Pegu ranciu

La vida es el don mas precioso que poseemos. No la destruyas, disfrútala.

Archivo de la Categoría “Plantas de Asturias”

La pérdida de las hojas en otoño de los bosques caducifolios atlánticos asturianos

(Foto del Parque Natural de Redes de Ricardo Bascoy)

Continua leyendo el artículo en:

http://asturiesyeunica.blogspot.com.es/2015/12/la-perdida-de-las-hojas-en-otono-de-los.html

Los frutos secos de los bosques caducifolios atlánticos asturianos

Los frutos secos (bellotas, avellanas, castañas, hayucos) y el color rojizo, cobre y oro de las hojas de nuestros bosques caducifolios son el indicador de la estación otoñal. Estos frutos secos ricos en calorías (por los lípidos y los glúcidos), proteínas y oligoelementos, son necesarios para que nuestra fauna (osos, jabalíes, palomas torcaces, arrendajos, ratones, lirones…) pueda sobrevivir al invierno (acumulando reservas de grasa o rellenando  las despensas). Y, antaño, junto con las nueces, eran muy importantes en la dieta de las poblaciones rurales pues se comían frescos, asados, tostados, en forma de harina…Incluso eran protagonistas de fiestas como el “amagüestu”.

 

(Imagen del artículo de Luis Mario Arce en la Nueva España.)

MONUMENTO NATURAL: Tejo de Santibáñez de la Fuente (Aller)

En Asturias 7 tejos están declarados “Monumento Natural”. Este es uno de ellos, a tan solo tres cuartos de hora de Oviedo, en el concejo de Aller.

Pincha en la foto para acceder a la ficha que he elaborado para conocer un poco mejor esta especie “mágica”.

 

Paseo 3D por el Campo de San Francisco de Oviedo

En el siguiente enlace podrás realizar un paseo virtual 3D por el parque, conocer su historia, sus flora, su fauna, su arte… y un sinfín de cosas más.

http://vivirlosparques.blob.core.windows.net/vlp-parques-oviedosanfrancisco2/index.html

(Esta imagen, y otras muchas más, también la puedes encontrar en dicho enlace).

El alumnado de 3º de ESO en el Parque Nacional de los Picos de Europa del Principado de Asturias

1 Alumnado preparado para estudiar in situ el paisaje kárstico, el paisaje glaciar, los ecosistemas lacustres y los ecosistemas de montaña en una sencilla ruta alrededor de los Lagos de Covadonga, del Parque Nacional de los Picos de Europa).

2

3

4

5

6

7

8

9

10

¿Podrías escribir comentarios para explicar que nos indica cada una de las fotos o para ponerle un pie de foto adecuado?

Para ver todas las fotos de los Picos de Europa pincha aquí.

Más información de esta ruta por el Parque Nacional en el enlace siguiente:Día del Medio Ambiente en el Parque Nacional (y Reserva de la Biosfera) de Los Picos de Europa

En la siguiente guía (elaborada para realizar esta ruta) encontrarás todo lo que buscas:

Esta película necesita Flash Player 7

Día del Medio Ambiente en el Parque Nacional (y Reserva de la Biosfera) de Los Picos de Europa

El objetivo: Estudiar in situ el paisaje kárstico, el paisaje glaciar, los ecosistemas lacustres y los ecosistemas de montaña en una sencilla ruta alrededor de los Lagos de Covadonga. (Guía del Parque Nacional de los Picos de Europa).

 Introducción

El Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio) el alumnado de 3º de ESO y el del PDC visitó lo que fue el primer Parque Nacional español: El Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, creado en 1918 por Pedro Pidal, marqués de Villaviciosa (enterrado en el Mirador de Ordiales), y que, desde 1995 forma la parte occidental del Parque Nacional de los Picos de Europa, mundialmente conocido por sus lagos Enol y Ercina (Lagos de Covadonga).

Aquí, Pelayo, con un reducido ejército, consiguió vencer en el 711 al ejército musulmán y, con ello, se inició la Reconquista, un proceso que duraría más de 600 años.

 

El Parque Nacional de Los Picos de Europa se encuentra enclavado en la Cordillera Cantábrica, entre las provincias de Asturias, Cantabria y León, siendo el único Parque Nacional perteneciente a tres comunidades autónomas diferentes y gestionado de forma conjunta. Además, con sus 64.660ha, constituye el espacio protegido de mayor extensión de toda España y el segundo Parque Nacional más visitado de España, después del Parque Nacional del Teide (Tenerife). También cuenta con otras figuras de protección que denotan la calidad natural y paisajística de esta zona:

 

  • Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).
  • Lugar de Interés Comunitario (LIC).
  • Reserva de la Biosfera (desde 2002).

Además, el Principado de Asturias, dentro de su Red Regional de Espacios Naturales Protegidos, ha declarado Monumentos Naturales las principales cavidades cársticas de los macizos central y occidental:

• Monumento Natural de la Red de Toneyo

• Monumento Natural del Sistema del Jitu

• Monumento Natural del Sistema del Trave

• Monumento Natural de la Torca Urriellu

Los Picos de Europa están formados por tres importantes macizos de caliza (la mayor formación de caliza de la Europa Atlántica) originada hace unos 300 millones de años en el mar, como atestiguan los fósiles de crinoideos que encontramos en los muros de las cabañas de la Majada de las Reblagas.

 

Estos macizos, que se elevaron hace 65 millones de años, son:

  • Macizo Oriental o de Andara.
  • Macizo Central o de los Urrieles.
  • Macizo Occidental o de Cornión.

Todos ellos se hallan limitados por profundos valles y gargantas, tienen en total más de 200 cotas que superan los 2000 m de altitud y forman un grandioso karst de montaña con una paisaje subterráneo espectacular: No olvidemos que aquí se encuentran más del 10% de las simas del planeta que superan los 1000 m de profundidad, incluida la 4ª sima más profunda del mundo: La Torca del Cerro del Cuevón (1.589 m), de las pocas que dispone de dos rutas de más de 1.000 metros de profundidad, y por la cual discurre un torrente subterráneo llamado río Marbregalo

El Parque está atravesado por cuatro ríos encauzados en profundas gargantas: Deva, Sella, Cares y Duje. Así, nos encontramos dos de las hoces más espectaculares de España (el desfiladero de los Beyos y la garganta del Cares) pues en apenas 10 kilómetros, los ríos de aguas cristalinas salvan más de 1.000 metros de desnivel.


