Pegu ranciu

La vida es el don mas precioso que poseemos. No la destruyas, disfrútala.

Archivo de la Categoría “Clasificación de los seres vivos”

Las piezas de la carne de vacuno autóctono

(Raza Asturiana de la Montaña (”Casina”), en trance de desaparición, tomada de INVAC)

En esta dirección (http://www.invac.org/razas/index2.html) puedes encontrar información sobre las razas autóctonas asturianas y del resto de España.

Para conocer las características en cuanto a calidad de la pieza carne que consumes o te gusta, así como su localización en el animal, y, por supuesto, los usos culinarios, pincha en el siguiente enlace:

http://www.invac.org/despiece/index.html

También puedes descargarte, al final de dicha página, el folleto del despiece en formato pdf .

Criterios naturales para clasificar los seres vivos

Esta película necesita Flash Player 7

Este es un ejemplo de clasificación de los seres vivos atendiendo a criterios naturales realizado por el alumnado.

21 de Marzo - Día Mundial del Árbol

El primer día de primavera, en nuestro hemisferio, o el primer día de otoño, en el hemisferio sur, se celebra el Día del árbol como recordatorio de la importancia de proteger las superficies arboladas y sensibilizar y concienciar a la sociedad sobre los beneficios que proporcionan los bosques y la importancia que tiene su conservación.

Las actividades realizadas por el ser humano sobre estos ecosistemas cargados de biodiversidad consiguen que cada año disminuya enormemente la superficie arbórea de nuestro planeta. Entre estas acciones destacan la sobreexplotación, la tala ilegal, la conversión en terrenos agrícolas y ganaderos, la creación de asentamientos humanos y la construcción de vías de comunicación.

 

La pérdida de la superficie forestal tiene efectos negativos sobre la biodiversidad ya que el 80% de las especies de nuestro planeta viven en estas áreas. Por lo tanto, la destrucción de su hábitat conducirá a la desaparición de muchas de ellas. Además, la deforestación contribuye a agravar otro gran problema, el cambio climático.

 

 

Esta es una selección de enlaces de este blog que puedes utilizar para realizar actividades este día:

 

  1. El Arrendajo (glayu, pegu ranciu): nuestro córvido reforestador
  2. El Bosque medicinal
  3. La floración de los cerezos en el Valle del Jerte, uno de los espectáculos más atractivos de la primavera
  4. El laurel, el árbol de la Pascua
  5. El bosque de Moal, la antesala de Muniellos
  6. Robledales y hayedos del bosque encantado de Muniellos: objetivos de esta Salida de Campo
  7. El bosque de ribera en el Concejo de Aller: Alisos, Sauces
  8. Bosque mediterráneo, dehesas y encinas en el Parque Nacional de Monfragüe
  9. Evita los incendios forestales

Lee alguno de los artículos anteriores y comenta por qué son importantes “los árboles” y propón alguna idea para conservarlos.

Salida de Campo al Bosque de Muniellos

 

El pasado 4 de abril, en el Año Internacional de los bosques, el alumnado del PDC visitó el bosque de Muniellos, Reserva de la Biosfera, situado en el interior del Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Ibias y Degaña. La idea era observar in situ el bosque caducifolio cantábrico asturiano y así poder compararlo con el bosque de su concejo (Aller), estudiado en la salida de campo del mes de octubre. Además permitió observar el bosque en dos estaciones distintas: otoño y primavera.

La visita ha servido a todos para:

 

  • 1. Valorar la importancia del conocimiento del entorno para contribuir a su conservación y disfrute, rechazando algunas prácticas que tienen incidencia negativa en el medio ambiente como la deforestación, el furtivismo, los incendios forestales…

  • 2. Observar la diversidad biológica del entorno cantábrico.

  • 3. Reconocer de visu cuarcitas, areniscas y pizarras.

  • 4. Observar en el paisaje el modelado fluvial y la meteorización física.

  • 5. Conocer las características básicas del bosque caducifolio.

  • 6. Diferenciar los siguientes Espacios Naturales Protegidos: Reserva de la Biosfera, Reserva integral, Reserva Parcial y Parque Natural.

  • 7. Conocer los distintos tipos de bosques caducifolios de Muniellos: bosque de ribera, rebollar, robledal, hayedo, abedular de montaña…

  • 8. Comprender las diferentes funciones que desempeñan los vegetales en los ecosistemas y en las redes tróficas del bosque.

  • 9. Comprender la importancia del suelo en el asentamiento de los distintos tipos de vegetación.

  • 10. Distinguir árboles de arbustos.

  • 11. Utilizar claves dicotómicas para determinación de árboles y arbustos.

  • 12. Identificar los árboles frutales y los árboles y arbustos más comunes del Bosque de Muniellos por la hoja, la corteza, la flor y el fruto.

  • 13. Distinguir las distintas especies de Quercus de la Reserva.

