Pasado, presente y futuro

Un punto de encuentro con la ciencia

Artículos de '3º ESO'

Actividades 3º ESO B. 28 de Marzo

Publicado por Rafa el 27 Marzo 2019

Construir polímeros

Enzimas digestivas

Aparato digestivo

Los dientes

Acción del estómago en el proceso digestivo

¿Dónde se descompone cada tipo de nutriente?

Anatomía intestino

La digestión en la boca

Anatomía del aparato digestivo

Crucigrama aparato digestivo

Completar texto

Publicado en 3º ESO | No existen comentarios »

RECUPERACIÓN 3º ESO

Publicado por Rafa el 16 Junio 2018

EN EL SIGUIENTE LISTADO APARECE EL ALUMNADO QUE DEBE RECUPERAR ALGUNA EVALUACIÓN Y EN DICHO CASO DE QUE EVALUACIONES TENDRÁ LA OPORTUNIDAD DE EVALUARSE ESTE MARTES SI ASÍ LO DESEA.

ALUMNADO

EVALUACIONES A RECUPERAR

J.A.S

1ª Y 3ª EVALUACIÓN

J.A.S

 

I.B.S

3ª EVALUACIÓN

I.C.T

TODAS

S.D.M

TODAS

P.F.A

TODAS

P.F.P

 

C.G.A

 

P.L.C

2ª EVALUACIÓN

C.L.B

2ª Y 3ª EVALUACIÓN

C.M.S

TODAS

A.P.G

3ª EVALUACIÓN

J.R.V

TODAS

Y.S

 

D.S.F

 

S.S.L

 

A.Y.A

 

Publicado en 3º ESO | No existen comentarios »

Los efectos del tabaco

Publicado por Rafa el 7 Noviembre 2017

Hace unos años publiqué unos artículos referidos a los efectos que tenía el tabaco sobre nuestra salud. Desde entonces han ido apareciendo herramientas que nos permiten visualizar estos efectos. Una de esas herramientas es Tobacco body.

Publicado en 3º ESO, CMC | No existen comentarios »

Ingesta de agua

Publicado por Rafa el 20 Febrero 2017

 

Hoy en día, en parte debido al reclamo publicitario ideado por las grandes firmas comerciales y en parte debido al desconocimiento o directamente a la negligencia, abundan las teorías acerca del consumo humano idóneo de agua: unos dicen que debemos beber de ocho a diez vasos diarios, otros que de dos a tres litros sin falta cada día, si queremos mantener el organismo hidratado, e incluso corren por ahí métodos de adelgazamiento o de entrenamiento en los que las cantidades de agua recomendadas que deben consumirse son verdaderamente descabelladas, y hasta rayan en el absurdo.

La cantidad de agua que se consume puede variar los niveles de ciertos componentes de la sangre. Si bebemos agua en exceso, la función renal puede verse afectada, y los riñones, los órganos excretores por excelencia, no podrán procesar el líquido lo suficientemente rápido, lo que dará lugar a una dilución de los niveles de potasio, sodio y cloro, entre otros, que están directamente implicados en la actividad contráctil de los músculos. También puede ocurrir la dilución de dichos componentes en el interior de las células, lo que puede provocar problemas cerebrales, cardíacos o respiratorios. De hecho, los enfermos que sufren de cardiopatías, sobre todo, no deben beber mucha cantidad de agua, porque serán más susceptibles a sufrir insuficiencias cardíacas o edemas.

Si uno tiene los riñones, el corazón y el hipotálamo –que es donde está el centro de la sed– en buen estado, es decir, sanos, deberá beber agua cuando tenga sed, ni antes ni después, ni una gota más ni una gota menos.

 

Si una persona bebe un litro de agua, esa agua va a parar a los riñones, que la van a filtrar y enviar a la vejiga urinaria. Una o dos horas después, esa persona orinará dicha agua. ¿Qué habrá ocurrido? Sólo que habrá intercambiado el agua del cuerpo. Al cabo de esas dos horas, el número de moléculas de agua que tendrá en su organismo será exactamente el mismo que había dos horas antes.

