Por qué no soy un robot

24 10 2018

  1. Mi peso cambia a lo largo de mi vida y en función de lo que coma.
  2. No me programo, tengo reacciones propias.
  3. El robot necesita piezas metálicas y un combustible para crearse.
  4. Soy capaz de diferenciar más cosas en el entorno que un robot.
  5. Dentro de mí hay células, microorganismos y bacterias.
  6. Soy capaz de fallar y ver en qué he fallado.
  7. Los robots se han creado para facilitar las labores de la casa y yo ayudo, pero no facilito mucho.
  8. Soy capaz de sentir emociones y expresar sentimientos de forma libre.
  9. Soy capaz de socializar con otros seres vivos e inteligencias artificiales.
  10. El robot es una mezcla entre ser vivo y ser inerte.
  11. Tenemos los cinco sentidos y los robots no.
  12. Soy capaz de proponerme una meta sin que me lo propongan u ordenen.

Por otra parte, los robots necesitan muchas pruebas para evaluar y conseguir su máximo rendimiento. También se necesita unas aptitudes mínimas respecto al trabajo en equipo y trabajo propio.

Además, los humanos tenemos una evolución de miles de millones de años, partiendo de una bacteria. Por otra parte, los robots inteligentes son un invento reciente, utilizado para ayudarnos en las tareas domésticas y trabajos con un alto riesgo de peligro.

El cuidado de los robots es muy caro y un cortocircuito podría fastidiarte el trabajo de dos años. Incluso hay algunos que se fugaron al implantarles una inteligencia artificial y ocasionan impactos en el medioambiente y en la sociedad urbana.

Marco R.G.

 

 


Acciones

Informaciones

2 Comentarios a “Por qué no soy un robot”

5 11 2018
irenemf90 (10:55:30) :

Es muy interesante. Es muy chulo el trabajo.

12 11 2018
lucasrr02 (10:42:30) :

Marco y ¿cómo sabemos que no eres un robot mintiendo?

Enviar un comentario

Debes estar autentificado para enviar un comentario