Ciencia ficción: “La heroína del espacio”

14 01 2019

Corría el siglo XXII pero en vez de estar en la Tierra…esta historia transcurre en el espacio.

La misión consistía en llegar a Saturno. Al principio todo va bien pero claro en toda historia hay un villano y un superhéroe, claramente Candela y yo somos las buenas y el mosquito gigante el malo.

Estábamos en la nave espacial y todo iba bien hasta que, de repente, chocamos con un asteroide. Un motor se había averiado por la colisión pero, afortunadamente, Candela era una magnífica mecánica. Bueno, claramente, lo arregló y por fin llegamos a Saturno.

Pero no fue como nos lo esperamos, un mosquito gigante nos estaba esperando en el portalón de la nave espacial.  Candela y yo salimos corriendo. El mosquito nos estuvo persiguiendo un buen rato hasta que nos fijamos en su pata derecha y… resulta que tenía una espina clavada. se la quitamos y, fruto de ello, nos hicimos  muy amigos de él.  Llegó el momento de irnos, nos sacamos una foto y nos fuimos de vuelta a la Tierra.

Se lo relatamos todo a nuestros compañeros de trabajo y a nuestro jefe. No se lo creían.

¿FIN? 

Laura N.R.

 



Ciencia ficción: “Misión a Venus”

14 01 2019

Hoy, día 15 de febrero de 2119 van a asignar cinco planetas a los cinco mejores astronautas de la Nasa. Esperaba que a mí me tocara Neptuno, Júpiter o Saturno, pero no, me tocó Venus. ¡Odio Venus! No hay nada interesante en él, solo hay piedras, arena y tormentas de arena que no dejan ver nada. 

      Llegó el día del despegue y me di cuenta de que no estaba sola en la nave, estaba mi mejor amiga Lucía y el chico que más odiaba en el mundo, Carlos. Entré, me puse el cinturón y comenzó la cuenta atrás. Pasé dos espantosos días en la nave, entre que Carlos no paraba de molestarme y Lucía, que no encontraba nada y siempre me preguntaba a mí. 

      Nada más llegar a Venus bajé la primera, ¡ya no podía estar ni un minuto más en esa nave! En cuanto di dos pasos, Lucía ya estaba detrás mío, juntas seguimos explorando un cráter enorme que me acababa de encontrar, sin embargo, Carlos se había quedado en la nave. ¡Quería irse sin nosotras! Pero cuando intentó despegar…. no pudo, necesitaba una tarjeta especia para arrancar el cohete que yo tenía. 

      Al volver a la Tierra, Lucía y yo le contamos todo lo ocurrido a nuestro jefe, e inmediatamente despidieron a Carlos. La misión no acabó como esperábamos, pero fue una gran aventura y nunca más me volvió a tocar Venus. 

Cristina D.M.



Ciencia ficción: “Un viaje por el espacio”

14 01 2019

Un día como hoy en el siglo XXII una pequeña niña de ojos color miel, pelirroja, bastante alta para su edad y con una gran imaginación, decidió viajar al espacio, pero no de una forma normal sino a través de una historia.

Así es como Lidia decidió crear un cuento. Este relato trataba de cómo ella, junto con su mejor amigo Mateo, viajaban por el espacio, pero obviamente se encontraron con muchos problemas todos ocasionados por la misma persona el malvado Voltopus, un extraño lagarto con cara de pez.

Este se coló en su nave cuando Lidia y Mateo aterrizaron en su planeta, que casualmente también se llamaba Voltopus, y lo exploraron para comprobar si había vida.  Al parecer sí que la había, pero no como nosotros la conocemos puesto que los seres que vivían allí eran mucho más complejos. Lidia y Mateo se pararon a examinarlos y fue en ese momento cuando Voltopus entró en la nave y les hizo todo tipo de trastadas.

Como por ejemplo morder todos los cables para que no pudieran volver, o beberse todo el combustible. Cuando los chicos volvieron y se encontraron con aquel desastre enfurecieron, y ahí fue cuando Voltopus les contó que solo lo había hecho porque le daba mucha pena que se marcharan. Ellos se lo creyeron así que repararon la nave y se llevaron a Voltopus consigo.