En el macizo Central encontramos las cumbres más elevadas de la Cordillera Cantábrica:
Torrecerredo (2.648 m) y el emblemático Naranjo de Bulnes, también conocido como el Picu Urriellu (2.519 m), que obtiene su nombre del color anaranjado que toma debido a la composición de la roca y la incidencia de los rayos solares.


De las hermosas cumbres del macizo Occidental, destaca La Peña Santa de Castilla, con 2.596 metros.

 

En el paisaje contrastan las escarpadas cimas grises peladas de vegetación con las verdes majadas de ensueño (situadas a altitudes inferiores a los 1600 m).

 

Su clima se caracteriza por la humedad, los bancos de niebla y las constantes precipitaciones debidas a la cercanía al mar (apenas 20 kilómetros). La presencia de la nieve se acentúa durante los meses de invierno, pero no son raros los neveros que se mantienen de forma permanente. En la foto inferior (del mes de junio) apreciamos nubes de evolución.

 

Los principales agentes modeladores del paisaje de este Parque Nacional (además del hombre) son el agua, los ríos y los glaciares.

 

La meteorización biológica

Las raíces de las hayas se introducen entre las grietas actuando de cuñas. Al mismo tiempo segregan sustancias que alteran químicamente las rocas.

En la foto líquenes de varios colores. El blanco se ha raspado para ver el alga o ficobionte, de color verde. Los líquenes (simbiosis entre algas y hongos) son los primeros colonizadores de todo tipo de superficies, desde rocas volcánicas a cortezas de árboles. Con su metabolismo van “deshaciendo” la roca y van “construyendo” suelo en el que más tarde podrán enraizar organismos vegetales como los musgos, a los que más tarde seguirán organismos que se alimentan de ellos. Además, durante su actividad metabólica, fijan en nitrógeno en el sustrato, elemento químico indispensable para la vida vegetal, por lo que son un eslabón transcendental en el ciclo del nitrógeno.

La meteorización biológica desintegra las rocas existentes y desempeña un papel importantísimo en la creación de los suelos que cubren la superficie de la Tierra y sustentan toda vida.

Pero el principal agente del parque de la meteorización biológica es el hombre.

La meteorización física o mecánica: gelifracción

 

Canchales originados por la gelifracción.

La meteorización química de las calizas: carbonatación y paisaje kárstico

La karstificación es comparable a la del Cáucaso, Alpes y Pirineos. En estos paisajes calizos el agua en superficie desaparece rápidamente y por esos son escasos los cursos de agua superficiales en las zonas altas.<!–[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 <![endif]–>

La intensa karstificación da lugar en la parte exterior a algunas formas muy características, como los jous, grandes depresiones glacio-kársticas cerradas (hasta 1 km de diámetro y 100 m de profundidad).

Disolución de la roca caliza por el proceso de carbonatación.

Lenares  creados en la roca caliza por el proceso de carbonatación.

Lapiaces lineales  creados por la meteorización química de la caliza debido al agua de escorrentía (de lluvia) que se desliza por la pendiente.

Descansando sobre los lapiaces. En esta zona hay que tener cuidado pues existen aberturas (simas) que comunican la superficie con galerías subterráneas.

Dolinas en la Vega de Enol. Estas depresiones se forman donde el agua se estanca y disuelve indirectamente el carbonato de calcio de la caliza.

Poljés. Estas depresiones se caracterizan por ser alargadas, tener el fondo horizontal y estar rodeadas por vertientes abruptas. Concretamente esta es la Vega del Bricial o Tecer Lago de Covadonga, una laguna temporal (lago fantasma) donde el agua se filtra poco a poco por el fondo calcáreo. Al fondo el circo glaciar de Enol.

Los poljés están recorridos por corrientes de agua, que desaparecen súbitamente por sumideros o ponors y continúan circulando subterráneamente. (Vega de Comeya, antiguamente un lago y actualmente una turbera).

En Picos se encuentran los únicos poljés de Asturias.

Cerca del hayedo El Palomeru nos encontramos esta fuente.

 

Porra de Enol, conocido paisaje kárstico del Parque por la peligrosa subida en carrera que realizan los pastores el día de Santiago Apóstol (25 de julio).

En las rocas calizas la escasez de agua hace que las plantas presenten adaptaciones que evitan al máximo la pérdida de agua, como en el ejempo de la foto superior.

Modelado glaciar

Los glaciares del Cuaternario abrieron grandes valles en los picos. La erosión glaciar es muy patente. Existes 9 microglaciares actualmente.

 

Valle glaciar en forma de U (Vega de Enol).

 

Valle glaciar de Enol y morrena central de La Picota o de Entrelagos (que separa el lago Enol del Ercina)  formada por la unión de las morrenas laterales de las lenguas glaciares de Enol y de Ercina.

Al fondo, el Macizo Central con Torrecerredo, detrás estos sedimentos glaciares o till (materiales de distintos tamaños, no estratificados y sin consolidar, formados por cantos y bloques de caliza que flotan en una matriz arenosa).

En este lago (Enol) se encuentra sumergida una imagen de la virgen de Covadonga, que cada 8 de septiembre es elevada para sacarla en procesión.

Vega de La Tiese, Pico o Porru El Mosquital y Lago Ercina, en cuyo final una obra de ingeniería retiene la masa de agua e impide que desaparezca por un sumidero natural producto de la meteorización química en la caliza (“erosión kárstica”). Al fondo el macizo de las Peñasantas.

 

 Morrena frontal, en la Vega de Enol, con la capilla del Buen Pastor en la cresta.

 

 

Los lagos no son frecuentes en paisajes kársticos, pero los de Enol y Ercina son de origen glaciar: ocupan depresiones excavadas por el hielo en un sustrato impermeable de pizarras rellenado, a su vez, con sedimentos glaciares (morrenas basales) también impermeables y donde la morrena frontal actúa de cerrojo una vez que se ha retirado el frente glaciar.

 

En la morrena lateral (La Llomba) se observan los sedimentos glaciares (till o depositos glaciares) de materiales heterogéneos poco erosionados.

