MaestroLandia

Blog para maestras y maestros de Primaria

Archivo de la Categoría “Competencias Básicas”

SE FUERON LAS COMPETENCIAS BÁSICAS, NOS TRAJERON LAS COMPETENCIAS CLAVE.

La LOE nos trajo ya en el lejano 2016 como nuevo elemento curricular las COMPETENCIAS BÁSICAS, eso significaba que dábamos un paso desde el trabajo de consecución de CAPACIDADES  al de APLICACIÓN  de las mismas en contextos diferentes (COMPETENCIAS ) y además su finalidad era que todo el alumnado al terminar la enseñanza obligatoria hubiese alcanzado las mismas ,de ahí su concepto de BÁSICAS, de esta forma estarían preparados para introducirse en la sociedad en la que iban a desarrollarse con las capacidades, habilidades, actitudes necesarias para seguir su formación o integrarse en el mundo del trabajo.

Con la llegada de la LOMCE se ha respetado el concepto de COMPETENCIAS, no ya por deseo propio, sino porque forma parte de lo establecido por la UNIÓN EUROPEA, en línea con la Recomendación 2006/962/EC, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de diciembre de 2006, sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente tal como indica en el preámbulo del Real Decreto 126/2014 .

Tanto en el preámbulo del Real Decreto 126/2014 como del Decreto 105/2014 se definen las competencias clave de la misma manera que se hacía con las competencias básicas.

Las competencias clave son el conjunto de aprendizajes, habilidades y actitudes de todo tipo y adquiridos en diversos contextos que son aplicados en diferentes situaciones de la vida real y académica.

Aquí  se observa  un cambio en la relación entre las propias competencias, o por lo menos se manifiesta en  dicha relación. En la LOE, se identificaban todas las competencias como básicas y, aunque en la práctica diaria resultase diferente, es obvio que de manera simplista se asociaban las competencias a las áreas o materias con las que tenían mayor relación dejando en un segundo plano el resto de competencias, es decir, no se establecía una predominancia de unas sobre las otras, ni se indicaban cuales resultaban más importantes. Ahora sí. En el artículo 5 del Decreto 105/2014 se establece que tanto la Competencia en Comunicación Lingüística (CCL) como la Competencia Matemática y competencias básicas en Ciencia y Tecnología (CMCT) deberán potenciarse especialmente.

Cambia, también, el número de competencias, si antes teníamos 8 competencias ahora nos encontramos con 7, cambiando en algunos casos la definición de las mismas.

Otra de las variantes observables en este cambio es que así como en la LOE las relaciones  entre los distintos elementos del currículo los deberían de establecer los propios docentes en la concreción curricular de su centro, en la LOMCE nos vienen señalados en el Anexo. Así mismo,  encontramos otro tipo de variantes en la determinación de los objetivos. Anteriormente se señalaban los objetivos generales de etapa y los particulares de cada una de las áreas o asignaturas. En Real Decreto 126/2014 , el  currículo básico de las diferentes áreas se ha organizado partiendo de los objetivos propios de la etapa y de las competencias que se van a desarrollar a lo largo de la educación básica, mediante el establecimiento de bloques de contenidos en las áreas troncales, y criterios de evaluación y estándares de aprendizaje evaluables en todas las áreas, que serán referentes en la planificación de la concreción curricular y en la programación docente.

Esto de entrada significa la importancia de los CONTENIDOS en el desarrollo del currículo, que aunque establece los CRITERIOS DE EVALUACIÓN como el referente para la comprobación de que se han adquirido los objetivos y el grado de adquisición de las competencias, implica que el aprendizaje debe partir de lo que hay que enseñar y no de las capacidades a lograr para adquirir esos conocimientos. Hay una contradicción manifiesta, si las competencias se basan fundamentalmente en el  saber hacer y no exclusivamente en el saber, se debería partir del criterio de evaluación como referente de las capacidades a conseguir, las mismas que nos indican los contenidos necesarios y la forma de conseguirlos .

MATERIALES DEL PROYECTO COMBAS (INTEGRACIÓN COMPETENCIAS BÁSICAS)

Bajo el título Guía para la formación en centros sobre competencias básicas y aplicación digital se ha publicado una serie de materiales del proyecto COMBAS  de integración de las competencias básicas incluyendo la aplicación digital para instalarla y gestionarla con objeto de realizar las programaciones, gestionar la evaluación y emitir informes.