  • 14. Observar distintas especies de musgos, hepáticas, helechos, líquenes, y de especies del matorral brezal-tojal.

  • 15. Analizar la vegetación presente en la ladera de umbría y la presente en la ladera de solana.

  • 16. Comparar la arquitectura popular tradicional rural (hórreos, paneras, cortines, pallozas, corras, banzaos…) de esta zona occidental con la del concejo de Aller.

  • 17. Distinguir prados de siega y diente.

  • 18. Observar las características anatómicas de la vaca asturiana de los valles.

  • 19. Observar los distintos modos de separar los prados: setos (”sebes”), muros de cantos rodados…

  • 20. Profundizar en los conocimientos sobre la economía tradicional asturiana: agricultura, ganadería, apicultura, usos del bosque…

  • 21. Analizar el paisaje de Moal modelado por la actividad humana vinculada con la ganadería y la agricultura.

 Estos son los artículos subidos al blog referidos a  esta actividad:

El bosque encantado de Muniellos: robledales y hayedos

 

La Reserva Natural Integral de Muniellos, propiedad del Principado de Asturias, carece de cualquier tipo de actividad económica, pues a diferencia de las reservas parciales está prohibida la explotación de los recursos, con el fin de proteger su fragilidad e importancia. También fue declarada en el 2000, por la UNESCO, Reserva de la Biosfera.

(Foto obtenida de wikimedia)

 

Este bosque se localiza en el suroccidente de Asturias, entre los concejos de Cangas del Narcea e Ibias, dentro del Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, y ocupa un espacio total de 59,7 km² cuya altitud oscila entre los 680 m. en las zonas más bajas hasta los 1640 del pico de la Candanosa.

 

Solo una carretera transcurre por la reserva, la del puerto del Connio, que comunica con San Antolín de Ibias. Accedemos a Muniellos desde la carretera del puerto del Connio, tras pasar el pueblo de Moal. Nada más rebasarlo surge una pista a nuestra izquierda, siguiéndola  llegamos a Tablizas (donde hubo un aserradero que dio nombre al lugar y ahora solo queda el edificio de la central eléctrica) y al Centro de Recepción de Visitantes. Detrás de él comienza el camino, ascendiendo  entre  robles y canchales por el lado de solana (foto inferior). En frente, en la ladera de umbría se encuentra el hayedo (foto superior).

 

 

 

Actualmente es:

 

  • Uno de los mejores ejemplos de bosque caducifolio, que en otros tiempos cubría la mayor parte de la superficie de Asturias.
  • El mayor robledal de España.
  • Uno de los mejores robledales conservados de Europa.
  • Refugio de especies emblemáticas de la fauna de la montaña asturiana como el oso cantábrico y el urogallo cantábrico.

Comprende tres montes: el monte de Muniellos, La Viliel.la y el monte de Valdebois. Cada uno de los tres montes constituye una cuenca hidrográfica diferente.

 

El monte de Muniellos constituye el corazón de la reserva y comprende la cabecera del río Muniellos, afluente del Narcea. Se sitúa en un anfiteatro natural abierto al nordeste por el estrecho paso de Tablizas. Las alturas de los picos del Connio y Penavelosa cierran el área al noroeste, las cumbres de la Sierra de Ciallo cierran el borde suroccidental y, por último, la línea de cumbres que va del Pico de Rioseco al Forcaso y el Pico Cabrón cierran el borde suroriental. Muniellos constituye así un dominio geográfico aislado de su entorno por líneas de cumbres en torno a los 1.500 m.

 

Muniellos se organiza en tres valles principales el de La Candanosa o de las Lagunas, el de Las Gallegas o de Refuexo y el de La Zreizal o de Teixeirúa. Los tres valles confluyen en el río Muniellos que, tras superar el angosto desfiladero de Tablizas, afluye al río Narcea. A esos tres valles principales confluyen a la vez una multitud de regueros (”regueiros”) y arroyos (”vallinas“), tantos como días tiene el año, de acuerdo con un dicho popular.

 

 

 

Geología

 

Este fantástico bosque, lleno de leyendas y mitología astur, se asienta sobre un sustrato silíceo paleozoico (de unos 500 millones de años de antigüedad) común al resto de la montaña occidental asturiana.

 

La cuarcita es el material principal de la zona y da lugar a canchales. La de la Serie de los Cabos es la más abundante, constituida por una monótona repetición de areniscas, pizarras y cuarcitas, éstas de gran potencia.

 

 

 Canchales de cuarcita en el robledal de la ladera de solana.

También se pueden encontrar pizarras negras ordovícicas y los niveles carboníferos de areniscas, pizarras y conglomerados.