Flora: flores de montaña, bosques mixtos, hayedos, vegetación de zonas encharcadas

Los líquenes de estos fresnos son buenos indicadores de la pureza del aire de este lugar. Encontramos estos árboles en las majadas pues el ganado aprecia mucho su hoja y el pastor se la ofrece en septiembre tras la poda.

Viven aquí alrededor de 1.600 especies de flora vascular. Las flores de alta montaña representan una buena parte de los endemismos de este Parque Nacional.

 

Estas flores protegidas de alta montaña suelen presentar llamativos colores.

Gentiana angustifolia  y Globularia repens.

Gentiana verna de las praderas de alta montaña.

En el mes de mayo hubiéramos visto estos preciosos narcisos.

No menos interesantes son las tres plantas tóxicas que vienen a continuación:

 

Helleborus viridis, Eléboro verde.

Aconitum napellus, matalobos de flor azul. Es menos tóxico que el de flor amarilla.

 

Anemone nemorosa.

En las zonas encharcadas nos encontramos estas otras dos plantas:

 

Pinguicula grandiflora , conocida comúnmente como la grasilla de flores grandes, violeta de agua, tiraña o flor de las fuentes, que es un planta insectívora de la familia Lentibulariaceae donde los insectos quedan atrapados en sus hojas pegajosas al posarse sobre ella.

La calta palustre, caléndula acuática o verruguera (Caltha palustris).

Aunque nos encontramos zonas con microclima mediterráneo con encinas, en el Parque predomina el bosque autóctono atlántico planifolio o caducifolio. (Pinchar aquí para ampliar información).

La mayoría de la superficie boscosa del Parque esta ocupada por el haya (Fagus sylvatica) que crece hasta cotas de 1.700 m de altitud. Aquí, el hayedo petrano El Palomeru en zona de umbría, visto desde la majada de El Bricial, donde los árboles crecen de forma caprichosa entre las rocas.

 

Valle en U, en la Vega de Enol, con hayas en las laderas.

A la sombra de un añoso ejemplar de haya situada en una zona rocosa y que, por lo tanto, se ha conservado pues no ha sido talada para pastizal para el ganado.

Interesante enlace: Flora de los Picos de Europa ordenada alfabéticamente

Fauna: anfibios, reptiles, aves, mamíferos, insectos, troglobios

En este Parque está representada toda la fauna cantábrica, cuya singularidad radica en que aquí se encuentra el límite sur de muchas especies propias del norte de Europa y el límite norte de muchas especies de distribución mediterránea. Otra de las razones de esta riqueza es su paisaje humanizado por un uso agroganadero histórico, que ha creado un mosaico de bosque, matorral y pastizal (de diente) ideal para los animales.

 

Así, encontramos del total de la fauna vertebrada (no peces) de la península Ibérica:

  • El 82% de los anfibios (de las 10 especies tres son endemismos ibéricos): la salamandra rabilarga (Chioglossa lusitanica), el tritón alpino (Triturus alpestris), el tritón palmeado (T. helveticus),  la rana bermeja (Rana temporaria), que puede hacer las puestas incluso en la nieve, el sapo partero (Alytes obstetricans) que transporta la puesta de huevos en las patas traseras hasta el momento de la eclosión, el sapo común (Bufo bufo)…

  • El 63% de los reptiles.

  • El 72% de las aves reproductoras (170 especies observadas).

  • El 88% de los mamíferos.

Pinzón vulgar (Fringilla coelebs)

Destacan en el Parque:

  • Numerosas especies animales protegidas como el urogallo cantábrico (Tetrao urogallus), el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) o el oso pardo (Ursus arctos). (La cabra pirenaica se extinguió en el s. XX).

  • Animales representativos de Picos de Europa como el rebeco cantábrico (Rupicapra rupicapra).

  • Especies emblemáticas como la perdiz pardilla, el acentor,  el gorrión alpino, el pico mediano, el lobo ibérico…

  • Escarabajos únicos en el mundo como la Rosalia alpina.

  • Insectos, miriápodos y crustáceos troglobios en el interior de las simas, algunos de ellos nuevos para la ciencia como el insecto colémbolo Ongulonychiurus colpus, el milpiés diplópodo Asturasoma fowleri

  • Cangrejo ibérico, especie introducida (no autóctona) pero en peligro de extinción en España, fochas, ánades reales, cercetas,  etc. en el Lago Ercina, eutrófico.

 

Enlaces interesantes sobre animales del Parque:

El hombre en Picos: majadas y minas

La búsqueda de alimento para el ganado ha provocado la transformación de los bosques en pastizales.

Las majadas son asentamientos temporales (desde la primavera al otoño) situados en vegas fértiles (zonas de poljés, uvalas, dolinas) con fuentes cercanas. En la Majada de Las Reblagas aún hoy se mantiene la actividad pastoril y se continúa elaborando el famoso queso de Gamonéu de una forma artesanal y ancestral, utilizando la leche de cabra, oveja (principalmente Lacha) y vaca (1kg requiere 10 l de dichas leches). Lo fabrican en estas cabañas de tejado a un agua y lo ahuman en la “talamera  (estantes). El de Cangas solamente se cura en dicha “talamera” y es más seco. El de Onís, después se lleva a las cuevas para que termine su proceso de madurez.

Con el suero del queso se alimentaban los cerdos que se alojaban en recitos llamados cuerres. (En la foto superior se se observan “les muries de les cuerres”).

Vacas asturianas de raza casina hibridadas con asturiana de los valles. Se caracterizan por sus patas cortas y robustas que les facilitan el tránsito por estos abruptos lugares.

 

Antigua “Mina Buferrera” a cielo abierto (1870-1979) de hierro, manganeso y cinabrio que a finales del XIX tenía 500 trabajadores pero que pasó a tener sólo 18 en los años 70 del siglo XX. En ella se trabajaba de abril a octubre y en malas condiciones (la guía nos informó que los trabajadores se bebían el aceite de los candiles a causa del hambre).

Las Minas de Buferrera están excavadas en una morrena lateral (La Llomba) porque la disolución de las calizas del Carbonífero fue liberando los materiales insolubles (hierro, cinabrio y manganeso) contenidos en sus fracturas. Éstos se concentraron en las oquedades kársticas que en el Cuaternario quedaron cubiertas por los sedimentos glaciares (till o depositos glaciares).

