JUAN MARSÉ, PREMIO CERVANTES 2008

22 01 2009

juan_marse.jpg

Juan Marsé, el gran escritor español que en varias de sus novelas reflejó con talento las penurias de los españoles en la posguerra, ganó ayer el Premio Cervantes 2008, la más alta distinción de las letras en castellano. Marsé, hijo adoptivo de una familia catalana, nació en 1933 y llevaba años integrando las listas de favoritos para alzarse con este premio dotado en 2008 de 125.000 euros, 35 mil más que en las ediciones anteriores. “Escribo para evocar algunas experiencias que no he tenido y que me hubiera gustado tener”, dijo el autor en su casa de Barcelona tras enterarse de que había ganado el premio.

Antre el nutrido grupo de reporteros que invadió su casa, Marsé dedicó el premio a Paulette Goddard, una de las mujeres de Chaplin, de quien se enamoró a los trece años viéndola actuar en cine. Si bien es uno de los autores catalanes más populares, Marsé nunca dejó el castellano. “Cada uno escribe en la lengua que quiere, y en todo caso defiendo mi derecho a escribir en la lengua que me dé la gana”, sostuvo ayer.

En la rueda de prensa en la que se proclamó el premio, el Ministro de Cultura, César Antonio Molina, proclamó el fallo del jurado fundado en “la decidida vocación de Juan Marsé por la escritura y por su capacidad de reflejar la España de la posguerra”. Marsé estuvo en la Argentina como parte del plantel de invitados de la Feria del Libro de 1998 y si bien su obra fue editada oportunamente por Sudamericana, hoy está descatalogado en el país.

Miembro de la llamada “generación de la década del cincuenta”, Marsé es autor de novelas como Si te dicen que caí, censurada por el régimen franquista aún en 1973, y La muchacha de las bragas de oro que obtuvo el Premio Planeta en 1978 y fue llevada con gran éxito al cine. Otra novela de gran repercusión en su trayectoria es Rabos de lagartija que en 2001 recibió el Premio Nacional de la Narrativa española.

“Es un gran escritor que ha marcado a varias generaciones”, comentó el poeta argentino Juan Gelman, miembro del jurado, y triunfador del Cervantes en 2007.

El jurado cumplió con la regla no escrita que establece una alternancia en el premio entre españoles y latinoamericanos. Otros nombres prestigiosos como el de Ana María Matute, José Manuel Caballero Bonald y Carlos Bousoño sonaban para esta edición como candidatos. En tanto que el nombre de Mario Benedetti, muy querido y respetado por los lectores españoles, fue el que más sonó entre los autores latinoamericanos con posibilidades para quedarse con el premio. En esta edición se introdujeron cambios en la composición del jurado para jerarquizar el mundo de las letras y quitarle espacio a la instituciones dependientes del Gobierno.

Nacido Juan Faneca Roca, fue adoptado al nacer por una familia que le dio el apellido que hoy conocemos. “A mi padre biológico lo vi dos veces en mi vida, una cuando hice la primera comunión y otra cuando se casó mi hermana. No sé gran cosa de él y es un tema que no me apetece”, relató alguna vez. Su madre, había muerto durante el parto.

La relación entre Marsé y el cine va más allá del éxito de La muchacha de las bragas de oro. Su primera novela Últimas tardes con Teresa, escrita en 1965, ganó el premio Seix Barral y terminó adaptada al cine por Gonzalo Herralde con guión del propio Marsé. Esa metodología se repitió para otras novelas suyas como El embrujo de Shangai y Canciones de amor en el Lolita’s Club que fueron las que mejor campaña hicieron en la taquilla. También ha sido llevada al cine El amante bilingüe.

   Desde 1976 fueron premiados dieciocho autores españoles y dieciséis latinoamericanos, cuatro de ellos argentinos: Borges, Sábato, Bioy Casares y Juan Gelman.