mutatis mutandis

Un nuevo blog en Educastur

Artículos de 'GENERAL'

¿Qué necesito de los demás para ser féliz?

Publicado por oscarlsv el 11 Junio 2011

Por Cristina Pérez y Ada Nazarena.

No estamos solos. Y aunque queramos, tampoco podemos estarlo. Nuestra existencia se entremezcla constantemente con la vida de otras personas. Somos hijos. Hermanos. Padres. Abuelos. Amigos. Novios. Esposos. Ex. Viudos. Cuñados. Tíos. Sobrinos. Primos. Yernos. Suegros. Compañeros. Jefes. Empleados… Desde que nacemos hasta que morimos, cada paso que damos y cada etapa que vivimos van acompañados por una serie de roles sociales, que a la vez son fuente de alegría y de tristeza, de confianza y de miedo, de paz y de ira…

A veces las ilusiones se convierten en un difícil reto, al finalizar ese proceso solo queda agradecer al destino que no nos lo haya puesto fácil, la adversidad nos brinda la oportunidad de crecer y descubrir algo que no se esperaba y es un viaje hacia nuestro interior que nos permite conocernos y entrar en contacto con nuestro verdadero yo.

Todos, somos hermanos, padres, hijos, amigos, compañeros, cada etapa que vivimos va acompañada de unos roles, que son fuente de alegría y tristeza, de confianza y de miedo, de paz y de ira.
La gran paradoja es que a las personas que más queremos son con las que mas conflictos tenemos, no podemos vivir con los demás pero tampoco sabemos vivir sin ellos. Debemos pensar en nuestra vida social como un tipo de aprendizaje.
Los problemas llegan cuando los demás no se comportan como nosotros esperábamos, cuando al decir algo o hacer alguno de nosotros no esta de acuerdo o cuando se interponen (ya sean nuestros amigos u otros) en nuestro camino para conseguir lo que deseamos.

Por más que busquemos fuera de nosotros, a nuestro alrededor, el principio de nuestros problemas al en cuanto a nuestras relaciones está en nuestro interior.  Pasado el tiempo descubrimos que no luchamos contra nadie, sino que es contra nosotros mismos, al comprender que no necesitamos demostrar nada a nadie y que todo depende de cómo observamos la realidad, dejaremos de buscar la felicidad, porque la encontramos dentro de nosotros.
A partir de ahí aprendemos cada día y nos acompañamos con una serenidad interna que parece sobrevivir a las tormentas de la vida y comprendemos que las personas con las que más conflictos tenemos es de las que más aprendemos pues aprendemos a tolerarlas e incluso, en ocasiones, a entenderlas.

Es fácil culpar a nuestros padres como los culpables de nuestra infelicidad pero tarde o temprano llega un momento que no nos queda más remedio que responsabilizarnos de nuestro destino y de lo que hemos hecho hasta el momento.  Esta es la verdadera independencia, que viene acompañada de una de las mayores crisis existenciales que sufrimos a lo largo de nuestra vida, aceptar que más allá de nuestro pasado, nuestro único problema, en este preciso momento somos nosotros mismos.
Lo que nos cura es que podamos abrazar en nuestro corazón a nuestros padres y no tanto que seamos abrazados por ellos.

También en las perdidas de personas queridas hay un cierto dolor asociado al duelo pero debemos hacernos responsables del sufrimiento que añadimos nosotros.  Aquí, en esta toma de control es donde comienza el  trabajo interior, el auto conocimiento ayuda a comprender el porque de lo que sucede en nuestras relaciones, y al final solo se conserva gratitud por todas esas experiencias de adversidad y superación personal.
El gran reto es dejar de vivir de forma inconsciente, aprendiendo de todo lo que nos depara la vida, sin ni siquiera darnos cuenta de ello.

El sufrimiento de la pérdida, es una circunstancia muy difícil de afrontar, el proceso de duelo conlleva 5 fases:

1.- Negación: negamos lo sucedido pues no somos capaces de asumir las consecuencias.

2.- Ira: adoptamos el rol de victimas con ansiedad y enfado buscando culpables donde canalizar la cólera.

3.- Lucha: intentamos cambiar lo sucedido.

4.- Tristeza: al empezar a reconocer la realidad, nos sentimos desanimados, frustrados y derrotados lo que nos lleva a la depresión.

5.- Aceptación: finalmente aceptamos y asumimos la pérdida, recuperando la normalidad de nuestra vida pero con un nuevo nivel de comprensión, madurez y consciencia.

Según Kubler-Ross cuando las personas superan este proceso, aprendiendo de lo que les ha sucedido, descubren su espiritualidad, que no es mas que recuperar valores esenciales que nos permiten llevar una vida mas plena y con sentido, o simplemente recuperar nuestra vida anterior.
De ahí que no debamos luchar contra el dolor, pues su función es romper la ignorancia que nos separa de la comprensión entrando en contacto con nuestro ser mas profundo.
Todos lo hacemos lo mejor que podemos y estamos en nuestro derecho de cometer errores para aprender y evolucionar, los hechos no son los responsables de nuestro malestar, sino la interpretación y la actitud ante ellos, nadie puede herirnos emocionalmente sin nuestro consentimiento.

Aceptar las cosas tal y a los demás como son no quiere decir estar de acuerdo con lo que pasa.  Aceptar significa no reaccionar impulsivamente, lo que nos permite tomar la mejor decisión.

Otros de los grandes maestros de nuestras vidas vienen bajo el nombre de “pareja” convertimos estos vínculos en una adicción, el sufrimiento derivado de una relación amorosa pone de manifiesto que encerramos el amor en la invisible cárcel de la dependencia. La necesidad de tenerla junto a ti y el miedo a perderla.  Depender de la persona que se ama es un acto de auto mutilación psicológica donde el amor propio, el auto respeto y la esencia de uno mismo es ofrendada y regalada irracionalmente.  Detrás de esta dependencia se esconde el apego, al que podríamos denominar como un virus.  Por eso las rupturas sentimentales son unas de las experiencias más traumáticas pero a la vez más transformadoras de nuestras vidas, pues, podemos pensar que para compartir la felicidad esta debe existir en nosotros mismos. “No somos medias naranjas, somos naranjas enteras y así nos sentimos cuando nos amamos a nosotros mismos.”

Cuando no tenemos fuerzas ni ganas de vivir y nos quedamos vacíos descubrimos que lo que no encontramos en nosotros lo buscamos en el exterior, haciendo todo lo que podemos para tapar el vacío y creando todo tipo de dependencia con los demás.
Si dejamos nuestra autoestima en manos de los demás, y no depende de nosotros estamos perdidos.  A partir de ahí podremos iniciar un camino de búsqueda hacia nuestra aceptación y crecimiento personal, intentando escucharnos para darnos lo que necesitamos, valorando más a las personas con las que podemos establecer vínculos afectivos de verdad que a las que no soportamos pero a las que intentamos acercarnos.

Después de nuestros padres y la pareja otro importante núcleo afectivo son los amigos y al empezar a tener expectativas podemos comenzar a sufrir decepciones y frustraciones.

Aunque nos cueste reconocerlo “la única relación real y verdadera es la que mantenemos con nosotros mismos, pues nadie mas puede conocer nuestras motivaciones mas profundas” como dice Krishnamurti uno de los filósofos contemporáneos mas reconocido.
“Todos nuestros vínculos afectivos son un reflejo de la relación que mantenemos con nosotros mismos”
“Los demás son el espejo que nos muestra lo que tenemos y lo que nos falta”
“Vemos a los demás no como en realidad son sino como nosotros somos y queremos que sean”
“Nuestra felicidad, nuestra paz y nuestra capacidad de servir y de amar a los demás son fortalezas que emergen de nuestro interior cuando nos liberamos de la esclavitud de la mente, cuando ponemos fin a la ignorancia de no saber quienes somos y a la inconsciencia de no querer saberlo”

Cuando nos hacemos fuertes y luchamos por recuperar nuestra vida abandonamos el papel de débiles y comenzamos a ser mas positivos, sencillamente pasamos de existir a estar vivos.

Publicado en GENERAL, PSICOLOGÍA | Un Comentario »

Cómo controlar las emociones

Publicado por oscarlsv el 10 Junio 2011

 Por Claudia Menéndez y Andrea Suárez

En el mundo de los sentimientos está también lo que llamamos “emociones”. Las emociones ocupan un lugar muy importante en nuestras vidas y cuando no nos percatamos de nuestras emociones y no sabemos controlarlas pueden surgir problemas. Las emociones descontroladas no sólo afectan a quienes viven esas emociones, sino que generalmente acaban afectando a las personas que le rodean. Por ejemplo, si es amargura lo que tenemos, seguramente acabemos amargando también a nuestras amistades…

  • Cuando nuestras emociones son malas, generalmente son así porque sentimos que no se nos presta la suficiente atención, que no recibimos el afecto que necesitamos o merecemos. Estas emociones negativas producen celos, envidias, ira, miedo a quedarnos solas, miedo al rechazo, a quedarnos solas, a que nadie nos quiera… Todo ello es malo, obviamente es mejor si nuestras emociones no son negativas, es mejor intentar encontrar el modo de vivir en completa armonía.
  • También hay emociones sanas y positivas… Estas son las emociones que hacen que podamos entrar amor y cariño. Las emociones sanas nos inundan esencialmente de ternura, armonía, gozo interior, ecuanimidad para juzgar a los demás, buena predisposición para arreglar lo malo, nos pone siempre una sonrisa en la cara y hace que de nuestra boca salgan palabras alegres que alegran los corazones de cuantos nos rodean y necesitan de nosotras.