Por lo tanto, los mineros necesitaron extraer previamente éstos de las morrenas quedando al descubierto un espectacular paisaje kárstico en pináculos.

 

Para ver todas las fotos de los Picos de Europa pincha aquí.

De regreso a nuestros hogares, en la cueva de Covadonga que está al lado de esta basílica podemos disfrutar de la surgencia del río Orandi, justo bajo la imagen de la Virgen.

 

INFORMACIÓN DE INTERÉS

-          Mapa de los Lagos de Covadonga.

http://s1147.photobucket.com/user/CesBal/media/Asturias-Cantabria%202012/Olla%20de%20San%20Vicente/316d1277.jpg.html

-          Guía del Parque Nacional de los Picos de Europa.

http://www.magrama.gob.es/fr/red-parques-nacionales/nuestros-parques/picos-europa/guia-picos_tcm12-288896.pdf

-          Picos de Europa: El esplendor del bosque atlántico.

http://www.magrama.gob.es/fr/red-parques-nacionales/nuestros-parques/picos-europa/valores-naturales/bosque-atlantico.aspx

-          Flora de los Picos de Europa ordenada alfabéticamente.

http://www.magrama.gob.es/fr/red-parques-nacionales/nuestros-parques/picos-europa/visita-virtual/flora/default.aspx

-          Fauna de los Picos de Europa ordenada alfabéticamente.

http://www.magrama.gob.es/fr/red-parques-nacionales/nuestros-parques/picos-europa/visita-virtual/fauna/default.aspx

-          Fauna y flora de los cursos de agua de los Picos de Europa.

http://www.magrama.gob.es/fr/red-parques-nacionales/nuestros-parques/picos-europa/valores-naturales/valores-naturales-cursos-agua.aspx

-          Día del Medio Ambiente en el Parque Nacional (y Reserva de la Biosfera) de Los Picos de Europa.

http://blog.educastur.es/peguranciu/2013/06/13/dia-del-medio-ambiente-en-los-picos-de-europa/

Abajo podéis ver y descargar la guía elaborada para realizar la ruta alrededor de los Lagos de Covadonga, en el Parque Nacional de los Picos de Europa.

Esta película necesita Flash Player 7

Imágenes del Patrimonio Natural del Oriente y del Occidente de Asturias para el Día Mundial del Medio Ambiente

 

Aprovechando que el tema de las VIII Jornadas Culturales de nuestro IES (Valle de Aller) era “Oriente-Occidente: ¿una mirada global?”, en el Ámbito Científico-Tecnológico, por la proximidad al 5 de Junio, Día Mundial del Medio Ambiente, decidimos abordar el Patrimonio Natural del Oriente y Occidente Asturiano, especialmente de lo más desconocido por los que habitamos en la zona central de esta comunidad autónoma.

 

Dividimos esta exposición de imágenes en dos partes:

 

  1. El Patrimonio Natural Costero Asturiano.

  2. El Patrimonio Natural Interior Asturiano.

 

Para ello usamos, respectivamente, 129 y 102 diapositivas de Power Point, que debido a su extensión no hemos subido al blog.

 

Concedimos especial atención a las Especies Amenazadas y a los Espacios Naturales Protegidos: los Paisajes Protegidos, los Monumentos Naturales, las Reservas Naturales, las Reservas de la Biosfera, los Parques Naturales y, por supuesto, al Parque Nacional Picos de Europa.

 

 

El Patrimonio Natural Costero de Asturias

 

Asturias posee unos 350 km de abrupta costa (con 192 playas y diversos pedreros y ensenadas) que se extiende entre la Ría de Tinamayor, límite con la vecina Cantabria, y la Ría del Eo, al oeste, que hace de límite con Galicia.

 

Playa de Barayo, imagen tomada de Kalipedia.

Las playas asturianas se sitúan en lugares protegidos,  especialmente al oriente de las desembocaduras fluviales debido a las corrientes litorales de dirección oeste-este, siendo el cabo de Peñas un obstáculo que impide que en el oriente se desarrollen importantes arenales.

 

Viajamos por todos los concejos costeros para ver seres vivos, espacios o elementos de la naturaleza constituidos por formaciones de notoria singularidad, rareza o belleza:

 

  • Playas arenosas, pedregosas, acantiladas o incluso tierra adentro: Penarronda, Frexulfe, Entrepeñes y Vega, Barayo, La Griega, Gulpiyuri, Las Cuevas, Torimbia, Niembro, Andrín y Ballota, Toró, Luces, Tereñes…

  • Acantilados, promontorios y cabos de cuarcitas y calizas. Dedicamos especial atención a su flora, sus paseriformes y a las aves marinas amenazadas nidificantes en los acantilados, islotes y castros costeros, como el ostrero, el cormorán moñudo o el paíño.

 

Playa interior de Gulpiyuri y costa llanisca, imagen obtenida de mi casa es mi mundo

  • Marismas.

  • Estuarios y “rías” (Eo, Sella, Llanes y Tinamayor), donde se encuentra el 19% de la flora protegida de Asturias y las llamativas aves limícolas, zancudas, anátidas.

  • Alisedas pantanosas.

  • Vertebrados e invertebrados de interés especial y vulnerables propios de las desembocaduras de los ríos, como las nutrias, las ranitas de San Antón, la rana verde, Coenagrion mercuriale

  • Vegetación de las dunas costeras. Las dunas costeras en Asturias son escasas y se encuentran muy deterioradas (con flora en grave peligro de extinción) puesto que son espacios utilizados como zona de aparcamiento y ocio por los usuarios de las playas, pues no las alcanzan las mareas.

  • Paisaje kársito costero de calizas, con vegetación de clima mediterráneo como el acebuche y la encina.

  • Cuevas costeras.

  • Bufones.

  • La costa llanisca protegida.

  • Yacimientos paleontológicos. Los 9 yacimientos de icnitas de dinosaurios de Asturias datan del período Jurásico, hace más de 150 millones de años y tiene 446 icnitas censadas: 237 bípedos y 209 cuadrúpedos.

 

 

Finalizamos este viaje costero por los bonitos puertos pesqueros de Cudillero y Lastres, y, para enlazar con el paisaje de interior, con la Turbera de las dueñas, un trozo de montaña en la costa.