En definitiva, lo verdaderamente peligroso no es tanto la deshidratación como la intoxicación por agua.

(Fuente: El Confidencial.Salud)

En el siguiente enlace podrás comprobar si tu ingesta diaria de líquidos se ajusta a los parámetros establecidos.

 

Publicado en 3º ESO, Aula, Salud, bachiller | No existen comentarios »

Sobredosis de azúcar

Publicado por Rafa el 11 Enero 2016

El consumo habitual y abundante de bebidas refrescantes azucaradas incrementa el riesgo de obesidad, algo que parece ser de sentido común, pero como en la ciencia es necesario que las afirmaciones se basen en datos que puedan ser contrastados y refutados, voy a señalar un par de ellos. Ambos son artículos publicados en la prensa a finales de 2015.

Debate de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad: ¿sacarina o azúcar? (27/11/15)

Bebidas azucaradas y sobrepeso (31/12/15)

“No tenemos dinero, no tenemos recursos pero como tenemos razón, ganaremos la batalla”

Miguel Ángel Martínez-González

Catedrático de Salud Pública y experto en Epidemiología  

La ciencia debe tener la suficiente libertad para poder decidir lo que es correcto y lo que no, mal que les pese a las grandes industrias . Aparte de lo que indican los estudios es de sentido común que si bebo un litro de un refresco azucarado cada día (que puede suponer casi 400 kilocalorias) en vez de agua y no lo compenso con una restricción dietetica se produce un incremento de grasa corporal.

En el documental “sobredosis de azúcar” que hemos visto en clase quedan de manifiesto las maniobras de los lobbys para acallar las voces críticas como la de Philip James quien fuera director técnico de nutrición de la OMS, el cual hace años elaboró un informe en el que entre otras cosas establecía que no era necesario tomar azúcar añadido y en otro informe dejaba clara la relación entre obesidad y consumo de azúcar.

Gracias a Kevin S. por ser el primero en comentar la noticia . Enhorabuena!!!!

Publicado en 3º ESO, Aula, Salud | Un Comentario »

La OMS y el polémico informe

Publicado por Rafa el 3 Noviembre 2015

Tras la polémica surgida a raíz de la publicidad que se le ha dado al informe que relaciona el consumo de carne procesada con un incremento del riesgo de padecer cáncer colorrectal, resulta conveniente aclarar algunos de los puntos para tener una idea un poco más clara de que es lo que dicho informe nos dice:

 

 

Carcinogenicidad del consumo de carne roja y de la carne procesada

Octubre de 2015

1. ¿Qué se considera carne roja?

Carne roja es toda la carne muscular de los mamíferos, incluyendo carne de res, ternera, cerdo, cordero, caballo y cabra.

2. ¿Qué se considera carne procesada?

La carne procesada se refiere a la carne que ha sido transformada a través de la salazón, el curado, la fermentación, el ahumado, u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación. La mayoría de las carnes procesadas contienen carne de cerdo o carne de res, pero también pueden contener otras carnes rojas, aves, menudencias o subproductos cárnicos tales como la sangre.

Ejemplos de carnes procesadas incluyen frankfurters (perros calientes/hot dogs/salchichas), jamón, salchichas, carne en conserva (corned beef), y cecina o carne seca, así como carne en lata, y las preparaciones y salsas a base de carne.

3. ¿Por qué el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) eligió para evaluar la carne roja y la carne procesada?

Un comité asesor internacional que se reunió en 2014 recomendó que la carne roja y la carne procesada fueran consideradas de alta prioridad para su evaluación por el Programa de Monografías del CIIC. Esta recomendación se basó en estudios epidemiológicos que sugerían que los pequeños aumentos en el riesgo de varios tipos de cáncer podían estar asociados con un alto consumo de carne roja o de carne procesada.

