientos

-Farmacoterapia: La medicación es útil en el control de los síntomas del TOC pero a menudo, si se deja el fármaco, se produce una recaída. La mayoría de las personas necesitará medicarse indefinidamente. El primer tratamiento específicamente aprobado para su uso en el TOC fue el antidepresivo tricíclico clomipramina (Anafranil). Los psicofármacos de segunda generación, que son utilizados hoy en día, se llaman inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Estudios extensos han demostrado que estos inhibidores favorecen, al menos ligeramente, a casi el 80 por ciento de los pacientes. Y en más de la mitad de los casos, la medicación alivia los síntomas del TOC al disminuir la frecuencia e intensidad de las obsesiones y compulsiones. La mejoría por lo general no se alcanza hasta las dos o más semanas de tratamiento.

-Terapia de Exposición y Prevención de Respuesta (EPR): La psicoterapia tradicional y el psicoanálisis, dirigidos a ayudar al paciente a percibir su problema, no es útil para el TOC. Sin embargo, un método específico psicológico, denominado EPR, es eficaz en muchas personas, especialmente en las que presentan rituales conductistas. Mediante este método el paciente se enfrenta, deliberada o voluntariamente, al objeto o idea temida, ya sea directamente o con la imaginación. Al mismo tiempo, el paciente es alentado a evitar sus rituales con apoyo y medios provistos por el terapeuta, y posiblemente por otros que el paciente reclute para asistirle. Los estudios realizados y la práctica diaria demuestran que la EPR es una terapia muy exitosa para la mayoría de los pacientes que la completan y los efectos positivos perduran una vez finalizado el tratamiento.

Publicado en PSICOLOGÍA | No existen comentarios »