 

 

El Patrimonio Natural Interior de Asturias

 

Ríos, bosques y montañas son los principales elementos. Los ríos asturianos atraviesan bosques y, obligados a salvar enormes desniveles, nos ofrecen cascadas y efectos de su gran capacidad erosiva: hoces, cañones y desfiladeros.

 

Estos son los seres vivos, espacios o elementos de la naturaleza de notoria singularidad, rareza o belleza que visionamos:

 

  • Bosques: alcornocales, saucedas, bosques de ribera, bosques mixtos, hayedos, robledales, castañedos, abedulares… Nos detuvimos en Muniellos, uno de los mejores ejemplos de bosque caducifolio, que en otros tiempos cubría la mayor parte de la superficie de Asturias: Esta Reserva de la Biosfera es el mayor robledal de España y uno de los mejores conservados de Europa, que, a su vez, es refugio de especies emblemáticas de la fauna de la montaña asturiana como el oso cantábrico y el urogallo cantábrico. Además, posee una variada vegetación, especialmente de líquenes (más de 1000 especies).

 

  • Árboles monumento natural: Tejos, hayas, robles.

  • Cascadas como Oneta y Seimeira.

  • Hoces y desfiladeros como los del Esva (silícico), los Beyos o el Cares (calizos).

  • Fauna singular fluvial como la madreperla de río, la salamandra rabilarga, mirlo acuático, martín pescador, lavandera cascadeña, garza real, nutria, avión zapador, desmán ibérico…

  • Cuevas de mármoles del cámbrico como la de Andina o de calizas como la Rosa o El sidrón. Estas últimas poseen restos paleolíticos y son refugio de quirópteros y fauna troglobia. La del Sidrón posee restos humanos neandertales de 40000 años de antigüedad.

  • Torcas como la de Urriellu, sistemas como el Trave, el Jitu y la red de Toneyu.

  • Especies troglobias.

  • Parque Natural de Ponga.

  • Parque Natural y Reserva de la Biosfera de Las Fuentes Del Narcea, Degaña E Ibias. Es el más extenso de Asturias y alberga dos espacios naturales de gran interés:

    • La Reserva Natural Integral del Bosque de Muniellos,

    • La Reserva Natural Parcial del Cueto de Arbás, uno de los mejores ejemplos de modelado glaciar de la Cordillera Cantábrica, que cuenta, además, con una excelente representación de ecosistemas subalpinos, complejos de turberas y lagunas de excepcional interés. Es asimismo un corredor biológico del oso pardo, primordial para su supervivencia.

  • Reserva Natural de Peloño.

  • Sierras de Carondio y Valledor, Sueve, Cuera.

  • Herpetofauna endémica como la víbora de Seoane y lagartija serrana, y herpetofauna mediterránea como el lagarto ocelado.

  • Asturcón. (Imagen tomada de Wikipedia).

  • Vegetación riparia.

  • Pteridófitos amenazados.

Finalizamos con el conocido Parque Nacional Picos de Europa con su paisaje abrumadoramente kárstico, que incluye desfiladeros y gargantas, ríos y valles inmaculados y grandes masas forestales autóctonas. Alberga también una inusual densidad de fauna salvaje y flora subalpina por encima de los 1.600 metros. Por debajo de esta cota encontramos bosques de hayas y majadas de ensueño.

También viven en él diez especies de anfibios (entre ellas, tres endemismos ibéricos) y se destaca como muy importante para cuatro de ellas:

 

  • La salamandra rabilarga (Chioglossa lusitánica),

  • La salamandra común (Salamandra salamandra forma bernardezi),

  • El tritón alpino ibérico (Triturus alpestris cyreni),

  • La rana patilarga (Rana iberica).

 

Terminábamos esta exposición de Power point con imágenes de 4 especies emblemáticas de los Picos de Europa:

 

  • Urogallo cantábrico.

  • Oso cantábrico.

  • Rebeco.

  • Estrella de los pirineos.

(Imagen tomada de Wikipedia)

Salida de Campo al Bosque de Muniellos

 

El pasado 4 de abril, en el Año Internacional de los bosques, el alumnado del PDC visitó el bosque de Muniellos, Reserva de la Biosfera, situado en el interior del Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Ibias y Degaña. La idea era observar in situ el bosque caducifolio cantábrico asturiano y así poder compararlo con el bosque de su concejo (Aller), estudiado en la salida de campo del mes de octubre. Además permitió observar el bosque en dos estaciones distintas: otoño y primavera.

La visita ha servido a todos para:

 

  • 1. Valorar la importancia del conocimiento del entorno para contribuir a su conservación y disfrute, rechazando algunas prácticas que tienen incidencia negativa en el medio ambiente como la deforestación, el furtivismo, los incendios forestales…

  • 2. Observar la diversidad biológica del entorno cantábrico.

  • 3. Reconocer de visu cuarcitas, areniscas y pizarras.

  • 4. Observar en el paisaje el modelado fluvial y la meteorización física.

  • 5. Conocer las características básicas del bosque caducifolio.

  • 6. Diferenciar los siguientes Espacios Naturales Protegidos: Reserva de la Biosfera, Reserva integral, Reserva Parcial y Parque Natural.

  • 7. Conocer los distintos tipos de bosques caducifolios de Muniellos: bosque de ribera, rebollar, robledal, hayedo, abedular de montaña…

  • 8. Comprender las diferentes funciones que desempeñan los vegetales en los ecosistemas y en las redes tróficas del bosque.

  • 9. Comprender la importancia del suelo en el asentamiento de los distintos tipos de vegetación.

  • 10. Distinguir árboles de arbustos.

  • 11. Utilizar claves dicotómicas para determinación de árboles y arbustos.

  • 12. Identificar los árboles frutales y los árboles y arbustos más comunes del Bosque de Muniellos por la hoja, la corteza, la flor y el fruto.

  • 13. Distinguir las distintas especies de Quercus de la Reserva.

  • 14. Observar distintas especies de musgos, hepáticas, helechos, líquenes, y de especies del matorral brezal-tojal.

  • 15. Analizar la vegetación presente en la ladera de umbría y la presente en la ladera de solana.

  • 16. Comparar la arquitectura popular tradicional rural (hórreos, paneras, cortines, pallozas, corras, banzaos…) de esta zona occidental con la del concejo de Aller.

