Pegu ranciu

La vida es el don mas precioso que poseemos. No la destruyas, disfrútala.

Posts Tagged “La Paraya”

Estudio litológico del concejo de Aller

 

El concejo de Aller se encuentra en el sector oriental de la denominada la Cuenca Hullera o Carbonífera Asturiana, en la que predominan materiales plásticos como pizarras, carbón y areniscas dando lugar a una zona muy plegada con suelo ácido sobre el que se extienden numerosos bosques y destacan las explotaciones de hulla, cinabrio, cobre, etc. En su parte occidental se encuentran la zona de pliegues y mantos, con abundantes afloramientos calcáreos que dan lugar a relieves kársticos, por Teverga, Quirós. En el centro y al N. se encuentra los materiales mesozoicos y terciarios que han sido muy poco deformados, están constituidos principalmente por calizas, marga, arcillas, areniscas y conglomerados. En ellos se localizan los yacimientos de Dinosaurios, de azabache y de fluorita en el contacto Paleozoico-Mesozoico, en la zona oriental en la vertiente norte del Sueve, en las inmediaciones de Caravia.

(Ver mapa geológico de Asturias en nociones de Geología de Asturias)

En el concejo de Aller destacan los sustratos rocosos paleozoicos:

  • La Formación de Lena del Carbonífero medio (Westfaliense), formada hace unos 300 millones de años, de pizarras y carbón, surcada por lineas de arenisca y cerrada en su limite superior occidental por un núcleo de conglomerados. En una de la Paraya visualizamos un afloramiento rocoso y pudimos apreciar en el estudio de dicha estratificación las siguientes rocas: areniscas, lutitas, pizarras, calizas y capas de carbón.

  • Una franja de cuarcitas y areniscas del Ordovícico, en la zona oriental del concejo.

  • Enclaves calizos de calizas carboníferas y calizas de montaña, entre ellas las de la Formación de Barcaliente del Namuriense: crestones en Felechosa, en Cuevas, en Collaínos, foces en los ríos Pino y Aller, picos como Peña Mea (1560), Torres (2014 m), Valverde y Toneo que poseen en su base canchales característicos. La caliza se extrae en las canteras en algunas zonas del concejo.

  • Sustrato de cuarcitas de la Formación de Barros, como en el circo glaciar de Cebolledo.

El alumnado elaboró una columna estratigráfica (incluida la edad, era y período) con los datos observados en las distintas paradas de la salida y con la ayuda de la Tabla de los Tiempos Geológicos.

Como se puede apreciar en las fotografías alumnos y alumnas aprendieron, en la zona de la Paraya, a medir el buzamiento o inclinación de los sustratos (debido al choque de placas), la dirección de los mismos y su rumbo.

También estudiaron la caliza y el modelado kárstico; y en el 2009 en las Foces del Río Pino pudieron oler la caliza fétida.

Recuerda que los suelos del concejo son predominantemente ácidos, excepto en las zonas calcáreas.

Estudio del modelado fluvial en el concejo de Aller

 

El agua constituye un recurso básico que hizo posible la vida sobre nuestro planeta y ha permitido el desarrollo de las civilizaciones al ser usada para la alimentación, el regadío, la industria o como recurso energético. Además, es el agente dominante de alteración del paisaje en las regiones húmedas como Asturias, aunque, incluso en estas regiones, se ha convertido en un recurso escaso y fundamental, que es necesario proteger, tanto en cantidad como en calidad.

 

El río Aller es el agente geológico externo responsable del modelado fluvial del concejo, superpuesto al modelado glaciar. Y como la mayoría de los ríos asturianos (y los de La Cuenca Norte y la vertiente sur de los Pirineos) presenta caudales específicos bastante elevados (a su paso por Moreda es de 40´8 l/s por km2) debido a las abundantes precipitaciones y a la nieve que cae y se acumula en la alta montaña. Asimismo, el régimen interanual es poco variable, por la regularidad de las precipitaciones, y rara vez queda seco en los estiajes, aunque localmente, debido a las influencias litológicas (como en este caso las calizas, que permiten la infiltración) puede verse muy disminuida la cantidad de agua que circula por su cauce.

 

La Cordillera Cantábrica, con alturas superiores a los 2000 m y próxima al mar, es la responsable de que todos los ríos del Principado de Asturias sean cortos, con elevada cabecera y fuerte pendiente, y que tengan un lugar destacado en cuanto a crecidas, después de los pirenaicos.

 

El agua, al fluir cuesta abajo hacia el mar realiza una continua transformación de la energía potencial en energía cinética o de movimiento que utiliza para la erosión y profundización del cauce y para el transporte de las partículas arrancadas durante la erosión y de las procedentes de las laderas.

 

El río Aller recorre 42´3 km hasta confluir, cerca de Ujo, con el río Lena, y formar así el río Caudal, un importante afluente del río Nalón. Nace en el puerto de Vegarada (a 1500 m de altitud) y después de recorrer 20´9 km, recibe, en Collanzo y por la derecha, al río San Isidro, su principal afluente (que nace en el puerto de San Isidro, a 1680 m). En Moreda, recibe, por la izquierda, al río Negro, cuyo nacimiento se sitúa en el puerto de la Coriza a 1740 m de altura.