La publicación incluye el itinerario de formación con toda la documentación, un test para ubicarse y muestras de trabajos, así como los documentos puentes (mapas y perfiles) más la aplicación digital con un manual sobre su uso e instalación.

Puede suponer un importante recurso para los centros y para el profesorado y aunque habría que adaptarlo a la nueva estructura de la LOMCE es un referente muy interesante y fruto de un trabajo realizado por muchos centros de España.

Leer más: http://anele.org/jornada-anele2014/

COMPETENCIA LECTORA

 Iniciamos el curso 2014/15  con una actividad que nos parece muy interesante de cara a que nuestro alumnado aprecie el valor de la lectura y adquiera sus destrezas con el fin de conseguir lectores competentes.

Desde la biblioteca se ha programado una actividad que implica al alumnado de primer curso y de sexto curso. A esta actividad se le da el nombre de APADRINAMIENTO LECTOR. Su finalidad es conseguir que los alumnos de sexto curso no pierdan el valor de la lectura y se sientan responsables de animar y motivar a sus compañeros de primero que se inician en la etapa. Cada alumno y alumna de sexto firma un contrato por el cual se compromete a”acompañar” a su”ahijado lector” en los primeros momento de su inicio lector, aconsejándole un libro, y a tener actividades conjuntas con su grupo de animación lectora. El “ahijado lector” recibe ese compromiso y el libro que se le ofrece y a cambio le da un “marcapáginas” elaborado por el/ella como gratitud a su dedicación.

A este acto simbólico que se realiza en el salón de actos del centro, acuden las familias de ambos cursos como testigos del compromiso. Con ello damos salida oficial al nuevo curso y que desde el grupo de profesores responsable de la biblioteca, con su coordinadora al frente,  seguirán este proceso, al mismo tiempo que irán proponiendo nuevas actividades, proyectos, etc. que motiven a nuestro alumnado a la lectura y a la investigación.

Padrinos (5)Padrinos (23)

LAS COMPETENCIAS BÁSICAS, PROYECTO DE FUTURO

Esta película necesita Flash Player 7

TAREAS DE ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE PARA DESARROLLAR LAS COMPETENCIAS BÁSICAS

ejemplo-de-tarea-de-lengua.pdf abeja.JPGEn el momento actual de desarrollo de la reforma curricular que se desprende de la puesta en práctica de la L.O.E. y sus Decretos de Ordenación y Currículo, nos encontramos  en que ya existe mucha literatura sobre  competencias básicas, su procedencia, su conceptualización, su relación con otros elementos curriculares, su evaluación, etc, pero , posiblemente lo que falte y  proceda  ,  es descubrir, aunque sea de  forma sencilla,  el como afrontar nuestra  práctica educativa desde un enfoque que tenga en cuenta el desarrollo de las Competencias Básicas.Creo, pues, que es el momento de explicar cómo abordarlas en nuestra  práctica educativa, en el día a día nuestro como  docentes, en como compaginar el uso del libro de texto como herramienta básica, con el desarrollo de metodologías y prácticas que favorezcan su consecución. Entiendo que este trabajo nos será más fácil cuanto más realista lo hagamos  y más ajustada sea nuestra Programación al contexto en el que estamos y al que se debe acomodar, algo que no ocurre con las propuestas  que nos ofrecen  las distintas editoriales.Haciendo una nueva incursión en el informe de la OCDE-DeSeCo,2002, nos manifiesta que las competencias pueden ser analizadas de forma extrínseca e intrínseca, es decir, “vistas desde fuera una competencia puede ser definida como la habilidad que permite superar las demandas sociales o individuales, desarrollar una actividad o una tarea. Vista desde dentro, cada competencia es construida como una combinación de habilidades prácticas y cognitivas, conocimientos, motivación, valores, actitudes, emociones y otros componentes conductuales y sociales que hacen posible la realización de una determinada acción”.[1]Teniendo en cuenta esta  perspectiva y contemplando las competencias básicas globalmente, éstas  se manifiestan en la realización de acciones en un contexto y se desarrollan a través de la acción y de la interacción. La clave está, como dice Moya, “en lograr identificar la estructura de tareas más adecuada para lograr que los contenidos se transformen en competencias, y que lo hagan de forma que los aprendizajes adquiridos puedan ser evaluados con los criterios de evaluación previamente definidos.”[2]De esta manera, se puede afirmar  que el último paso en la concreción curricular es la tarea, que podemos definir , tal como lo hace el M.C.E.R.L. (Marco Común Europeo de Referencia de las Lenguas)  ”Una tarea es un conjunto de actividades encaminadas a la realización de un trabajo, la consecución de un objetivo o la solución de un problema; debe estar vinculada a contenidos concretos y orientada a la adquisición o al desarrollo de competencias en un ámbito de uso determinado; y se plantea con una metodología progresiva en la que se implican necesariamente distintos procesos, estrategias, actividades y recursos.”El diseño de la tarea se organizará en torno a elementos del currículo: pero efectivamente su fin será conseguir la adquisición de determinados descriptores,  siguiendo la terminología del Proyecto Atlántida, de alguna Competencia, ligados a  uno o varios  Contenidos por medio de determinada Metodología, procurando  que se desarrolle en un contexto determinado y, finalmente, irá íntimamente ligada a los criterios de evaluación previamente establecidos.No podemos olvidarnos que llevar a la práctica la realización de tareas en el aula, supone un cambio metodológico y que es necesario tener en cuenta consideraciones tan importantes como las siguientes que nos propone Angel Pérez Gómez (2007):