 

El cuaternario se manifiesta a través de la meteorización y del modelado fluvial y glaciar: depósitos de ladera (lleronas), valles en V, depósitos fluviales, pequeñas morrenas glaciares, antiguos circos glaciares y lagunas  glaciares en el Pico de la Candanosa, cuatro escalones de agua de gran belleza que se esconden entre valles. Estos lagos glaciares son los más occidentales de Europa.

 

 

Flora

 

 

Si algo caracteriza a Muniellos, es su abundante vida vegetal. La especie dominante es el roble albar o de montaña (Quercus petraea), escaso en el resto de Asturias, pero que aquí forma bosques maduros, las tres cuartas partes de la Reserva.  Pero también abunda el roble rosado (Quercus rosacea) en las zonas altas de solana y el haya (Fagus sylvatica) en las laderas de umbría.

 

Los fondos de valle de Valdebois y La Viliella están ocupados por prados de siega.

 

Entre la flora protegida de Muniellos tienen especial relevancia el acebo (Ilex aquifolium), foto superior, y el tejo (Taxus baccata), presentes en la mayor parte de los bosques de la región pero especialmente abundantes en algunos puntos de Muniellos, entre ellos las márgenes de la carretera del Puerto del Connio.

 

400 especies de plantas vasculares se recogen en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas del Principado como la genciana (Gentiana lutea) y el narciso de Asturias (Narcissus asturiensis).

 

  • Robledal

 

En el sotobosque del robledal domina el arraclán, y aparecen también otros arbustos: serbal de los cazadores, mostajo, avellano y acebo. El denso estrato herbáceo lo ocupa la juncácea Luzula sylvatica subespecie henriquessi, Lechetrezna y los brezos, escobas, árgomas, helechos, zarzas, arándanos, ruscus aculeatus, musgos y líquenes.

 Lechetrezna

 

Lúzula

Rusco

Los líquenes epífitos (resultado de la simbiosis entre un alga y un hongo) son un símbolo de la humedad del bosque y de la ausencia de contaminación. No existe otro lugar con más abundancia de líquenes que la tundra.

 

En la ladera de solana del robledal abundan también los líquenes saxícolas sobre piedras.

 

  • Hayedo

 

El hayedo, que no es pedregoso como el robledal, constituye el límite occidental de esta formación boscosa exclusiva de Europa y que por lo tanto no encontramos en América.

 

A diferencia del robledal  es un bosque monoespecífico, aunque en el hayedo no muy tupido aparece fresno y arce, además de arraclán, serbal de los cazadores, mostajo, avellano y acebo.

 

Aparece, a veces, una especie invasora, el roble americano, cuya hoja se distingue por tener los lóbulos más puntiagudos.

 

En el suelo cubierto de hojarasca (pues la hoja del haya todavía se descompone peor que la del roble) se observa lúzula, helechos, musgo,  y  líquenes como Peltigera, Lobularia pulmonaria.

 

Los pájaros carpinteros como el pito negro se encuentran cómodos en este bosque debido a que la madera del haya es más blanda que la del roble.

 

 

En los valles de las riberas del río Muniellos hay bosque de ribera de avellanos (Corylus avellana), arces (Acer pseudoplatanus), fresnos (Fraxinus excelsior), diversas especies de sauces (Salix sp.) y alisos (Alnus glutinosa).

 

  • Abedulares de montaña

 

En las cotas altas y de umbría aparece el bosque de abedul (Betula pubescens subespecie celtibérica) acompañado del serbal de los cazadores, acebo y tejo.

 

  • Musgos, hepáticas y líquenes

 

Muniellos es rico en musgos, hepáticas y, especialmente, en líquenes, de los que probablemente existen más de 1.000 especies, con representación de los géneros Cladonia, Lecanora, Pertusaria, Rhizocarpon, Peltigera, Usnea, Fuscidea y Ochrolechia.

 

  • Turberas y áreas lacustres

 

La Reserva también alberga singulares comunidades de turberas y 6 áreas lacustres de origen glaciar: la de la Aveizuna, la de Penavelosa, y las cuatro que componen el grupo conocido como Las Lagunas: la Grande, la de La Isla, la Honda y la de La Peña. A ellas aparecen asociadas algunas comunidades vegetales acuáticas o anfibias y frecuentemente valiosas turberas de esfagnos. Aquí nos encontramos rarezas como el endémico nenúfar o el endemismo de los pedregales conocido como el ranúnculo de Muniellos.

 

 

Fauna

 

Muniellos es un reducto de especial valor para la fauna, por estar presentes la mayor parte de las especies que pueblan la montaña cantábrica y tener catalogadas 170 especies de fauna vertebrada, algunas extremadamente raras o extinguidas en el resto del territorio.

 

Esta variada y escurridiza fauna se esconde en los entresijos del bosque y huye de la presencia del hombre. Por ejemplo, el lobo (depredador fundamentalmente del corzo y del jabalí y en ocasiones el rebeco) prefiere las áreas abiertas de matorral por encima del límite del bosque y especialmente, el monte más desarbolado de Valdebois.