Aunque estos riesgos son pequeños, para la salud pública podrían ser importantes dado que muchas personas en el mundo comen carne y el consumo de carne está aumentando en los países de ingresos bajos y medianos. Pese a que algunas agencias de salud ya recomiendan limitar la ingesta de carne, estas recomendaciones están dirigidas principalmente a reducir el riesgo de otras enfermedades. Con esto en mente, es importante para el CIIC proporcionar evidencia científica autorizada sobre los riesgos de cáncer asociados con el consumo de carne roja y de carne procesada.

4. ¿Los métodos para cocinar la carne modifican el riesgo?

Los métodos de cocción a alta temperatura generan compuestos que pueden contribuir al riesgo cancerígeno, pero su papel no está todavía plenamente entendido.

5. ¿Cuáles son los métodos más seguros para cocinar la carne (por ejemplo, saltear, hervir, asar a la parrilla o barbacoa)?

Cocinar a altas temperaturas o con la comida en contacto directo con una llama o una superficie caliente, como la barbacoa o el sartén, produce más de ciertos tipos de químicos cancerígenos (como los hidrocarburos aromáticos policíclicos y las aminas aromáticas heterocíclicas). Sin embargo, no había suficientes datos para que el Grupo de Trabajo del CIIC llegara a una conclusión sobre si el modo en que la carne es cocinada afecta el riesgo de cáncer.

6. ¿Comer la carne cruda es más seguro?

No había datos para abordar esta pregunta en relación con el riesgo de cáncer. Sin embargo, la pregunta separada sobre el riesgo de infección por el consumo de carne cruda debe ser tenida en cuenta.

7. La carne roja ha sido clasificada como Grupo 2A, probablemente cancerígena para los seres humanos. ¿Qué significa esto?

En el caso de la carne roja, la clasificación se basa en evidencia limitada procedente de estudios epidemiológicos que muestran una asociación positiva entre el consumo de carne roja y el desarrollo de cáncer colorrectal, así como una fuerte evidencia mecanicista.

La evidencia limitada significa que una asociación positiva se ha observado entre la exposición al agente y el cáncer, pero que no se pueden descartar otras explicaciones para las observaciones (denominado técnicamente sesgo o confusión).

8. ¿La carne procesada fue clasificada como Grupo 1, cancerígeno para los seres humanos. ¿Qué significa esto?

Esta categoría se utiliza cuando hay suficiente evidencia de carcinogenicidad en humanos. En otras palabras, hay pruebas convincentes de que el agente causa cáncer. La evaluación se basa generalmente en estudios epidemiológicos que muestran el desarrollo de cáncer en humanos expuestos.

En el caso de la carne procesada, esta clasificación está basada en evidencia suficiente a partir de estudios epidemiológicos que muestran que el consumo de carne procesada provoca cáncer colorrectal.

9. ¿La carne procesada fue clasificada como carcinógena para los humanos (Grupo 1). El consumo de tabaco y el amianto son también clasificados como cancerígenos para los humanos (Grupo 1). ¿Quiere decir que el consumo de carne procesada es tan cancerígeno como el consumo de tabaco y el amianto?

No, se ha clasificado a la carne procesada en la misma categoría que las causas de cáncer, como el consumo de tabaco y el amianto (CIIC Grupo 1, carcinogénico para los humanos), pero esto no quiere decir son igualmente peligrosos. Las clasificaciones del CIIC describen la fuerza de la evidencia científica sobre un agente de ser una causa de cáncer, más que de evaluar el nivel de riesgo.

10. ¿Qué tipos de cáncer están relacionados o asociados con el consumo de carne roja?

La evidencia más fuerte, aunque todavía limitada, de asociación con el consumo de carne roja es para el cáncer colorrectal. También hay evidencia de enlaces con cáncer de páncreas y cáncer de próstata.

11. ¿Qué tipos de cáncer están relacionados o asociados con el consumo de carne procesada?