  • 17. Distinguir prados de siega y diente.

  • 18. Observar las características anatómicas de la vaca asturiana de los valles.

  • 19. Observar los distintos modos de separar los prados: setos (”sebes”), muros de cantos rodados…

  • 20. Profundizar en los conocimientos sobre la economía tradicional asturiana: agricultura, ganadería, apicultura, usos del bosque…

  • 21. Analizar el paisaje de Moal modelado por la actividad humana vinculada con la ganadería y la agricultura.

 Estos son los artículos subidos al blog referidos a  esta actividad:

El bosque encantado de Muniellos: robledales y hayedos

 

La Reserva Natural Integral de Muniellos, propiedad del Principado de Asturias, carece de cualquier tipo de actividad económica, pues a diferencia de las reservas parciales está prohibida la explotación de los recursos, con el fin de proteger su fragilidad e importancia. También fue declarada en el 2000, por la UNESCO, Reserva de la Biosfera.

(Foto obtenida de wikimedia)

 

Este bosque se localiza en el suroccidente de Asturias, entre los concejos de Cangas del Narcea e Ibias, dentro del Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, y ocupa un espacio total de 59,7 km² cuya altitud oscila entre los 680 m. en las zonas más bajas hasta los 1640 del pico de la Candanosa.

 

Solo una carretera transcurre por la reserva, la del puerto del Connio, que comunica con San Antolín de Ibias. Accedemos a Muniellos desde la carretera del puerto del Connio, tras pasar el pueblo de Moal. Nada más rebasarlo surge una pista a nuestra izquierda, siguiéndola  llegamos a Tablizas (donde hubo un aserradero que dio nombre al lugar y ahora solo queda el edificio de la central eléctrica) y al Centro de Recepción de Visitantes. Detrás de él comienza el camino, ascendiendo  entre  robles y canchales por el lado de solana (foto inferior). En frente, en la ladera de umbría se encuentra el hayedo (foto superior).

 

 

 

Actualmente es:

 

  • Uno de los mejores ejemplos de bosque caducifolio, que en otros tiempos cubría la mayor parte de la superficie de Asturias.
  • El mayor robledal de España.
  • Uno de los mejores robledales conservados de Europa.
  • Refugio de especies emblemáticas de la fauna de la montaña asturiana como el oso cantábrico y el urogallo cantábrico.

Comprende tres montes: el monte de Muniellos, La Viliel.la y el monte de Valdebois. Cada uno de los tres montes constituye una cuenca hidrográfica diferente.

 

El monte de Muniellos constituye el corazón de la reserva y comprende la cabecera del río Muniellos, afluente del Narcea. Se sitúa en un anfiteatro natural abierto al nordeste por el estrecho paso de Tablizas. Las alturas de los picos del Connio y Penavelosa cierran el área al noroeste, las cumbres de la Sierra de Ciallo cierran el borde suroccidental y, por último, la línea de cumbres que va del Pico de Rioseco al Forcaso y el Pico Cabrón cierran el borde suroriental. Muniellos constituye así un dominio geográfico aislado de su entorno por líneas de cumbres en torno a los 1.500 m.

 

Muniellos se organiza en tres valles principales el de La Candanosa o de las Lagunas, el de Las Gallegas o de Refuexo y el de La Zreizal o de Teixeirúa. Los tres valles confluyen en el río Muniellos que, tras superar el angosto desfiladero de Tablizas, afluye al río Narcea. A esos tres valles principales confluyen a la vez una multitud de regueros (”regueiros”) y arroyos (”vallinas“), tantos como días tiene el año, de acuerdo con un dicho popular.

 

 

 

Geología

 

Este fantástico bosque, lleno de leyendas y mitología astur, se asienta sobre un sustrato silíceo paleozoico (de unos 500 millones de años de antigüedad) común al resto de la montaña occidental asturiana.

 

La cuarcita es el material principal de la zona y da lugar a canchales. La de la Serie de los Cabos es la más abundante, constituida por una monótona repetición de areniscas, pizarras y cuarcitas, éstas de gran potencia.

 

 

 Canchales de cuarcita en el robledal de la ladera de solana.

También se pueden encontrar pizarras negras ordovícicas y los niveles carboníferos de areniscas, pizarras y conglomerados.

 

El cuaternario se manifiesta a través de la meteorización y del modelado fluvial y glaciar: depósitos de ladera (lleronas), valles en V, depósitos fluviales, pequeñas morrenas glaciares, antiguos circos glaciares y lagunas  glaciares en el Pico de la Candanosa, cuatro escalones de agua de gran belleza que se esconden entre valles. Estos lagos glaciares son los más occidentales de Europa.

 

 

Flora

 

 

Si algo caracteriza a Muniellos, es su abundante vida vegetal. La especie dominante es el roble albar o de montaña (Quercus petraea), escaso en el resto de Asturias, pero que aquí forma bosques maduros, las tres cuartas partes de la Reserva.  Pero también abunda el roble rosado (Quercus rosacea) en las zonas altas de solana y el haya (Fagus sylvatica) en las laderas de umbría.

 

Los fondos de valle de Valdebois y La Viliella están ocupados por prados de siega.

 

Entre la flora protegida de Muniellos tienen especial relevancia el acebo (Ilex aquifolium), foto superior, y el tejo (Taxus baccata), presentes en la mayor parte de los bosques de la región pero especialmente abundantes en algunos puntos de Muniellos, entre ellos las márgenes de la carretera del Puerto del Connio.

 

400 especies de plantas vasculares se recogen en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas del Principado como la genciana (Gentiana lutea) y el narciso de Asturias (Narcissus asturiensis).

 

  • Robledal

 

En el sotobosque del robledal domina el arraclán, y aparecen también otros arbustos: serbal de los cazadores, mostajo, avellano y acebo. El denso estrato herbáceo lo ocupa la juncácea Luzula sylvatica subespecie henriquessi, Lechetrezna y los brezos, escobas, árgomas, helechos, zarzas, arándanos, ruscus aculeatus, musgos y líquenes.

 Lechetrezna

 

Lúzula

Rusco

Los líquenes epífitos (resultado de la simbiosis entre un alga y un hongo) son un símbolo de la humedad del bosque y de la ausencia de contaminación. No existe otro lugar con más abundancia de líquenes que la tundra.

