Una feliz sorpresa

arturo-y-clementina.gif

Todo lo que sabemos sobre el análisis de las imágenes en los cuentos infantiles se lo debemos a Adela Turín. Gracias a ella hemos aprendido a observar de forma crítica estas imágenes, a conocer el significado de los símbolos que encierran las ilustraciones de los cuentos infantiles, a comprender la influencia que tienen, y han tenido, en la construcción de nuestra identidad. Sus rigurosas investigaciones, llevadas a cabo en el ámbito de la asociación europea Du Côté des Filles, han mostrado la forma en la que la infancia absorbe los estereotipos de género aun antes de aprender a leer.

Aparte de investigadora, antes que investigadora, Adela Turín es escritora. Escritora de cuentos infantiles en los que nos ofrece otra visión del mundo  libre de estereotipos. Una feliz catástrofe, Rosa Caramelo, Arturo y Clementina, o tantos otros, incomprensiblemente descatalogados en este momento, constituyen un magnífico ejemplo de la forma en la que Adela Turín entiende la literatura infantil.

Para quienes tenemos el convencimiento de que otra educación, y otro mundo, son posibles, Adela Turín se ha convertido en nuestro principal referente.

En muchas aulas de Educación Infantil, los cuentos de Adela Turín se leen y se releen, se ven una y otra vez,  se comentan, se discuten…, se disfrutan.

Pues bien, Adela Turín acaba de darnos un motivo más para estrechar el vínculo que nos une a ella: nos ha regalado un cuento, ¡un cuento inédito! Bueno, en realidad se lo ha regalado  y dedicado a Las Cebras.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  851  veces

Envía un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image