El Grupo de Trabajo del CIIC concluyó que el consumo de carne procesada causa cáncer colorrectal. También se vio una asociación con el cáncer de estómago, pero la evidencia no es concluyente.

12. ¿Cuántos casos de cáncer anuales pueden atribuirse al consumo de carne procesada y carne roja?

De acuerdo con las estimaciones más recientes del Proyecto sobre la Carga Global de Enfermedad, una organización de investigación académica independiente, cerca de 34.000 muertes por cáncer al año en todo el mundo son atribuibles a dietas ricas en carne procesada.

Comer carne roja aún no se ha establecido como una causa de cáncer. Sin embargo, si se demostrara que las asociaciones reportadas son causales, el Proyecto sobre la Carga Global de Enfermedad ha estimado que las dietas ricas en carnes rojas podrían ser responsables de 50.000 muertes por cáncer al año en todo el mundo.

Estas cifras contrastan con el cerca del 1 millón de muertes por cáncer al año en todo el mundo atribuibles al consumo de tabaco, las 600.000 por año debido al consumo de alcohol, y más de 200.000 muertes anuales vinculadas con la contaminación del aire.

13. ¿Se puede cuantificar el riesgo de comer carne roja y carne procesada?

En los estudios revisados, el consumo de carne procesada se asoció con pequeños aumentos en el riesgo de cáncer. En esos estudios, el riesgo generalmente aumentó con la cantidad de carne consumida. Un análisis de los datos de 10 estudios estima que cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida diariamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en aproximadamente un 18%.

El riesgo de cáncer relacionado con el consumo de carne roja es más difícil de estimar debido a que la evidencia de que la carne roja causa cáncer no es tan fuerte. Sin embargo, si se demostrara que la asociación de la carne roja y el cáncer colorrectal es causal, los datos de los mismos estudios sugieren que el riesgo de cáncer colorrectal podría aumentar en un 17% por cada porción de 100 gramos de carne roja consumida diariamente.

14. ¿Es mayor el riesgo en los niños, en los adultos mayores, en las mujeres, o en los hombres? ¿Hay algunas personas con mayor riesgo?

La información disponible no permitió obtener conclusiones sobre si los riesgos difieren entre los distintos grupos de personas.

15. ¿Qué pasa con las personas que han tenido cáncer de colon? ¿Deberían dejar de consumir carne roja?

La información disponible no permitió obtener conclusiones sobre los riesgos para las personas que ya han tenido cáncer.

16. ¿Debo dejar de comer carne?

Se sabe que comer carne tiene beneficios para la salud. Muchas de las recomendaciones nacionales de salud aconsejan a las personas limitar el consumo de carne procesada y carne roja, que están vinculados a un mayor riesgo de muerte por enfermedades del corazón, diabetes y otras enfermedades.

17. ¿Cuánta carne es seguro comer?

El riesgo aumenta con la cantidad de carne consumida, pero los datos disponibles para la evaluación no permitieron concluir si existe un nivel seguro.

18. ¿Qué hace que la carne roja y la carne procesada aumenten el riesgo de cáncer?

La carne se compone de varios componentes, como el hierro hemo. La carne también puede contener sustancias químicas que se forman durante el procesamiento de carne o su cocción. Por ejemplo, entre productos químicos cancerígenos que se forman durante el procesamiento de carne se incluyen compuestos N-nitroso e hidrocarburos aromáticos policíclicos.

La cocción de la carne roja o carne procesada también produce aminas aromáticas heterocíclicas, así como otros productos químicos incluyendo hidrocarburos aromáticos policíclicos, que también se encuentran en otros alimentos y en la contaminación del aire. Algunos de estos productos químicos son carcinógenos conocidos o sospechosos, pero pese a este conocimiento todavía no se comprende completamente cómo se incrementa el riesgo de cáncer por la carne roja o la carne procesada.

19. ¿Se puede comparar el riesgo de comer carne roja con el riesgo de comer carne procesada?