 

Otros mamíferos que destacan son: el oso pardo (Ursus arctos subesp. cantabricus), la nutria (Lutra lutra), el zorro (Vulpes vulpes) y el gato montés (Felis sylvestris).

 

Por su riqueza ornitológica la Reserva Biológica Nacional de Muniellos es Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Así, las dos aves de mayor interés e íntimamente ligadas al bosque son sin duda el urogallo (con contaderos en los claros del robledal) y el pito negro, sin olvidar el pico mediano y el pico menor. Pero las más abundantes son las Páridas como el carbonero común, herrerillo común, pero también habitan en Muniellos: capuchino, mito, mirlo, paloma torcaz, perdiz pardilla, gavilán, ratonero común, azor, cernícalo vulgar, aguilucho pálido, halcón abejero, halcón peregrino, águila culebrera, alcotán, águila real, cárabo común, mochuelo, búho chico, lechuza común, autillo…

 

Las aves carroñeras: buitre leonado (Gyps fulvus) y alimoche (Neophron pernocterus), sólo ocasionalmente sobrevuelan el área, extremadamente boscosa para sus necesidades de alimentación.

 

 

Entre los anfibios no podemos olvidar la salamandra rabilarga y los tritones, y entre los reptiles la lagartija serrana y víbora de Seoane.

Entre los numerosísimos invertebrados podríamos citar: Cucujus cinnaberinus, exclusivo en toda la península en esta zona, el Caracol Quimper (Elona quimperiana) y la babosa moteada (Geomalacus maculosus)

Historia

 

 

El monte de Muniellos perteneció a los condes de Toreno. Ya se tiene noticia de la utilización de sus maderas a finales del s. XVI en la reparación de los barcos que regresaron de la Armada Invencible. Su explotación comenzó hacia el año 1766, cuando surtió de madera a las construcciones navales de la Armada en Ferrol. Con el tiempo ese destino fue variando: traviesas para el ferrocarril, fabricación de duelas, posteados para la minería, incluso toneles para vino, etc. En 1970 se prohibieron ya todas las talas y se protegió el bosque, que tuvo la suerte de que en él no se cortaba a matarrasa.

 

Numerosas voces se alzaban para solicitar la protección de este fantástico bosque. Entre ellas, la de Félix Rodríguez de la Fuente y el naturalista asturiano García Dory. La historia conservacionista de Muniellos había comenzado unos años antes, hacia 1. 964, año en que fue declarado Paisaje Pintoresco por el Ministerio de Cultura, desde Madrid. En 1.973, el monte fue adquirido por el estado a través del I.C.O.N.A, y declarado Coto Nacional de Caza, desde entonces se prohibió la actividad cinegética y se protegió a toda la fauna que vivía en estos montes. Desde este momento con el fin de incrementar la riqueza faunística natural, se establece la veda de todo tipo de actividad cinegética. En 1.982 el monte de Muniellos es sometido a un régimen de protección especial y declarado Reserva Biológica Nacional; a partir de ahí se restringieron las visitas a 20 personas al día, se prohibió acampar, llevar perros, pescar, pernoctar en el bosque, etc. y hacía falta obtener una autorización para su visita. En 1.988, se amplió la Reserva, hasta entonces 2.695Ha, a su superficie actual, con la anexión de los montes de Valdebois (en Ibias, 1623Ha) y la Viliella, (en Cangas del Narcea, 1224Ha.) En el año 2000 se declaró Reserva de la Biosfera.

 

Por su riqueza ornitológica la Reserva Biológica Nacional de Muniellos es declarada Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Importancia Comunitaria, y se integra en la red europea de espacios naturales protegidos Natura 2000.

 

 

 

 

 

 

“El Mono Desnudo”, un estudio del animal humano con el que ya no te verás más de la misma manera

 

Seguro que después de leer este ameno libro (incluido en el plan de lectura y escritura del Ámbito Científico-Tecnológico) ya no te verás más de la misma manera: Aunque en la sociedad actual existe la idea de desmarcarnos del resto de los animales, en gran medida por nuestra gran consciencia histórica, por el dominio de las herramientas y la naturaleza y por nuestros adelantos tecnológicos, con la lectura de este obra no podrás ignorar nuestro pasado evolutivo animal ni que estás sometido a las leyes básicas del comportamiento animal.

Desmond Morris, un brillante zoólogo y etólogo inglés, es el autor de este ensayo científico o divulgación científica hecha novela, en el que trata de presentarnos el origen, evolución, vida y aspectos socioculturales del ser humano desde el punto de vista zoológico: Como si de un estudio de cualquier especie animal recién descubierta se tratase nos hace ver el comportamiento primate que aun subyace en nuestras reacciones, el sexo, las relaciones personales… Y aunque fue publicado en 1967 sigue estando vigente.

