¿Sabemos reciclar?

30 01 2012

Habréis visto por el cole a los chic@s de alternativa de 1º ESO reciclando el papel que todas las clases recoge. Tod@s sabemos lo que es reciclar ¿no?, pero ¿lo hacemos bien? Toma nota:



Algunos datos útiles

19 05 2011

Ahora que el huerto ya está en marcha, nos asalta otra duda: ¿cuándo debemos recoger aquello que hemos sembrado? Pues para salir de dudas que mejor que consultar un calendario:

Calendario para sembrar y recolectar

Otra pregunta que nos podemos hacer es ¿cuándo debemos regar?:

Respuesta a nuestras dudas

Ya puestos en faena, que podemos  hacer con esas malas hierbas que nos traen por la calle de la amargura:

 

Solución a nuestros problemas



El huerto escolar

24 03 2011

Nuestro huerto

Tras muchos meses trabajando en el proyecto de salud, al fin hemos comenzado a trabajar en el huerto. Aunque continuamos con nuestra labor en el semillero, iniciamos las labores de acondicionamento y limpieza del terreno del huerto, y así poder plantar nuestras primeras verduras y hortalizas.

Empezamos a plantar zanahoria y cebolleta, y puesto que no se nos ha dado mal, quisimos continuar plantando lechugas y repollo.

Aprovechando que estamos en la fase de cuarto menguante hemos querido terminar plantando berzas. Los calendarios lunares biodinámicos nos orientan sobre los mejores momentos para realizar diferentes labores del huerto, dependiendo de las fases lunares, así por ejemplo

Luna llena:  Es el período más propicio para cosechar, sacar el estiércol de los corrales, voltear el compost, cortar caña, o sembrar plantas de fruto.

Luna menguante: No sólo es el mejor momento para continuar las actividades iniciadas en luna llena, sino que también es el momento más propicio para sembrar raíces y tubérculos, tales como rábanos, remolachas o patatas.

Luna nueva: No es una etapa muy propicia para actividades que no sean el desherbado de adventicias.

Luna creciente: Es la responsable de la estimulación de las plantas de gran crecimiento vegetativo, abonos verdes, lechugas…, además de ser muy propicia para la fertilidad, por lo que resulta el mejor momento para sembrar todas las plantas que crecen en altura y dan frutos, como tomates, guisantes, judías… Como regla general, es recomendable realizar la siembra de todas las plantas en luna  creciente, (preferentemente dos o tres días antes de luna llena) a excepción de aquellas que puedan subir a flor prematuramente, como es el caso de las lechugas, que deberán sembrarse en fase de luna menguante.   



El semillero

5 03 2011

semillero1.jpg

Ya hemos comenzado a trabajar en el semillero, por fin ¡¡ Pero claro, os preguntareis que es eso; pues es muy fácil de explicar, se trata de un lugar en el que sembramos nuestros vegetales con el fin de facilitar su germinación en las mejores condiciones posibles. De este modo evitamos que las semillas estén sometidas a las inclemencias meteorológicas y puedan crecer en condiciones estables hasta que la plántula esté en condiciones de ser trasplantada en el huerto.

La semilla está preparada para sobrevivir muchos años antes de germinar. En cierta manera está como dormida. Para romper este sueño y empezar a germinar necesita una temperatura y humedad adecuadas.

En general las plantas de verano como el tomate, la berenjena o la calabaza suelen necesitar temperaturas más cálidas para germinar, del orden de 20-25ºC, mientras que verduras de primavera o otoño como la lechuga, el haba o las coles pueden germinar a temperaturas de unos 15ºC.

semillero.jpg

La mayoría de hortalizas germinan en menos de una semana si las condiciones de humedad y temperatura son buenas. Algunas, como la zanahoria, el apio o el perejil son más lentas. El perejil puede tardar casi un mes. Si ponemos las semillas en remojo unas horas antes de la siembra, aceleraremos la germinación.

De la semilla sale una  plantita que tiene unas hojas embrionarias diferentes de las hojas normales. Son los cotiledones. A esta pequeña planta la llamamos plántula y en la mayoría de hortalizas tiene dos cotiledones (dicotiledóneas).  Por último el trasplante lo haremos cuando las raíces ya hayan ocupado todo el alveolo del semillero, pasando la plántula al huerto.



El Tomate

3 02 2011

 

El tomate es de hecho una fruta (no, no me he vuelto loco), que pertenece a la familia de las solanáceas, y en su composición posee un alto contenido en Vitamina A y minerales, aunque también contiene Vitamina C. Es pariente cercano de la patata, el pimiento y la berenjena, y se considera una verdura debido a sus diversos usos culinarios.

Es originario de los bajos Andes, y fue cultivado por los Aztecas en México. La palabra azteca “tomatl” significaba “fruta hinchada”, y los conquistadores españoles lo llamaron “tomate”. Junto al maíz, la patata, el chile y la batata, el tomate fue introducido en España a principios del siglo XVI, gracias a los viajes de Cristóbal Colón. Se cree que llegó primero a Sevilla, uno de los principales centros del comercio internacional, en particular con Italia. 