Debemos pues, aprender a vivir en forma positiva, alejando las cosas negativas de nuestro diario vivir, porque si nos dejamos llevar por lo negativo nunca podremos crecer como personas. Debemos intentar desarrollar el poder de nuestra mente para beneficio propio, pero también, y especialmente, para el beneficio de nuestro entorno.  Cuanto mejor estén aquellas personas que nos rodean, mejor estaremos nosotras mismas.

Es bueno saber detenernos y tomar un rato de silencio, buscar en nuestro interior lo que necesitamos… y lo que realmente necesitamos no son tanto las cosas materiales sino la felicidad, las emociones positivas que alegran y dan sentido a nuestra vida. Por ello es muy importante reconocerlo, saber observar cual es nuestro estado de ánimo y qué emociones nos están produciendo las cosas del vivir diario.

Debes intentar controlar esa rabia y esas frustraciones que a veces tenemos, si no somos capaces de ello, o si no nos molestamos siquiera en pensar acerca de ello, podemos ser como barco sin timón y a la deriva. Damos palos a todos lados porque estamos mal, quienes reciben palos se ponen mal igualmente, y acabamos hundiéndonos aún más en nuestras emociones. Debemos pues, saber bajar nuestras revoluciones, pensar en cómo controlar nuestra mente (sólo hace falta controlar nuestra propia mente, no la de los demás, no es tan difícil…) para que no nos afecten tanto las cosas. Recuerda que todo lo que sale de tu boca es porque tu corazón lo dice y siente, somos el reflejo de nuestro sentir. Y si no tenemos cuidado en ello podemos acabar haciendo daño a alguien que no lo merece, sólo por nuestra propia amargura y falta de autocontrol.

 Desecha las malas actitudes, piensa en positivo. Siempre ocurrirán cosas malas, la vida es así, pero hay algo positivo en ello, piensa que todo lo malo que te pasa te ayudará a crecer más como persona. Muchas veces no alcanzamos a comprender el porqué de las cosas y no somos capaces de aceptarlas con buena cara porque nuestro dolor o malestar es mucho, nos cegamos por el malestar y el dolor, pero te aseguro que todo fluirá en ti como agua cristalina el día que aprendas a controlar tus emociones.

El hecho es que cuando nos dejamos llevar por la ira u otra emoción negativa, somos incapaces, excepto en muy raros casos, de razonar como lo hacemos habitualmente.

Aprendamos a controlar nuestras emociones y seamos personas de bien, ayudaremos a que todos seamos mejores. Tómate algún tiempo para mirar en tu interior y calmar la mente.

Publicado en GENERAL, PSICOLOGÍA | No existen comentarios »

A contracorriente: sobre la autoestima.

Publicado por oscarlsv el 9 Junio 2011

Hago un inciso en la publicación de nuestro libro de autoayuda, para dar cuenta de un post publicado en un blog del profesor Gregorio Luri -el café de Ocata-  porque tiene que ver con nuestro asunto y porque adopta una perspectiva diferente a la habitual que merece ser tenida en consideración:

Una madre a una maestra que le había puesto un 5 a su hijo: “Le estás destruyendo la autoestima”. Respuesta de la maestra: “Su hijo es capaz de hacerlo mejor. Yo no estoy aquí para hacer que se sienta mejor, sino para que lo haga mejor”.

¡Mira que se han hecho bobadas en nombre de la autoestima! En un distrito escolar de Massachusetts los niños saltan a la cuerda sin cuerda en la clase de gimnasia, para evitar humillar a los patosos que se tropiezan cada dos por tres. Ya sabemos que el lápiz rojo está muy mal visto y el profesor que lo utiliza para subrayar los errores del alumno es un desalmado. Sabemos igualmente que los premios en las competiciones hay que dárselos a todos, porque todos ganan cuando participan. A más de un profesor he oído decir eso tan terrible de “si hay que aprobarlo, lo apruebo, ya se encargará la vida de suspenderlo”.

Desde que Nathaniel Braen publicó La psicología de la autoestima, en 1969, el fracaso está oficialmente prohibido en la escuela. Los alumnos, sin embargo, saben muy bien distinguir entre una nota ganada y una nota regalada; entre un elogio sincero y un elogio hipócrita, entre su situación real y su situación académica.

Viene esta reflexión a cuento de un libro que estoy leyendo, Educar hoy, de Po Bronson y Ashley Merryman, que se atreve -¡ya era hora- a poner en cuestión los efectos terapéuticos del elogio indiscriminado. Comenzamos a disponer de abundantes investigaciones que muestran que el niño acostumbrado a escuchar de los adultos lo listo que es, fácilmente se convierte en un niño cobarde, con miedo al fracaso y una obsesión enfermiza por no defraudar las desmedidas esperanzas que los adultos han depositado en él.

Podemos -y debemos- elogiar la capacidad de trabajo de un niño, o su capacidad de concentración, o su voluntad de sobreponerse a la frustración, o la fuerza que pone de manifiesto para diferir una gratificación… siempre y cuando haya motivos para ello, pero elogiar “lo listo que es mi niño” de manera indiscriminada, no le hace ningún bien. El elogio, para ser eficaz ha de ser específico y sincero.

El psicólogo Wulf-Uwe Meyer ha descubierto que los niños de 12 años saben perfectamente que recibir un elogio de un profesor no significa necesariamente que hayan hecho las cosas bien, sino que, con frecuencia, significa lo contrario. Han comprendido perfectamente que los que reciben más elogios son los que se quedan más atrás. La mayor parte de los adolescentes se toman los elogios del profesor como una crítica.

Hoy sabemos que poseer una alta autoestima no mejora los resultados de los alumnos, ni disminuye su consumo de drogas, ni reduce sus manifestaciones de violencia. De hecho abundan las personas agresivas con una alta opinión de sí mismas y los alumnos con un 3 en un examen que acuden enfurecidos al profesor a reclamar un aprobado.

En definitiva: Cada día tengo más claro que nuestra pedagogía no puede progresar adecuadamente -lo que en este caso significa: darse cuenta de la realidad de las cosas- si previamente no desmonta su herencia sesentayochista… a lo que, ciertamente, no parece muy dispuesta.

Publicado en GENERAL, PSICOLOGÍA | No existen comentarios »

Cuidemos a los amigos

Publicado por oscarlsv el 9 Junio 2011

Por Paula Solar y Lucía López Miravalles

Dicen que los amigos es la mayor tesoro que una persona puede tener, los familiares se imponen, es decir, te tocan y los amigos los eliges. Sólo por esta razón, los amigos deben tener un hueco en tu vida privilegiado y duradero.

Los amigos, se dice, están para lo bueno y para lo malo, aunque no siempre los cuidamos como se merecen. Cuidar a los amigos, demostrarles tu interés y tus sentimientos es básico para que la relación de amistad siga vigente y sea duradera.

En cualquier situación de nuestra vida podemos hacer amistades, ya sea en el instituto,  en el trabajo o en otros ámbitos, cualquier lugar y situación es buena para fomentar una amistad. También es cierto que las diferentes condiciones sociales y nuestro entorno nos condicionan de manera importante a la hora de establecer relaciones de amistad. El tipo de barrio, ciudad, comunidad o país en el que residamos, el colegio, la familia y nuestra personalidad también nos abren o cierran puertas a la hora de establecer relaciones amistosas con personas que compartan características y rasgos en común con nosotros y con los que podamos establecer determinados vínculos afectivos.

Cada persona, tiene un concepto distinto de lo que la amistad significa para él, y por ello hay que aclarar en primer lugar lo que para cada persona significa tener un amigo.

Los amigos deben ser personas cercanas, conocedoras de tu vida y de tus situaciones, después la amistad irá fomentándose de una forma u otra y eso dependerá de nosotros. Los amigos son las personas que nosotros mismos elegimos para encontrar en ellos un punto de apoyo y una fuente de cariño incondicional recíproco, para compartir secretos y problemas y que nos brindan su comprensión y están ahí para ayudarnos en los momentos más adversos, pero también son las personas con las que podemos compartir momentos de ocio, diversión y entretenimiento y pasar un rato agradable. Por esto la base de una amistad es la confianza y si alguna vez sentimos que nos estamos distanciando o que por algún motivo se está deteriorando debemos tomar medidas para remediar esa situación que nos disgusta.

Con los amigos con los que estamos perdiendo relación debemos actuar dialogando y exponiéndole la problemática y que sienta por tu parte ese acercamiento y la intención de arreglar la situación, debes exponerle que crees que ha habido un distanciamiento y por qué.

Es importante que la actitud que muestres hacia la persona sea humilde y sincera, para que ella vea y capte que te importa y que puedes desarrollar lo que había tiempo antes. También debes aclarar cuánto te importa, tu interés hacia esa persona y hacia el cuidado de vuestra relación y que valoras los compromisos. Otro punto importante es hacer planes en común que os satisfagan a ambos y paséis un rato entretenido.

