GRAN CATASTROFE EN JAPÓN

15 03 2011

 

Esta semana Japón ha sido víctima de un terremoto de 8’9 grados en la escala Ritcher que ha ocasionado el derrumbamiento de edificios y tsunamis con olas de 10 metros de altura que han engullido un tercio de la isla; sintiéndose las réplicas hasta el otro lado del océano en las costas hawaianas.

Este colosal fenómeno de la naturaleza ha provocado el movimiento de 8 cm de la placa tectónica sobre la que se encuentran las islas japonesas, distancia tremendamente grande, si se tiene en cuenta que las placas se suelen mover unos pocos milímetros al año.

Tan espeluznante hecho ha provocado que un tercio de japón halla sido eliminado bajo las terribles aguas de las gigantescas olas, provocando miles de muertos y heridos, aunque aún no hay un cifra oficial al respecto. El resto del país se encuentra en estado de alarma debido a las posteriores explosiones y fugas radioactivas en las diferentes centrales nucleares e, intentando determinar, tanto el alcance de los daños ocurridos como poniendo al alcance de los supervivientes los medios necesarios de primera necesidad: comida, agua y medicinas, para intentar superar esta tragedia.

La empresa operadora de la central nuclear de Fukushima, TEPCO, ha informado de la posible fusión del núcleo de uno de los reactores de la planta, tras un descenso del nivel del agua que cubría el combustible nuclear y que permite controlar su temperatura. Si llega a producirse la fusión se trataría de un accidente grave dentro del reactor, sin embargo, el edificio de contención que protege la zona peligrosa bloquearía la liberación de material radiactivo a la atmósfera.

El Gobierno envió 8.000 militares para las labores de rescate a las áreas afectadas, sobre todo, a las provincias de Miyagi e Iwate; mientras que se temen fugas radiactivas de una central nuclear de Fukushima, por lo que 3.000 personas fueron evacuadas.

El terremoto destruyó edificios, provocó incendios y paralizó el transporte en el noreste de Japón, mientras que en Tokio los edificios temblaron y se suspendieron las comunicaciones ferroviarias y el metro, por lo que miles de personas se quedaron estancadas, sin poder regresar a sus casas.

Esta madrugada, el pánico volvía a la central cuando se producía una explosión de hidrógeno en el tercer reactor. Se ha tratado del segundo accidente en la central tras la explosión que hizo saltar todas las alarmas el pasado viernes.

Por ahora la cifra de muertos llega a 1897 aunque, dada la mala situación, esta cifra, desgraciadamente, se prevee que siga aumentando.


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image