mutatis mutandis

Un nuevo blog en Educastur

Artículos de Febrero 7th, 2014

La anorexia nerviosa.

Publicado por oscarlsv el 7 Febrero 2014

Por Lydia Abad, Carla Castañón y Belén Ortiz

La anorexia consiste en un trastorno de la conducta alimentaria (TAC) que supone una pérdida de peso provocada por el propio enfermo y lleva a un estado de inanición. Se caracteriza por el temor a aumentar de peso, y por una percepción distorsionada y delirante del propio cuerpo que hace que el enfermo se vea gordo aun cuando su peso se encuentra por debajo de lo recomendado. Por ello inicia una disminución progresiva del peso mediante ayunos y la reducción de la ingesta de alimentos.

1 CAUSAS.

Aunque hay muchos factores socioculturales que pueden desencadenar la anorexia, es probable que una partede la población tenga una mayor predisposición física a sufrir este trastorno, independientemente de la presión que pueda ejercer el entorno. Por ello existen de factores generales que se asocian a un factor desencadenante o cierta vulnerabilidad biológica, que es lo que precipita el desarrollo de la enfermedad.

Hasta el momento se había señalado especialmente a la moda, la belleza y al culto al cuerpo como principales causantes de la enfermedad, pero hoy se sabe que en su aparición también intervienen otros factores. El origen de la anorexia se encuentra, en definitiva, en una combinación de factores biológicos (cambios físicos), psicológicos y sociales. De esta manera se pueden distinguir dos tipos de factores: desencadenantes y generales.

En definitiva, entre los factores desencadenantes nos encontramos con:

  • La propia obesidad del enfermo
  • Obesidad materna.
  • Muerte o enfermedad de un ser querido.
  • Separación de los padres.
  • Alejamiento del hogar.
  • Fracasos escolares.
  • Accidentes.
  • Sucesos traumáticos

2 SÍNTOMAS.
Los principales síntomas de la anorexia son la supuesta pérdida de apetito que en realidad es la conducta auto-impuesta de no comer por parte de quien padece la enfermedad.

También quien padece anorexia puede realizar ejercicios físicos desmedidos a fin de seguir bajando de peso ya que se sigue viendo como gordo. Lo que más nos estará hablando del grado de patología o nivel de enfermedad de la anorexia es la negación de estar enfermo, la no aceptación de padecer anorexia.

Esto se traduce en otros síntomas como:

  • La pérdida importante de peso, peso corporal bajo: menos del 85% del peso considerado adecuado para la edad y el peso.Distorsión de la imagen corporal (el enfermo sigue viéndose gordo a pesar de estar delgado).
  • Se niega a tener o mantener un peso corporal de nivel medio o por encima del peso que equivale a su edad y altura.
  • Un intenso miedo a aumentar de peso o estar gordo.
  • Pensamientos reiterativos en relación al peso y la forma corporal.
  • Excesiva preocupación por los alimentos.
  • Negación de un peso corporal bajo.
  • Negación de sentir hambre.
  • Trastornos del sueño: insomnio.
  • Trastornos del comportamiento: aislamiento social, variaciones bruscas del humor o estado de ánimo.
  • Extrañas costumbres en la alimentación.
  • Desmayos debidos a la falta de nutrientes.
  • Hiperactividad.

Aquellas mujeres con períodos menstruales que no han pasado la fase de la menopausia tienen ausencia de por lo menos tres ciclos consecutivos menstruales o amenorrea.

Como resultado de la falta de alimentación y la desnutrición la anorexia provoca los siguientes síntomas:

  • Una piel seca que al pellizcarse no puede recuperar una forma normal.
  • Deshidratación.
  • Dolores abdominales.
  • Letargo.
  • Constipación.
  • Fatiga.
  • Mareos.
  • Color de piel amarillenta.
  • Intolerancia al frío.
  • Demacración.
  • Desarrollo de vello corporal blanco y fino (lanugo).

