¡Porque lo digo y punto!

9 12 2018

Un día de verano un grupo de niños fuimos de excursión al bosque, para conocer los distintos árboles y la flora que había.

Íbamos con dos monitores que nos explicaron todo lo que veíamos a lo largo del camino. Al principio del recorrido, caminábamos por el sendero que nos indicaban los monitores, pero Alejandro, un niño del grupo, vio un atajo que quedaba escondido por un tronco caído. Nos preguntó qué nos parecía la idea de coger el atajo en vez de seguir por el sendero marcado. La mayoría aceptamos la idea de Alejandro, ya que nos parecía una pequeña aventura y nos fuimos por donde él nos indicaba.

Pero nuestra aventura duro poco. Pronto se dieron cuenta nuestros monitores que habíamos tomado un camino diferente. En ese momento empezaron a llamarnos a gritos para que diéramos la vuelta y volviéramos al sendero correcto.

Nos riñeron y Alejandro protestó. En ese momento un monitor, muy enfadado, nos dijo ¡porque lo  digo yo y punto!

Carlota T.A.


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario

Debes estar autentificado para enviar un comentario