De todas formas, el distanciamiento con un amigo es algo incómodo y doloroso que siempre debemos tratar de evitar. El único modo de eludirlo es cuidando constantemente la relación de amistad que implica directamente cuidar a nuestro amigos y a nosotros mismo ya que no se me ocurre algo más lamentable que una vida sin amigos.

Las pautas para cuidar a los amigos más importantes son evitar los alejamientos duraderos con nuestros amigos, no perder nunca la confianza mutua ya que conforma la base de la relación de la amistad, mantener una actitud humilde, mantenerse siempre a la misma altura y demostrar que puede contar con nosotros para cualquier asunto que le preocupe y que desee compartir con alguien.  Debemos aceptar de forma incondicional que los amigos nos necesitan en situaciones tanto buenas como en las más desfavorables y debemos asumir que a nosotros no nos gustaría no poder contar con alguien siempre que lo necesitemos por esto, tener un amigo no significa meramente tener a alguien para salir, divertirse y entretenerse sino que es una relación mucho más compleja que todo eso, y a la vez, un importante pilar en nuestras vidas que nos ayuda a conseguir ser más felices.

“Los amigos son la familia que se escoge”.

Publicado en GENERAL, PSICOLOGÍA | No existen comentarios »

¿Por qué se termina el amor?

Publicado por oscarlsv el 8 Junio 2011

Por Andrés Del Río y Damian González.

¿qué es el amor?

El amor es un concepto universal relativo a la afinidad entre seres, definido de diversas formas según las diferentes ideologías y puntos de vista (científico, filosófico, religioso, artístico). Habitualmente, y fundamentalmente en occidente, se interpreta como un sentimiento relacionado con el afecto y el apego, y resultante y productor de una serie de emociones, experiencias y actitudes. En el contexto filosófico, el amor es una virtud que representa toda la bondad, compasión y afecto del ser humano. También puede describirse como acciones dirigidas hacia otros (o hacia uno mismo) y basadas en la compasión, o bien como acciones dirigidas hacia otros y basadas en el afecto.

¿qué es el enamoramiento?

Intenso deseo de intimidad y unión física con el Individuo (tocarlo, abrazarlo, relaciones sexuales…)

§   Intenso deseo de reciprocidad (que el Individuo también se enamore del sujeto).

§   Intenso temor al rechazo

§   Pensamientos frecuentes e incontrolados del individu que interfiriendo en la actividad normal del sujeto puro.

§   Pérdida de concentración.

§   Fuerte activación fisiológica (nerviosismo, aceleración cardíaca, etc.) ante la presencia (real o imaginaria) del individuo.

§   Hipersensibilidad ante los deseos y necesidades del otro.

§    Atención centrada en el individuo.

§    Idealización del Individuo, percibiéndo sólo características positivas, a juicio del sujeto.

Tras esta etapa de enamoramiento es común que las parejas tengan hasta tres o cuatro años perfectos de amor. Después empezaran a sufrir un estancamiento y a partir de ahí el amor declina lo que causa la separación y el divorcio.  El divorcio puede ser positivo si la pareja se lleva bien, pero eso solo es en el 3% de los casos en el otro 97% de los casos el divorcio es agresivo no quieren saber nada el uno del otro.

En la sociedad de hoy, es muy común el divorcio. La excusa que se pone, normalmente, es el final del amor, por ambas partes. Últimamente, se están desencadenando a gran escala: en España, 2 de cada 5 parejas se separan.

Y todo esto, ¿por qué? Las causas que llevan a esa separación pueden ser varias: dificultades económicas, manías que no se soportan de la otra pareja, y, sobre todo, pequeños “roces” de la convivencia diaria… una psicóloga, (recuerdo del comienzo de curso) llegó a decir que el amor consiste en una serie de reacciones químicas que se acaban al cabo de 5 años que es cuando el niño se puede volver (independiente).

Pero, si esto fuese verdad… ¿qué sería de las parejas que llevan tantos años juntas? Mis padres, por ejemplo. Llevan 28 años de casados, (8 años más que lo que la psicóloga predijo) y se siguen queriendo. Entonces ¿por qué, supuestamente, termina el amor?

Termina porque el amor se ve como un instrumento para autorrealizarse, para ser feliz. “Si esperas que tu pareja te haga feliz, estás condenado a sufrir”

Esta frase, aunque parezca egoísta, es una verdad como un puño. Pero no la malinterpretemos. En una relación de pareja, no se debe pensar en la propia felicidad, sino más bien en la felicidad del otro. Si pensamos en nuestra felicidad, nuestras cosas, nuestras pequeñas tonterías, que muchas veces parecen grandes problemas (y otras muchas no lo son) y buscamos en nuestra pareja un “doctor/a” que los solucione, estamos equivocados.

El amor hacia otra persona indica desligarse un poco de uno mismo, y volcarse en la otra persona. Darnos a ella sin esperar nada a cambio.

Y todo esto implica pequeños sacrificios: un detalle molesto pasado por alto, una sonrisa cuando no tenemos ganas… Dicen que, para ser feliz, no hace falta tener muchas riquezas, más bien un corazón enamorado. Pongámoslo en práctica, entonces.

Publicado en GENERAL, PSICOLOGÍA | No existen comentarios »

¿Por qué es tan difícil automotivarse?

Publicado por oscarlsv el 6 Junio 2011


Por Juan Rayón y Carlos Serrano Campo

Este curso empiezo a estudiar desde el primer día. Este año me pongo cachas. Este curso aprendo ingles. Hoy me ligo a esa chica/chico. El mes que viene empiezo una dieta.

Todas estas frases típicas tienen una característica común: son auto promesas habituales que nos realizamos continuamente y que finalmente no llevamos a cabo. ¿Por qué?,(como diría el señor José Mourinho). La respuesta es sencilla, clara, y se encuentra unas líneas mas arriba: automotivarse resulta altamente complejo.

Ahora bien, por qué resulta tan complejo ya no es tan sencillo ni aparente. Puesto que todos hemos sufrido en nuestras carnes las consecuencias de la falta de automotivación personal, o más bien la dificultad de alcanzar esta, procederemos a buscar las causas.

El primero de los parámetros a analizar en relación a la automotivación es la naturaleza de la causa de la empresa para la que nos resulta difícil motivarnos. Esta puede ser muy variable, pero debemos de tratar de escoger empresas que nos sean asequibles y realistas. No puedo pretender aprender inglés en dos semanas y media a menos que sea C3P-0, el celebérrimo robot poliglota de la guerra de las galaxias. Para analizar si lo que me dispongo a hacer es asequible para mi, primero debo conocer las propias limitaciones personales. Conocerse a uno mismo es fundamental en la automotivación, como en todas las ramas de la vida. Por ejemplo, si cada vez que toco un balón de futbol un futbolista de elite muere de pena, no debo pretender llegar a ser una gran estrella de este deporte pues no cosechare mas que fracaso tras fracaso. La conclusión de todo esto es clara. Buscar proyectos acorde a las capacidades de uno y ser conscientes de las propias limitaciones.
No es necesario ser bueno en todo, y además es ciertamente imposible ( ni siquiera Juan Rayón González, autor de este post, lo es).

Una vez analizado el tipo de proyecto en el que deseamos embarcarnos, el factor a analizar será la voluntad y la concienciación, aspectos fundamentales en la motivación y frecuentemente descuidados. Resulta harto importante el tener la voluntad de hacer algo para encontrar motivación para hacerlo. Si para nada me apetece estudiar y lo encuentro completamente innecesario, difícilmente podré encontrar motivación para centrarme en estudiar ese terrible examen de filosofía que comprende en total unas 3500 páginas. La clave esta en situar nuestro proyecto en el centro de nuestras prioridades, sea cual sea este. Si se trata, por ejemplo, del anteriormente citado estudio, debo concienciarme de la importancia de este y pensar que es fundamental en mis expectativas futuras, pues únicamente así conseguiré una completa y real motivación. Puede ser útil para esto realizar una lista de todas las ventajas que obtendré al realizar un determinado proyecto, teniendo esta siempre a mano mientras dure el proyecto, y empleándola cuando los ánimos decaigan para recordarme los motivos que me llevaron a emprender dicho proyecto.

La positividad y el aprender a disfrutar de la vida y de lo que se hace es también fundamental para la automotivación. Si aprendo a disfrutar de lo que estoy haciendo, sea cual sea el cometido en el que me halle inmerso en ese momento, otorgará a este un carácter mucho mas ameno y por lo tanto, me será más fácil realizarlo. No debo ver el ejercicio que realizo para poder verme los pies en la báscula como una tortura, si no como una manera sana de cultivar mi cuerpo y despejarme. El pensar en positivo, buscar el lado bueno de las cosas, nos ayudara enormemente a cumplir nuestros propósitos.