 

En la ladera de solana del robledal abundan también los líquenes saxícolas sobre piedras.

 

  • Hayedo

 

El hayedo, que no es pedregoso como el robledal, constituye el límite occidental de esta formación boscosa exclusiva de Europa y que por lo tanto no encontramos en América.

 

A diferencia del robledal  es un bosque monoespecífico, aunque en el hayedo no muy tupido aparece fresno y arce, además de arraclán, serbal de los cazadores, mostajo, avellano y acebo.

 

Aparece, a veces, una especie invasora, el roble americano, cuya hoja se distingue por tener los lóbulos más puntiagudos.

 

En el suelo cubierto de hojarasca (pues la hoja del haya todavía se descompone peor que la del roble) se observa lúzula, helechos, musgo,  y  líquenes como Peltigera, Lobularia pulmonaria.

 

Los pájaros carpinteros como el pito negro se encuentran cómodos en este bosque debido a que la madera del haya es más blanda que la del roble.

 

 

En los valles de las riberas del río Muniellos hay bosque de ribera de avellanos (Corylus avellana), arces (Acer pseudoplatanus), fresnos (Fraxinus excelsior), diversas especies de sauces (Salix sp.) y alisos (Alnus glutinosa).

 

  • Abedulares de montaña

 

En las cotas altas y de umbría aparece el bosque de abedul (Betula pubescens subespecie celtibérica) acompañado del serbal de los cazadores, acebo y tejo.

 

  • Musgos, hepáticas y líquenes

 

Muniellos es rico en musgos, hepáticas y, especialmente, en líquenes, de los que probablemente existen más de 1.000 especies, con representación de los géneros Cladonia, Lecanora, Pertusaria, Rhizocarpon, Peltigera, Usnea, Fuscidea y Ochrolechia.

 

  • Turberas y áreas lacustres

 

La Reserva también alberga singulares comunidades de turberas y 6 áreas lacustres de origen glaciar: la de la Aveizuna, la de Penavelosa, y las cuatro que componen el grupo conocido como Las Lagunas: la Grande, la de La Isla, la Honda y la de La Peña. A ellas aparecen asociadas algunas comunidades vegetales acuáticas o anfibias y frecuentemente valiosas turberas de esfagnos. Aquí nos encontramos rarezas como el endémico nenúfar o el endemismo de los pedregales conocido como el ranúnculo de Muniellos.

 

 

Fauna

 

Muniellos es un reducto de especial valor para la fauna, por estar presentes la mayor parte de las especies que pueblan la montaña cantábrica y tener catalogadas 170 especies de fauna vertebrada, algunas extremadamente raras o extinguidas en el resto del territorio.

 

Esta variada y escurridiza fauna se esconde en los entresijos del bosque y huye de la presencia del hombre. Por ejemplo, el lobo (depredador fundamentalmente del corzo y del jabalí y en ocasiones el rebeco) prefiere las áreas abiertas de matorral por encima del límite del bosque y especialmente, el monte más desarbolado de Valdebois.

 

Otros mamíferos que destacan son: el oso pardo (Ursus arctos subesp. cantabricus), la nutria (Lutra lutra), el zorro (Vulpes vulpes) y el gato montés (Felis sylvestris).

 

Por su riqueza ornitológica la Reserva Biológica Nacional de Muniellos es Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Así, las dos aves de mayor interés e íntimamente ligadas al bosque son sin duda el urogallo (con contaderos en los claros del robledal) y el pito negro, sin olvidar el pico mediano y el pico menor. Pero las más abundantes son las Páridas como el carbonero común, herrerillo común, pero también habitan en Muniellos: capuchino, mito, mirlo, paloma torcaz, perdiz pardilla, gavilán, ratonero común, azor, cernícalo vulgar, aguilucho pálido, halcón abejero, halcón peregrino, águila culebrera, alcotán, águila real, cárabo común, mochuelo, búho chico, lechuza común, autillo…

 

Las aves carroñeras: buitre leonado (Gyps fulvus) y alimoche (Neophron pernocterus), sólo ocasionalmente sobrevuelan el área, extremadamente boscosa para sus necesidades de alimentación.

 

 

Entre los anfibios no podemos olvidar la salamandra rabilarga y los tritones, y entre los reptiles la lagartija serrana y víbora de Seoane.

Entre los numerosísimos invertebrados podríamos citar: Cucujus cinnaberinus, exclusivo en toda la península en esta zona, el Caracol Quimper (Elona quimperiana) y la babosa moteada (Geomalacus maculosus)

Historia

 

 

El monte de Muniellos perteneció a los condes de Toreno. Ya se tiene noticia de la utilización de sus maderas a finales del s. XVI en la reparación de los barcos que regresaron de la Armada Invencible. Su explotación comenzó hacia el año 1766, cuando surtió de madera a las construcciones navales de la Armada en Ferrol. Con el tiempo ese destino fue variando: traviesas para el ferrocarril, fabricación de duelas, posteados para la minería, incluso toneles para vino, etc. En 1970 se prohibieron ya todas las talas y se protegió el bosque, que tuvo la suerte de que en él no se cortaba a matarrasa.

 

Numerosas voces se alzaban para solicitar la protección de este fantástico bosque. Entre ellas, la de Félix Rodríguez de la Fuente y el naturalista asturiano García Dory. La historia conservacionista de Muniellos había comenzado unos años antes, hacia 1. 964, año en que fue declarado Paisaje Pintoresco por el Ministerio de Cultura, desde Madrid. En 1.973, el monte fue adquirido por el estado a través del I.C.O.N.A, y declarado Coto Nacional de Caza, desde entonces se prohibió la actividad cinegética y se protegió a toda la fauna que vivía en estos montes. Desde este momento con el fin de incrementar la riqueza faunística natural, se establece la veda de todo tipo de actividad cinegética. En 1.982 el monte de Muniellos es sometido a un régimen de protección especial y declarado Reserva Biológica Nacional; a partir de ahí se restringieron las visitas a 20 personas al día, se prohibió acampar, llevar perros, pescar, pernoctar en el bosque, etc. y hacía falta obtener una autorización para su visita. En 1.988, se amplió la Reserva, hasta entonces 2.695Ha, a su superficie actual, con la anexión de los montes de Valdebois (en Ibias, 1623Ha) y la Viliella, (en Cangas del Narcea, 1224Ha.) En el año 2000 se declaró Reserva de la Biosfera.

