Pegu ranciu

La vida es el don mas precioso que poseemos. No la destruyas, disfrútala.

Posts Tagged “gripe común”

¿Catarro, resfriado, gripe estacional o gripe A (gripe pandémica (H1N1) 2009)?

Con este artículo no sólo se pretende informar sobre la gripe estacional, la gripe A (gripe pandémica (H1N1) 2009) y el resfriado o catarro, sino hacer ver la importancia y la necesidad del estudio y del conocimiento (en la enseñanza secundaria) de la Biología y de las Ciencias de la Naturaleza para nuestra vida diaria.

 

GRIPE

RESFRIADO

SEMEJANZAS

Enfermedad infecciosa vírica de las vías respiratorias

Tos

Estornudos

Congestión nasal

Sensación de malestar general

Tratamiento sintomático sin antibióticos

DIFERENCIAS Sin mucosidad Con mucosidad
Tos seca Tos con mucosidad
Fiebre alta Fiebre escasa
Dolores musculares  
Dolores articulares  
Cansancio intenso  
Temblores  
Síntomas de aparición brusca  
Producida por tres especies de virus Producida por más de 100 especies de virus
Existe vacuna No existe vacuna

1 ¿Qué es la gripe?

La gripe, gripa o influenza es una enfermedad infecciosa de aves y mamíferos causada por 3 especies de virus (un tipo de virus de ARN) del género Influenzavirus pertenecientes a la familia de los Orthomyxoviridae.

En cambio, el resfriado o catarro es una enfermedad infecciosa causada por más de un centenar de virus distintos (Rhinovirus, Coronavirus…). Por eso existe vacuna para la gripe y no para el resfriado o catarro.

Las aves son el principal reservorio animal del virus de la gripe.

En los seres humanos la gripe afecta a las vías respiratorias. Y aunque es más grave que un catarro, inicialmente puede ser similar a él.

Con frecuencia los síntomas de la gripe comienzan de manera brusca, a diferencia del resfriado, después de un corto periodo de incubación (12-78 horas). Los primeros síntomas suelen ser estornudos con sensación de resfriado, fiebre alta de hasta 39 °C (con escalofríos y cefalea), cansancio intenso o debilidad (astenia) y dolores musculares y articulares. El malestar general suele provocar el encamamiento del paciente durante dos o tres días, con dolores musculares generalizados (de mayor intensidad en espalda y piernas) y con persistente dolor articular (más intenso en ambas rodillas). Otros síntomas son: dolor de garganta, dolores estomacales, tos (que generalmente es seca y sin mucosidad), lagrimeo, congestión nasal con estornudos y rinorrea (moqueo) transparente… También puede provocar, más habitual en niños con infección por virus del tipo B, dolor abdominal, náuseas, vómitos y diarrea, que al ser síntomas de gastroenteritis hace que se denomine gripe estomacal o abdominal, que puede confundirse con la de Enterovirus y Arbovirus.

El pronóstico es bueno con recuperación parcial a la semana y total a los quince días, siendo, los exitus letalis (muertes) consecuencia de una patología previa a la infección gripal o del deficiente estado inmunitario del infectado.

Según la OMS: “Cada invierno, diez millones de personas contraen la gripe. La mayoría sólo enferman y se ausentan del trabajo durante una semana, pero la población anciana presenta un mayor riesgo de complicaciones mortales. Incluso la población sana puede verse afectada y a cualquier edad pueden producirse complicaciones graves. El grupo de población de personas por encima de los 50 años, los niños pequeños y la población de cualquier edad con patología crónica tienen mayor riesgo de padecer esas complicaciones, como pulmonía (neumonía), bronquitis, sinusitis u otitis“.

La gripe es muy contagiosa (y todo el mundo puede contagiarse), y se transmite rápidamente tanto en la familia como en los centros de trabajo y de escolarización ya que pasa de una persona a otra a través de microgotas en aerosol cargadas de virus (procedentes de saliva, secreción nasal y bronquial), que son emitidas al hablar, con la tos o con los estornudos. También es transmisible por la sangre y por las superficies u objetos contaminados con el virus (pomos, barandillas, teléfonos, juguetes, ordenadores, mesas, tiradores, etc.) si se tocan y luego se lleva la mano a la nariz, los ojos o la boca.