El miedo al fracaso es el siguiente apartado a estudiar, además de una de las mayores causas de la alta dificultad del automotivarse. ¡Cuántos proyectos soñados se abandonan antes de tiempo por el mero temor al fracaso o el rechazo de los demás! La falta de autoconfianza es sin duda un problema grave, pero muy común. Empezar a creer en nosotros mismos y aprender a valorarnos resultara imprescindible para la automotivación. Si creo que soy posible de hacer algo, posiblemente lo sea. Como una vez me dijo un amigo “ If you want, you can”. Nunca entendí lo que significaba, debido a mis nulos conocimientos lingüísticos, pero me pareció una bonita frase. De cualquier manera, si fracasamos ¿qué más da? Lo importante es haber demostrado la voluntad y capacidad de intentarlo. Al final, el final no es más que una parte pequeña de un largo proceso. Nada debe quedar sin hacerse por miedo a fracasar.
Como le dijo un jardinero a su compañero: ¡PODEMOS!.

Impaciencia y prisas. Dos grandes enemigos de la automotivación, pero también dos de los máximos exponentes de la sociedad actual. Vivimos en el mundo del aquí y ahora, y el tener que aguardar por unos resultados que, además, se plantean inciertos, supone una enorme carga para nosotros y hace que muchas veces desistamos de emprender un proyecto o de realizar algo. Debemos tomarnos las cosas con calma e ir poco a poco, no buscar resultados inmediatos si no tener una mira más amplia. Saber apreciar las pequeñas mejoras e insistir para conseguir las grandes, pero nunca desistir por no apreciar una mejora instantánea. No puedo pretender aprenderme un tratado de física termo-cuántica en una hora, y si no me lo aprendo maldecir a los dioses profirieron a viva voz que estudiar es una perdida de tiempo que no vale absolutamente para nada. No. Debo mantenerme tranquilo e ir poco a poco, aprendiéndome el citado libro paulatinamente. Y no desistir.

Analizados estos conceptos principales, descubrimos cuales son los errores comunes cometidos en materia de automotivación, y porque resulta tan difícil alcanzar un correcto
grado de esta. Tendemos a la negatividad, a escoger proyectos desmesurados e imposibles de realizar, a buscar resultados inmediatos… es el momento en el que subsanamos estos errores comunes cuando empezamos a auto motivarnos de verdad. El camino a recorrer no será fácil, pues es fácil y cómodo caer en estos errores, pero si se consigue la recompensa será cuantiosa. La importancia de la automotivación en inmensa, pues poneros a pensar la cantidad de veces que habéis desistido o abandona cualquier tipo de proyecto. Posiblemente si hubierais seguido estos pasos ahora mismo estaríais sentados en una inmensa montaña de felicidades y autorrealización. Os deseo mucha suerte en este proceso, y que sepáis que contáis con mi mas sincero apoyo.

Publicado en GENERAL, PSICOLOGÍA | No existen comentarios »

La importancia de la autoestima

Publicado por oscarlsv el 2 Junio 2011

 Por Andrea Díaz y Raúl Campomanes Piñán

Concepto

La autoestima: es un sentimiento de valoración y aceptación de la propia manera de ser que se desarrolla desde la infancia, a partir de las experiencias del niño y de su interacción con los demás.

Rechazarse a sí mismo produce un enorme dolor que nos daña emocionalmente. La forma en que uno se percibe y se valora a sí mismo puede cambiar, curándose así las antiguas heridas causadas por el auto rechazo. Este cambio no siempre es fácil.

La autoestima no es un estado fijo, sino que e4ste va cambiando con las experiencias y sentimientos vividos.

La autoestima en una persona es esencial para su supervivencia, sin cierto nivel de autoestima la vida puede resultar tremendamente mala y ridícula para la persona, y con ello se haría imposible satisfacer muchas necesidades básicas.

No podemos amar verdaderamente a los demás cuando no nos gustamos a nosotros mismos e incluso nos odiamos.

La adolescencia por ser un periodo de cambios dramáticos en todos los aspectos de la vida, se convierte en una etapa muy importante en el desarrollo de la autoestima; aunque esta comienza a desarrollarse casi desde el nacimiento del individuo.

Podríamos decir que la autoestima es:

- Lo afectuoso y amoroso nos sentimos realmente con nosotros mismos, en base a nuestro sentido individual de importancia.

- Un sentimiento que comienza en la niñez y que siempre es reforzado por los demás.

- La aceptación incondicional de nosotros mismos como innatamente valiosos e importantes, a pesar de errores, derrotas y fracasos.

- Un sentimiento que afecta nuestra percepción del ambiente, nuestras reacciones emocionales, nuestros estados de ánimo, nuestras actitudes y nuestras relaciones con los demás.

Con todo lo anterior podríamos decir que la autoestima no es:

- Amor a uno mismo en un sentido egoísta; auto elogio y el alarde son síntomas de una baja autoestima porque si verdaderamente aceptáramos y apreciáramos nuestra importancia individual, no tendríamos la necesidad de hacer alarde para impresionar a los demás con nuestras habilidades y posesiones.

- Un inventario intelectual de nuestros talentos y habilidades, a los ojos de los demás podemos ser personas importantes y de éxito y aún así tener una autoestima muy baja.

- No está basada en una evaluación intelectual de nuestro carácter, personalidad o logros; sino que es un sentimiento profundo y generalmente oculto, puesto que la mayoría de personas no están conscientes de cómo se sienten con respecto a ellas mismas.

Autoestima para niños:

Desde niños estamos muy atentos y nos importan los estados emocionales de nuestro alrededor, y con ello recibimos una retroalimentación de cómo somos, de ahí la importancia de la calidad de los mensajes que lanzamos a nuestros hijos, y del trato que les damos, pues así el niño reúne las impresiones de su ser y comienza la construcción de su “auto concepto”, es decir, el grado de autoestima.

No hay que crear expectativas desproporcionadas a las posibilidades del niño; aceptar sus errores valorando más el proceso de aprendizaje que el resultado final; delegar en ellos pequeñas responsabilidades que sí pueden hacer; reconocer sus progresos aunque sean pequeños; mantener esta actitud de estimulo y confianza diariamente para que sepan que son queridos y respetados.

Autoestima para adultos:

Si de niños no tuvimos la suerte de tener unos padres y/o profesores conscientes de estas cosas, es fácil que arrastremos problemas de autoestima que nublen, de vez en cuando, nuestro bienestar en la vida. Por ejemplo: ser muy autocríticos, hipersensibles a lo que digan de nosotros, indecisos, nos cuesta decir no, ser muy perfeccionistas, culparse de manera exagerada, ser fácilmente irritables, y una visión pesimista sobre la vida.

Para todos ellos, van estas recomendaciones: es necesario comprenderse y aceptarse eso ayudará a que se haga lo mismo con los demás, recuerda que nadie es perfecto; cultiva el buen humor para relativizar la importancia que tienen las cosas, no agrandar los obstáculos innecesariamente; tomar decisiones aceptando que, si te equivocas, al menos aprenderás de ello para el próximo intento; no cargar sobre uno mismo culpa de una relación insatisfactoria, siempre ambas partes son responsables, y al final lo que suele haber es una incompatibilidad de caracteres; premia tus logros por pequeños que sean, concédete esa alegría; selecciona de la vida aquello que más te interesa y dirígete a ello sin miedo y de todo corazón.

Sin duda alguna es posible alentar una buena autoestima en los más jóvenes, y por supuesto, transformar un auto concepto negativo en nosotros, todo es cuestión de ser consciente de estas cosas, y tener la firme decisión de querer ser feliz, lleguemos hasta donde lleguemos.

Autoestima positiva

La persona que tiene este tipo de autoestima experimenta un sentimiento de agrado y satisfacción consigo misma.

- Se conoce, se acepta y valora, tal y como es

-Se da cuenta de que las limitaciones no disminuyen su valor esencial y se descubre como alguien “querible” por lo que es, y la importancia de cuidar de sí.

- Quien posee una autoestima positiva acepta y valora a los demás tal cual son; puede establecer relaciones de sana dependencia comunicándose en forma clara y directa con los demás.

- Se ve favorecido con la capacidad y la buena disposición para permitir que los seres queridos sean lo que ellos elijan, sin presionarlos para inducirlos en sus preferencias.

- Tiene el valor de asumir riesgos y enfrentar los fracasos y frustraciones como oportunidades para aprender a crecer, y los asume como desafío, separándolos de sí mismo y que logra aprender de los errores cometidos, tratando de no repetirlos.

Autoestima negativa

Se dice que una persona tiene autoestima deficiente o negativa cuando las apreciaciones de su autoevaluación y autovaloración le hacen daño y hay carencia de estima hacia sí misma.

Este tipo de persona se siente descontenta consigo misma, pues se considera de poco valor e incluso, en casos extremos, se observa “no querible”.

-Está convencida de que no tiene aspectos positivos para enorgullecerse, tiene conciencia de sus defectos, pero tiende a sobredimensionarlos.

-No conoce ni sabe quién es, ni cuáles son sus capacidades y habilidades que la hagan digna de ser querida por ella misma y por los que la rodean.

-Frecuentemente tiene una actitud crítica, triste, insegura, inhibida y poco sociable, perfeccionista, desafiante, derrotista, y parecen poco vitales, les falta espontaneidad y presentan agresividad.

-Manifiestan la necesidad compulsiva de llamar la atención y de aprobación, la necesidad imperiosa de ganar, un temor excesivo a equivocarse. Prefieren decir “no sé”.

-Tienen un marcado sentido del ridículo y el temor a errar los hace poco creativos.