 

Por su riqueza ornitológica la Reserva Biológica Nacional de Muniellos es declarada Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Importancia Comunitaria, y se integra en la red europea de espacios naturales protegidos Natura 2000.

 

 

 

 

 

 

El bosque de Moal, la antesala de Muniellos

 

Moal se encuentra a 19 km de la Villa-capital Cangas del Narcea. Su principal actividad económica fue durante la segunda mitad del siglo XX la minería del carbón de antracita, junto con la agricultura y la ganadería.

Elvira Montoya nos mostró el bosque de Moal, la antesala del bosque de Muniellos, sin salirnos apenas de la pista forestal que discurre paralela al río Muniellos, que nace en la Reserva del mismo nombre. Aquí empezamos a estudiar la riqueza natural del Bosque Cantábrico Asturiano, que los usos tradicionales ha sabido respetar.

Hórreos y paneras

 

Edificaciones auxiliares de la casería, construidas sin clavos y sin puntas.

 

 

En esta zona presentan características propias como los pegollos de mampostería, las cubiertas de pizarra y las bellas decoraciones talladas que los adornan.

 

Cortinales

Huertos alargados cerca de la casa y próximos al río, ocupados actualmente por hortalizas (berzas, fréjoles, nabizas…), pero antiguamente dedicados a los cereales panificables de invierno como la escanda y el centeno.

Prados de siega y de diente

De ellos, el ganadero obtiene tres cosechas (dos de diente - en primavera y otoño - y una de siega - en julio) con las que alimentar a las Vacas Asturianas de los Valles (como las de la fotografía).

Esta cosecha es posible gracias al riego con agua rica en sales minerales procedente de los canales de agua paralelos al río y de los banzaos o estacadas hechas de troncos de aliso.

 

Los prados están rodeados por muros de piedra, sin argamasa, construidos con los cantos rodados del río.

 También pueden estar rodeados por setos vivos (”sebes“) de arbustos como el espino blanco y los avellanos.

En los prados también se encuentran árboles muy valorados por la población de la zona como los cerezos (ahora en flor-foto superior e inferior-) y los nogales.

El río Muniellos y su bosque de ribera

El río Muniellos discurre por esta zona de la España silícea de suelos ácidos, donde dominan los sustratos silíceos de origen paleozoico. Forma así:

  • Valles en V con prados en los terrenos de pizarras y areniscas.

 

 

  • desfiladeros de cuarcitas, rocas duras difíciles de erosionar, en las que el río se encaja.

 

 

En el curso medio, en Moal, nos fuimos encontrando, por este orden:

- Alisos.

 

Esta película necesita Flash Player 7

- Fresnos.

- Avellanos.

- Arces.

Pero en el curso alto, donde ya no aparece el aliso, hallamos sauces.

Esta película necesita Flash Player 7

En algunas zonas, el bosque de ribera se ha talado o simplificado para la creación de los cortinales y de los prados, dejando solo la hilera del borde para sujetar la tierra en las crecidas.

En las aguas abundan las truchas e incluso se puede observar la presencia de la protegida nutria. Los mustélidos son frecuentes, pues lo indica la presencia de heces en los bordes cercanos al río. Pero, además, viven aquí culebras de collar, anfibios, lavandera cascadeña, lavandera blanca, mirlo común, mirlo acuático…

Rebollares y cortines

En laderas de solana observamos rebollos cantábricos (Quercus pyrenaica) cubiertos del liquen Usnea barbata y con su característica corteza cuarteada.

Este árbol monoico de hoja tomentosa (para retener el rocío del verano) y muy lobulada no ofrece sus bellotas hasta que alcanza los 20 años de edad. Es muy valorado por la gente local pues se usa para leña, cama para el ganado y alimento para las cabras.

Observamos en los ejemplares jóvenes el proceso de marcescencia, es decir, la permanencia en otoño y en invierno de las hojas secas en el árbol.

El sonido del arrendajo (glayu, pegu ranciu) es frecuente, pero es tan difícil de ver como el oso, el lobo y corzo. El venado no está cómodo en estos bosques pues su cornamenta le dificulta el desplazamiento por el mismo.

En estas laderas de solana hallamos, para proteger las colmenas (”truébanos”) del  los ataques del oso pardo cantábrico, el cortín o recito circular de piedra en seco, sin argamasa, de 2-3 metros de altura y que se remata con un saledizo de grandes losas de pizarra.. Las colmenas se colocan en filas sobre escalones de piedra y sólamente se puede acceder a ellas, desde el exterior, por una escalera.

La abejas fabrican una miel oscura, espesa y  muy apreciada, con las flor del brezo y del roble; los campesinos la usan para endulzar, por ejemplo, el requesón.

Castañedo o castañar y las corripas o corras

En la ladera fresca de umbría se sitúan los castaños, en cuyos sotos donde se observan corripas - pequeñas construcciones de planta circular y cerramiento de mampostería de piedra de 1 metro de altura, que sirven para almacenar los erizos del castaño recogidos en octubre y noviembre, dejándolos allí curar hasta que se desprenda más fácilmente su fruto (en la primavera). Llegado el mes de mayo, se recogen y ya se pueden comer las famosas “castañas mayucas“-.

Abedules

 

Los abedules (Betula celtiberica y Betula pendula) son característicos de suelos ácidos como el rebollo.

Musgos y líquenes

La gran humedad permite el crecimiento de musgos, hepáticas y líquenes.

Uso artesano de la madera del bosque: txileiros y madreñeiros

La madera se empleó en esta zona por artesanos de gran prestigio, entre otros:

  • Txileiros del Valle Cunqueiro, maestros del torno que elaboraban útiles imprescindibles en otro tiempo en cualquier cocina.

  • Madreñeiros, que fabricaban el calzado con el que siglos atrás se recorrían las embarradas caleyas de los pueblos.

 

Pegu ranciu. Alojado en Educastur Blog.
RSS | RSS de los comentarios
Powered by WordPress. Serpentine Theme by Educastur. Uses portions of code from Kubrick and Mandigo themes.