El Orfanato

Drama de los niños en el primer hogar de auxilio social de España

Entrevista a Amor

Publicado en entrevistas — 21 Diciembre 2012 @ 10:20

Amor fue, durante muchos años, la directora del hogar “Santiago López”. No nos quiso decir su edad exacta, pero creemos que está muy cerca de cumplir los cien años.

ccc.JPG

1-¿Cómo accedió a ese trabajo? ¿Tenía alguna relación con Auxilio Social?

En un principio, entré a trabajar para cumplir con el servicio social, estuve interna durante seis meses y, una vez acabado, directamente pasé a ejercer las funciones de directora.

2-Como directora, ¿cuáles eran sus funciones? ¿Desempeñaba alguna otra función?

Me limitaba a dirigir el hogar. Primero estuve en Agones en la finca de Froilán, luego vine a Pravia, donde estaba a cargo de unos cuarenta internos, y finalmente vine al “Santiago López”, donde estuve ocho años. Como directora era la que más cobraba (250 pesetas), mientras que el resto cobraba muchísimo menos.

3-Desde su punto de vista, ¿cómo era el trato que recibían los alumnos por parte de los profesores?

Pasamos de tener 125 niños a 200, ya que cerró un colegio de Avilés. Por ello, tanto los cuidadores como las maestras debían ser estrictos y no pasar ni una. Como refuerzo nos mandaron a otra directora para que se hiciese cargo de los niños más pequeños ( que se encontraban en el tercer piso).

4-¿Disponían de enfermería? ¿Había un médico particular para el hogar o era el médico del pueblo el que hacía visitas periódicas?

Sí, teníamos enfermería (al lado de la cocina). La enfermera era muy rígida, los tenía a todos a raya. Debían cumplir el reglamento y no dedicarse a hacer tonterías para así evitar que enfermasen.

5-¿Cómo era el servicio social de las chicas que trabajaban aquí (mi madre y mi tía lo hicieron)?

Las que cumplíamos el Servicio Social debíamos coser la ropa de los niños, hacer la limpieza, ayudar a los pequeños a hacer las camas para que así aprendiesen…

6-¿Es cierto lo que se cuenta de los castigos que había aquí?

No eran tan crueles como se piensa, les hacíamos ponerse de cara a la pared, no les dejábamos salir de paseo, les dejábamos sin recreo, les dábamos cachetes, etc. Antes de todo, me los mandaban al despacho y esperaban para entrar en el pasillo.

hcywbozdb8ueofq6nxi0mojmt11-texeb7g4tke7aym.jpg

7-¿Qué recuerdos conserva de cuando vivía en el “hogar”?

Lo que peor llevaba era cuando alguno se escapaba por la noche y venían los guardias a traerlo. También solían ir a por la fruta del vecino. En una ocasión me llevaron a juicio por ello, pero no llegó a nada más.

8-¿Le parece mejor que chicos y chicas se eduquen separadamente, como entonces, o como se hace actualmente?

Yo creo que sí era mejor que estuviesen separados, así nos evitábamos muchos conflictos.

9-¿Cómo estaban distribuidas las clases?¿Qué asignaturas impartían?

Eran según las edades y los conocimientos. Las asignaturas eran prácticamente las mismas que las que se imparten ahora en primaria. Todos los profesores eran género femenino, mientras que los instructores eran hombres. Cuando salían de aquí, muchos iban al “San Luis” y otros al Colegio Nacional (lo que hoy es el “Santa Eulalia de Mérida”).

10-¿Qué día estaba destinado para las visitas?

El día de visita era los domingos. Solía haber conflictos entre aquellos padres que estaban separados y por ello procurábamos que no viniesen el mismo día. Era los domingos cuando también les dejábamos salir por Pravia e ir a ver a sus hermanas o novias al otro hogar.

11-¿Había algún tipo de festival o concierto?¿Cuándo se celebraba?

Los festivales se celebraban sobre todo en Navidad y al final del curso. Generalmente no venían los padres, aunque en algunas ocasiones sí lo hacían.

12-¿Cómo era la relación con las autoridades competentes?

La relación con el alcalde y el gobernador civil era muy buena. Contribuían con los regalos que se les daba a los niños que en Navidades se quedaban en el hogar, ayudaban con la comida (no había ningún capricho, pero estaban bien alimentados). Nos mandaban los salmones que requisaban.