(Imagen obtenida de la página de Desmond Morris)

Explica también aquí, de forma sumamente sencilla y amena para nuestr@s alumn@s de Secundaria, la teoría de la evolución de Darwin, estableciendo las homologías anatómicas y fisiológicas existentes entre el ser humano actual y sus antecesores más recientes.

El titulo proviene del hecho de que, según la tradición zoológica, una nueva especie tiende a ser nombrada de forma que refleje lo más evidente de ella y, a primera vista, un ejemplar de la especie humana luce, a diferencia de las otras especies de primates, como un mono sin pelo. Así, Morris explica en la introducción: “Hay ciento noventa y tres especies vivientes de simios y monos. Ciento noventa y dos de ellas están cubiertas de pelo. La excepción la constituye un mono desnudo que se ha puesto a sí mismo el nombre de Homo sapiens.”

Entonces analiza las posibles causas de esta carencia de pelo: evitar ser infestado por parásitos, evitar enfermedades, el uso del fuego, o la interesante y extraña hipótesis de una etapa acuática posterior a la salida de los bosques, como sugieren las pruebas de que en nuestra espalda los pelos tienden a apuntar hacia atrás y al centro, siguen la dirección del agua que pasaría por encima de un nadador, que somos los únicos primates que poseemos una capa subcutánea de grasa, el velo interdigital incipiente en nuestras manos…. Son hipótesis un poco traídas por los pelos, como advierte el autor, pero estimulantes, sin duda, especialmente para trabajar con el alumnado el método científico.

Todo el libro es interesante para completar el estudio de la evolución humana que realizan los libros de texto, pues nos cuenta como hace quince millones de años, el clima empezó a cambiar, provocando que los frondosos y extensos bosques comenzaran a desaparecer y que muchos animales se vieran obligados a emigrar en busca de nuevos lugares de alimentación, hogar… Entre ellos se encontraban antecesores de chimpancés, gorilas y orangutanes, que tenían que competir con los ya eficazmente moradores del suelo: o tenían que convertirse en mejores cazadores que los viejos carnívoros, o habían de aprender a apacentarse mejor que los viejos herbívoros. Así transcurrieron cientos de años hasta su adaptabilidad definitiva al medio: se volvieron más erectos, más veloces, más buenos corredores para cazar y defenderse de posibles ataques; sus manos se libraron de las funciones propias de locomoción, se fortalecieron y adquirieron eficacia en el manejo de armas; su cerebro se hizo más complejo, más lúcido, más rápido en sus decisiones, se estaba fraguando un mono cazador apto para matar.

Su siguiente paso fue el de cómo cazar, lo hizo en grupos compuestos esencialmente de machos, pero al aumentar la complejidad de la caza, el mono cazador sintió la necesidad de abandonar la vida nómada y crear una morada base, un poblado en el que las hembras estuviesen cuidando de sus hijos y al que los machos llevaran la caza conseguida.

 

El capítulo que más atrae al alumnado adolescente es el que trata sobre el sexo, la procreación y la contribución de nuestro comportamiento sexual a la supervivencia del hombre. Por eso, siempre lo he utilizado en las clases de reproducción humana en Biología de ESO y Bachillerato y en las clases de educación afectivo-sexual de las tutorías. En él se explica el triunfo de la monogamia en la supervivencia,  la anatomía, la fisiología y la etología sexual del hombre y de la mujer, y la compara con la sociedad moderna actual, la cual trata de provocar más excitación sexual por todo tipo de costumbres y modas estéticas como el afeitado de barba, axilas y órganos sexuales, las diferentes posturas para hacer el acto sexual, etc.

No menos interesante es el capítulo que aborda la cría de la nueva progenie, y la anatomía y fisiología de la mujer desde la concepción hasta la lactancia, así como la etología en la cría de los niños, que aprenden principalmente por ver el comportamiento de los adultos. Y nos cuenta como un 80 por ciento de las mujeres; sean diestras o zurdas, amamantan a sus hijos con el seno izquierdo, por los latidos del corazón de la madre.

Aunque dedica un capítulo a narrar el impulso que supone la curiosidad del hombre en la exploración de nuevos territorios, descubrimientos energéticos, inventos, etc., quizá más interesante es el que intenta hacernos comprender la naturaleza de nuestros impulsos agresivos, aclarándonos que de los primates hemos heredado todo un sistema jerárquico que determina nuestras diferentes pautas de comportamiento y poder a escala social, incluso la creación de un Dios para controlar la agresividad del de la sociedad. Nuestro impulso siempre es el agresivo y se produce por una serie de cambios fisiológicos básicos del sistema nervioso: el simpático y el parasimpático. El primero nos incita a la violencia extrema y el segundo a detenerse a pensar y solucionar el conflicto razonadamente. Y ello nos sirve para introducir al alumnado en el estudio del sistema nervioso y endocrino.

