mutatis mutandis

Un nuevo blog en Educastur

Pensamientos obsesivos.

Publicado por oscarlsv el 17 Enero 2014

Por Elena Del Cueto, Ivan Glez Naves y Tamara Caseiro.

Teniendo en cuenta que en la adolescencia se producen una serie de cambios y que hay un crecimiento continuo, esto da lugar a una transición entre la infancia y la edad adulta. En la adolescencia se pueden dar una serie de trastornos y nos centraremos en algunos de ellos.

Se denomina desorden obsesivo-compulsivo (OCD). Tiene origen en la adolescencia

Se caracteriza por:

El malestar que provocan las obsesiones (pensamientos persistentes, imágenes o impulsos que causan en nosotros angustia o ansiedad) y compulsiones (un comportamiento repetitivo, ritual o acto mental.). A veces pueden ser irreales pero aún así, provocan el mismo efecto en nosotros. Por tanto, se dice que  el adolescente tiene un temor, pensamiento o preocupación llamado obsesión y debido a eso surge la compulsión o ritual, ya que mediante él tratan de superarlo.

Cuando un adolescente sufre de OCD, ambas interfieren negativamente y le perjudica en el ámbito escolar, social…Los pensamientos obsesivos cambian a lo largo del tiempo y a medida que crecen,  las obsesiones pueden variar. No le obsesiona lo mismo a una persona de 15 años que a alguien de 18. Muchos de ellos se sienten avergonzados por tener OCD, ya que creen que por tener esto están locos.  No se conocen las causas de qué lo provoca, pero las investigaciones indican que el OCD es un desorden del cerebro que tiende a repetirse en las familias, aunque esto no significa que el niño necesariamente ha de manifestar los síntomas. Algunos estudios recientes demuestran que el OCD puede manifestarse o empeorarse después de una infección por estreptococos. Un niño también puede desarrollar OCD sin tener un historial familiar. Otros estudios revelan que el número de varones con este síndrome es el doble al de mujeres.

Los síntomas generales son los siguientes:

  • Preocupación exagerada por la suciedad, los gérmenes o la contaminación.
  • Dudas reiteradas.
  • Permanecer mucho tiempo tocando cosas, contando, pensando en números y secuencias
  • Pensamientos constantes sobre la violencia, heridas…
  • Preocupación por el orden, simetría y exactitud, en definitiva, perfección.
  • Pensamientos constantes sobre comportamientos tabúes.
  • Necesidad extrema por saber o recordar cosas triviales.
  • Atención a los detalles.
  • Actitud agresiva.
  • Lavarse de forma reiterada las manos.
  • Controlar mucho una cosa (las llaves en el bolso, las puerta cerrada…)
  • Esconder o agrupar objetos.
  • Contar algo varias veces.
  • Repetir palabras dichas por uno mismo.
  • Coprolalia (preguntar obscenidades continuamente) o Copropraxia (hacer gestos obscenos continuamente).
  • Repetir sonidos, palabras, números o música para uno mismo.

El diagnóstico lo hace un médico o especialista mediante una evaluación psiquiátrica integral. Las obsesiones y compulsiones deben de ser severas, dominantes y deben de interferir en la vida cotidiana del niño. Es importante diagnosticarlo a tiempo para así tener un tratamiento. El tratamiento a seguir es una combinación de psicoterapia y medicamentos. Es fundamental el apoyo y educación de la familia.

RELATO DE ADOLESCENTE CON PENSAMIENTOS OBSESIVOS.

http://www.captauru.com/index.php?option=com_content&task=view&id=67

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image