Autoras: Carmen Rodil González y Noelia García Cuervo

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  2516  veces

RSS 2.0 | Enviar un comentario | Enlazar

15 comentarios »

  1. GrandaSM:

    Solo una apreciacion. Estuve en ese hogar desde 1961 a 1965, y leyendo vuestro blog parece que lo soñe. Es increible, era un campo de tortura y lo pintan como un cuento de hadas. Creo que os debeis documentar con gente que haya vivido ese mal sueño. Ya que lo quereis hacer, hacedlo bien. No dudo de vuestra intencion, pero la realidad es la realidad y en este caso nada tiene que ver con vuestras entrevistas. Saludos

  2. GSM:

    ¡Vaya! Parece que mi comentario no pasó la censura. Es posible que se sigan censurando las verdades como puños. Haceis bien. Todo fue hermoso mientras duró, con un solo pero ¿Qué es o fue de aquellos niños a los que los malos tratos los dejó marcados para siempre.Por favor, hablad de Don Silo, o de sabino Moutas, pero no digais que fue un camino de rosas lo que fue un martirio en la niñez. Hasta siempre

  3. Miranda Feito:

    GrandaSM solamente le voy a comunicar que nuestra investigación se basa en información proporcionada por la propia directora además de la de una trabajadora y un alumno, por lo tanto, este solo es un punto de vista. No es justo que cuestione nuestro trabajo, nosotros no damos nuestra opinión personal, simplemente nos limitamos a la información que nos ha sido dada. En nuestro blog se encuentran otras entrevistas que usted puede leer y ver que hay gente que en parte comparte su opinión.
    Si usted ha sido alumno nos encantaría entrevistarle.Gracias por seguir nuestra investigación.

  4. GrandaSM:

    Hola. Por favor, no cuestiono vuestro trabajo ni vuestra intención. Me parece loable que os intereseis por ese episodio de Pravia que fue el Hogar Santiago López. pero creo que estoy en mi derecho de poner los puntos sobre las íes. Como antiguo “acogido” ( lo siento, pero lo de alumno no me sale), cuando he leído esas entrevistas, me quedé boquiabierto. Dice Amor que la enfermera Amalia era dura. Mira te voy a contar un episodio. A un compañero, por problemas psicosomáticos, se le empezó a caer el pelo, formando pequeñas calvas redondaas en la cabeza. ¿Sabes lo que hizo Amalia, con el parabién de Don Paco, médico de Pravia?. Dijo que era una enfermedad contagiosa, y revisó todas las cabezas de los niños. Cualquiera que tuviera una calva, ya sea de cicatriz o de otra cosa, pasaba por un pelado con cuchillas de afeitar, con las consiguientes heridas, y tuvo a unos 50 niños aislados, echándoles ácido acético sobre las calvas, hasta que se cansó. Al único que se le quitaron las dichosas calvas fue al primero. Los demás padecimos, rasurado, cortaduras y quemaduras del ácido acético. Si conoceis a alguien de mi época os lo puede corroborar. Declino la entrevista. esas cosas quedaron en el pasado y recordarlas no me apetece.

    Saludos

  5. Alba Hermida:

    GrandaSM, la información que nos ha proporcionado nos parece muy interesante a la vez que escalofriante, ya que nos cuenta otra anécdota relevante para nuestra investigación. Cuando leímos su último comentario nos dio mucho para pensar en nuestra clase, ya que nos pareció impactante que pudiesen hacer ese tipo de cosas con los niños; cuando hablamos con la directora del Hogar no nos refirió ningún tipo de anécdota similar, ya que, como comprende, no nos reconocería ese tipo de cosas, sino que intentó ocultarlas y hacer como que no pasasen, aunque dijese que fuesen muy estrictos, como podría ocurrir en cualquier otro centro. Por eso nos interesa su opinión y su historia en el Hogar. Insistimos en hacerle una entrevista(por teléfono, e-mail o en persona) para, como usted dice, “poner los puntos sobre las íes” y contar su verdad. Si usted no quiere realizarla, podría proporcionarnos información sobre algún compañero del Hogar con el que tenga contacto para así seguir concretando las experiencias realmente vividas en el Hogar. Le rogamos que acepte nuestra entrevista, nos podría ayudar mucho en la investigación.