-Prefieren ser descritos como flojos y no como tontos.

-Ocultan sus verdaderos sentimientos y pensamientos cuando creen que éstos no concuerdan con los de los demás.

-Tienen dificultad para aceptar y valorar a los otros como son: tratan de cambiarlos para satisfacer sus necesidades y expectativas a través de ello.

-Son personas con una gran necesidad de sentirse queridas y valoradas, y como son dependientes de los demás para su autovaloración, presentan una especial sensibilidad ante cualquier actitud de los otros que las hagan sentirse postergadas o rechazadas, sin lograr establecer sanas relaciones de dependencia y plantear sus ideas claramente por miedo al rechazo.

-Su reacción frente a un error particular se transforma en una crítica generalizada a todo lo que son como personas.

Cómo ayudar a construir una autoestima positiva:

Proceso externo de construcción:

El proceso externo está dado fundamentalmente por la influencia que los demás, en general, tienen sobre el aspecto emocional de la persona. Un factor muy negativo para la autoestima, es el hecho de repetir reiteradamente las características negativas de la persona.

Es decir, los demás pueden o no ayudar a tener una buena autoestima –especialmente las personas con las que se está involucrado afectivamente– haciendo aportes para que se tenga una evaluación positiva de uno mismo y de sus actos. Esto sin dejar de mencionar que este entorno es también el que ofrece oportunidades adecuadas y precisas para obtener éxitos y, en general, experiencias que permitan hablar bien de uno mismo y con las cuales uno se sienta satisfecho.

Proceso interno de construcción de la autoestima

La persona también realiza una construcción interna según sus propias experiencias.

Esta construcción va a ser positiva o negativa según lo sean esas experiencias y el criterio de evaluación que se haga de ellas, es decir, va a estar en estrecha relación con decirse a sí mismo: “yo pude”, “lo hice bien”

Es como un premio hacia sí mismo, que a su vez se va a convertir en la energía para hacer otras cosas bien hechas, de una manera manera acertada.

Una buena autoestima es el motor que desencadenará asertividad en las funciones afectivas y sociales, la cual va a permitir que se obtenga como resultado: agrado, satisfacción, gusto y amor por lo propio. A su vez, estas últimas sensaciones generarán una retroalimentación que recaerá nuevamente sobre la construcción de la autoestima positiva que se ha generado, aumentando de esta manera su potencial también positivo.

Sin embargo puede pasar también lo contrario: que el individuo se vea enfrentado a resultados o experiencias desagradables, a errores e insatisfacciones, provocando repercusiones con una carga afectiva negativa, acompañada de autoacusaciones y auto castigos que le aportan y le provocan una información muchas veces distorsionada y que le conduce a un actuar deficiente, con resultados de las mismas características o incluso peores.

De esta manera se generará un círculo vicioso que, si daña la autoestima, habrá que interrumpir atendiendo determinados aspectos, como incentivar que el individuo valore más el proceso que el resultado y que aprenda de sus errores.

Otro aspecto que favorece el desarrollo de una autoestima positiva, es facilitar alternativas con objetivos más adecuados al nivel de desempeño y capacidades. Para ello será necesario conocer a la persona, para que de esta manera podamos ayudarla a conocerse a sí misma a través del descubrimiento gradual de sus potencialidades, que serán el motor para la superación y para poder emprender nuevos desafíos

Publicado en GENERAL, PSICOLOGÍA | 190 Comentarios »

El miedo al futuro

Publicado por oscarlsv el 31 Mayo 2011

Por Andrea Fdez, Izaskun Tamargo  y Enmanuel Ablanedo.

El miedo es una constante en nuestras vidas, en la de todos sin excepción. Hoy día el miedo se ve como algo peligroso que transciende lo individual e incumbe a la sociedad en la que vivimos.

La juventud se pregunta qué estudiar y si eso les servirá, nos preocupamos por el mundo que dejaremos a nuestros hijos y nos preocupamos por cada detalle (ecología, lo material, valores…). ¿Y qué sucede ahora con esta incertidumbre que no desaparecerá hasta que pase lo que tiene que pasar?

En realidad para si tienes miedo al futuro, la idea de que pueda llegar a ocurrir es mucho más devastadora y asusta más que el hecho real en sí. Y mientras más pensamos en el temido futuro y lo mal que lo vemos, más nos desesperamos y aborrecemos llegar a enfrentarnos con ese aterrador momento que suele ser mucho menos de lo que creemos.
Lo que podemos empezar hacer entonces es dominar el miedo bajo la forma del cuestionamiento, es decir, hacernos preguntas para saber de dónde viene ese miedo, qué es realmente lo que representa, qué reacciones nos genera. Conocerlos para así dominarlo un poco más, lo más posible es que no desaparezca del todo, pero será más controlable y nos permitirá actuar de manera más fuerte. No te empeñes en acabar con el miedo, sino en hacer las cosas aunque él esté ahí, ya que llegado el momento desaparecerá. Se debe tener paciencia.

¿Qué tan malo es eso que pueda suceder? ¿Y si no pasase? Si no hubiese otra opción y lo que más nos asusta pasase, ¿cómo se podría llegar a una solución? Solo tú puedes dominar tus pensamientos y tus actos, sé dueño de ti mismo y si no puedes lograrlo sólo puedes acudir a un profesional que te guiará en tu camino.
El miedo al futuro también puede ser un arma para quienes temen no cumplir sus propias expectativas o las expectativas que los demás tienen para uno. Es evitar hacer algo para no tener oportunidad de que la realidad te devuelva eso que seguramente no te guste demasiado. Sin embargo, recuerda que siempre puedes sorprenderte a ti mismo y muchísimas veces resulta que somos mucho más capaces de lo que creemos.

El futuro llegará en seguida, ve formando tu camino. Recuerda: ‘’Caminante no hay camino, se hace camino al andar’’. Forma este con amor y certeza de que harás todo lo mejor que puedas y siempre lo que deseas de verdad. Es un proceso que puedes construir y que en la mayoría de las ocasiones dependerá de las decisiones que tomes, pero no veas esto como una presión, sino con calma que te brinda saber que hay cosas que realmente dependen de ti y que puedes manejar. El miedo nos muestra que llega el momento de que pensemos cuáles son nuestros objetivos en esta vida, cuáles son las cosas que debemos trabajar, comprendernos a nosotros mismos. El miedo se transforma así en un una posibilidad, en nuestra responsabilidad y hasta en nuestra libertad. De todo lo negativo se puede coger una enseñanza, está solo en tu persona elegir qué será, si una oportunidad o un desastre.

El psicólogo humanista  Rogers consideró que los humanos tenían una tendencia natural a la realización. Según Rogers, los humanos necesitan y buscan básicamente su satisfacción personal y el establecer relaciones muy estrechas con los demás. Consideraba que nuestra postura frente al mundo se decidía fundamentalmente en la percepción que tenemos de la realidad y de las demás personas, por eso lo realmente interesante es buscar una buena forma de relacionarnos con el mundo.

No existe camino seguro a una “realidad verdadera” conforme a la que se haya de vivir, pero Rogers creía que una postura abierta a las diferentes posibilidades nos mantendría más vivos y con más posibilidades de una buena vida. La persona debe estar abierta y sensible a las experiencias internas (sensaciones, sentimientos, pensamientos y otros) así como al ambiente externo (las opiniones de los demás, los hechos agradables y desagradables… etc).

De acuerdo con Rogers, los humanos nos encontramos en un estado de “ser y convertirnos en”, siempre estamos en camino de convertirnos en otra cosa diferente de lo que somos con el fin de hacer nuestra vida más plena. Por eso es tan  importante vivir en un ambiente que nos permita el crecimiento personal, que no nos estanque ya definitivamente en una forma de ser, de pensar, de sentir, etc. Solamente así es posible la realización como hombres y la felicidad. Según Rogers, la tendencia a la realización es el único motivo básico del ser humano.  El ser humano es básicamente activo y si las condiciones son favorables intentaremos desarrollar nuestras potencialidades al máximo; cuando no se da este desarrollo el individuo entra en una crisis y se convierte en un ser problemático e infeliz. Los aspectos específicos del crecimiento humano varían de persona a persona; no todos harán exactamente las mismas cosas cuando las condiciones sean propicias para la realización.

Sin embargo hay generalizaciones que son válidas, podemos referirnos a algunas que son muy importantes para el crecimiento y realización personal en todas las personas:

- La flexibilidad en vez de la rigidez.

- La apertura en vez de la actitud defensiva.

- La autonomía (mayor libertad del control externo) en vez de la heteronomía.

- Un autoconcepto positivo y realista.

Un ejemplo:

Una persona tiene el miedo a no saber cómo va a ser todo en el futuro. En su primera sesión con el psicólogo le explicó que le da miedo no saber cómo va a darse su futuro ya que si actualmente hay tantos problemas y tan pocas soluciones, ¿ cómo será todo después de unos años ?. El psicólogo le explicó que muchas personas decían que no eran felices en el presente por temor a ser infelices más adelante y que no se puede tener miedo a algo que no sabes cómo va a ser ya que puede ser la mejor etapa de tu vida. Pero el problema de la chica no era tan sencillo si no que cuando estaba feliz o contenta por algo inmediatamente le entra el bajón porque explica: “¿Y si dentro de un tiempo no soy feliz? Es algo muy extraño lo que me sucede’’, y su problema es simplemente miedo a cómo será la situación en el mundo dentro de unos años, si actualmente es catastrófica y dicen que va empeorando no se quiere imaginar cómo será después ya que tiene terror a que empeore y a no poder ser feliz consigo misma ni con los demás.