Una decisión de la que más tarde se arrepentirían puesto que el villano les siguió ocasionando problemas hasta que ambos decidieron volver a la Tierra. Una vez allí, no se sabe cómo, Voltopus desapareció para siempre. Ellos decidieron ir a contarle lo sucedido al jefe de la misión y él les dijo que se olvidaran que se ocuparía él de todo.

Esto es lo que queda del cuento de Lidia puesto que lo demás se perdió en un incendio, pero lo bueno de ello es que tú te puedes inventar el final a tu gusto.

Blanca C.A.



Ciencia ficción: “Los juegos del espacio”

14 01 2019

Érase una vez la comandante Kelly Burgua, la mejor astronauta de toda la Tierra, junto con su compañero Jon. Un día llegó su enemigo, Gorge.

Gorge siempre decía que iba a someter a todo el planeta al absolutismo pero Kelly podría salvar su planeta de la esclavitud superando dos dificilísimas pruebas.

La primera prueba:

Kelly tenía que atravesar un campo de asteroides de unos treinta kilómetros de largo y de ancho en menos de un minuto.

Kelly aceptó el desafío y a los 0,43 segundos ya iba por la mitad y … lo consiguió.

La segunda prueba:

Tenía que luchar contra Gorge en un duelo de naves. Si le daba tres disparos al contrario, le ganaría. Empieza en tres, dos, uno, despegue, Kelly nada más empezar ya le había dado dos, Gorge estaba tocado. Pero, de repente, le dio dos disparos a Kelly. Era la ronda decisiva y dispararon a la vez y … ¡ganó Kelly!

La confederación mundial desterró a Gorge para siempre.

Alejandro A.S.



Ciencia ficción: “Catástrofe en el espacio”

14 01 2019

Todo sucedió en mi nave sobrepasando el planeta Aka-gris a principios del siglo XXII.

Mis gatos CAT y MIAU estaban pilotando la nave. CAT, MIAU y yo somos muy buenos amigos, gracias a que inventaron un traductor para poder hablar con los animales.

Por la noche oí unos maullidos, pensé que era un sueño y seguí durmiendo. Al día siguiente llamé a los gatos para comer paté, pero solo vino CAT. Busqué a MIAU pero no lo encontré, seguí andando. Encontré un líquido rojo cayendo por la pared que llevaba al baño. Cuando entré en la bañera, estaba MIAU cubierto de ese líquido rojo. Ese líquido rojo, desgraciadamente, era sangre.

Tras su muerte decidí buscar pistas. Otra vez por la noche miré y de nuevo … ¡¡el líquido rojo!!. Esta vez llevaba a la cocina, y encontré a CAT bebiendo del bote de Ketchup. Tras el incidente de MIAU encontré un líquido viscoso y lo examiné. En el análisis parecía venir de un monstruo llamado “Demogorgon”. Ya la última noche antes de volver a casa oí un ruido cada vez más fuerte : ¡¡crag , crag ,crag ¡¡ Cogí mi rifle láser y apunte a la puerta y de repente entró. Yo disparé pero fue inútil, pensé que era mi fin. Entonces entró CAT, me quedé ‘flipando’ en colores, ¡Había desarrollado Telequinesis! Gritó, bueno más bien maulló, y poco a poco lo destruyó. Fue alucinante, aunque quedó mal herido. Volvimos a la Tierra y todo genial, le curaron y me regalaron una mansión.

Todos felices y tomamos hamburguesas, excepto el Demogorgon.

Lucas R.R.



Ciencia ficción: “Diario de a bordo”

14 01 2019

Diario de abordo

Fecha estelar:

Sábado, 12 de enero de 2119 

Hoy es un día muy importante para mí, porque hoy vamos a pisar Júpiter. Estoy aquí, en la nave Asturian, con mi amigo Lucas y con mi archienemigo Eduardo. Tenemos una nave muy grande, con una planta -1 que es donde vivimos. Es un prado gigante dentro de la nave. Allí hay tres casas. La mía, la de Lucas y la de Eduardo. A veces, es un poco aburrida porque en esta nave solo somos tres pero otras veces no.

