Pegu ranciu

La vida es el don mas precioso que poseemos. No la destruyas, disfrútala.

“Plastifilm”, “tuppers” y bolsas de congelación para conservar alimentos en la nevera y en el congelador

Hay que envasar los alimentos en “tuppers” o bolsas de congelación antes de introducirlos en la nevera (o en el congelador), para que:

  • No sufran el contacto con el oxígeno del aire, pues les provocaría la evaporación de la humedad y se resecarían.

  • No se desarrollen bacterias aerobias.

  • No se mezclen los olores.

  • No se manche el frigorífico.

Los “tuppers” y las bolsas de congelación siempre tienen que quedar lo más llenos posible para reducir al máximo el aire interior del recipiente. Además, debemos extraerles la mayor cantidad de aire posible una vez llenos.

1.- Conservación por refrigeración

  • Los PLATOS COCINADOS EN CASA se conservan en la nevera en tuppers” redondos llenos hasta arriba. En cuanto se acaba de cocinar el alimento, debe ser introducido en el “tupper” y tapado inmediatamente bien caliente, casi hirviendo. Acto seguido se levantará la tapa por una esquina para expulsar el poquísimo aire del interior, presionando al mismo tiempo en el centro de dicha tapa. Con este procedimiento, el alimento, que está prácticamente estéril al salir de la olla, sigue estéril ya que al no estar destapado no caerán sobre él los microorganismos que se encuentran en el aire. Y como no dejamos casi aire, conseguimos una especie de “vacío” en su interior.

 

 

(foto tomada de Wikipedia)

El “tupper” con el alimento cocinado debe ser enfriado lo más rápidamente posible (en un sitio fresco, en una terraza, en una ventana, en un recipiente con agua fría y cubitos de hielo,…). Cuando esté a temperatura ambiente se guarda rápidamente en el frigorífico.

  • Las HORTALIZAS QUE VIENEN SIN ENVASAR, las HIERBAS AROMÁTICAS FRESCAS (perejil, laurel, albahaca), las FRUTAS DELICADAS (frambuesas, fresas, moras, zarzamoras, arándanos, cerezas, picotas, ciruelas, higos, melocotones, nectarinas, paraguayos, uvas…) se conservan bien en la nevera en un “tupper” cuadrado forrado con papel absorbente de cocina. Para ello, dichos alimentos deben estar secos y sin lavar. Antes de taparlo, se cubre con papel absorbente de cocina, que se debe cambiar cuando se humedece por la transpiración del vegetal.

  • Las CARNES crudas (sin lavado previo) y  PESCADOS crudos se conservan en la nevera, no más de un día, en un “tupper”  rectangular o cuadrado con rejilla o forrado con 2-3 hojas de papel absorbente de cocina, para separar estos alimentos de los jugos o líquidos que puedan salir.

  • Las HORTALIZAS DE GRAN TAMAÑO (pepinos, berenjenas, pimientos, calabacines) y los PLÁTANOS se pueden conservar en la nevera envolviéndolas muy bien, de uno en uno, con varias vueltas de plastifilm (que quede muy pegado a toda la superficie) para que no haya nada de aire y no se produzca ninguna humedad.

  • El JAMÓN COCIDO LONCHEADO se conserva varios días en la nevera guardado en un “tupper” rectangular plano, para que quede lo más lleno posible, y previamente envuelto en film transparente. Aunque conviene sacarlo de la nevera a la mesa y, si sobra, de ésta a la nevera, para que sufra la mínima variación de temperatura.

 2.- Conservación por congelación

  • Los PLATOS COCINADOS O PREPARADOS EN CASA se conservan en el congelador entuppers” aptos para microondas, ya que posibilitará que la descongelación y el calentamiento posterior se realicen en el propio envase. Pero no se llenan hasta arriba, sino que se dejan 1-2 cm libres para la dilatación que se va a producir.

En cuanto se acaba de cocinar el alimento debe ser introducido inmediatamente en el “tupper”, pero sin tapar. Mientras se enfría, se cubre éste con un trozo de papel absorbente de cocina para evitar que no se contamine con las bacterias presentes en el aire. Cuando el alimento esté a temperatura ambiente se tapa y se expulsa el aire del interior. Finalmente se guarda en el congelador.

  • El PAN RALLADO en casa se conserva en bolsas de congelación o en “tuppers” en el congelador sin formar bloque, por lo que puede extraerse sin necesidad de descongelar el conjunto.

  • Las CARNES crudas (sin lavar), los PESCADOS crudos  y los CEFALÓPODOS crudos se conservan en el congelador en bolsas de congelación. Prácticamente no pierden propiedades, debido a que la congelación no afecta ni a las proteínas, ni a las vitaminas A y D, ni a los minerales que contienen. Durante su descongelación, se produce una pérdida de líquido que contiene vitaminas hidrosolubles y sales minerales, que igualmente se perderán al cocinar el producto.

 ¿Usas los tuppers y las bolsas de congelación para conservar tus alimentos?

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  2377  veces

Deja una Respuesta


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image


Pegu ranciu. Alojado en Educastur Blog.
RSS | RSS de los comentarios
Powered by WordPress. Serpentine Theme by Educastur. Uses portions of code from Kubrick and Mandigo themes.