Fin de semana en Santander

11 11 2018

Semanas atrás fuimos a Santander. Cuando llegamos, nos dirigimos al hotel cuya habitación era pequeña y prefiero no describirla. 

 

Al poco de llegar, mi madre dijo que era hora de irnos a comer. Fuimos a comer a un restaurante que estaba cerca. La comida, que era casera, estaba muy buena. Luego fuimos a ver La Magdalena en un tren turístico. Contemplamos fabulosos paisajes, estatuas y de todo, nos bajamos del tren y vimos el zoológico, con pingüinos, leones marinos y focas.  Visitamos las tres carabelas. Había muchas estatuas y árboles, como la palmera canaria. Después fuimos a cenar pizza de verdad, riquísima y, más tarde, cansados, nos fuimos a la cama.

 

Al día siguiente desayunamos en el hotel y salimos  a visitar Santander. Fuimos al Museo Arqueológico donde vimos muchas cosas desde la prehistoria hasta la época romana. Mas tarde fuimos al Museo Marítimo con acuario y observamos pulpos gigantes y esqueletos gigantescos. El que más me llamo la atención fue un esqueleto de una ballena azul. Después fuimos a comer a un restaurante cerca de la estación de autobuses y, a continuación, marchamos a pasear para seguir conociendo Santander. Ya por la noche, fuimos a cenar a un restaurante italiano de verdad. Y a continuación a la cama.

 

El ultimo día desayunamos y salimos para conocer el puerto desde donde salen los ferris que van a Inglaterra. Más tarde visitamos la catedral y regresamos a Gijón.

 

Nicolás C.G.