¿Por qué no soy un robot?

26 11 2018

Hay muchas razones por las que no soy un robot pero solo voy a enumerar las que considero principales:

1.- Un robot no cumple las tres funciones vitales y yo sí. Por ejemplo, yo como, me relaciono con el ambiente y con las personas que me rodean.

2.- Un robot está hecho normalmente de metal, aunque a veces le ponen un recubrimiento de silicona con rasgos faciales, etc. para que parezca más humano; mientras que yo, estoy hecha de carne y hueso.

3.-Los robots no tienen sentimientos. Sus programadores intentan hacer que los tengan pero todavía no lo han conseguido del todo. En cambio yo sí tengo sentimientos ya que el otro día me emocioné al ver el arco iris o sentí pena al ver a mi perra enferma o sentí ira mientras mi hermano me fastidiaba.

4.- Otra razón por la cual no soy un robot, que yo siento dolor mientras que ellos no. Por ejemplo, cuando en el recreo me pegan un balonazo a mí me duele mientras que a un robot no le dolería.

5.- Yo tengo aspiraciones, sueños, deseos, los robots solo tienen objetivos programados. Uno de mis sueños es ser recordada en la historia.

Todas estas son las razones principales por las que no soy un robot, o al menos ¡que yo sepa!

Blanca C.A.



Mi palabra favorita

26 11 2018

Mi palabra favorita es nube porque de pequeña siempre me encantaba revolcarme en el prado de mis abuelos.

Y cuando me cansaba me echaba con mi madre a contemplar las nubes y nos poníamos a jugar con ellas.

Mi madre siempre me decía que yo me imaginaba cosas que ni siquiera existían todavía como por ejemplo una mezcla de todos los perros del mundo.

Me lo pasaba espectacular con ella. A veces, incluso con toda la familia.

Un saludo.

Mar👋😤😤

Mar S.R.



Mi palabra odiosa es …

26 11 2018

Mi palabra odiosa es rabia porque no me gusta nada su pronunciación.

Recuerdo que un día estaba yo con mi prima hablando por chat y, de repente, me pregunta que si quiero ir con ella al cine a ver una película muy divertida.

Yo le dije que sí sin pensarlo y le pregunté a mis padres con toda la emoción del mundo.

Cuando subía las escaleras oigo el teléfono sonar y bajo a mirar.

Era mi prima diciendo que le había escrito una amiga suya preguntándole si quería ir a tomar un helado con ella, y me dijo que no podíamos quedar.

¡Qué rabia!

Mar S.R.



¿Por qué no soy un robot?

26 11 2018

¿Por qué no soy un robot? Es una pregunta muy curiosa.

Yo no soy un robot por muchas cosas, por ejemplo, puedo sentir emociones, como alegría, tristeza, furia… También puedo querer a otras personas y preocuparme por ellas, puedo pensar y decir lo que quiera sin que nadie me haya programado antes. Igualmente, puedo hacer lo que quiera y cuando quiera sin que esté grabado en mi disco duro, puedo ser rencorosa o perdonar a otras personas, puedo determinar qué es bueno y qué es malo y elegir lo que más me guste.

Yo no tengo cables, interruptores o chips de información, puedo fallar, darme cuenta y corregir las cosas que hago a diario.

Por esto y mucho más, yo no soy un robot.

Cristina D.M.



La Navidad

26 11 2018

La Navidad es una etapa del año en invierno muy divertida. Me encanta.

Tiene tres días la Navidad que a mí me encantan: uno es Nochebuena, otro es Nochevieja y el otro es el día de los Reyes Magos.

Nochebuena, la noche del 24 de diciembre, la celebro con amigos y familiares y, al día siguiente, te dejan regalos debajo del árbol de Navidad. A mí me encantan los regalos y por eso siempre pido algo. Hasta ahora nunca me han traído carbón.

Nochevieja, el 31 de diciembre, la celebro con mis padres, mi hermana y mis tíos y primos. Se celebra a las doce cuando dan las campanadas. Yo tomo lacasitos porque no me gustan las uvas. Y, cuando acaban las campanadas, ya es año nuevo.

Día de Reyes, el 6 de enero, los Reyes Magos traen regalos por la mañana. A estos le pido menos cosas porque ya le había pedido a Papá Noel. Lo celebro con mis padres y mi hermana.

Y esto es lo que hacemos en Navidad.

 Iratxe R.P.  



Mi palabra favorita

26 11 2018

Mi palabra favorita es “ocho“.

Es mi palabra favorita porque me encanta como se pronuncia y por la forma del número.

También porque si lo tumbas es el infinito. El tiempo que te puedes quedar diciendo esta palabra sin parar.

Theo A.W.