De esta obra también podemos obtener ejemplos para las clases de ecología, como los comportamientos intraespecíficos e interespecíficos (domesticación, simbiosis, parasitismo, competencia).

Cuando explicamos en el aula los Reinos y las distintas categorías taxonómicas, podemos usar este libro como un ejemplo de estudio científico de una especie. También es interesante para conocer un poco más a fondo nuestra propia especie: El “Mono Desnudo, vertical, cazador, fabricante de armas, territorial, neoténico, cerebral, primate por linaje y carnívoro por adopción, dispuesto a conquistar el mundo“.

Además, cuenta con una original bibliografía ordenada por temas para consultar o para concienciar al alumnado de la importancia de la bibliografía en la confección de trabajos de investigación bibliográfica.

 

Por lo tanto “El Mono Desnudo” no es un libro solamente para los interesados en la antropología, sino que está escrito para poder ser leído y entendido por todo tipo de público.

En la web se encuentra esta versión del libro en word: “El Mondo Desnudo.doc” y esta otra en pdf: “El Mono Desnudo.pdf

 

En un próximo artículo  os comentaré sobre otro libro suyo más moderno, publicado en 2004, La mujer desnuda, basado en el gran interés del autor por las ideas feministas.

 Estos son otros libros en pdf del mismo autor:

 

 

La nieve viva en el Valle del Jerte: La floración de los cerezos

(Foto obtenida de Wikimedia)

En el norte de Extremadura se encuentra la comarca del Valle del Jerte escenario de uno de los espectáculos más atractivos y espectaculares de la primavera, pues una vez al año y por unos días se puede  contemplar un valle completo y sus colinas cubierto de árboles en flor (nevado de flores blancas), cuando las dehesas de los alrededores se cubren de una alfombra violeta.

La floración de más de un millón de cerezos, que empezó la semana pasada y durará hasta mediados de abril, alcanzará su esplendor en los próximos días. El clima influye notablemente y cada año el retraso o adelanto pueden ser significativos. Si las temperaturas son altas la flor pronto se descubre. Si, por el contrario, el tiempo se mantiene frío, se puede producir un importante retraso.

(Fotografía obtenida de Wikipedia)

Consejo:

Si te animas a presenciar este espectáculo, aprovecha también para realizar la Ruta de los Pilones formados por la erosión del agua.

Desde aquí quiero agradecer a Marisa que me haya recordado la fecha de este acontecimiento natural de las tierras extremeñas y un saludo y un abrazo a todos los conocidos y amistades, sin olvidar a mis ex-alumnos y alumnas de Badajoz, los Santos de Maimona y de Zafra y alrededores.

Árboles del bosque de ribera II: alisos

Ya conocimos el bosque de ribera en la salida de campo para el estudio geológico y ecológico del concejo de Aller realizada el 29 de octubre. Pero el objetivo ahora es la identificación de los distintos árboles que lo componen mediante el estudio de su corteza, hojas, flores y frutos.

 

La foto inferior corresponde a alisos del bosque de ribera del río Aller a su paso por Moreda.

Clasificación

DIVISIÓN: Magnoliophyta (Magnoliófitas).

CLASE: Magnoliopsida (Magnoliópsidas).

ORDEN: Fagales.

FAMILIA: Betulaceae (Betuláceas).

GÉNERO: Alnus (del celta cerca de las aguas).

ESPECIES:    Alnus glutinosa (del latín pegajoso).

NOMBRE COMÚN CASTELLANO: Aliso negro, aliso común, alno, vinagrera.

NOMBRE COMÚN ASTURIANO: Umeru, humeiru, llumeru, omero.

NOMBRE COMÚN EN INGLÉS: Alder.

OTRAS SALICALES: Abedul.

(Dibujo tomado de Wikimedia)

 

 

El árbol caducifolio dominante de los bosques de ribera es el aliso y por eso se denominan alisedas. La aliseda también incluye fresnos y olmos y un estrato arbustivo con saúco, cornejo, hierba de san Roberto, cola de caballo y aguileña.

 

Su sotobosque permite identificar el tipo de suelo, pues en suelos ácidos (pizarras, cuarcitas y areniscas) abundan los helechos Osmunda regalis y la herbácea Carex laevigataa, y, en cambio, en los básicos (calizos) predominan las hierbas Allium ursinum o ajo de oso y Carex pendula.

 

Es muy higrófilo: requiere mucha humedad y frescura ambiental, por lo que se desarrolla en el borde del cauce o en zonas encharcadas: necesita tener sus raíces permanentemente embebidas en agua. Compite con los sauces en la colonización de estos lugares.

Aunque posee un sistema radical muy ramificado, el aliso está menos adaptado que los sauces para resistir las inundaciones y la sequía, así como para colonizar zonas pedregosas fluviales. Pero en los márgenes consolidados crece en altura por encima de los sauces (hasta 20 m) proyectando sobre éstos una densa sombra que impide su existencia.