Las personas que han contraído la gripe son más infectivas durante el segundo y tercer día tras haberla contraído y su capacidad infectiva se prolonga durante unos diez días. Los niños son especialmente infectivos (más que los adultos) y pueden propagar partículas víricas desde antes incluso de la aparición de sus síntomas, y hasta dos semanas después.

Los virus de la gripe se fijan mediante hemaglutininas a los azúcares de ácido siálico de la membrana celular de las células epiteliales mucosas de las fosas nasales, garganta y pulmones, en los mamíferos, y del intestino, en las aves. Una vez replicados los virus dentro de las células (ver animación), los virus maduros se abren al exterior de la célula en una cubierta membranosa esférica de fosfolípidos de membrana, adquiriendo hemaglutinina y neuraminidasa. De nuevo, las partículas víricas así formadas se adherirán a nuevas células huésped mediante las hemaglutininas. Los virus maduros se liberan porque las neuraminidasas rompen los residuos de ácido siálico de la célula huésped. Tras la liberación de la nueva generación de partículas víricas, la célula huésped muere, por lo que, a diferencia del catarro común, la gripe causa un cierto de daño tisular.

La eliminación del virus (hacia el 8º día de la infección) es debida a 3 mecanismos de nuestro sistema inmune:

Posteriormente, nuestro sistema inmune produce la inmunidad humoral con aparición de anticuerpos.

Los virus de la gripe resisten más en ambiente seco y frío. Pueden conservar su capacidad infectiva durante una semana a la temperatura del cuerpo humano, durante 30 días a 0 °C y durante mucho más tiempo a menores temperaturas. Pero pueden ser fácilmente inactivados mediante detergentes o desinfectantes.

La gripe se distribuye en epidemias estacionales (principalmente durante los meses de invierno)  y pandemias (epidemias globales que afectan al mismo tiempo a muchos países del mundo). Y debido a que el hemisferio norte y el hemisferio sur atraviesan esta estación en diferentes momentos existen dos temporadas de gripe cada año: de octubre a abril en el hemisferio norte y de mayo a septiembre en el hemisferio sur.

Las pandemias de gripe tienen características comunes:

  • Aparición de un nuevo virus gripal de cepa A (en lo que corresponde a los antígenos hemaglutinina, neuraminidasa o ambos).

  • Existencia de población mundial sin inmunidad previa por ser un virus nuevo.

  • Alta capacidad infectiva (trasmisión) de la cepa.

La letalidad acumulada de las epidemias supera, en mucho, a la de las pandemias.

En los países desarrollados se han establecido campañas de vacunación anual frente a la gripe (no para el resfriado) para las personas con mayor riesgo de contraer la enfermedad o que son más vulnerables a sus complicaciones:

  • Mayores de 60 años.

  • Menores de 5 años.

  • Inmunodeprimidos (diabetes, SIDA, trasplantados, etc.).

  • Con enfermedad grave previa, especialmente respiratoria (enfisema, bronquitis, etc.) o cardiaca (infarto de miocardio, valvulopatías, insuficiencia, etc.).

Además de los grupos de riesgo es habitual la vacunación anual del personal de servicios sociales básicos como personal médico, docentes, bomberos, militares… y a todo aquel que lo solicite dadas sus escasas contraindicaciones.

La vacuna humana habitual de la gripe es la trivalente, que contiene proteínas purificadas e inactivadas de las tres cepas se consideran van a ser más comunes en la siguiente epidemia: dos subtipos del virus A de la gripe y uno del virus B.

Es posible enfermar con la cepa supuestamente cubierta por la vacuna, ya que la vacuna tarda unas dos semanas en lograr su máxima efectividad.

Las vacunas frente al virus de la gripe se fabrican habitualmente con cultivo de virus en proteínas de huevo de gallina.

2 ¿Cuáles son los virus de la gripe?

