Consolidación de Pintura mural

27 10 2008

Imagen de El Nuevo Heraldo. Agencia Reforma 

Nuevas investigaciones, sobre la consolidación de los morteros tradicionales, descartan los consolidantes sintéticos y vuelven a los materiales tradicionales, aunque mejorados gracias a la ciencia.

Haciendo un breve recorrido por la historia más reciente de la restauración de las pinturas murales, recordamos cómo lo mejor para consolidar en profundidad era el caseinato de cal, y para las pulverulencias más externas se utilizaba el “agua de cal” o hidróxido de cal diluido en H2O. Estos materiales eran óptimos por la afinidad que tenían con los materiales constituyentes de los morteros originales, pero su acción no era la adecuada por no poseer una penetración óptima y formar sales insolubles en superficie al evaporar el agua de la disolución.

Llegaron los plásticos y se buscó una solución con ellos. Los acrílicos en disolución y en dispersión acuosa de pH alcalino parecían óptimos gracias a su reversibilidad. Sin embargo se ha visto que en ocasiones las contraindicaciones superan lo bueno que puedan tener. La reversibilidad de estos, en ocasiones difícil,  pasa por el uso de hidrocarburos aromáticos siendo muy peligroso y engorroso trabajar con ellos en lugares que generalmente son cerrados y con poca ventilación. Por otro lado el alto peso molecular de las dispersiones impide una óptima penetración y en ocasiones, si no se utiliza con precaución puede cerrar el poro, creando una barrera e impidiendo que circule la humedad con las graves consecuencias que esto supone.

Basándose en todos estos inconvenientes un equipo de investigadores de la  Universidad de Florencia, encabezados por Piero Baglioni, estan estudiando la conveniencia de volver a los consolidantes inorgánicos tradicionales, con nanopartículas de hidróxido de cal, las cuales, gracias a su pequeño tamaño poseen una óptima penetración.

El INAH, en México, en colaboración con la universidad de Florencia está poniendo en práctica esta investigación  en diferentes proyectos arqueológicos.

Esta técnica también podría ser válida en la consolidación y desacidificación de documentos: Partículas pequeñísimas de cal hidratada o apagada (hidróxido de calcio), que es un fuerte alcalino, podrían sustituir al óxido de magnesio para tratar documentos y evitar que el paso del tiempo los deteriore.

Mª José R.Ruitiña

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  3649  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image