Las personas que padecen anorexia pueden ser también socialmente introvertidas, irritables, ciclotímicas o depresivas. Los síntomas de la anorexia nerviosa pueden parecerse a los de otros problemas médicos o trastornos psiquiátricos.

3 TRATAMIENTO.

Los tratamientos para la anorexia incluyen un plan integral tanto desde el punto de vista psicológico, como desde el aspecto físico. Sin embargo, un tratamiento psicológico es indispensable para que el enfermo que padece anorexia pueda visualizar las causas de su patología.

Tratamientos para la anorexia Dentro de los tratamientos psicológicos para la anorexia se pueden encontrar diferentes enfoques como por ejemplo, un abordaje psicoanalítico o un tratamiento psicológico diferente como puede ser desde un abordaje cognitivo  comportamental. El primero hace mayor hincapié en la subjetividad y las causas de la enfermedad y el segundo plantea un abordaje que hace mayor hincapié en las conductas mismas y la modificación de éstas.

Otros enfoques válidos son por ejemplo, un abordaje más familiar como puede ser el enfoque de la psicología social o grupal. Más allá del tratamiento psicológico, no hay duda que tiene que complementarse este tratamiento con el abordaje médico e inclusive, sumar un especialista en nutrición a fin de que elabore una dieta adecuada, para que la persona con anorexia pueda estar recuperando los nutrientes necesarios, para volver a la normalidad.

En suma, el mejor tratamiento posible para la persona con anorexia es un abordaje integral en el que participen varios especialistas, en las diferentes etapas del tratamiento. Es de señalar que lo mejor sería un primer diagnóstico para determinar una estrategia terapéutica, que se ajuste a las características particulares de esa persona.

4 CASO REAL.

“Sandra de 18 años nos ha querido contar su experiencia tras superar esta grave enfermedad. Sandra tenía 15 años cuando se le diagnosticaron los primeros síntomas. Sandra pesaba 55 kg y pasaba por una mala racha, sus padres se acababan de separar, estaba enamorada de un chico 9 años mayor que ella,… y lo peor era una adolescente que no sabía cómo salir de sus problemas.

Ella pensaba que si reducía sus muslos y el michelín que le salía al sentarse podría conquistar a su chico y a la vez llamar la atención de sus padres. Empezó con una simple dieta de dejar de comer entre horas, dejar el pan,… y acabó ingresada en un hospital con 35 kg. Uno de sus objetivos salió bien: llamar la atención de sus padres que se preocuparon mucho y se mantuvieron unidos.

Sus amigas estaban al tanto de la rigurosa dieta de Sandra y la quisieron advertir de las consecuencias que podía acarrear la anorexia nerviosa pero ella estaba convencida que controlaba la situación.

Cuando llegó a bajar a los 35 kg sus se preocuparon muchísimo e intentaron hablar con ella. Ella estaba muy metida en la enfermedad por lo cual no tomó en cuenta el consejo de sus padres. Alberto, el chico con el que Sandra estaba locamente enamorada habló con los padres de ésta; y él fue quien le hizo entrar en razón advirtiéndola que entrar a un hospital era lo mejor para ella puesto que ya pesaba 30 kg y su estado era de mucha gravedad. Estuvo dos meses ingresada sin poder recibir visitas y se le hizo muy duro pero con la ilusión de poder volver a ver a Alberto. Al fin le dieron el alta y entonces llegaba lo peor; en casa sin que nadie la obligase a comer; a tener que superar su enfermedad y que Alberto le dijese que era demasiado mayor para ella.

De este modo no lo pudo superar y la volvieron a ingresar; esta vez con 35 kg. Hasta el día que se dio cuenta de que por nada ni por nadie merece la pena estar al borde de la muerte, reconoció su enfermedad y fue dada de alta un mes más tarde.

Hoy dos años más tarde después de algo que pudo llegar a ser una tragedia, Sandra nos a contestado a unas preguntas y ha querido recalcar otros asuntos.

Publicado en PSICOLOGÍA | 67 Comentarios »