Los Influenzavirus: tres géneros (cada uno con una especie). Son virus de ARN de la familia de los Orthomyxoviridae que contienen en su genoma siete u ocho fragmentos de ARN inverso monocatenario. El genoma del tipo A codifica 11 proteínas: hemaglutinina (HA), neuraminidasa (NA), nucleoproteína (NP), M1, M2, NS1, NS2 (NEP), PA, PB1, PB1-F2 y PB2.

HA y NA son grandes cadenas glicoproteicas que se proyectan del exterior de la partícula vírica. HA es una lectina mediadora de la fijación del virus a la célula diana y de la entrada del material genético en ella, mientras que NA está involucrada en la liberación de la progenie viral desde las células infectadas al exterior, mediante la ruptura de azúcares que ligan a las partículas virales maduras. Estas proteínas son objetivos para los fármacos antivirales. Además cumplen una función de antígeno al que los anticuerpos pueden fijarse.

Esquema del virus de la gripe. En la envoltura puede observarse la disposición de la neuraminidasa (NA) y la hemaglutinina (HA). En el interior se encuentra el RNA viral rodeado de la nucleoproteina (filamentos amarillos).

La nomenclatura general de los virus de la gripe como tipos A, B o C se basa en características antigénicas de la nucleoproteína (NP) y los antígenos proteínicos de la matriz (M) para cada género. Cada género a su vez, se subtipifica y las cepas o subtipos se designan siguiendo este criterio:

  • Tipo del virus gripal

  • Lugar de origen

  • Número de cepa

  • Año de aislamiento

  • Subtipo según estructura H/N (hemaglutinina/neruamidasa)

Aproximadamente una vez cada diez mil nucleótidos (la longitud del ARN del virus), la ARN polimerasa comete un error en la inserción de un nucleótido lo que ocasiona que casi cada nuevo virus creado porta al menos una mutación. Esas mutaciones provocan la variación antigénica de los virus y las dificultades del sistema inmunológico para identificarlos como tales y eliminarlos.

La separación del genoma en ocho fragmentos diferentes permite recombinar los cambios si más de una estirpe viral infecta a la misma célula. El recambio rápido resultante en el material genético produce cambios antigénicos y permite al virus infectar nuevas especies huésped y superar rápidamente los mecanismos de defensa inmunitaria. Esto tiene trascendencia en la fase de emergencia de las pandemias.

Influenza A virus

Las aves acuáticas salvajes son los huéspedes naturales de sus muchos subtipos. En ocasiones los virus pueden transmitirse a otras especies lo que puede provocar graves epidemias en la población de aves para consumo humano, o saltar directamente al hombre con la consiguiente pandemia.  Los virus de tipo A son los patógenos más agresivos de los tres géneros. En función del anticuerpo dominante pueden ser divididos en varios serotipos diferentes:

  • H1N1, causante de la gripe española en 1918 y de la rusa en 1977.

  • H7N7, que tiene un inusual potencial zoonótico.

  • H1N2, endémico en humanos y cerdos.

  • H9N2, en sus variantes más patógenas, la gripe en los pollos y pavos provoca la aparición repentina de un cuadro grave con una mortalidad cercana al 100% en 48 horas. Dado que el virus se propaga con mucha rapidez en condiciones de hacinamiento propias de las granjas intensivas de estas aves, estas epidemias pueden causar grandes pérdidas económicas.

  • H5N1, cepa muy patógena adaptada a las aves que provoca la gripe aviar, endémica de muchas poblaciones de pájaros, especialmente en el sudeste asiático. Es epizoótica (epidémica en animales) y panzoótica (puede causar epidemias en múltiples especies animales y en amplias áreas geográficas), matando decenas de millones de aves y provocando el sacrificio de cientos de millones más para controlar la extensión de la enfermedad.

Influenza B virus

Infecta a humanos y focas, pero es menos frecuente y menos agresivo que el tipo A. Este virus tiene una tasa de mutación de 2 a 3 veces más baja que el tipo A por lo que es genéticamente menos diverso, conociéndose solamente un serotipo del grupo B. A consecuencia de esta carencia de variabilidad antigénica un cierto grado de inmunidad frente a este tipo se adquiere normalmente desde la infancia. Esta reducida tasa de cambios antigénicos, en combinación con su limitado rango de huéspedes posibles determina la inexistencia de pandemias de virus tipo B.