  • Primar las acción y la creación sobre la recepción en el aula, dando importancia a la construcción de aprendizajes y al “aprender haciendo”.
  • Diseñar las tareas en contextos reales, presenciales o virtuales, lo más cercanos al alumnado.
  • Priorizar los contenidos dando importancia a los que realmente son relevantes para la adquisición de las competencias básicas. Se debe primar más la calidad sobre la cantidad de aprendizaje. No se trata de llenar cabezas sino de organizarlas.
  • Tener en cuenta que es primero la vivencia y luego la formalización.
  • La organización de espacios y tiempos ha de amoldarse a los proyectos y tareas que determine el centro y no viceversa. Es necesario que el centro comparta metodología.

Con el fin de colaborar  con el profesorado y animarlo  a diseñar modelos de tareas que contribuyan a la adquisición de las competencias básicas, adelanto el trabajo “”LA COMPETENCIA COMUNICATIVA EN EL AULA DE PRIMARIA. TAREAS Y MATERIALES” realizado por un GRUPO DE TRABAJO  de este C.P.R.


[1] OCDE.DeSeCo,2002.[2] Proyecto Atlántida. José Moya Otero.

LA COMPETENCIA MATEMATICA EN EL AULA DE PRIMARIA

Reproduzco aquí un artículo aparecido en el diario de Jerez titulado “Hay que acabar con las cuentas” y que ha sido escrito por D. Jaime Martínez Montero (Inspector de educación).

” Las matemáticas cosechan los peores resultados escolares, obtienen los rendimientos más bajos en las evaluaciones internacionales, acumulan las mayores…

… actitudes negativas hacia el aprendizaje. El planteamiento de su enseñanza, alejado de las necesidades del niño y ajeno a su forma de construir el conocimiento, desnaturaliza la evolución de los estudiantes y su ubicación en las futuras ramas del saber. Son muchos los que eligen ciertas clases de estudios, no porque les gusten o porque se sientan especialmente atraídos, sino por huir de las matemáticas y para no tener que seguir enfrentándose a una permanente fuente de frustración. ¿Dónde comienza a originarse este problema? ¿Cuál es el manantial que nutre este río de efectos tan devastadores?: tal vez en la forma de trabajar el cálculo en las escuelas.

No se enseña a calcular, sino a hacer cuentas. No se desarrollan las destrezas innatas de cálculo con las que venimos al mundo los seres humanos, sino que se aprenden instrucciones de memoria para hacer cuentas. De este modo, el alumno especialmente dotado para trabajar con significantes es el que puede salir adelante, y se quedan en el camino, artificialmente y sin ninguna razón que lo justifique, niños y niñas que odiarán una materia incomprensible para ellos y para la que, con una adecuada metodología, estarían muy preparados y muy bien dispuestos.

Los formatos que presentan las operaciones básicas son altamente inadecuados para el desarrollo de la más mínima competencia matemática, puesto que para lo único que sirven es para engordar la memoria de significantes. Exigen un modo de operar sin flexibilidad, sin control de los cálculos intermedios, con desprecio del sentido del número. Para hacer cuentas sólo se requiere buena memoria. No hay que pensar ni reflexionar, no hay que deducir ni extrapolar. Sólo hay que repetir y repetir, sea el alumno más o menos hábil o posea mayor o menor inteligencia. La metodología actual del cálculo contamina todos los restantes procesos y los echa a perder. No es posible la renovación de la enseñanza de la matemática ni la elevación de su nivel de aprendizaje si no se remueve con energía y se cambia por completo la enseñanza del cálculo con las actuales operaciones.

