LA VENGANZA DE DON MENDO

11 12 2007

 La venganza de Don Mendo es la obra más famosa del andaluz Pedro Muñoz Seca. Se estrenó en el Teatro de la Comedia de Madrid en 1918 con un gran exito.Es además un genial recorrido por casi todos los metros y formas estróficas de la poesía castellana.

La obra pertenece al astracán que es un género cómico menor que pretende hacer reír a toda costa: La acción, las situaciones, los personajes incluso el decorado dependen única y exclusivamente del chiste, que suele ser de retrúecano y de deformación cómica del lenguaje.

La venganza de Don Mendo es una obra brillante, que abunda en juegos de palabras y golpes de humor, y que es una degradación a todos los niveles de los elementos propios del drama histórico, con fines paródicos. Los anacronismos presentan una mezcla detonante del ayer y del presente, y los personajes medievales se mueven en un mundo dominado por la moral utilitaria del tiempo de Muñoz Seca.

 ARGUMENTO

Don Nuño Manso de Jarama tiene una hija, Magdalena, a la que va a casar con don Pero, duque de Toro. Ella tiene amores con don Mendo, noble pero pobre, al que recibe en su cuarto de la torre, pero le atrae mucho más la idea de un matrimonio con el rico don Pero, privado del Rey. Don Pero descubre a don Mendo en los aposentos de Magdalena; éste, para no delatarla, dice que subió a robar, y es enviado a prisión. Pero don Mendo es rescatado por el Marqués de Moncada, y se dedica a planificar minuciosamente su venganza. Y empieza a llevarla a cabo…

Don Mendo, descrito como un “apuesto caballero como de treinta años, bien vestido y mejor armado” es en lo fundamental el héroe romántico enamorado, valeroso y galante. Es víctima de su respeto a los valores caballerescos y no quebranta el juramento hecho a Magdalena aunque ésta le engaña y pretende matarle. Al escapar de la cárcel abandona su identidad y privilegios sociales para convertirse en un hombre nuevo, nombrado apropiadamente Renato, el juglar errabundo, marcado por el destino:

Soy un ente, una quimera;

Soy un girón, una sombra;

Alguien sin patria y sin nombre…

Una aberración…un hombre

Que de ser hombre se asombra.

Cual una nota perdida

Con la ceniza en la frente,

Naufragaré en el torrente

Proceloso de la vida.

¿De qué viviré? …¿Qué haré?

¿Dónde al cabo moriré?…

¿Aquí o allá?…¿Qué más da?…

¿Seré malo?…No lo sé.

¿Seré bueno? ¡ Qui lo sa?

 A partir de ahora Don Mendo (Renato) tan sólo vive para la venganza, pero las mujeres se vuelven locas por él – Azofaifa, Doña Berenguela, la marquesa de Tarrasa, Magdalena sin reconocerle, que no resulta ni Isabel de Segura ni Lucrecia Borgía sino una mujer amoral y calculadora que afirma que el fin justifica los medios.

Este es un video recopilatorio de los momentos de la obra.

Este es un fragmento de la obra cuando Don Mendo conversa con su amigo Moncada. Hay varias representaciones de esta obra, en esta el protagonista es el fallecido recientemente Fernando Fernán Gómez.