Hojas

  • Alternas, de color verde oscuro, forma orbicular o redondeada truncada en el ápice y con el borde doblemente dentado.

  • Cuando brotan en primavera, resultan algo pelosas pero muy pronto se vuelven lampiñas.

  • Son pegajosas en estado juvenil.

  • Permanecen verdes hasta su caída.

  • Las hojas en fresco alivian los pies doloridos y sudorosos, y troceadas a modo de cataplasma provocan la retirada de la leche en las mujeres que crían.

 

Flores (imagen tomada de Wikimedia)

  •  Poco vistosas.

  • Masculinas y femeninas en el mismo árbol (monoico).

  • Aparecen antes que las hojas.

  • Las masculinas en amentos amarillo rojizos y péndulos.

  • Las femeninas en conos o pequeñas piñas ovoides de color pardo oscuro con cierto parecido al de las coníferas. Cuando las pequeñas semillas aladas son liberadas, los conos permanecen en el árbol, a menudo durante todo el invierno.

Frutos

  • En forma de piña.

  • Cuando se secan en otoño adquieren un color marrón.

Corteza

Resquebrajada y de color pardo oscuro, como se aprecia en la imagen tomada de Wikimedia.

Raíz

 

  • Carece de raíz principal diferenciada.

  • Raíces secundarias  horizontales.

  • Raíces terciarias verticales (para su función de anclaje y resistir avenidas y riadas).

  • En zonas muy húmedas el tronco emite unas raicillas adventicias rojizas con unos nódulos en los que viven unos hongos fijadores de nitrógeno atmosférico.

  • Emite chupones por la raíz par la reproducción asexual.

 

Uso de la madera

 

  • De color claro, pero al cortarla se vuelve color rojo-anaranjado y por eso en muchos países de Europa creían que este árbol estaba embrujado.

  • Blanda: se usa para fabricar ejes de los carros del país, madreñas (ver imagen tomada del blog Alysu) y útiles caseros.

  • Muy resistente en el agua y por lo que nuestros antepasados la utilizaban para realizar palafitos e incluso los cimientos de los edificios de Venecia.

  • Proporciona chapas de calidad en la industria del contrachapado.

  • Por su alta capacidad de admitir tintes se usa para imitar maderas nobles como ébano y la caoba.

  • Arde muy mal.

Árboles del bosque de ribera I: Sauces

Durante estas semanas, para celebrar el Día Mundial del Árbol (21 de marzo, primer día de primavera) y el Día Mundial del Agua (22 de marzo), y así recordar la importancia de proteger las superficies arboladas y los recursos hídricos, aparecerán en el blog una serie de artículos sobre los árboles del bosque de ribera, ecosistema que podemos visitar en cualquier momento ya que lo tenemos en las proximidades de nuestro Instituto.

Recuerda que el bosque de ribera o ribereño recibe varios nombres, entre ellos bosque galería, soto, sauceda y aliseda.

Ya conocimos este bosque en la salida de campo para el estudio geológico y ecológico del concejo de Aller realizada el 29 de octubre. Pero el objetivo ahora es la identificación de los distintos árboles que lo componen mediante el estudio de su corteza, hojas, flores y frutos.

 

Las saucedas son formaciones vegetales en las que domina el sauce, Salix sp.. La Sauceda de Buelles en el Río Deva en Peñamellera Baja (Asturias) es Monumento Natural.  En cambio, la de la Fresneda de Lugones (Asturias) está muy degradada por las carreteras que la rodean. La foto inferior corresponde a sauces del bosque de ribera del río Aller a su paso por Moreda.

Los sauces arbóreos más comunes en los valles de los cursos medios y bajos de los ríos asturianos son S. alba y S. fragilis.

En las zonas de montaña nos encontramos sauces arbustivos como S. eleagnos subespecie angustifolia, S. atrocinerea y el endemismo orocantábrico, S.cantabrica, en las proximidades de hayedos y robledales de montaña.

Los sauces se encuentran en el borde del río en contacto con el agua formando una banda estrecha. También colonizan los islotes y cascajares que quedan al descubierto en el interior del cauce. 

Sus funciones ecológicas como protectores del bosque de ribera son de gran importancia pues fijan los márgenes del cauce evitando o disminuyendo la erosión y los efectos de las inundaciones en las crecidas.

 Clasificación

DIVISIÓN: Magnoliophyta (Magnoliófitas).

CLASE: Magnoliopsida (Magnoliópsidas).

ORDEN: Salicales.

FAMILIA: Salicaceae (Salicáceas).

GÉNERO: Salix sp. (del latín mimbre o sauce).

ESPECIES:    S.alba, S. fragilis, S. eleagnos subespecie angustifolia,   S. atrocinerea, S. cantabrica

NOMBRE COMÚN CASTELLANO: Sauce.