Influenza C virus

Infecta a humanos y a cerdos, y que puede causar cuadros graves y epidemias locales en animales. El tipo C es menos frecuente que los otros dos tipos, y parece ser responsable con cierta frecuencia de cuadros banales en niños.

3 ¿Por qué tenemos que vacunaros de la gripe todos los años?

La gripe la producen distintos tipos de virus que además pueden combinarse entre ellos dando lugar a una nueva gripe. Cada cierto tiempo los virus pueden cambiar a tipos muy diferentes de los que existían en los años anteriores y frente a los que, por ser nuevos, no tenemos defensas por lo que se contagia mucha más gente de lo habitual. Por ejemplo, se han identificado hasta dieciséis variedades de hemaglutinina y nueve de neuraminidasa.

Por lo tanto, una vacuna elaborada un año puede no ser eficaz al siguiente debido a las frecuentes y rápidas mutaciones (cambios en sus antígenos) que sufre el virus, y a la dominancia variable de las diferentes cepas.

A menudo, la aparición por mutación de diferentes cepas del virus ha surgido a partir del trasvase de cepas típicas de animales al ser humano (salto de especie o heterocontagio). Una variante mortal del virus de la gripe aviar denominada H5N1 traspasó la barrera de especie a finales del s. XX y provocó decenas de defunciones en Asia. Afortunadamente aquella variante aviar no mutó y no puede transmitirse de persona a persona, pues sólo afectó a humanos desde aves contagiadas y ese contagio no es fácil pues requiere unas condiciones muy especiales.

4 ¿Han existido otras pandemias de gripe a lo largo de la historia?

A lo largo de la historia se han producido varias pandemias de gripe, por ejemplo la de 1918, conocida como gripe española, que mató en un año entre 50 y 100 millones de personas en todo el mundo, ya que no se disponía de los sistemas de salud con los que ahora contamos y además tenía una alta virulencia. Se cree que ha sido una de las más letales pandemias en la historia de la humanidad. Muchas de sus víctimas fueron adultos y jóvenes saludables, a diferencia de otras epidemias de gripe que afectan a niños, ancianos o personas debilitadas.

Al igual que la actual gripe pandémica (H1N1) 2009 y la gripe rusa de 1977 fue causada por un brote de Influenza virus A (gripe de aves) del subtipo H1N1.

Los científicos han empleado muestras de tejido de víctimas congeladas para reproducir el virus para su estudio. Un equipo multidisciplinar, capitaneado por el burgalés Adolfo García-Sastre, uno de los padres de la genética reversa del virus de la gripe, se propuso en el 2003 la titánica tarea de encontrar las causas que propiciaron la pandemia de virus de la gripe de 1918. Una de las conclusiones de la investigación fue que el virus mata a causa de una tormenta de citocinas, (ver animación para H5N1 de la gripe aviar) lo que explica su naturaleza extremadamente grave y el poco común perfil de edad de las víctimas. Otra fue que la virulencia era función de la mutación de unos pocos genes, con alteraciones en 25 o 30 aminoácidos de los 4.400 que componen el virus.

Aunque la Primera Guerra Mundial no causó la gripe, la cercanía de los cuarteles, los movimientos masivos de tropas con los nuevos medios de transporte,  los sistemas inmunes de los soldados debilitados por la tensión del combate y los ataques químicos, ayudaron a su expansión.

5 ¿Son útiles los antibióticos para combatir la gripe?

No. Los antibióticos sólo son útiles si hay infección bacteriana asociada. Su uso favorece la selección de cepas bacterianas multirresistentes.

El tratamiento de la gripe es sólo sintomático: un fármaco que alivie los síntomas, como el paracetamol, (antitérmico y analgésico que alivia simultáneamente la fiebre y el dolor) o el ibuprofeno. Se puede asociar con codeína (salvo en pacientes respiratorios crónicos pues deprime el centro respiratorio) para así evitar la tos pues es improductiva y por lo tanto su supresión no es problemática ya que no provoca acumulo de secreciones.