  6. GrandaSM:

    Mirad una cosa. esta es una anécdota nada más. La señora Amor, si es capaz de llevar ese atributo, miraba hacia otro lado. A ella solo le importaban los resultados. El trato a los “acogidos” era algo que le importaba un bledo. Tuvo muchas ocasiones en ponerle barreras a la mencionada Amalia, pero era mejor pasar que enfrentarse con ella. Os cuento. Mi medicina de cabecera era el calmante Vitaminado que compraba por una peseta en una Farmacia al lado del cine. ¿sabeis porqué?. tener fiebre suponía que la enfermera Amalia te tuviese casi un mes encamado, sin darte ni agua. Con solo una décima, te pasabas 15 días en cama. Y si tenías mucha sed, había que chupar de los grifos, porque cerraba el agua para que no bebiéramos. Otra cosa ¿Que no pasaban hambre?. Recuerdo que a un niño lo mandó Amalia a buscar un filete a la carnicería de Manolito ( No sé si existe aún) y se lo comió crudo por el camino. ¿Os parece que sería de hambre o pòr hacer una trastada?. Otra cosa. Si quereis me mandais al correo las preguntas y os responderé. Solo pido una cosa, no quiero que mi nombre aparezca por ningún lado. me costó muchos años (tengo 60) olvidar todo aquello.
    Saludos

  7. Miranda Feito:

    GrandaSM, ya le hemos enviado la entrevista a su e-mail.
    Sentimos la tardanza. No es que no tuviésemos interés, es que teníamos un montón de exámenes y ya se puede imaginar todo el tiempo que nos roba esto del estudio.

  8. GrandaSM:

    Ya os respondí. De todas formas os iré mandando de vez en cuando algún relato en forma de cuento de aquella época.
    Saludos

  9. Miranda Feito:

    Juan sin suerte, ya hemos subido su esperada entrevista, que puede ver en el apartado de entrevistas y que hemos titulad Juan sin suerte. Disculpe si la foto no le gusta, pero no disponíamos de una suya y pedírsela considerábamos que era demasiado.

    Si quiere darnos una de aquella fascinante época estaremos encantados.
    Saludos

  10. J.B.M.:

    Creo que yo no he dado mi consentimiento para que useis mi foto para ilustrar vuestra entrevista asi que si me haceis el favor de quitarla os lo agradeceria

  11. Soledad:

    Usted perdone, Julio, no queremos que la imagen de nadie sea publicada sin su consentimiento. Las dos fotos de este artículo las obtuvimos de un libro con fotos antiguas de Pravia que figura en la bibliografía y que está publicado ya, pero por supuesto que eliminaremos su foto cuando nos diga cuál de las dos es aquella en la que aparece Usted. ¡Ah! Y Gracias por seguir nuestro blog.

  12. lperezlo:

    Preguntad a algun antiguo alumno de ese “hogar” por la habitacion de corcho,la piscina,dejar a algun niño en la cama durante quince dias como castigo,castigar a un niño durante todo un domingo a hacer y deshacer la cama de forma constante bajo la vigilancia de esas mujeres que se turnaban….y hay mucho mas.

  13. lperezlo:

    Todo lo que cuenta GrandaSm es verdad…..un niño enfermo de paperas fue obligado a lanzarse a la piscina de agua helada….esas que hacian de cuidadoras formaban a los crios en fila con los calzoncillos en la mano e iban pasando y enseñandoselo a una de ellas para comprobar como estaban….como se pueden calificar estos actos?….crueldad en estado puro. A muchos niños les arruinaron la vida para siempre.

  14. M. G. S.:

    Hola me estoy quedando de piedra porque yo también estuve interno en el hogar Santiago LOPEZ, tengo lagunas no me acuerdo creo que fue del 1964 hasta 1968 si me acuerdo de la enfermera, tengo muchas anécdotas me gustaría conocer al otro compañero yo tengo 57años esperando contestación un cordial saludo M.G.

  15. martin:

    Me llamo martin gonzalez monroy y estuve en el hogar santiago lopez de 1957 a 1964 el mismo dia que sali del hogar me fui a vivir a FRANCIA y cuando e leido estos comentarios de personas que tambien an estado en este hogar me gustaria tanto poder comunicar con ellas si alguien lee esto y pudiera darme alguna noticia para poder comunicar seria muy feliz porque no se donde llamar o escribir para encontrar alguien que pueda darme lo que deseo

Envía tu comentario

(requerido)

(requerido)



*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image