 

 

Curso alto o de cabecera

 

En la salida del 29 de octubre hemos analizado el curso alto del río Aller en las “foces” del mismo nombre y en el puerto de San Isidro, a 665 m y 1500 m, respectivamente.

En dicho curso alto tiene lugar la mayor pérdida de altitud, lo que va a influir sobre la velocidad del agua y su capacidad de transportar sedimentos, y también sobre el aprovechamiento de la energía potencial del agua para producir energía eléctrica, como ocurre en la central hidroeléctrica de La Paraya, a 650 m de altitud.

Esta película necesita Flash Player 7

 

Como se aprecia en la foto, el curso alto del río se parece mucho al canal de desagüe de los torrentes, la diferencia es que los ríos siempre llevan agua. Es frecuente la presencia de rápidos, tramos en los que el agua circula velozmente, desplazando a las piedras del fondo, que se transforman en cantos rodados, y llevándose lejos los materiales más pequeños que enturbian el agua. Esta es la razón por lo que el agua del curso alto es clara y transparente.

 

Por otra parte, en las zonas de alta montaña tiene especial importancia la meteorización física (gelifracción) producida por el hielo que actúa sobre la roca a modo de cuña, disgregándola, y formando un agregado de fragmentos rocosos que se depositan al pie de la ladera y que el río se encargará de transportar a lo largo de su cauce.

 

 

Curso medio

 

En la salida del 29 de octubre también hemos analizado el curso medio en Moreda y en Soto-Santa Ana, a 350 m y 390 m de altitud, respectivamente: valle en artesa, llanuras aluviales, meandros, aluviones de cantos rodados…

 

 

Formas erosivas

  • Valle en V, como el de la fotografía. La velocidad del agua en el curso alto hace que el río tienda a profundizar el cauce, esto provoca que las laderas del valle sean muy pendientes, sufriendo constantes derrumbamientos que van dando al valle la forma de “V” más o menos abierta característica. Además, en las curvas, el agua choca con fuera sobre la parte externa del meandro, favoreciendo la erosión de ese lado del valle y haciéndo esa ladera más pendiente.

  • Valle en artesa, en el curso medio, donde las laderas del valle se alejan del cauce, de manera que el río transcurre por una llanura de sedimentos denominada “llanura aluvial”. Las crecidas del río y, sobre todo, la aparición de meandros, erosionan las laderas del valle, ensanchando este a lo largo del tiempo.

  • Meandros, (curvas que hace el río) en las llanuras aluviales.

  • Cantos rodados redondeados y reducidos de tamaño por abrasión.

  • Terrazas fluviales en Soto-Santa Ana, formadas porque en los restos de sedimentos a los lados del cauce, dejados por sucesivos periodos de inundación, se ha producido una posterior profundización del mismo.

  • Desfiladeros en la Paraya (Foces del Río Aller), un paisaje karstico con un angosta y estrecha garganta de paredes casi verticales, que ampliaremos en un artículo posterior, que ofrece un bello espectáculo de numerosos saltos, rápidos, cascadas y torrenteras de potente acción erosiva.

 

Formas sedimentarias

 

 

  • Aluviones de cantos rodados redondeados y reducidos de tamaño por abrasión (en la foto superior).

  • Llanuras aluviales o vegas de sedimentos finos (arcillas y limos) con praderas de fondo de valle con avellanos, que durante las inundaciones se convierten en lecho del río. (Ver foto más arriba de las terrazas fluviales de Soto). Estas crecidas aportan sedimentos procedentes del curso alto, que enriquecen los suelos; esta razón y el hecho de ser llanas, es lo que convierten a las llanuras aluviales en zona fértil para cultivos.

    Cuando disminuye el caudal del río, en la época estival, y por lo tanto la velocidad de la corriente, también lo hace la capacidad de carga de la misma, y gran parte de los sedimentos no disueltos procedentes del curso alto se depositan en el fondo del valle por el que discurren, ocupando las áreas adyacentes al cauce.

 

Transporte

 

  • Selectivo (selección granulométrica). El grano disminuye aguas abajo debido al desgaste sufrido y a la perdida de la capacidad de ser transportado por la corriente.

 

  • Cantos rodados heterogéneos en algunas zonas, (como los de la foto tomada en Moreda), consecuencia de la fuerza del agua en la riada de junio de este año 2010. Al aumentar la velocidad del agua por nuevos aportes permitió a la corriente transportar fragmentos de mayor tamaño pero que tuvo que depositar al disminuir de nuevo el caudal.

 

 

En un próximo artículo publicaremos el estudio del bosque de ribera de río Aller.

 

Pegu ranciu. Alojado en Educastur Blog.
RSS | RSS de los comentarios
Powered by WordPress. Serpentine Theme by Educastur. Uses portions of code from Kubrick and Mandigo themes.