Para llegar a una solución debe seguir los siguientes pasos:

-Exponte a tu miedo y tráelo a la superficie para que se pueda liberar.
Nuestro psicólogo expone: ‘Muchas personas ignoran su miedo, intentan convencerse de que no lo tienen. Incluso, han conseguido reprimirlo tan bien que no lo sienten’. Prosigue diciendo: ‘Ser más consciente de las opciones que tu tienes y las decisiones que tomas es un componente vital de auto poder. Sólo porque tú no eres consciente de tu miedo no significa que no lo tengas. Negar su único miedo te mantiene en una sensación de impotencia y nunca crea circunstancias positivas.’
-No esperar a ver qué te trae el futuro, empezar a crear en el momento presente.
‘Mucha gente se resiste a pensar y planificar el futuro. Esto se debe a un sentimiento de impotencia. Personas que no esperan a ver que les depara el futuro y se centran en una visión del futuro y comienza a imaginar. Se centran en “lo que podría ir mal”. Aunque a veces construyen expectativas positivas para el futuro y eso se nota en sus actitudes y acciones de la vida, pero finalmente terminan siendo descarriladas hacia el fracaso porque no confían en ellos mismos.’

-¿Qué visión del futuro es la que tienes en mente?
‘Sin una visión, la ansiedad puede crear y alimentar a tus miedos, manteniendo vivos esos temores y la atracción de las experiencias negativas. Es muy importancia para empezar a pensar, imaginar y sentir la promesa de un futuro emocionante y positivo. Tu relación con el futuro es donde está comenzando toda la creación y la paz de la mente. ¿Cómo te relacionas con tu futuro?, son los efectos de tu realidad actual ahora’

-El futuro sólo existe en tu mente.  ‘La única manera de conectarte con tu futuro es a través de tu imaginación. Nada existe en este mundo físico sin la imaginación. Tu imaginación es lo que da todo lo que existe. ¡Piensa en ello! La camisa que llevas. El monitor que estás viendo, en primer lugar tenía que estar en la imaginación de alguien antes de que pudiera crearse en este mundo físico. Lo mismo ocurre con tu futuro: comienza siempre en tu mente, Negarse a pensar en el futuro es una manera de sentirse impotente y crea ansiedad y estrés. Por ello, si está en tu mente no sabes si será bueno o malo. ¿Por qué pesar en lo peor?’

-El futuro es posibilidad. Tanto los futuros positivos y negativos tejen el horizonte.  Hay muchas posibilidades de futuros por ahí, y ahí estas tu para desmantelar cualquier futuro potencialmente negativo. Comienza a alimentar y dar energía a los positivos. Para ello, el psicólogo recomienda:
“Debido al condicionamiento de la infancia. La mayoría se concentran en su futuro negativo. En pocas palabras, es más fácil de imaginar, que imaginar un futuro positivo. Por ejemplo, si yo te pregunto “¿Qué podría salir mal en la mañana del lunes?”. Probablemente podrías hacer una lista con muchas circunstancias negativas potenciales en pocos minutos, pero si yo le preguntara “¿Qué podría ir bien en la mañana del lunes?” tendrías menos respuestas y tal vez te tomes más tiempo para pensar en ello.
El miedo ha captado nuestra atención y nuestra imaginación, por eso es más difícil visualizar un futuro positivo. ”
Continúa diciendo: “Toma conciencia y esfuérzate, pero una vez que cambien tu relación con el miedo, el futuro positivo, será más fácil de imaginar. Te darás cuenta de que no tienes que tener miedo de tu miedo. ”
La gente también tiene miedo de ser decepcionado. ¿Qué pasa si visualizas un futuro positivo y no sucede? ¿Voy a estar decepcionado? Las personas creen erróneamente que su relación con su futuro no tiene impacto sobre ellos en este momento. La ansiedad es causada a menudo por una mala relación con su futuro.
“La resolución no resuelve su negatividad personal, solo la aumenta. Nuestro ego le gusta la respuesta “simple” y se extenderá y se esconde de cualquier cosa negativa o desagradable, creyendo erróneamente que es “ser positivo”. De evitar siempre las cosas nace del miedo. El amor busca entender tus miedos, así que puedes transformarlos. Este es el enfoque que realmente resuelve el miedo y te puede ofrecer un mayor poder de ti mismo. ”

Publicado en GENERAL, PSICOLOGÍA | No existen comentarios »

No quiero hacerme mayor

Publicado por oscarlsv el 26 Mayo 2011

Por Sara García de la Noceda Rodríguez y Aitor Fernández Álvarez


Entre los muchos trastornos que existen en nuestra sociedad, uno de los que más se han extendido en estos últimos años, es el que se denomina como “síndrome de Peter Pan”. Las personas que sufren este trastorno se empeñan en creer que no crecen, para así no tener que asumir sus compromisos ni responsabilidades. Éste trastorno puede acarrear que nos encontremos en situaciones difíciles y embarazosas para la propia persona. Hay ocasiones que pueden llevar a la persona a operaciones de estética o al uso de cremas rejuvenecedoras que, a pesar de la crisis, han visto como sus ingresos aumentan, ya que la gente recurre más a ellas para sentirse, al menos, feliz consigo mismo cuando no lo puede conseguir en la sociedad, ya sea porque ha tenido un problema grave o porque se ha quedado sin trabajo. Hay incluso quien afirma que, con las crisis que se han sucedido a lo largo de los años, la venta de estos productos ha aumentado, denominando estas ventas como “índice del pintalabios”.

Este tipo de trastornos solía aparecer en personas sobre los 40-50 años y que habían sufrido problemas graves en ese período, ya que en ese momento era cuando la gente comenzaba a verse vieja y no quería aceptar su edad, cambios en su vida, asumir responsabilidades, crecer y afrontar cambios…. Pero ahora ese problema se ha extendido y no solo afecta a personas en ese periodo de edad, sino que afecta a muchos jóvenes y cada vez a una edad más temprana. Cuando este se manifiesta en jóvenes de nuestra edad se suele decir que tiene un trastorno de la personalidad y que no quiere hacerse mayor, con síntomas como: aislarse de los amigos, porque no quiere hacer lo mismo que sus amigos, no quiere asimilar que ha crecido y no quiere dejar de hacer las cosas que hacíamos cuando éramos pequeños y asumir sus responsabilidades, depender cada vez más de los padres porque así se piensa que la vida no pasará para nosotros y seguir dependiendo de nuestros padres,…

También existe un trastorno opuesto a este de “Peter Pan” que consiste en un miedo al rechazo, al abandono, al deseo de complacer a los demás y a la propia pareja. Éste síndrome opuesto se denomina como “Síndrome de Wendy”. Se trata de conjunto de conductas que realiza una persona por miedo al rechazo, por necesidad de sentirse aceptado y respaldado, y por temor a que nadie le quiera. Algunas personas jóvenes sufren este trastorno y quieren convertirse en mayores antes de llegar a serlo. Por ejemplo una adolescente puede ejercer como madre sobre un hermano pequeño porque su madre no los pueda cuidar o porque crea que no lo está haciendo bien…. Algunas de las manifestaciones de este síndrome son: sentirse imprescindible, entender que el amor es sacrificio y resignación, evitar a toda costa que alguien se enfade, intentar continuamente hacer feliz a la pareja, insistir en hacer las cosas por la otra persona, pedir perdón por todo aquello que no ha hecho o que no ha sabido hacer,…

Estos trastornos son cada vez más frecuentes en gente cada vez más jóvenes. Son fáciles de detectar cuando el problema ya es avanzado, ya que sus características son muy notables, pero detectar el problema cuando está comenzando es muy difícil. Esto es debido a que no todos las personas maduramos a la misma velocidad entre los 12 y 20 años, pero son más claros estos trastornos cuando se llega a la edad de los 25, ya que es cuando la gente se debería haberse vuelto independiente y hay gente que no ha conseguido independizarse de sus padres, y siguen viviendo y dependiendo en casi todos los aspectos de sus padres.

A nuestra edad, 16-17 años, todos deberíamos de haber superado y cambiado nuestros hábitos que teníamos en nuestra infancia, como depender totalmente de nuestros padres para tomar todas nuestras decisiones, como puede ser que nuestros padres tengan que organizarnos aún nuestro horario o depender de ellos para salir de casa. Ya tenemos una edad en la que deberíamos de tomar nuestras decisiones, salir con nuestros amigos u organizarnos nuestros propios horarios o planings de estudio. Unos de los principales problemas a nuestra edad es el miedo que podemos tener a enfrentarnos a nuestro propio futuro, ya sea por desconfianza o porque no sabemos lo que nos va a suceder. Nosotros nos encontramos en una edad en la que tenemos que decidir nuestro futuro, seguir estudiando o dejar de estudia, ponerse a trabajar,… Nos encontramos en una época en la que encontrar trabajo está muy difícil y que las dificultades económicas reinantes tampoco son las más propicias para los jóvenes de hoy en día. Uno de nuestros principales problemas que tendremos los jóvenes actualmente será el miedo al futuro, por lo que tendremos unas generaciones en las que el futuro sea incierto y mucha gente padecerá el denominado “Síndrome de Peter Pan”.

