30 millones para los Príncipes

12 03 2010

Juan Ignacio Balada falleció  a los 69 años el 18 de noviembre por una enfermedad del hígado.  Era hijo único, sin familia directa, sólo dos primas (residentes en Tenerife y en Madrid). Ha dejado toda su herencia, valorada en tonrno a 30 millones de euros, a los Príncipes de Asturias y a los ocho nietos de los Reyes sin conocerles ni tener ningún tipo de relación con ellos. Su testamento se leyó en la segunda semana de diciembre.
Él mismo había aumentado el legado que sus padres le habían dejado garcias a  inversiones en el sector petrolífero, en Bolsa,  en promociones inmobiliarios y en multinacionales de alimentación de todo el mundo.
La herencia se dividió en dos partes: por un lado, la mitad se dirige directamente a los Príncipes, a sus dos hijas y sus seis sobrinos, los ocho menores de edad; y por otro Juan Ignacio ha querido que la otra mitad de su legado se destine a a que el propio Príncipe construya una fundación que aborde asuntos de interés general con fines sociales.

En este caso, el mayor beneficiado es el Gobierno Autonómico, ya que existe un impuesto que obliga a entregar a la Administración entre un 34 y un 68 por ciento del valor de la herencia.

Dos días después de la publicación de la noticia anunciaron que la parte que les corresponde del dinero se destinará íntegramente a fines sociales.

Para saber la opinión de los alumnos del Fleming, hemos salido con la cámara y les hemos preguntado sus ideas acerca de la noticia. La edad de los alumnos está comprendida entre los 12 y los 16 años.

Invitamos a todos lo lectores a que expresen su opinión sobre la noticia.

La información ha sido sacada de La Nueva España, del 20 minutos y del Diario Última Hora.

Rosa Pardo y Adela Briansó de 4ºC.


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image