Los adultos no hacemos cuentas desde hace muchos años. Sí hacemos cálculos, pero no cuentas. Normalmente hacemos cálculo mental, aproximaciones y estimaciones. Cuando tenemos que afinar, usamos la calculadora. Además hemos perdido la fe en ellas. No dudaríamos en repasar la cuenta que en la tienda o en un gran almacén nos hubieran hecho manualmente. Nos quedaríamos extrañadísimos si las cuotas de un préstamo o los plazos de una hipoteca nos los hiciera el empleado del banco a base de papel y lápiz. Las cuentas han quedado irremediablemente obsoletas. El anterior empleado de banco, obrando como acabamos de describir, nos produciría el mismo asombro que un médico que nos recetara bicarbonato para curarnos la úlcera o una sangría para bajar la tensión arterial. La tremenda realidad de las cuentas es ésta: no sirven para nada. Se emplean horas y horas en que los niños aprendan a hacer los cálculos de una manera que nunca van a emplear, mientras que el procedimiento que van a usar habitualmente a lo largo de la vida no se trabaja. Así son las cosas.

Hacer cuentas con los actuales formatos es fomentar un modelo rancio, que se origina en unos momentos históricos en los que las exigencias matemáticas de los escolares y la utilización de las destrezas del cálculo en la vida profesional eran absolutamente diferentes a las necesidades y a los medios actuales. ¿Alguien va a conseguir un empleo porque sepa hacer las cuentas con mayor o menor rapidez, con mayor o menor exactitud? ¿Nos hemos fijado en cómo se reparte el trabajo de cálculo en las empresas o entidades entre las máquinas (ordenadores, calculadoras, etc.,) y las personas que en ese lugar trabajan? ¿Se ha comparado ese reparto del trabajo del cálculo con el que se hace en cualquier escuela? ¿Se piensa de verdad que dentro de 10 ó 15 años los futuros adultos van a necesitar realizar cálculos de la forma en que los aprenden ahora en el colegio?

La contestación a las preguntas anteriores muestra la obsolescencia de las prácticas algorítmicas escolares, pero no, naturalmente, que los escolares no tengan que realizar cálculo alguno. Los niños tienen que aprender a calcular y a estimar, pero de otra forma más comprensiva, conectada con la realidad y con capacidad de transferencia a conceptos matemáticos superiores. Es muy urgente la reactualización de los maestros en este campo y la mejora de su formación. No nos engañemos. Le podremos echar la culpa al empedrado, pero si en matemáticas seguimos haciendo lo mismo, nos quedaremos donde estamos.

metodologia-para-las-matematicas.pdf

LAS COMPETENCIAS BÁSICAS UN MOTIVO PARA REPENSAR NUESTRO TRABAJO EN LAS AULAS

hojas-otono.jpg

Si queremos cambiar la forma de aprender de nuestro alumnado, debemos modificar también la forma en la que les enseñamos.

J. I. Pozo

Somos conscientes que las introducción de las competencias básicas en el currículo, no va a cambiar todo en educación, ni que va a ser la panacea de un nuevo mundo educativo, lo importante es que seamos capaces de comprender que estamos en un buen momento, propicio para reflexionar y emprender nuevas formas de guiar nuestra acción educativa y de modificar nuestro rol como profesionales.

No cabe duda que al final somos nosotros los que tenemos y debemos interpretar y dar sentido a las competencias básicas en las aulas modificando en la medida de nuestras posibilidades  nuestro papel como docentes. Si no lo hicieramos así posiblemente , como en ocasiones anteriores, las competencias básicas como estímulo para mejorar nuestra práctica en el aula se perderían como “lágrimas en la lluvia”.

 

 

 Es cierto que los cambios cuestan, que pueden ser incómodos pero que son necesarios, lo importante es que seamos capaces de conocer el por qué, el para qué y el cómo de todo este cambio. Cuanta más información tengamos y cuanto más claras sean las respuestas a estas preguntas nos permitirán ver este momento  como una AMENAZA o como un RETO.