Partimos de Marte (que es ahora donde vivimos, ya no en la Tierra) y fuimos viendo un por uno todos los planetas. Y cuando llegamos a la Tierra pudimos observar porqué ya no hay vida. Está todo destruido y contaminado. Ya no hay arreglo.

A lo que iba, después de pisar Júpiter, volveremos a Marte, porque ya habremos visto e informado de todos los planetas del sistema solar. Una curiosidad sobre Saturno: cada piedra que orbita a su alrededor es un planeta entero.

Domingo, 13 de enero de 2119 

Hoy hemos visto Júpiter. Es un planeta muy alucinante pero bueno, nada guapo y sin vida a simple vista.

Martes, 15 de enero de 2119 

La noche pasada Eduardo nos traicionó y capturó a Lucas y a mí. Por la tarde conseguimos escapar.

Ahora que vamos camino a Marte lo encerraremos. Mañana cuando lleguemos a Marte diremos lo ocurrido para que lo manden a la cárcel.

Miércoles, 16 de enero de 2119 

Ya hemos llegado a Asturias, concretamente a Mijón. Nos estaban esperando todos para entrevistarnos, aplaudirnos, etc…

Texto traducido al español por:

Marcos Lago Abril

Idioma original:

Riopillano

Enol  R.F.



Ciencia ficción: “Perdidos en el espacio”

14 01 2019

Érase una vez, allá por el siglo XXII, una joven astronauta llamada Nieves que vivía en una nave espacial. A Nieves siempre le apasionó el espacio y por eso se hizo astronauta. Pisó cientos de planetas que nadie conocía e incluso volvió a la Luna.

La joven no estaba sola, siempre la acompañaba su fiel amiga Clara, una extraterrestre de un color verde turquesa precioso.

Clara tenía una hermana gemela malvada que vivía en un planeta muy alejado a la nave llamado “Chinguiplín”. Era un planeta horrible donde solo había bacterias para comer.

Un día por la noche Nieves y Clara estaban cenando, tomándose una sopa calentita antes de ir a dormir. De repente, se escuchó un tremendo ruido como si alguien hubiera chocado contra los paneles solares de su nave. Rápidamente salieron a ver qué pasaba y, asustadas, se encontraron con la gemela de la pequeña extraterrestre. Estaba montada encima de una nave que parecía un monstruo con una cara muy fea y desagradable.

Nieves, asustada, preguntó gritando: -  ¿qué le pasa a tu hermana, Clara?

No lo sé- contestó la extraterrestre-.

Las dos se enfrentaron contra la gemela, pero finalmente derrotadas salieron volando hacia su planeta ¡MALVADOOO!

CONTINUARÁ…

Mar S.R.



Ciencia ficción: “Misión imposible”

14 01 2019

Ya había llegado el siglo XXII, es decir, que por fin me iría a la Luna. Pero vosotros diréis ¿qué?! pues es que hoy día uno del uno del dos mil cien me voy a la Luna para cambiar la bandera que habían colocado los primeros hombres en pisar la Luna por una más actualizada, y por si fuera poco, me voy con mi mejor amiga Ainhoa, una astronauta muy experimentada.

El viaje fue muy bien hasta que llegamos e intentamos atrapar la bandera, y lo que pasó fue que ¡salió corriendo! Así que decidimos analizar los restos que habían quedado de la bandera, y lo que descubrimos nos dejó pasmadas. Eran los restos  de mi archienemigo que habíamos mandado a la Luna tras derrotarlo. ¡Pues resulta que ahora habían cobrado vida!

Nos pusimos a idear un elaborado plan de ataque en la nave espacial aunque también aprovechamos para descansar. Y unas horas más tarde todo estaba listo.

Cuando nos disponíamos a salir escuché unos ruidos detrás de la nave, y al asomarnos descubrimos que era la antigua bandera atrapada en el sistema de seguridad de la nave. Ese día nos sentimos muy alegres por haber cumplido nuestra misión y por tener los primeros restos de vida lunar en la Tierra, pero también un poco desilusionadas por no haber podido usar nuestro magnífico plan. ¡Ja, ja, ja!

 

Julia C.H.



Breve y divertida explicación del siglo XIX en España

14 01 2019