Bajo mi punto de vista, el no querer hacerse mayor es algo que de una forma más o menos fuerte nos afecta a todos. Me baso en mi propia experiencia, me encantaría tener que estudiar lo mismo que cuando era pequeño, la forma de ver la Navidad, la nieve, los parques de atracciones…Pero la realidad y el tiempo nos obliga a crecer a todos y crecer no solo significa “para arriba” sino también moralmente y adquirir responsabilidades.

Si hubiera cámaras en mi casa y puedo casi asegurar que en cualquier casa de un adolescente oirías a la madre decir algo similar a esto: porque solo quieres crecer para lo que quieres, solo te lo aplicas para salir y llegar tarde, hacer lo que te da la gana pero no, si quieres eso pues haz lo que tienes que hacer.

No pienso que el no querer hacerse mayor (síndrome de Peter Pan) sea realmente importante, simplemente es un grado de inmadurez llevado al extremo, que antes o temprano se superará, porque es ley de vida.

Pero lo cierto es que en los tiempos que corren si que puede llegar a ser preocupante; ver a personas adultas de 30 años, vivir en casa de sus padres y tener con ellos las mismas discusiones que si fueran adolescentes, es parece patético.

Pero lo peor de todo es que estas personas que ni estudian ni trabajan y que viven como si fueran niños y se comportan como tal son ídolos  en España lo que provoca que las nuevas generaciones quieran vivir como ellos. ( El programa llamado Generación Ni-Ni, Paquirrín…)

Publicado en GENERAL, PSICOLOGÍA | No existen comentarios »

alemania vs grecia

Publicado por pabloevln03 el 25 Mayo 2011

 

Este es un video bastante divertido de los Monty Phyton en los que le dan una vuelta de tuerca al fino humor ingles que tienen poniendo a jugar a una especie de futbol a filosofos alemanes y griegos, no tiene pérdida.

Publicado en GENERAL, HISTORIA DE LA FILOSOFÍA | No existen comentarios »

¿Por qué no somos felices?

Publicado por oscarlsv el 24 Mayo 2011

Por Marta García Alonso y Nerea García Fernández

Nos pasamos media vida intentando gustar a los demás, buscando la satisfacción personal y tratando de alcanzar metas que muchas veces no son objetivas y no se ajustan a la realidad. Tenemos dos posibilidades a la hora de relacionarnos con el mundo y enfrentarnos a él: aceptar que no todo funciona según lo planeado, que debemos estar preparados para cualquier sorpresa que nos traiga la vida y que las cosas no siempre son tan malas como parece o cerrarnos a una determinada concepción de lo que desearíamos que fuese la vida y tropezar cada vez que nos encontremos ante una dificultad, sin poder levantarnos.

Debemos estar receptivos ante todo lo que va ocurriendo tanto en nuestro interior como en el exterior, porque estamos continuamente en un proceso de cambio para convertirnos en personas diferentes.

En mi caso, esos cambios comenzaron en septiembre del año 1988. Era mi primer día en el instituto y después de conocer al que sería nuestro tutor ese año llegó la hora de salir al recreo. Cuando estaba en el colegio el recreo era un tiempo para jugar al escondite, saltar a la comba e intercambiar cromos, pero en el instituto todo era diferente. Los niños se agrupaban en círculos, de pie y se pasaban todo el recreo sin moverse de la misma esquina. Un niño de mi clase paso corriendo por mi lado y su hermana mayor que estaba conmigo se puso roja como un tomate y le gritó que dejara de correr que la estaba avergonzando. Fue en ese momento en el que me dí cuenta de que hacerse mayor suponía perder una parte de tu identidad para exponerte a los juicios del resto. Cuando eres pequeño las metas que te propones son fáciles de alcanzar pero a medida que creces aparecen los proyectos de vida, que a veces son procesos tan largos como la vida misma, y las responsabilidades, que al fin y al cabo no son más que la obligación de rendir cuentas ante los demás.

Los antiguos han planteado constantemente preguntas acerca del origen del universo, la existencia del ser humano…y otras muchas a las que aún no se ha dado respuesta. Pero, ¿cómo podemos siquiera imaginarnos lo que hay a millones de años-luz de nosotros si no somos capaces de averiguar algo que a simple vista parece tan sencillo: ¿por qué no somos felices?

Para poder responder a esta pregunta debemos tener claro el concepto de felicidad. Cada persona entiende la felicidad de diferentes maneras, para algunos consiste en vivir seguros (tener una casa, tener trabajo, tener dinero para cumplir todo lo que desee, etc), para otros se encuentra en el éxito, en ser el mejor en cada cosa que realice y para otros, y lo que por mi experiencia considero que es más saludable, la felicidad se encuentra en las cosas cotidianas, en aquellas en las que no nos damos cuenta de lo bien que nos encontramos mientras las vivimos porque estamos muy acostumbrados a esa sensación. Es decir, muchas veces buscamos la felicidad como una meta sin darnos cuenta de que se encuentra todo el tiempo a nuestro alrededor y no somos capaces de verla.

Cuando de verdad valoras a todas las personas que están a tu lado es cuando no están. Te das cuenta de las cosas buenas que te aportan, sobre todo en los momentos de alegría, porque es verdad eso que dicen de que las alegrías son mayores en compañía (en buena compañía) y también en los momentos en los que nos sentimos más bajos de ánimo, porque todos encontramos obstáculos en la vida y a veces necesitamos de alguien que nos anime a seguir adelante y que nos haga ver las cosas buenas que hay a pesar de lo malo.

En la sociedad en la que vivimos, la manera en la que se relacionan unas personas con otras es mediante la asimilación de roles, cada persona representa un papel y tiene una función y unos fines que tiene que perseguir. Lo importante, si buscamos realmente encontrarnos a gusto con nosotros mismos, es mantener nuestra identidad y saber que aunque nosotros podemos estar también representando un papel para la convivencia, hay muchos rasgos de nosotros que no intervienen en ese papel, pero que debemos conocer. En conclusión, la misión más importante que tenemos es el llegar a conocernos a nosotros mismos de manera objetiva para que nuestras relaciones con los demás y con el mundo sean satisfactorias y nos podamos acercar a esa felicidad que la gente anda buscando.

Publicado en GENERAL, PSICOLOGÍA | No existen comentarios »

Historia de un pueblo

Publicado por juanalrln03 el 25 Abril 2011

Por Andrés del Río

Don Esteban del Río paseaba tranquilamente con su bastón de caoba por las calles de la pequeña villa. Le gustaba salir a caminar por las tardes, cuando la gente comenzaba a salir de sus casas después de la siesta. Él no dormía, pues a pesar de ser jubilado, le gustaba más leer bajo el sol de la sierra cordobesa argentina.

Pero hoy había salido antes, ya que el libro que estaba leyendo le ponía muy nervioso, y eso, para un corazón de 80 años, no es muy bueno. Pasando cerca de la iglesia, encontró algo nuevo, sorprendente.,

¿Vieron que en las ciudades, con todo el ajetreo y la rutina, unas obras pueden pasar desapercibidas? En un pueblo, no. Ahí se constituye un blanco de habladurías, y ese blanco puede ir desde cosas tan distintas como una boda a la remodelación de una casa parroquial, como era el caso que presenciaba Esteban. Esto no es ni mejor, ni peor: es la diferencia entre pueblo y ciudad, así debe ser y así será.

Pero no estamos en un pueblo cualquiera: Estamos en la sierra cordobesa, en Argentina, donde los días van a cámara lenta. Y Esteban, a pesar de ser emigrante español, ya vivía como un cordobés más, sin prisa, con alegría y tiempo para charlar con cualquiera. Así que se dirigió al capataz de la obra.

-¿Y, don? ¿Cómo va la obra? ¿Avanzando, nomás?

-Uhhh… estamos mal pero vamos bien, abuelo. Como en un año lo terminamos-respondió el ocioso capataz.

-¿Cómo, un año? ¡Levanto yo esta casa en 3 meses, solo y con 80 años, hijo.

-Y, abuelo, no digo que usté no tenga fuerza. Pero es un problema de política, ¿vio? Está atascada.

-¡Cómo! No sabía que ahora usaban la política para reparar casas!

-No, no es eso, don- rió el capataz-Mire, allá está el curita que vino recién hace 3 días, hable con él, que ya le explica.

-Y, bueno. ¡Siga trabajando nomás, buen mozo!

-Sí… trabajando…-murmuró el capataz.

Esteban se acercó al curita. Era éste un hombre joven, bajito y con un aire entre despistado y sorprendido, que se reflejaba en una cara muy morena, de hombre de campo que está acostumbrado a la única compañía del campo y del ganado. No era así, sin embargo, en el caso del cura, pues su deber es tratar a las personas.

-¿Qué le anda pasando, buen hombre?-preguntó Esteban.

El sacerdote lo miró, con cara de desconcierto.