La formación nos puede ayudar a dar buenos pasos en este sentido. Se afirma entre nuestros teóricos, que si una reforma no se apoya en la calidad de su profesorado dificilmente puede salir adelante. Nadie puede enseñar lo que no sabe.

Por todo ello apostamos por una formación más comprometida, centrada en la mejora de las prácticas reales en los centros educativos, con la colaboración de todos, tanto de los propios profesores como de todos los agentes externos que de alguna manera podemos intervenir en los centros (inspectores, asesores, orientadores). Si entre todos somos capaces de abordar la inclusión  de las competencias básicas en el nuevo currículo, con seriedad y en consecuencia tendremos la  seguridad de que no van a constituir un nuevo discurso formal condenado a lo efímero sino el comienzo de una fructífera y sostenida reforma educativa a lo largo de los próximos años.

 

Quiero poner a continuación un PPT de TOMAS SÁNCHEZ INIESTA: Maestro y Licenciado en Filosofía y Letras. Especialidad en Historia Moderna y Contemporánea. Director en distintas instituciones educativas, docentes y de formación del profesorado. Director de Programas de Educación Compensatoria. Inspector del Ministerio de Educación y Ciencia, desde el año 1990. Activo conferencista internacional. Autor de diversos libros, destacándose: “El Enfoque Globalizador” ,”La Construcción del Aprendizaje en el Aula”, “Qué son los Centros de Interés”, “Supervisión Educativa”,“Organizar los contenidos para ayudar a aprender”, “Matemáticas en el aula”, “Itinerarios pedagógicos para el conocimiento del Medio” y “Un lugar para soñar”, porque presenta de una manera sintética, y mi juicio suficientemente explicito,un recorrido por todo este tema del que hemos hablado.

 

Esta película necesita Flash Player 7

 

LA COMPETENCIA MATEMÁTICA EN PRIMARIA. REFLEXIONES

Con motivo del curso que hemos preparado para el profesorado de primaria, cuyo título es el de este artículo quería empezar significando lo que la LOE entiende por competencia matemática y a continuación hacer una serie de preguntas que el profesor Txerra G. Guirles hace en una Conferencia sobre “Las Matemáticas en la LOE” para que aquellos que previamente quieran reflexionar sobre la COMPETENCIA MATEMÁTICA y sobre la ALFABETIZACIÓN MATEMÁTICA de nuestro alumnado puedan hacerlo e iniciar el curso con algún planteamiento formado.
Para situarnos, la COMPETENCIA MATEMÁTICA según se refleja en el Decreto 56/2007, de 24 de mayo, por el que se regula la ordenación y establece el currículo de la E. Primaria en el Principado de Asturias “Consiste en la habilidad para utilizar y relacionar los números, sus operaciones básicas, los símbolos y las formas de expresión y razonamiento matemático, tanto para producir e interpretar distintos tipos de información, como para ampliar el conocimiento sobre aspectos cuantitativos y espaciales de la realizad, y para resolver problemas relacionados con la vida cotidiana y con el mundo laboral.”
La ALFABETIZACIÓN MATEMÁTICA, según la OCDE, 2003, es “la capacidad de un individuo para identificar y entender el papel que las matemáticas tienen en el mundo, hacer juicios bien fundados y usar e implicarse con las matemáticas en aquellos momentos en que se presenten necesidades para su vida individual como ciudadano constructivo, comprometido y reflexivo.” Por tanto, podemos entender que la alfabetización matemática está relacionada con la COMPRENSIÓN real de los números, las operaciones, los procesos y los lenguajes matemáticos y que se consigue cuando nuestros alumnos y alumnas han sido capaces de analizar, razonar y comunicar eficazmente cuando formulan y resuelven problemas matemáticos en una variedad de dominios y situaciones (Rico,2005)
Para esa reflexión previa, nos vienen bien estas preguntas que hace el profesor Txerra G. Guirlés en su presentación:
.¿Para qué tiene que servir dar clase de matemáticas?
.¿Cuáles son los contextos y las tareas de aula más alfabetizadoras?
.¿Qué es ser y como se “hace” un alumno o alumna competente?
.¿Qué papel pensamos que debe adoptar el profesor?
.¿Qué es relevante y básico evaluar?

MaestroLandia. Alojado en Educastur Blog.
RSS | RSS de los comentarios
Powered by WordPress. Serpentine Theme by Educastur. Uses portions of code from Kubrick and Mandigo themes.