La aspirina no está indicada en niños y adolescentes con síntomas de gripe (y tampoco en cualquier otra situación febril) ya que puede provocar la aparición del síndrome de Reye, una complicación infrecuente pero grave del hígado y del cerebro que puede afectarles cuando toman este antiinflamatorio en el contexto de algunas enfermedades víricas (especialmente la infección por Influenza B virus).

Los fármacos antivirales tienen una eficacia limitada (en las primeras 48 horas de la enfermedad), tienen toxicidad y los virus pueden desarrollar resistencias. Ello tiene importancia en el impacto que lleva el tratar masivamente a una comunidad (~20% de la población) durante una pandemia, lo cual puede provocar la desastrosa aparición de cepas resistentes durante el período de administración del tratamiento. Sólo son útiles en pacientes de alto riesgo cuando la epidemia ya está presente y no hay tiempo para vacunar. No curan sino que actúan disminuyendo la duración de la enfermedad en aproximadamente un día y la posibilidad de complicaciones.

Los antivirales más eficaces son los inhibidores de la neuraminidasa: oseltamivir (de nombre comercial Tamiflu) y el zanamivir (Relenza) diseñados para detener la propagación del Influenzavirus A y B en el organismo humano. También se usan para el Influenzavirus A, si se administran precozmente, los inhibidores M2 (derivados del adamantano): amantadina y rimantadina, diseñados para bloquear un canal iónico (proteína M2) y prevenir así la entrada del virus a las células huésped.

Los consejos generales para una persona afectada de gripe son reposo e ingesta abundante de líquidos.

6 ¿Cuáles son las recomendaciones de higiene para prevenir el contagiar y ser contagiado?

Según el Ministerio de Sanidad la prevención es la mejor medida para prevenir la gripe y para ello nos da una serie de recomendaciones de higiene.

La gripe se contagia a través de:

  • Las gotitas de Pflügge emitidas en aerosol con la tos, el estornudo e incluso con el habla, que no suelen alcanzar distancias superiores a metro y medio.

  • El contacto con superficies contaminadas (pomos, barandillas, teléfonos, juguetes, teclados y ratones de los ordenadores, mesas, tiradores, vasos, cubiertos, botellas, etc.).

Por eso nos dice dicho Ministerio que es de especial importancia recomendar a la población (especialmente ante la nueva pandemia de gripe) que:

  • Se cubra la cara (boca y nariz) cuando tosa o estornude con un pañuelo grande de papel y justo después tirar el pañuelo usado a la basura. Pero que nunca se coloque la mano delante de la boca pues, no disponiendo de pañuelo grande y desechable, es preferible el antebrazo o el pliegue del codo, para no contaminarse las manos.

  • Se lave frecuente las manos con agua tibia y jabón durante 40-60 segundos: también entre los dedos, y por último el pulso o la muñeca. Aunque el jabón no ejercerá ningún efecto químico sobre las partículas del virus, éstas se eliminarán de las manos por la acción física de frotarse las manos con agua y jabón. Como alternativa, puede usarse alcohol en gel o líquido para desinfectar. Y si no hay un lugar donde lavar las manos se puede usar eventualmente toallitas que contienen alcohol.

  • Se lave las manos antes de comer cualquier alimento (incluido las chucherías y todo aquello que necesite ser tocado con la mano para su ingestión), tocarse la boca, la nariz o los ojos, ir al baño, atender una persona enferma, cambiar pañales…

  • Se lave las manos después de comer, tocarse la boca, la nariz o los ojos, ir al baño, atender una persona enferma, cambiar pañales, toser, estornudar, viajar en transporte público, volver de la calle tocar objetos (carro de la compra, telefonos, etc.)…

 

  • No se toque la cara, en particular las zonas donde las mucosas están expuestas (los ojos, la boca, el interior de la nariz, el interior de las orejas).

  • Evite los besos y dar la mano al saludarse, salvo que se trate de familiares y conocidos cercanos que no presenten los síntomas.

  • Se desinfecten con alcohol o con hipoclorito de sodio las superficies en las zonas en las que pueda depositarse el virus.

