El Orfanato

Drama de los niños en el primer hogar de auxilio social de España

Paracuellos

Publicado en la historia real — 16 Enero 2013 @ 14:40

paracuellos.jpg

Durante nuestro proyecto de investigación encontramos un libro con fragmentos de cómics escritos por Carlos Giménez. En ellos relata sucesos vividos durante su infancia mientras permanecía interno en un hogar de auxilio social.

Carlos Giménez nació el 16 de Marzo de 1941, dos años después de que terminara la guerra. Su padre murió muy joven, cuando Giménez contaba con tan sólo poco más de un año de edad, dejando viuda y tres hijos: Vicente, Antonio y Carlos. Su madre enfermó de tuberculosis y fue trasladada de hospital en hospital, y Carlos y su hermano mediano fueron enviados a diferentes colegios de Auxilio Social, ya que tenían diferentes edades. El hermano mayor fue acogido por unos parientes en Tomelloso. Así comenzó para Carlos un largo itinerario de colegio en colegio. Primero, en Madrid, después los “hogares” Batalla del Jarama, en Paracuellos, y García Morato, en Barajas. Años muy duros, nutridos de anécdotas terribles, plagados de escenas de miedo, con castigos atroces, soportando un fuerte fanatismo religioso, el hambre y el frío. Todos estos sucesos traumáticos son recogidos en el libro Todo Paracuellos, que fue el que leí y que cuenta todo lo vivido por él durante su estancia en el hogar de auxilio social de Paracuellos. Durante la estancia en estos hogares se va desarrollando en él la idea del dibujo como medio de vida. Giménez vuelca sus sueños y sus ansias de niño en los tebeos de “El Cachorro”. Copia los tebeos, se los aprende de memoria y se promete a sí mismo ser dibujante. Al salir del Auxilio Social se lleva con él una infancia pobre y triste y un tremendo vacío cultural que sólo podría suplir muchos años después.

En los pequeños fragmentos de cómics que se pueden leer en el libro relata sucesos muy impactantes sobre el trato que recibían en los hogares. Describe desde la frustración por los malos tratos recibidos por los profesores hasta la emoción de los domingos de visitas, cuando las madres les llevaban algo para comer o algún juguete. Deja clara la necesidad que se pasaba por la falta de comida y de recursos que llevaba a niños a tener que andar descalzos en pleno invierno. También deja clara la importancia de la situación política con varios relatos en los que el director del hogar (falangista) es el protagonista. Este tipo de cómics son para el autor una manera de expresar su critica a lo sucedido en España por aquellos años.

 

1264960819_0.gif

Fuentes consultadas:

http://cinexilio.yuku.com/reply/111856/t/Re-EXILIO-Comics.html#.UMiEV1tiIxw

http://www.elpais.com/recorte/20100414elpepiult_1/LCO340/Ies/Carlos_Gimenez.jpg

http://www.carlosgimenez.com

Autora: Cristina Escudero

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  1897  veces

RSS 2.0 | Enviar un comentario | Enlazar

3 comentarios »

  1. RodulHembra:

    Muy completo, ¡te felicito! Se nota el esfuerzo. ¡Podíais hacer un post dedicado a algunas viñetas! Besis

  2. Jose:

    Yo empecé mi andadura en esos “hogares” en el 62,he tenido el gusto de ver los trabajos de Gimenez,son reales,tristemente reales,pero es imposible que pudieran recoger las vivencias individuales,que yo por mi parte viví y las de otros que igualmente y amargamente llevo en mis recuerdos.
    Algunos amigos de ese tiempo,con los años me dieron la espalda,posiblemente para no tener que desenterrar esos tristes momentos.

  3. jose:

    Yo estuve en Paracuellos del 62 al 67 y después en el García Morato.
    Para un niño tan pequeño,aquel régimen era muy duro,yo personalmente me veo totalmente reflejado en los trabajos del artista Gimenez,si a cada niño o niña que pasó por ese internado u otros parecidos se les pidiera escribir un solo folio,con lo que mas les marcó de su paso por esos centros,muchos no lo harían,el dolor seria muy grande.
    Gracias a esta gran persona y artista,aquellas historias no caerán en el olvido,a pesar de que quienes las vivimos nos esforzamos durante toda nuestra vida en olvidarlas…sin conseguirlo.

Envía tu comentario

(requerido)

(requerido)



*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image