Se han estimado riesgos similares para una porción típica, que en promedio es menor para la carne procesada que para la carne roja. Sin embargo, el consumo de carne roja no se ha establecido como una causa de cáncer.

20. ¿Cuál es la recomendación de salud de la OMS para prevenir el riesgo de cáncer asociado con el consumo de carne roja y carne procesada?

El CIIC es una organización de investigación que evalúa la evidencia disponible sobre las causas del cáncer, pero no hace recomendaciones de salud como tal. Los gobiernos nacionales y la OMS son los responsables de elaborar las directrices nutricionales. Esta evaluación del CIIC refuerza la recomendación de 2002 de la OMS acerca de que las personas que comen carne deben moderar el consumo de carne procesada para reducir el riesgo de cáncer colorrectal.

Algunas otras directrices sobre la dieta también recomiendan limitar el consumo de carne roja o carne procesada, pero éstas se centran principalmente en la reducción de la ingesta de grasa y sodio, que son factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares y la obesidad. Las personas que están preocupadas por el cáncer podrían considerar reducir su consumo de carne roja o carne procesada hasta que se desarrollen directrices actualizadas relacionadas específicamente con el cáncer.

21. ¿Hay que comer solo pollo y pescado?

Los riesgos de cáncer asociados con el consumo de aves de corral y el pescado no han sido evaluados.

22. ¿Deberíamos ser vegetarianos?

Las dietas vegetarianas y las dietas que incluyen carne tienen diferentes ventajas y desventajas para la salud. Sin embargo, esta evaluación no compara directamente los riesgos de salud en los vegetarianos y en las personas que consumen carne. Ese tipo de comparación es difícil debido a que estos grupos pueden ser diferentes en otros aspectos además de en su consumo de carne.

23. ¿Hay un tipo de carne roja que sea más seguro?

Algunos estudios han investigado los riesgos de cáncer asociados a los diferentes tipos de carne roja, como la carne de res y cerdo, y con diferentes tipos de carnes procesadas, como el jamón y las salchichas. Sin embargo, no hay suficiente información para decir si los riesgos más altos o más bajos del cáncer están relacionados con comer algún tipo de carne roja o de carne procesada en particular.

24. ¿Podría el método de conservación influir en el riesgo (por ejemplo, la salazón, la congelación, o la irradiación)?

Los diferentes métodos de conservación podría resultar en la formación de carcinógenos (por ejemplo, compuestos de N-nitroso), pero se desconoce si esto contribuye al riesgo de cáncer y en qué medida.

25. ¿Cuántos estudios se evaluaron?

El Grupo de Trabajo del CIIC consideró más de 800 estudios diferentes sobre el cáncer en los seres humanos (algunos estudios proporcionaron datos sobre los dos tipos de carne; en total más de 700 estudios epidemiológicos proporcionaron datos sobre la carne roja y más de 400 sobre carne procesada).

26. ¿Cuántos expertos participaron en la evaluación?

El Grupo de Trabajo del CIIC se conformó con 22 expertos procedentes de 10 países.

27. ¿Qué acciones se considera que deben adoptar los gobiernos en función de estos resultados?

El CIIC es una organización de investigación que evalúa la evidencia sobre las causas del cáncer, pero no hace recomendaciones de salud como tal. Sin embargo, las monografías del CIIC se utilizan a menudo como base para establecer las políticas nacionales e internacionales, las directrices y las recomendaciones para minimizar los riesgos de cáncer. Los gobiernos pueden decidir incluir esta nueva información sobre el peligro de cáncer de la carne procesada en el contexto de otros riesgos y beneficios para la salud al actualizar sus recomendaciones dietéticas.

