El descenso del río Esva

14 11 2018

Este verano he pasado por una superaventura. Quedamos con los amigos de fútbol de mi hermano Javier y fuimos a las Hoces del Esva.

En un principio teníamos pensado ir por un camino que utilizaban los pescadores. La idea se le había ocurrido al padre de un amigo de mi hermano. Él, hace años, había sido guía turístico y había hecho esa ruta con gente, pero hacía por lo menos diez años.

Llegó el día, quedamos en un bar/tienda, al principio de la ruta del Esva “real”. Porque está ruta se la había inventado él. Empezamos a caminar entre árboles y llegamos a una antigua y abandonada central hidráulica. Una vez pasada la central, empezamos el camino.

Al principio se nos complicó un poco porque tuvimos que pasar por debajo de árboles, entre ortigas y plantas que pinchaban, ¡pero lo superé! Pero eso resultó no ser nada comparado con lo que se nos avecinaba.

Como hacía mucho, mucho, mucho … que nadie pasaba por allí, la maleza se había comido el camino. No podíamos avanzar más de dos metros seguidos. Entonces nos pusimos el traje de baño y nos lanzamos al río.

¡Esperad que ahora se complica la cosa! Los adultos, menos una de las madres que era socorrista, no pudieron meterse en el río porque tenían las mochilas con ropa dentro, comida, etc. Entonces los niños tenían que tener mucho cuidado porque el río tiene pozas, que son zonas de un río que son muy profundas, y además el río no tenía mucha corriente.

Ahí estábamos todos en el río. Yo, en una de las pozas, me puse muy nerviosa porque era un poza muy larga y además no tenía corriente. Entonces me cansé de nadar y pensé que me ahogaba en el río. Pero la madre del amigo de mi hermano, que como ya os dije, era socorrista, me ayudó.

Por otra parte estaban los padres, que iban más lentos que nosotros ya que iban caminando entre la maleza y las partes menos profundas del río.

Al finalizar la ruta, acabamos todos mojados, los adultos con arañazos, moratones y cansados. La ruta duró cinco horas y media.

Fue la mejor aventura de mi vida y la repetiría sin dudar.

Cristina R.B.

 



¡Mójate ya!

14 11 2018

Los viernes voy a una academia de inglés por la tarde. La profesora, al final de la clase, nos dijo que teníamos que hacer un trabajo sobre una ciudad. A mi compañera Noa le dio a escoger tres ciudades de cada uno de estos países: Alemania (Germany), Irlanda (Irland) y Estados Unidos (EEUU).

Noa se quedó pensativa y, después de un rato, le dije:

-¡Mójate ya!

Al final ella decidió Alemania. Noa se quedó intrigada con el significado de “mójate ya” y, tras terminar la clase, se acercó a mí y me preguntó ¿qué significa “mójate ya”?

Le contesté que significa que te decidas por una de ellas. A partir de ese momento no paró de decir:

-¡Mójate ya!

Irene F.M.

  



¿Qué es un mineral?

14 11 2018

Los minerales son las sustancias químicas que forman las rocas. Nuestros minerales favoritos son:

1º Cobre: tiene un color muy bonito y se suele encontrar en una variedad gran variedad de rocas de la corteza terrestre.

2º Ámbar: se compone de resina de los árboles que se han ido solidificando con el paso de los años.

3º Geodino de Ágata: nos gusta porque nos recuerda a un coral partido a la mitad y cristalizado por dentro.

4º Cuarzo de Turmalina: nos gusta porque es aparece en una roca blanca que parece que tiene agujas negras atravesadas.

Obsidiana: tiene un negro muy intenso y, a veces, con destellos rojizos y dorados. Se origina en las erupciones de lava riolíticas que se enfrían antes de formar cristales.

6º Calcantita de cristal: es una roca con cristales con un color azul intenso y brillante. Algunas rocas de calcantita de cristal se pueden encontrar en Huelva.

7º Malaquita: tiene un color verde grisáceo que resulta muy bonito.

Sara A.O.

Julia C.H.



¿Por qué no somos robots?

14 11 2018

Yo creo que no somos robots porque:

  • Podemos pensar sin falta de estar programados.
  • No nos han puesto un solo objetivo en la vida.
  • Ellos no se pueden mojar y nosotros sí.
  • Nosotros tenemos sentimiento y ellos no.
  • Si yo me caigo, me hago daño, ellos no porque lo único que puede ocurrir es que se rompan.
  • Y, por último y no menos importante, nosotros nos podemos equivocar y ellos no.

Laura N. R.



¡Cállate ya!

14 11 2018

Muchas veces hablo con mis amigas en los entrenamientos de baloncesto. Un lunes, Carla y yo empezamos a hablar cuando el profesor explicaba un ejercicio. Se enteró de que estábamos hablando y nos echó.

Al día siguiente me dijo Carla:

-¡Hoy no me hables en el entrenamiento!

Como siempre, no le hice caso y hablé con ella, pero lo único que me contestó fue:

-¡Ssssssss!

Un minuto después le volví a hablar.

Carla estaba tan enfadada de que no le hiciera caso que me dijo en voz alta:

-¡Cállate ya!

Lena M. M.



Mis palabras favoritas

14 11 2018

Tengo dos palabras favoritas, que son sol nieve.

Sol, me gusta porque me recuerda el calor del verano; ir a la playa; tomar el sol; bañarme con agua caliente; tomar helados.

Nieve, porque me recuerda cuando vamos a esquiar y a hacer muñecos de nieve; ángeles de nieve y más.

Además me sorprende que son casi antónimas.

De pequeña me llevaron a la nieve con apenas dos meses. No sabía hablar y mi primera palabra fue nieve.

Iratxe R. P.



¡Cállate ya!

14 11 2018

Un día de verano estaba en casa tan tranquila viendo la tele y le dije a mi hermana:

-¿Bajamos a la playa?

Y me dijo que sí. Entonces, una vez en la playa, nos fuimos a bañar y había unos chicos en frente nuestro discutiendo y mi hermana y yo estábamos hartas. Así que nos fuimos a comprar un helado y como, al volver, seguían gritando y más alto todavía, nos hartamos y  les dijimos:

-¡Haced las paces y cállate ya!

Iratxe R. P.



La música en la Antigua Grecia

14 11 2018

El término Antigua Grecia se refiere al periodo de la Historia de Grecia que abarca desde la Edad Oscura de Grecia, comenzando en el año 1.200 A.C y la conquista romana de Grecia tras la batalla de Corinto.

La música de la Antigua Grecia era un arte que se encontraba presente en la sociedad de forma casi universal: en las celebraciones, funerales, en el teatro o a través de la música popular.

La sociedad disfrutaba escuchando el canto de largos y bellos poemas sobre sus héroes mitológicos.

La palabra “música” es de origen griego, al igual que otros términos musicales como pentagrama, coro, orquesta.

Gracias a los hallazgos arqueológicos podemos saber cómo eran los instrumentos de su cultura, tales como el arpa, la lira o el aulós.

La lira es un instrumento de cuerda pulsada, con forma de ábaco, que originalmente se construía utilizando como caja caparazones de tortuga y en el que había unas siete o más cuerdas.

Iratxe R. P.