  • Se limpien más frecuentemente las superficies de muebles, encimeras, pomos de las puertas, teclados y ratones de los ordenadores, teléfonos, barandillas, juguetes,…así como la ropa, la vajilla, el baño, con los productos de limpieza habituales y se ventile más a menudo abriendo las ventanas y permitiendo la entrada de sol.

  • No se compartan vasos ni cubiertos ni alimentos ni toallas.

  • Se mantengan limpios los objetos de uso compartido.

  • Se evite el contacto directo con las personas enfermas o que tengan fiebre y tos, y se mantenga alejada de las personas que tengan una infección respiratoria.

7 ¿Qué es la  gripe  pandémica (H1N1) 2009?

La gripe pandémica (H1N1) 2009, conocida como gripe A, es la primera pandemia gripal del siglo XXI, que ya era esperada en el transcurso de los últimos 10 años, según las predicciones estadísticas de la OMS. La ocasiona una cepa viral recombinante de virus Influenzavirus A  subtipo H1N1 que contiene material genético proveniente de una cepa aviaria, dos cepas porcinas y una humana, en una combinación totalmente novedosa. Pero el origen del virus es una incógnita, aunque el virus es del tipo de la gripe española (1918) y de la gripe rusa (1977).

Se tuvo la noticia el 22 de abril de 2009 cuando en México un brote extremadamente virulento tuvo la sorprendente característica de afectar predominantemente a jóvenes sanos, y no a ancianos o niños como había sido lo habitual en esta enfermedad, salvo en la pandemia de la gripe española de 1918.

En tan sólo una semana la cepa recién identificada se confirmó en USA, Canadá, Reino Unido, España, Nueva Zelanda e Israel y también se confirmaron casos de contagio interhumano, ya fuera de México.

Inicialmente se le denominó gripe porcina por su probable origen genético, pero tal denominación se ha evitado ya que induciría a pensar que el cerdo o los productos porcinos son transmisores del virus (sin embargo el virus no resiste altas temperaturas como las empleadas para cocinar alimentos). La gripe es solo transmisible por:

  • Vía aérea (para lo cual se requiere cercanía inferior a 2 metros hasta el contagiado que tosa o estornude).

  • Fomites (objetos contaminados como vasos, pomos de puertas, barandillas, teléfonos, juguetes, teclados y ratones de ordenadores, tiradores, mesas, etc.).

  • Contacto íntimo (beso).

Cursa como una gripe estacional normal pero ocasionalmente puede evolucionar rápidamente (en unos 5 días) a neumonía atípica vírica (que presenta escasos signos en la exploración física pero que es muy evidente a RX) con dificultad respiratoria aguda fulminante en la mitad de los casos.

El virus es sensible al oseltamivir y al zanamivir pero es totalmente resistente a la amantadina, rimantadina y similares.

Si se presentan síntomas de gripe con fiebre alta, tos, dificultad respiratoria (disnea), empeoramiento repentino, empeoramiento pasados ya 7 días de la enfermedad o síntomas diferentes a los habituales, se recomienda contactar inmediatamente con el servicio de emergencia pertinente (teléfono 112, de emergencias) y no acudir ni a hospitales ni a centros de salud donde se podría contagiar a personal altamente susceptible en pasillos y salas de espera.

También deben contactar las personas con síntomas leves pero que pertenecen a alguno de los grupos con mayor posibilidad de sufrir complicaciones (embarazadas, enfermedades crónicas, inmunodepresión, etc.).

Las embarazadas durante el embarazo tienen disminuido el sistema inmune de manera natural, por eso hay más posibilidad de tener gripe y desarrollar complicaciones. En el caso de empezar con fiebre debe bajarla lo antes posible tomando paracetamol (que es un medicamento seguro en el embarazo).

Los mayores de 65 años sanos, hasta ahora, no han demostrado tener más probabilidad de sufrir complicaciones. Estudios realizados indican que tienen un cierto grado de protección probablemente por haber estado expuestos a virus de características similares anteriormente, no obstante, los expertos reevalúan diariamente las indicaciones para cada grupo de población ya que éstas pueden variar a lo largo de la pandemia.
Cuando se requiera cuarentena esta será de solo diez días y no de cuarenta, tiempo suficiente para que el cuadro clínico se manifieste, pues la incubación de la enfermedad es muy corta. Lo habitual, en Europa, es el aislamiento domiciliario.