Durante mucho tiempo consideraron al tomate como tóxico y no comestible pero claro, la confusión no podía durar para siempre. Dicha confusión radicaba en que el tomate producía un fruto rojo y amarillento parecido al de la mandrágora, que si era venenoso y con propiedades narcóticas. Los marineros del Mediterráneo habían visto como en América lo comían, y lo comían sin cuidado alguno, al igual que el maíz o la patata. Por tanto, alguno lo probo… esperó y esperó… y a falta de enfermedad dedujo que no era nada tóxico.

Por fin en 1731, el tomate fue desmentido de su “toxicidad” y pudo darse entrada hacia el mundo gastronómico. Pero claro, los cambios suelen tener detrás a un responsable y en este caso quien limpió la reputación del tomate fue el botánico Phillip Millar. El mismo que bautizó a la hortaliza con el  nombre científico “Lycopersicon esculetum” (que significa comestible en latín).



La zanahoria

3 02 2011

 

La zanahoria es el vegetal mas rico en beta - caroteno, y seguro que os preguntareis que es eso, a lo cual debemos responder que se trata de una sustancia de origen vegetal que nuestro organismo transforma en vitamina A.

El betacaroteno ha demostrado propiedades antioxidantes reduciendo el riesgo de padecer deteminadas enfermedades como el cáncer, o cataratas. También ha demostrado su utilidad en cosmética ya que ayuda a reducir las arrugas.  Esas propiedades antioxidantes han llevado a que la industria alimentaria lo emplee como antioxidante y colorante en margarinas y otros productos alimenticios.

La prueba más antigua que se conoce del uso de zanahorias se situa, en Afganistán, hacia el año 3.000 a. C. Aquellas zanahorias eran de color púrpura por fuera y amarillas por dentro.

Más tarde, cuando los comerciantes árabes extendieron la semilla de zanahoria por Asia, África y Arabia, surgieron variedades con diferentes tonos de púrpura, blanco, amarillo, verdes e incluso negro. ¿Zanahorias que no son de color naranja?

La primera zanahoria naranja vino mucho más tarde. Se cultivó en la Holanda del siglo XVI, y fue el resultado de un cruce deliberado para que coincidiese el color del vegetal con el de la casa real holandesa de Orange. Así que hoy en día comemos zanahorias naranjas debido al patriotismo exacerbado de Holanda.

En el siglo XVI, los holandeses eran los principales productores europeos de zanahorias, y todas las variedades modernas descienden de sus cuatro tipos de color naranja: la Early Half Long, la Late Half Long, la Scarlet y la Long Orange.

Actualmente se ha puesto de moda volver a cultivar zanahorias de colores. Ya hay tiendas con zanahorias blancas, amarillas, roja oscura y púrpura, para hacer las ensaladas más divertidas. Aunque para añadir diversión, nada como el invento de los islandeses: en 1997 desarrollaron una zanahoria con sabor a chocolate dentro del programa Wacky Veg (Verduras chifladas), dirigido a la población infantil. Lamentablemente se retiró a los 8 meses de su presentación.

Por cierto, lo de que las zanahorias nos ayudan a mejorar nuestra visión en la oscuridad es un mito. Por mucho que comáis alimentos con Vitamina A no acabaréis teniendo una visión nocturna de gato; si acaso, después de mucha zanahoria, conseguiréis que vuestra piel luzca naranja (por ello se recomienda para mejorar el bronceado).

El mito proviene de un secreto militar. Durante la Segunda Guerra Mundial, el capitán John Cunningham dirigía su escuadrón 604 por la noche y empleaban su recién desarrollado sistema de radar por aire. Como el dispositivo era top secret, el Gobierno británico difundió el rumor de que Cunningham era capaz de ver en la oscuridad y acabó ganándose el apodo de “Ojos de gato Cunningham”. Los alemanes probablemente no se tragaron el bulo, pero sin duda contribuyó para que toda una generación de niños ingleses comiesen la única hortaliza disponible durante la guerra.

 

Fuente: planetacurioso.com



Abuela grillo

6 01 2011

No os dejará indiferentes este corto… es la Abuela grillo.

 

Esta película necesita Flash Player 7



Hamelín también reciclaba

3 12 2010

Nunca hubiéramos imaginado al flautista de Hamelín sería el encargado de enseñar a reciclar a toda una ciudad. Eso sí, se ha ayudado de una parte de la conocida canción “Do, re, mi” del musical Sonrisas y lágrimas. Si te fijas bien, podrás oir grandes clásicos musicales durante el vídeo.



Una princesa en apuros

3 12 2010

¿Qué pasaría si Cenicienta viviera en un mundo afectado por el cambio climático? Entérate en este corto.

Esta película necesita Flash Player 7