Pegu ranciu

La vida es el don mas precioso que poseemos. No la destruyas, disfrútala.

Otra especie invasora de nuestros ecosistemas: el camalote o jacinto de agua coloniza el río Guadiana

 

Las aguas del Guadiana se enfrentan a la colonización de un devastador intruso que compite con especies autóctonas a las que desplaza o elimina: el camalote o jacinto de agua, una planta amazónica flotante que pone en peligro:

  • La fauna acuática (al ir cubriendo la superficie del agua, el interior del curso fluvial queda sin luz con lo que las algas y plantas acuáticas no pueden realizar la fotosíntesis y puede quedar esa zona sin oxígeno y provocar mortandades a los organismos acuáticos autóctonos).
  • Los sistemas de riego de las poblaciones por las que atraviesa, pues puede taponar en poco tiempo una vía fluvial.

La Unión Mundial para la Naturaleza la incluye entre las cien especies más invasoras del mundo.

Este vegetal forma parte, junto al visón americano, la malvasía jamaicensis, las cotorras argentinas, el mejillón cebra, la rana toro, el lucio, el cangrejo americano, el siluro, la uña de gato… del conjunto de especies invasoras que amenazan a la flora y fauna españolas. La nueva intrusa ha encontrado las condiciones óptimas para su propagación en el Guadiana: altas temperaturas interiores y exteriores, niveles elevados de fertilizantes disueltos y poco caudal, lo que facilita el asentamiento de la planta en los meandros del río.

La planta crece rápidamente y puede doblar su extensión en 10 ó 15 días si las condiciones son favorables. Se teme que pueda traspasarse a otros lugares a través de las aves migratorias.

Se desconoce el modo en el que el jacinto de agua llegó al Guadiana, pero una hipótesis apunta a que puede que haya sido vertido en las tuberías procedente de un estanque.

Algunas medidas adoptadas han sido la extracción de unas 100 toneladas al día, la instalación de barreras de contención en el tramo urbano del río Guadiana a su paso por Mérida y el establecimiento de filtros en las proximidades de la presa para evitar el paso de más materia vegetal. Además, la presa de Montijo no permite el flujo habitual de agua para evitar el paso del camalote a Mérida. Pero el problema está si tiene que abrirse cuando llueva, lo que conduciría a una nueva propagación del vegetal.

 

 

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  791  veces

Deja una Respuesta


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image


Pegu ranciu. Alojado en Educastur Blog.
RSS | RSS de los comentarios
Powered by WordPress. Serpentine Theme by Educastur. Uses portions of code from Kubrick and Mandigo themes.