En una pandemia gripal es de prever que un tercio de la población sufra la enfermedad en el primer o en el segundo año lo que implica que con una letalidad del 0.3% al 0.6% la mortalidad sería de 6 a 12 millones. El objetivo actual de la OMS es contenerla para dar tiempo a la fabricación de la vacuna, usando los antivirales racionalmente para evitar la aparición de resistencias dado que no hay actualmente ninguna alternativa terapéutica a los inhibidores de la neuraminidasa. Es importante extremar las medidas de higiene y lavarse las manos antes de comer o de tocarse la boca, la nariz o los ojos.

El alarmismo inicial está cediendo actualmente dado que con el tratamiento adecuado los cuadros clínicos suelen ser leves y la evolución de los pacientes está siendo muy buena. Además, tenemos la experiencia del invierno austral que confirma su benignidad. En España llegan a morir cada día más personas de gripe estacional que en este medio año de gripe A.

El 11 de junio de 2009 la Organización Mundial de la Salud (OMS) la clasificó como de nivel de alerta seis; es decir, pandemia actualmente en curso que involucra la aparición de brotes comunitarios (ocasionados localmente sin la presencia de una persona infectada proveniente de la región del brote inicial). Ese nivel de alerta no define la gravedad de la enfermedad producida por el virus, sino su extensión geográfica.

No se ha comprobado que el uso generalizado de mascarillas por la población reduzca la propagación del virus y, menos aún, en espacios abiertos. Las mascarillas pueden ser de cierta utilidad para las personas que están en contacto con enfermos o para contener las microgotas que los propios enfermos expulsan al toser o estornudar. Pero si no se usan correctamente se puede aumentar el riesgo de transmisión.

Cabe la posibilidad de que ambas gripes puedan coincidir en el tiempo.

8 ¿Cómo distinguir la gripe estacional de la  gripe  pandémica (H1N1) 2009?

Tanto la OMS como el Ministerio de Sanidad dan en sus páginas web información sobre los síntomas de ambas infecciones y la forma de transmisión. Y resulta que son bastante similares, por lo que la confirmación final sobre si se tiene una y otra la dará el laboratorio.

No obstante, sí existen ciertas diferencias. Por ejemplo, la fiebre sube más rápido y es más alta (supera los 39 ºC) entre los afectados por la gripe A, además de durar menos días.  Y la congestión nasal, propia de la gripe estacional, es muy rara en el caso de la nueva infección.

Por otra parte, en la gripe pandémica el ardor de ojos, los escalofríos, el dolor de cabeza y el dolor muscular son más intensos, la tos seca más intensa y continua, el cansancio mayor y los síntomas duran menos días.

8 ¿Dónde se puede encontrar información actualizada sobre la gripe  pandémica (H1N1) 2009?

 

USO EN EL AULA DEL ARTÍCULO:

BIOLOGÍA: Al abordar la nomenclatura binomial, la sistemática y las categorías taxonómicas, los virus, los microorganismos, la salud, la higiene, la prevención, las enfermedades infecciosas, las epidemias, las pandemias, el aparato respiratorio, las enfermedades del aparato respiratorio, los mecanismos de la reproducción, la membrana plasmática, las biomoléculas, las proteínas, los ácidos nucleicos, el sistema inmune, las vacunas, los sueros, los anticuerpos, los medicamentos, los antibióticos, los antivirales, los analgésicos y antitérmicos, las mutaciones, la genética, los enigmas para la ciencia, …

LENGUA ESPAÑOLA: Al abordar la etimología, la semántica de las palabras, el lenguaje científico, etc.

LECTURA: Usándolo como texto de lectura, para la posterior realización de preguntas sobre el mismo, subrayado, esquema, resumen, etc.

Pegu ranciu. Alojado en Educastur Blog.
RSS | RSS de los comentarios
Powered by WordPress. Serpentine Theme by Educastur. Uses portions of code from Kubrick and Mandigo themes.