NOMBRE COMÚN ASTURIANO: salguero, salgueiru, salguera, salguiru, brimba, blimba, mimbrera, blimal.

NOMBRE COMÚN EN INGLÉS: Willow.

OTRAS SALICALES: álamo y chopo.

(Imágenes de S. alba y S. fragilis obtenidas de Wikipedia).

Hojas

  

Observa en las fotografías superiores (tomadas de Wikipedia) las hojas lanceoladas: verde brillantes de S. fragilis, y con el envés gris plateado en S. alba. Ambas presentan sus márgenes finamente aserrados. Comienzan en primavera muy pilosas y después quedan glabras.

Flores 

Flores en amento (polinizadas por insectos), en diferentes árboles las masculinas y las femeninas, pues son árboles dioicos. Debajo puedes ver la imagen de los amentos masculinos de S. alba tomada de Wikipedia).

Frutos

El fruto es una cápsula ovoidea (ver en los dos dibujos del principio del artículo).

Ramas y corteza

Como se puede observr en la foto tomada de Wikimedia, las ramas se utilizan para hacer cestos de mimbre por su flexibilidad y resistencia. Y la madera también para cuencos, cucharas, jarras, madreñas…

 

En la imagen puedes observar la corteza del sauce, tomada de Wikimedia,  que se usaba para bajar la fiebre, pues de ella se obtiene el ácido acetil salicílico de la aspirina que reduce la sensación de dolor y posee propiedades antiinflamatorias y antipiréticas.

Adaptaciones morfológicas

Están adaptados a las inundaciones mediante rápido crecimiento, ramas flexibles que se inclinan al paso del agua, hojas estrechas y potente enraizamiento. 

  • Potente enraizamiento para evitar ser arrastrados por el empuje del agua durante las avenidas.

  • Flexibilidad de las ramas que impide su rotura en épocas de fuertes corrientes y se inclinan al paso del agua.

  • Hojas estrechas para ofrecer menos resistencia al paso del agua.

  • Hojas cubiertas de un denso tomento para evitar la pérdida de agua por transpiración pudiendo así desarrollarse en las lleras de los ríos, depósitos formados por materiales gruesos muy permeables y con escasa retención hídrica.

 

Adaptaciones fisiológicas

  • Crecimiento rápido para  colonizar eficazmente las áreas barridas por las riadas.

  • Facilidad para reproducirse asexualmente de forma que un solo árbol podría colonizar la ribera de un río.

  • Formación de las flores antes de la foliación para facilitar la fecundación cruzada y que las semillas estén listas en primavera cuando se producen las crecidas por fusión de las nieves que dejan libres nuevas tierras para la germinación de las semillas.

  • Abundan las formas híbridas fértiles que aumentan la variabilidad genética y las posibilidades de adaptación a un medio cambiante.

 

Los pimientos son los vegetales más ricos en vitamina C

DIVISIÓN: Magnoliophyta (Magnoliófitas).

CLASE: Magnoliopsida (Magnoliópsidas).

SUBCLASE: Asteridae.

ORDEN: Solanales.

FAMILIA: Solanaceae (Solanáceas).

GÉNERO: Capsicum.

ESPECIE: Capsicum annuum.

NOMBRE COMÚN CASTELLANO: Pimiento, guindilla, morrón, chile.

NOMBRE COMÚN EN INGLÉS: Pepper.

OTRAS SOLANÁCEAS: Patata, tomate, tabaco, estramonio, belladona, beleño, mandrágora.

 

El pimiento rojo, junto con el perejil, es el vegetal de nuestra dieta habitual que más vitamina C posee, bastante más que los cítricos (limón, mandarina, naranja, pomelo), el kiwi o los frutos rojos (fresa, tomate,…).

ALIMENTO

 mg de vitamina C en 100g comestibles 
Pimiento rojo 190
Perejil fresco 170
Limón 55
Pomelo 53
Naranja 50
Mandarina 50
Fresa 60
Kiwi 98
Tomate 26
Brécol 80
Coliflor 67
Col-Repollo 65

 

La vitamina C o ácido ascórbico es la vitamina más inestable al calor, a la oxidación, al secado y al almacenamiento. Pero, dosis elevadas de la misma potencian el sistema inmune y alivian los síntomas de resfriados y alergias (debido a su acción antihistamínica).

 

La vitamina C, uno de los mejores antioxidantes, se necesita diariamente para la producción de colágeno, hormonas y neurotransmisores y para la absorción del hierro.

El pimiento rojo también contiene otros antioxidantes como el licopeno y el betacaroteno.

Pegu ranciu. Alojado en Educastur Blog.
RSS | RSS de los comentarios
Powered by WordPress. Serpentine Theme by Educastur. Uses portions of code from Kubrick and Mandigo themes.