 

Publicado en 3º ESO, Aula, Salud | No existen comentarios »

Nutrición y alimentación

Publicado por Rafa el 5 Mayo 2014

Tema completo de la nutrición (excelente tema desarrollado)

Juego pirámide NAOS

Publicado en 3º ESO, General | No existen comentarios »

Polémico vídeo

Publicado por Rafa el 13 Marzo 2014

Publicado en 3º ESO, Aula, CMC, Fisiología, Salud | No existen comentarios »

El curioso fenómeno de la cavitación

Publicado por Rafa el 22 Enero 2014

La cavitación es un fenómeno que aparece en líquidos cuando la presión disminuye por debajo de la presión del vapor del líquido a la temperatura existente. Generalmente es un proceso que aparece asociado a altas velocidades. Como consecuencia de la cavitación, aparecen núcleos de vaporización que pueden presentarse en forma de burbujas.

¿Por qué hablo de algo tan complejo? Pues porque está asociado a un fenómeno relacionado con la cerveza. La caída en cascada de la espuma de la cerveza cuando se chocan dos botellines tiene una explicación científica que acaba de revelar un equipo de investigadores en la Universidad Carlos III de Madrid. Este fenómeno tan conocido, que se produce por golpear el cuello de una botella con la base de otra y provoca el derramamiento de más de la mitad de la cerveza, se denomina cavitación.

Se trata de un efecto hidrodinámico, una reacción en cadena donde se forman burbujas por la bajada de la presión que hay en el líquido y en las bebidas gaseosas se pone más dióxido de carbono (CO2) de lo que el agua (componente principal) es capaz de mantener en disolución.

“Habitualmente el CO2 escapa muy despacio. Pero esa cadena de fenómenos provocados por el golpe en la botella multiplican la pérdida de gas por un factor tremendamente alto: una botella puede perder en segundos el gas que le costaría horas perder si simplemente la dejáramos abierta sobre la mesa“, explica Javier Rodríguez, profesor del departamento de Ingeniería Térmica y de Fluidos.

Para poder llevar a cabo el experimento se sirvieron de una cámara de alta velocidad (capaz de recoger 5000 fotogramas por segundo) para que grabase las burbujas y la espuma saliendo de la botella, un láser de alta energía apuntando sobre la base de la botella para provocar una burbuja y finalmente, un golpe en el cuello de la botella. Con respecto al número de botellas utilizadas Javier responde que “no sabría decir un número, pero pueden ser del orden de cientos que hemos comprado a partir de nuestro dinero personal. Hay que tener en cuenta que cada botella produce solo 2-3 eventos violentos de formación de espuma, y que la inmensa mayoría de los experimentos se hacen para poner a punto la instalación”.

La valiosa información que han obtenido puede tener aplicaciones de gran importancia, una puede ser la predicción de la cantidad de gases que se producen tras la erupción de un volcán.

“Comprender el fenómeno de la cavitación puede ayudar a mejorar el diseño de las hélices de los barcos (que están muy expuestas a la erosión provocada por las burbujas), a optimizar la protección de las estructuras frente a explosiones o determinadas ondas de choque, o favorecer las reacciones químicas por medio de la implosión de burbujas, señalan los investigadores. Esa es una de las grandes ventajas de la investigación básica”, concluye Rodríguez.

Fuente: ElMundo

Publicado en 3º ESO, 4º ESO, Aula, CMC, bachiller | No existen comentarios »

Obesidad: la pandemia del S. XXI

Publicado por Rafa el 10 Junio 2013

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo viene alertando desde hace tiempo. Cuando decidió calificar la obesidad como la pandemia del siglo XXI no fue por capricho, sino porque veía signos claros de que esta enfermedad iba en aumento. Ahora, por primera vez, un amplio estudio realizado en 199 países confirma, con cifras globales, esta tendencia al alza.

En tres décadas -entre 1980 y 2008- la prevalencia de la obesidad se ha duplicado en el mundo y, en la actualidad, más de una de cada 10 personas la padece. En total, 502 millones de ciudadanos en el planeta (205 millones de hombres y 297 millones de mujeres) son obesos.