-Y… Yo, la verdad, entiendo poco de esto. Resulta que llego hace 3 días a este pueblito, y voy a ver las iglesias. La de acá, la vi, y está muy bien. Quise celebrar la misa de bienvenida el mismo día, en esa iglesia, así que fui a presentarme y avisar al convento de 4 calles más allá. Cuando llego, y les aviso de la misa… ¡Se pusieron como fieras! ¡Me echaron del convento! No lo entiendo.

-Y, usted sabe, señor, se trata de la costumbre…-empezó a explicar Esteban.

-¡No me diga!- exclamó el sacerdote-¡Con esas monjas por acá, ya entiendo cómo falleció mi antecesor, don Fernando!

-Me refiero a que la gente acostumbra a ir a Misa a la capilla de las hermanas. Si usted organiza una Misa en la iglesia central, no se pasará la colecta por el convento de las monjas, y se quedarán sin dinero.

-Mirá vos, las monjitas…

-Poderoso caballero es don Dinero, que dicen en mi tierra, don! ¿Y hay algún problema más? Porque veo las obras muy paradas.

-Y, sí. En eso hay un lío medio raro también. Resulta que la casa parroquial estaba medio derrumbada. Entonces le pedí ayuda al intendente, éste habló con el obispo, y decidieron pagar a medias la casa. Pero hubo elecciones, ¿vio?

-No, no vi. Yo de la política me olvido como del paraguas en un día soleado.

-Pues ganó un tipo medio rojo, Fontanarrosa. Y, como se lleva mal con el obispo, las obras están paradas.

-¡FONTANARROSA! ¡Ese tipo es más rojo que los diablos! Todavía no llegó el día en que el humilde ciudadano de a pie se deje dominar por las mentiras rojas! ¡Usted espere tranquilo, don, yo arreglaré las obras y alguna mente por arreglar!- dicho esto, procedió a irse don Esteban al bar que frecuentaba Fontanarrosa.

-Tuvo algún problema con Fontanarrosa?- preguntó el cura al sacristán, que conocía ya a don Esteban.

-Y, no, lo que pasa es que el pobre hombre vino huyendo de los rojos, desde España.

-Ah. Por la Guerra Civil…

-No, por su señora madre. Lo ponía rojo con todo el trabajo que le mandaba. Tan “coloráu” como los tomates.

Caminaba Esteban rápidamente (todo lo rápido que le permitían sus 80 años) hacia el Bar Ato, en el que solía estar jugando al Estanciero (Monopoly argentino). Tenían ellos 2 una relación extraña, pues se conocían de jóvenes y, aunque la mayor parte de las veces se llevaban bien, en cuestión política se llevaban a matar. Suerte que ya no podían volar las manos, teniendo Esteban 80 años, y el incombustible Fontanarrosa, que se negaba a jubilarse, 75.

-Bueno, Fontanarrosa, no parás quieto, se ve, ¿eh?- saludó Esteban.

-Y vio, al final la política justa siempre triunfa, ¿no?

-Decime qué tiene de justo dejar sin casa a un pobre sacerdote joven.

-Ah, eso. ¿No tienen los curas ya una casa, que dicen que es la casa de Dios, y la suya también? ¿No les basta con una, a los tipos?

-Dejate de joder, cómo se nota que vos sí que vivís bien, a pesar de ser comunista- dijo en un tono más agresivo don Esteban.

-Pará, loco, pará. ¿Sabés en qué estoy invirtiendo la plata que no gasto en esa casa? En otra casa, más útil, la casa del saber, la escuela. También necesita remodelación.

-¡Pero si vos no pisabas la escuela de joven!- se encolerizó Esteban.

-Uhh, lo dice el que dejó 3 materias en secundaria, mirá vos…

-Mirá, vamos a resolver el tema de modo pacífico- Esteban calmó el tono, en parte por los demás clientes, en parte porque se sabía más viejo, y (en caso de pelea) peor parado.

-Tenés razón- concordó Fontanarrosa, mirando el Estanciero.

Esteban se relajó, al ver que Fontanarrosa acudía, finalmente, a la inauguración de la casa parroquial, con el Belén de Navidad.

-No entiendo cómo puedo estar haciendo esto- murmuró Fontanarrosa- no debí resolver el conflicto vía Estanciero.

-Sabía que los comunistas no eran buenos en las finanzas- rió Esteban.

-Claaro, ustedes los burgueses, en cambio, sí saben enriquecerse con hoteles y compañías, a costa de la población.

-No empecemos otra vez, viejo, y mirá el Belén. ¡Éste es Fontanarrosa!- exclamó Esteban, señalando el buey.

-¡Y éste, don Esteban!- dijo Fontanarrosa, señalando a la mula.

-¡Bah! Entre animales, siempre nos entendemos.

Publicado en GENERAL | 5 Comentarios »

¿Monarquía vs República?

Publicado por javierrrln03 el 17 Abril 2011

Por Javier Rubio (2CTHA)

republica-filo.jpg

Hubo un hombre llamado Galileo Galilei dedicado al estudio, a horas encerrado viendo astros sacando las conclusiones de su observación, que descubrió que la Tierra no estaba e el centro del universo y por tanto era el Sol en torno al cual los planetas y en entre ellos la Tierra giraban. Aquel descubrimiento se enfrentó a la verdad institucionalizada: el Vaticano, la Iglesia, las creenciaas populares del momento… y la insistencia en el mantenimiento de lo que el habia descubierto era cierto le costo ir a juicio. Y frente al acusado, cómo podia el pensar que Aristóteles se habia equivocado o que las sagtradas escrituras eran falsas. Finalmente, condenado a muerte, en la rebeldia última dice en el italiano natal “E pur si muove” - Y sin embargo se mueve. Porque los cáculos matemáticos, las observaciones, el ejercicio de la razón y lo que veia noche tras noche le demostraba que era la Tierra la que se movia.

Bien, pues nos encontramos en la España de 2011, la Europa de 2011 y el mundo en un momento en que las sociedades han evolucionado de una u otra manera; o seguir en la resignación y continuar sometidos o plantar cara.

Actualmente España continua siendo una monarquía, una institución no democrática y legitima, a la cual sufragamos todos los españoles y que según los Presupuestos Generales se le destinan unos siete millones de euros anualmente para su mantenimiento. Esta institución, en la que a al cabeza se encuentra el rey Juan Carlos y su prima y mujer Sofia de Grecia, “sera símbolo de su unidad y permanencia(de España), arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones y asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales”.

Filósofos como Platón se oponen a la república. Platón compara la republica con un barco, en el cual si todos los marineros pretendieran guiar la nave cada uno según sus anhelos y deseos aquello sería un caos y por tanto un sistema ineficaz.

Por otro lado Aristóteles defendía la república democrática. Alegaba que “el pueblo es el usuario del Estado, y quien utiliza el Estado se halla en mejores condiciones para juzgar sobre él incluso que quien lo dirige. El invitado juga mejor los majares que el cocinero”.

Opinad sobre cuál sería vuestra forma ideal de gobierno.

Publicado en GENERAL | 4 Comentarios »

¿Realmente existe lo irracional?

Publicado por andreafrln03 el 4 Marzo 2011

Por Andrea Fernández, de 1CTA

Irracional: que carece de razón.

irracional

Hace relativamente poco tiempo tuve una discusión sobre si existen realmente los hechos irracionales. ¿Qué me guste cierta serie de televisión o un tipo de música en concreto es irracional o no?

Al principio estaba completamente segura de que sí. Por ejemplo, me gusta ver la popular serie House M.D y, si se me pregunta por qué, no se me ocurren razones específicas. Pero, ¿realmente no las hay?

Pasemos a otro ejemplo. El egoísmo. Este es algo natural del ser humano. No dejar escapar lo que quieres es egoísta e irracional.  Ahora supongamos que eso que quieres es una persona.

Habría dos caminos:

El que yo veo como irracional. Aferrarte a ella aunque eso acarreé cosas negativas.

Y, por otro lado el racional, que solo uno podría ver, objetivando toda la situación.

Me alejo y así no puede haber daño.

Pero de todas formas sí habría daño. El que se provoca a uno mismo (que de manera irracional intentaríamos evitar) y el del sujeto que se quiere tener.

De esta manera cabe pensar que la forma racional de afrontar la situación supone un egoísmo premeditado y por esto dejaría de ser exclusivamente irracional.

Así pues, a partir de este hecho, ¿es posible que ese egoísmo irracional no sea tal? ¿Hay algo que sea totalmente irracional? ¿Hay cosas irracionales por el simple hecho de que no queremos decir las razones y/o no las queremos reconocer?

Y es que si me guio por lo que me han enseñado desde pequeña la respuesta inmediata es un sí. Lo irracional existe. Sin embargo, no encuentro ningún ejemplo, ni recurriendo al típico tema del amor. ¿O es que la respuesta a si lo irracional existe también es irracional? Quizá simplemente queremos creer que existe para justificarnos, para cuando no queremos dar la respuesta a lo que hacemos o no la sabemos dar, tener algo a lo que aferrarnos.

El ser humano siempre suele buscar un salvavidas. ¿Es eso también racional o no? 

 

Publicado en GENERAL | 3 Comentarios »