Mi palabra favorita

8 11 2018

Para mí la mejor palabra que hay es baloncesto. Y no solo porque signifique deporte, salud, sino porque para mí es diversión.

Me gusta mucho. Aparte, a algunos miembros de mi familia como mi padre, les gusta mucho.

También tengo amigos en el baloncesto, bien porque juegan conmigo en el equipo, a veces juegos contra ellos, o porque los conocí en este mundo. Lo llamo mundo porque para mí si me paro a pensar “baloncesto” significa muchas cosas, muchas cosas que aprender y mejorar, por eso lo llamo mundo.

Igualmente me gusta esta palabra porque es una palabra compuesta, ya que cuenta con “balón” y “cesto”, que juntas se refieren a que con el balón se encesta en la canasta. Pero aparte de esto para llegar a hacer la “canasta”, como decía antes, hay que saber cómo llegar sin hacer “pasos”, “dobles”, etc.

Me gusta porque a esto no se juega con un jugador, sino que se juega con todo un equipo desde siete hasta doce jugadores. En pista tienen que estar cinco jugadores.

Entonces, aunque parezca fácil botar un balón y meter canasta, realmente es difícil porque para que el balón esté ahí, ha tenido que pasar por un mínimo de dos personas.

Así que por lo divertido que me parece este deporte y por lo que os acabo de contar, este es mi deporte favorito.

Enol R.F.



¿Por qué no soy un robot?

8 11 2018

No soy un robot por varias razones:

·       No soy un robot porque estoy hecho de carne y hueso y un robot está hecho, en principio, por metal.

·       Yo tengo cerebro y un robot un ordenador.

·       También cumplo con las tres funciones vitales, cosa que un robot no cumple.

·       Puedo toser y ponerme malo y un robot no.

·       Los robots no crecen ni en altura ni en edad, cosa que yo sí puedo hacer.

 

Básicamente, por estas cinco razones saco la conclusión de que ¡no soy un robot! Soy un humano que cumple con las funciones vitales, me pongo malo, etc. Por ello, soy un humano hecho y derecho.

Marcos S. C.



Ruta de La Biescona

8 11 2018

 

Este sábado mis padres y yo dedicamos una mañana a hacer la ruta de La Biescona (cerca del Pico Pienzu), en la Sierra del Sueve.

La ruta fue de 10 kilómetros y vimos muchas hayas milenarias que le daban un aire de fantasía a la ruta.

Al principio encontramos un par de ruinas, más adelante vimos a alguna vaca y sobre todo había muchas setas diferentes.

Cuando paramos a comer nos encontramos un par de asturcones preciosos y, a la vuelta, vimos muchos pájaros diferentes como: petirrojos, cuervos y gorriones.

Esta ruta me ha parecido muy bonita y la recomiendo a todo el mundo que le guste la naturaleza. La única pega que le pongo es que toda la ida era subida, pero merece la pena.

Julia C. H.



Mis sueños

8 11 2018

¡Cállate ya! le dije a uno de mis pájaros. Ayer fue un día importante. Tenía doble examen y necesitaba estudiar. Y por culpa del examen, me dormí y desperté media hora tarde. Como llovía, me puse el chubasquero y eché a correr en dirección al autobús.

Entré por los pelos, pero llegué aunque tarde, y con tan mala suerte que hice el primer examen a la carrera y ya para el segundo estaba nervioso.

Al día siguiente nos dijeron las notas. Yo estaba temblando.

Y eso me recordó que … ¡Tenía que levantarme!

Salté, miré la hora. ¡Un cuarto de hora para las 9!

Voy corriendo y me dice mi madre “¡Marco, hoy es sábado!

Marco R.G.