Aunque existen importantes diferencias entre países, el trabajo -realizado por expertos del Imperial College de Londres (Reino Unido) y de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard (Estados Unidos) y publicado en la revista médica ‘The Lancet’-, saca una conclusión: “La obesidad, al igual que el colesterol o la hipertensión, ya no son únicamente problemas de Occidente o de las naciones ricas. Ahora, estos trastornos están presentes también en los países de medianos y bajos ingresos. Se trata de una amenaza global para la salud pública”, afirma Majid Ezzati, profesor en Harvard y uno de los firmantes de la investigación.

Para calcular la obesidad en el mundo los autores utilizaron el Índice de Masa Corporal (IMC) . Las guías internacionales señalan que un valor superior a 25 indica sobrepeso y mayor de 30, obesidad. Y, como refleja el trabajo, muchos países superan la primera cifra, entre ellos España, que en 2008 tenía un IMC de 27,5 para los varones y de 26,3 para las féminas, por encima de la media mundial, que sitúa este índice en 23,8 para ellos y 24,1 para ellas.

Calculadora del IMC

La situación no pinta bien para España, pero el panorama de la obesidad es aún más desolador para otros países, sobre todo, para EEUU. Entre las naciones ricas, EEUU tiene el mayor IMC para ambos sexos (28). Le sigue en este ranking de exceso de kilos Nueva Zelanda, mientras que en el lado opuesto, Japón es el país con menor IMC (22 para mujeres y 24 para hombres), seguido de Singapur. En cuanto a los sitios donde este indicador ha crecido más rápido, en el caso de las mujeres se encuentran EEUU y Nueva Zelanda, junto con Australia y en el caso de los hombres, el Reino Unido y Australia.

El ejemplo de Italia

En Europa, son las mujeres turcas y los varones checos quienes más sobrepeso y obesidad sufren, frente a las féminas suizas y los hombres franceses, que son los más delgados. Pero el país europeo de ingresos altos que mejor está haciendo las cosas para reducir esta enfermedad es Italia, único lugar de esta zona en donde el IMC entre las mujeres ha descendido durante el periodo estudiado y uno de los países, junto con Suiza, donde menos ha crecido el índice entre los hombres.

En todo el mundo, el sitio de la tierra con más obesos es la República de Nauru, donde el índice de masa corporal de su población es de 33,9. En el otro extremo de la balanza están los países del África subsahariana.

Los investigadores recuerdan que “el exceso de peso es un importante factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer y se considera a la obesidad responsable de tres millones de muertes anuales en el mundo”.

Por eso, “este mapa global supone una oportunidad única para crear políticas orientadas a cada país que fomenten dietas saludables y reduzcan la ingesta de sal. Este problema de salud debe ser una de los temas principales que se traten en el próximo encuentro de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre enfermedades no transmisibles, que se celebrará en septiembre”, dice el profesor Ezzati.

Otros factores de riesgo

Además de la obesidad, el estudio ha medido también la evolución del colesterol y la hipertensión. Paradójicamente, la incidencia de estos problemas se ha reducido, especialmente en los países ricos, donde los fármacos como las estatinas para el colesterol han contribuido a mantenerlos a raya.

No obstante, pese a esta mejoría, el crecimiento de la población y el aumento de la esperanza de vida hacen que la cifra de personas que tienen hipertensión y no se controlan ha pasado de 600 millones en 1980 a casi 1.000 millones en 2008. Este trastorno es mayor en los países Bálticos y del este y occidente de África. Entre las áreas ricas, Portugal, Finlandia y Noruega son los que muestran peores niveles de hipertensión. En cuanto al colesterol, Islandia, Andorra y Alemania son los que salen peor parados.

“Todos sabemos que los cambios en la dieta y realizar ejercicio físico son medidas efectivas para bajar de peso, pero a la vista de estos resultados es evidente que necesitamos descubrir nuevas estrategias que ayuden a combatir el problema en el mundo y, por extensión, el colesterol y la hipertensión”, reconoce el doctor Gretchen Stevens, de la Organización Mundial de la Salud.

Fuente: ElMundo

Publicado en 3º ESO, Salud | No existen comentarios »