¿Debe viajar Ghiberti?

6 03 2007

 Fragmento de las Puertas del Baptisterio de Ghiberti

Tres paneles de las Puertas del Baptisterio de Lorenzo Ghiberti van a viajar estos días desde Florencia a EE.UU.

Esta obra maestra del Renacimiento fue víctima de las graves inundaciones que sufrió la ciudad de Florencia en 1966. Las condiciones climáticas adversas, junto con esta catástrofe, produjeron diversos daños en el bronce dejándolo en un estado de fragilidad que se percibe fácilmente en los análisis de RX.

En un principio se pensó que las numerosas manchas que presenta la superficie habían sido originadas por los  moldes de escayola realizados en el siglo XIX. Los análisis indican que las causas son las sales que han penetrado por debajo de la superficie dorada provocando ampollas y agujeros.

27 años tardó Ghiberti crear estas puertas, casi tanto tiempo como el que se ha invertido en su restauración. La problemática en la eliminación de sales fue tal, que durante 6 años se frenó la intervención. La polémica giró en torno a si era demasiado arriesgado el tratamiento “in situ”. Al final, los restauradores idearon un sistema de desmontaje de los paneles sin agujerear las piezas.

El segundo problema fue la eliminación de las sales. Antes de que se conociese la eficacioa del uso del láser en limpieza de bronces, se realizaban baños químicos para solucionar estas problemáticas. Sin embargo, en este caso, los restauradores temían que las sales migrasen para la parte posterior de los paneles, provocando más daños. El empleo del láser fue una gran alternativa en esta compleja intervención.

EXPOSICIÓN. En la muestra que se realizará en EE.UU. no sólo se mostrarán los tres paneles de Ghiberti, además se podrán ver los efectos de la limpieza y los resultados de la investigación que duró 26 años. Parece ser que este tipo de campañas de restauración son un reclamo más para el turismo, al igual que la última restauración de David de Miguel Angel, o de David de Andrea del Verrocchio en el 2004.

EL VIAJE. Estos paneles no sólamente viajarán a EE.UU, si no que serán expuestos en tres museos distintos. Una vez superado este peligroso viaje, los paneles no volverán a su lugar original, que ahora ocupan unas copias. Los responsables afirman que, tras estos traslados y debido a su delicado estado de conservación, las obras no viajarán más y tendrán que ser expuestas en unas vitrinas selladas herméticamente, en ausencia de oxígeno, en el Museo dell’Opera del Duomo.

DEBATE ABIERTO
De nuevo estamos ante el debate que plantean multitud de obras de arte: ¿Conservación o difusión?. Si estas piezas se encuentran en un estado de conservación tan sensible, que requieren un traslado en cámaras especiales sin oxígeno, ¿por qué someterlas a tres cambios de ubicación?.
Alma

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  2684  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image